Autostopistas fantasma: ¿Leyendas urbanas o apariciones reales?

Autostopistas fantasma: ¿Leyendas urbanas o apariciones reales?

Apariciones fantasmales en el metro
Caso Montalvo: cuando los OVNIs y las apariciones espectrales van de la mano
Apariciones fantasmales en los Jardines ‘El Altillo’ de Jerez

es/wp-content/uploads/2016/07/la-chica-de-la-curva.jpg”>

Los denominados viajeros fantasma o autopistas, siempre se les relaciona con las típicas leyendas  urbanas ó con cuentos para asustar a los niños, hay muchos casos, que las historias de dichos viajeros o caminantes poseen pruebas irrefutables de su existencia es posible…

A todos estos encuentros con los fantasmas en las carreteras, se les conoce como “autostopistas fantasma”.

Uno de los casos más famosos, y con el que se empezaría esta serie de ” leyendas urbanas”, se dió el 20 de mayo de 1981, cuando cuatro jóvenes amigos deciden ir a dar una vuelta en coche a Palavas (Francia). Son aproximadamente las once de la noche. Hacia las doce y media, inician el retorno a Montpellier en un Renault 5 rojo de dos puertas. Las dos chicas van detrás, los dos chicos delante, la radio suena muy alta.

A la salida de Palavas, en dirección a Montpellier, entre el cruce y la gasolinera, ven a una señora haciendo autostop. Aparenta tener unos cincuenta años, lleva un impermeable blanco hasta la rodilla y un pañuelo, también blanco, en la cabeza.

El conductor, M. M., propone recogerla y para el coche unos metros más allá. El pasajero de delante, M. L., se dirige a ella en estos términos “Vamos hacia Montpellier. ¿Le viene bien?” Por toda respuesta, la señora sólo sonríe y se dirige al vehículo. M. L. se apea, baja el asiento delantero y la dama se coloca entre las dos chicas en el asiento de atrás. El vehículo arranca, atraviesa el puente en dirección a Montpellier y llega a la intersección de la carretera de Villeneuve- les-Maguelonne, en un lugar llamado Pont-Vert, donde la carretera de Montpellier presenta una curva bastante pronunciada.

En ese momento la autostopista grita: “¡Cuidado con la curva!” Su voz suena más alta que la música del coche. El conductor, sorprendido, reduce la velocidad y al igual que el resto de los pasajeros, fija su atención en la carretera. Es entonces cuando los gritos de las dos chicas les obligan a volverse a mirar hacia atrás: la señora recogida en autostop ya no está en el coche.

Después de unos segundos de sorpresa y de duda, M. M. acelera y se dirige a la comisaría de Montpellier, donde relata su aventura una hora después.

Así a simple vista, parece una historia extraída de la típica película de terror adolescente de Hollywood. Sin embargo es un extracto delinforme redactado a finales de mayo de 1981 por el inspector jefe de la Comisaría central de Policía de Montpellier, y del que se hicieron eco los medios franceses de la época.

Forma parte de las leyendas locales y se transmite desde la más tierna infancia, puesto que circula ya -con algunas variantes- entre los más jóvenes. El “asunto de la Dama de blanco de Palavas”, que es como lo llamó la prensa, apasiona a los amantes de las historias insólitas. Se trata, en efecto, del testimonio de una experiencia vivida -la policía no ha podido demostrar que se tratara de una broma o de una alucinación por drogas- pero a la vez es un relato con numerosos rasgos legendarios característicos de la leyenda tipo “el autostopista que se desvanece” o “el autostopista fantasma” estudiado por los folkloristas de todos los países desde hace unos cincuenta años.

El análisis de este conjunto, desde las publicaciones universitarias pioneras de Beardsley y Hankey (1942 y 1943) hasta la obra de Jan Harold Brunvand, The Vanishing Hitchhiker (1981), que ha dado a conocer al gran público el concepto de leyenda urbana, ha desempeñado un papel central en la aparición de la noción de leyenda contemporánea. La influencia del modelo legendario está muy clara en las variantes de la historia de Palavas que de alguna forma, la complementan. Así, mucha gente cuenta que la Dama de blanco -la expresión forma ya parte de la reconstrucción legendaria de la narración- sería el fantasma de una mujer muerta en un accidente de coche en el mismo lugar en que desapareció.

A pesar de la objetividad del informe policial, no podemoa negar que se puenden adornar o incorporar rasgos  susceptibles de la leyenda, se perciben claramente: la aparición se manifiesta a medianoche, hora propicia para los fantasmas; los lugares de aparición y desaparición se sitúan cerca de cruces de’ carreteras y puentes, lugares tradicionalmente escogidos por las criaturas sobrenaturales para manifestarse (estos lugares simbolizan un “paso” entre el aquí y el más allá); finalmente “la mujer de blanco” corresponde a una figura clásica entre los seres fantásticos del folklore europeo. Dos temas estructuran la narración: la desaparición inexplicable y el anuncio del peligro que representa la curva. Las variantes añaden un tercer motivo: se identifica a la mujer como una aparecida.

La gran variedad de narraciones de auto-stopistas fantasmas hace difícil la elaboración de una tipología satisfactoria. Se puede sugerir la idea de que las historias se construyen alrededor de una constante (un viajero que se hace cargo de un desconocido) y de uno o dos aspectos (la desaparición y/o el espectro) a los cuales se añade a veces, el del anuncio. Una modalidad más que un aspecto de la narración concierne al anonimato del autostopista o, por el contrario, su identificación con una figura cultural (entidad fantástica, santo, divinidad).

El tema de la misteriosa desaparición del autostopista se encuentra muy a menudo en las historias de autostopistas fantasmas, de ahí la expresión “vanishing hitchhiker” utilizada por los estudiosos del folklore americano. Las historias dan varios detalles que hacen inexplicable esta desaparición: el coche va rápido y sin pararse; las puertas permanecen cerradas; el autostopista se pone el cinturón de seguridad; está sentado en el asiento trasero de un coche de dos puertas (como en el caso de Palavas donde, por añadidura, la autostopista se encuentra entre dos pasajeras). Las narraciones insisten sobre la materialización de la aparición: “Podíamos sentir el contacto de su piel y el calor de su cuerpo”, declararon las jóvenes de Palavas a unos periodistas de France-Dimanche.

El autostopista deja a menudo tras de sí algo de ropa, un objeto, una huella, un olor, testimonio de su presencia temporal. Se quiere resaltar el hecho de que el autostopista no es una alucinación, e incluso si el aspecto del “aparecido” interviene, no se describe al misterioso pasajero como algo etéreo, impreciso y flotando en el aire.

En cuanto a los mensajes de peligro se trata de un tema que no aparece aislado; se asocia siempre a uno u otro de los otros dos: desaparición y/o aparecido, o a ambos. Su misión consiste en conferir validez al mensaje anunciador mediante un fenómeno extraordinario. El anuncio se presenta bajo tres variantes tipo, ya sea de interés individual, regional o mundial: puesta en guardia del conductor contra un peligro de la carretera, anuncio de una catástrofe o profecía del fin del mundo.

Otro ejemplo de este tipo de leyendas o sucesos, es el recogido por el investigador italiano Paolo Toselli en 1990: En febrero de 1977, cuando dos jóvenes viajaban entre San Colombano y Lambro, con una niebla espesísima muy propia de esta región. En el arcén de la carretera vieron a una viejecita que hacía autostop. Se pararon y la instalaron en el asiento de atrás. Entre un suspiro y una tos, lanzó una terrible profecía: “No piséis Milán la tarde del día 27. Habrá un gran temblor de tierra que destruirá la mitad de la ciudad”. Al volverse para ver a la mujer, vieron que ya no estaba allí, que había desaparecido. En el asiento quedó un carné de identidad que resultó ser de una persona muerta diez años antes.

En esta leyenda se juntan las tres reglas: la anunciación, la desaparición y la aparición. La viejecita no es un personaje conocido, pero podemos pensar que puede ser la Befana, anciana vestida de negro del folklore italiano que se aparece entre la Epifanía y el martes de carnaval, es decir, en febrero, para traer regalos a los niños.

A principios de los años setenta, en las autopistas americanas, un autostopista fantasma, vestido de blanco y aire hippie, anunció la venida de Jesús a la Tierra. Frédérie Durnerchat cita varias historias de autostopistas profetas desde la Segunda Guerra Mundial (anunciando el final del conflicto) hasta nuestros días (anunciando el fin del mundo).

Muy pocas veces el autostopista fantasma supone una señal de desgracia para el automovilista. En 1984, la investigadora inglesa Gillian Bennett señaló el subtema del autostopista que provoca un accidente. “Una de mis estudiantes, que se interesa por la “Dama de blanco de Montagnac”, ha recogido algunas narraciones en las que la autostopista profiere un grito, no para prevenir al conductor de la existencia de una curva peligrosa, sino más bien para provocar un accidente en el lugar en que ella misma encontró la muerte.”

A menudo, pero no siempre, la muerte es accidental (accidente de coche) y/o prematura (persona joven).

De cualquier manera, el tema de las apariciones fantasmales en la carretera, además de ser escalofriante también es algo pertubardor, el hecho de que sean muchos los testigos a lo largo del mundo que afirman haber visto a alguno de estos viajeros fantasmales….

Estas leyendas son famosas en todo el mundo, y cada rincón tiene su propio “autostopista”. Por ejemplo aquí en España tenemos a “la chica de la curva”, que se ha aparecido en más de 20 lugares distintos, solo hay que creer o simplemente ver.

Misterios y Conspiraciones

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status