Los mitologicos y aterradores dioses egipcios

Los mitologicos y aterradores dioses egipcios

La mitología egipcia es prodigiosa en dioses de las más diversas características; algunos de ellos, tal vez no los más famosos, ya que no son

CdN 2×02: Vida inteligente en el universo I
¿Hay realmente en Las Vegas almacenes con aleaciones de “ovnis”? ¿Nos están engañando? La Polémica está servida.
Una muerte relacionada con los ovnis que sigue siendo controvertida
Los mitologicos y aterradores dioses egipcios

La mitología egipcia es prodigiosa en dioses de las más diversas características; algunos de ellos, tal vez no los más famosos, ya que no son los protagonistas de las historias más relatadas, son verdaderamente aterradores; esta es una breve lista de las deidades egipcias más escalofriantes.
Mafdet: esta diosa, representada como una mujer con cabeza de gato, representaba a la justicia y las ejecuciones. A menudo se la retrataba como gato subiéndose a un verdugo, ya que se invocaba a ella en las ejecuciones de los enemigos del faraón.
Ammyt“El Devorador de los Muertos” era un demonio con cabeza de cocodrilo, parte superior del cuerpo de león, e inferior de hipopótam. Si el corazón de un muerto pesaba más que las plumas de la diosa Maat, símbolo de la justicia y la verdad, era considerado impuro y Ammyt se lo comía, convirtiendo al fallecido en un espíritu vagabundo.
Shesmu: era el dios de la ejecución, la sangre y el vino: cortaba la cabeza de los enemigos y las prensaba junto a las uvas para obtener su elixir. Con ese vino recibía a los muertos en el más allá.
Babi: representado como un mono babuino dotado de un enorme falo, era invocado para pedir fertilidad y una buena vida sexual, aunque de manera cuidadosa, ya que acostumbraba a comer las entrañas de las personas.
Menhit: diosa-gato, deidad de la guerra, con tendencia a la agresión y el asesinato. Su nombre podía significar “la degolladora”, “la que sacrifica” o “la que masacra”.
-Am-heh: dios del inframundo egipcio, representado como un hombre con cabeza de perro, vivía en un lago de fuego, donde hacía honor a su nombre: “Devorador de millones”. Solo Atum, padre de los dioses, podía controlarlo.
Content Protection by DMCA.com

COMMENTS