Tras estudiar la historia del lugar, Jane Cunningham descubrió que el edificio había acogido una prisión femenina en el siglo XVII.

Una mujer asegura haber fotografiado a dos fantasmas en un museo de Londres

© Pixabay / SuperHerftigGeneral
Imagen ilustrativa

La británica Jane Cunningham asegura haber captado fotográficamente a dos fantasmas durante su reciente visita al museo de la Infancia de Victoria y Alberto, situado al este de Londres.

Cuando horas más tarde estaba revisando las imágenes tomadas con su celular, se dio cuenta de que en una foto de su hija aparecían en un segundo plano dos personas desconocidas.

De apariencia oriental y vestidas con ropas de otra época, dos extrañas mujeres parecían mirar a la cámara desde un ventana del museo.

Cunningham, de 53 años, está segura que se trata de dos espíritus de un mundo paralelo. “No esperaba en absoluto ver estos fantasmas. Es una locura de verdad”, comentó citada por The Sun.

“Estas dos mujeres orientales son muy pequeñas y claramente están vestidas en ropas de otras época”, declaró.

La supuesta aparición se produjo en el ala occidental del museo, en un habitación destinada a guardar los cochecitos de bebé de los visitantes. Cunningham explicó que la sala estaba tan repleta que no había espacio para que cupiera ninguna persona.

Además, la mujer asegura también ver una esfera púrpura en forma de calavera junto a estas figuras.

“La calavera arriba me dio miedo, porque podría indicar que, tal vez, las jóvenes habían sido torturadas o sufrían condiciones terribles en aquel entonces, en el siglo XVII, tenían que trabajar duro día y noche”, sugirió.

Este episodio hizo a Cunningham realizar una investigación sobre el edificio. Así conoció que en el siglo XVII pertenecía a un noble que carecía de fondos para completar su decoración, por lo que el edificio acabó siendo una prisión femenina.

“Por eso supongo que estas mujeres habían formado parte de esa sociedad carcelaria desde Oriente y trataron de contactarme para darme a conocer que habían estado allí”, explicó.

Jane Cunningham asegura haber visto a fantasmas de sus familiares, incluido el de su abuela, desde que tenía 16 años