El Misterio de los Hombres Pájaro

El Misterio de los Hombres Pájaro

Los hombres de negro: La realidad
Los extraños silenciadores de los testigos OVNI, Los Hombres de Negro
Testigo reporta a MUFON recibir visitas de «Hombres de negro» luego de presenciar Ovnis

es/wp-content/uploads/2016/05/hombre-alado.jpg”>

El 18 de septiembre de 1877, W. H. Smith vio algo fuera de lo común en los cielos de Brooklyn, en Nueva York. Era algo tan extraño que se vio impulsado a sentarse y escribir una carta al New York Sun al respecto. Se trataba, informó, de una forma humana alada.

Tres años más tarde, sobre Coney Island, al sur de Brooklyn, tuvo lugar otra aparición. Muchas personas respetables la vieron, según el New York Times del 13 de septiembre de 1880, y todos estaban de acuerdo en que era un hombre que volaba hacia Nueva jersey.

Fue descrito como un hombre con alas de murciélago y patas de rana, pero mejoradas. Pasó sobre Coney Island a una altura de unos 300 m haciendo movimientos que se parecían mucho a los de una rana cuando nada, según dijeron. Pudieron ver claramente que tenía rostro humano, pero con una expresión cruel y resuelta.

El martes 6 de enero de 1948, la señora de Zaikowski, de Chehalis, Washington, escuchó un “silbido o zumbido”, miró y vio a un hombre que volaba como a 30 m arriba de su granero. Parecía equipado con grandes alas plateadas sostenidas por correas y manipulaba ciertos controles que llevaba en el pecho. Luego de volar y maniobrar unos cuantos segundos, salió disparado hacia arriba y al elevarse las alas se le pegaron al cuerpo, es decir, no necesitó aletear.

“Sé que la gente no me cree -dijo posteriormente la señora Zaikowski-, pero he hablado con personas de Chehalis que me han dicho que también vieron al hombre, el cual voló en dirección al sur y al parecer había llegado del norte o del oeste.

“Eran como las 3 de la tarde del martes siguiente al día de año nuevo y a esa hora había muchos niños por la calle porque regresaban a sus casas después de la escuela. También ellos vieron al hombre y me preguntaron si podían ir a mi patio trasero para poderlo ver más rato, porque se dirigía hacia el sur de la ciudad.”

Cuatro meses después, el viernes 9 de abril de 1948, se apareció un trío de “hombres pájaro” en Longview, Washington, lugar a unos 64 km en línea recta en dirección desde Chehalis.

Viola Johnson y James Pittman, se encontraban afuera de la lavandería donde ambos trabajaban, cuando pasaron volando tres individuos tipo Buck Rogers. No sólo no llevaban alas sino que parecía que no necesitaban ni rotor, ni cohetes ni hélices.

“Parecían tres hombres con traje de aviador que volaban por el aire -recordaba Viola Johnson-. Llevaban trajes de aviador color oliva fuerte y, hasta donde puedo calcular, daban vueltas a la ciudad a unos 75 m de altura.

“Iban más o menos a la misma velocidad que un tren de carga y llevaban como una especie de aparato en sus costados… No pude ver que llevaran ni hélices ni motores, pero escuché motores que sonaban como los de los aviones, aunque no tan fuerte.

“Al verlos por primera vez pensé que eran gaviotas, pero cuando se aproximaron más, me di cuenta de que no lo eran. Pude ver claramente que eran hombres.

“No se distinguían los brazos, pero las piernas se veían colgando y giraban la cabeza como inspeccionándolo todo. Parecía que llevaban casco. No les pude ver las caras.”

La siguiente parada en el itinerario del “hombre pájaro” fue Houston, Texas, en 1953. A las 2:30 de la mañana del jueves 18 de enero de 1953, tres personas estaban sentadas en el porche de una casa de apartamentos en la Tercera Calle Este, porque era una noche muy calurosa, demasiado cálida para dormir.

“Estábamos charlando de cualquier cosa -dijo Hilda Walker- cuando miré hacia arriba y a unos 8 m vi una gran sombra que cruzaba el césped. En un principio pensé que era el reflejo agrandado de alguna polilla grande atrapada en el farol de la calle más cercana. Pero entonces la sombra pareció saltar hacia arriba a un nogal pacano.”

Le señaló la sombra a Howard Phillips y a Judy Meyers. Luego dijeron que tenía el aspecto de un hombre con alas de murciélago. Iba vestido con un traje apretado gris o negro. Estuvo allí como 30 segundos, meciéndose en una rama del viejo pacano. En determinado momento, la luz comenzó a disminuir lentamente”.

Judy gritó y la figura se desvaneció.

“Inmediatamente después -prosiguió Hilda Walker- escuchamos un zumbido por los tejados de las casa del otro lado de la calle y un objeto en forma de torpedo destelló una luz blanca.”

“Llevaba un uniforme como de paracaidista -añadió Phillips- y estaba rodeado de un rayo de luz.”

Todos concordaron en que el personaje medía como 2 m, llevaba una capa negra, pantalones pegados y botas altas.

“Pude verlo muy bien y me di cuenta de que tenía unas alas grandes plegadas en los hombros -prosiguió Hilda- Estaba rodeado de una tenue luz grisácea.”

Estos son tan sólo algunos casos documentados de “hombres alados” que surcan nuestros cielos. Podríamos seguir con más relatos y nunca terminaríamos. Sobre el origen de estos seres solo podemos escuchar especulaciones. Pero son ya infinidad de personas las que los han visto.

Misterios y Conspiraciones

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status