NUEVOS DATOS HISTÓRICOS reafirman que JESÚS TENÍA MUJER.

NUEVOS DATOS HISTÓRICOS reafirman que JESÚS TENÍA MUJER.

  Junto a otras frases esclarecedoras, el documento daba a entender que Jesucristo estuvo casado y debatía con sus apóstoles la comp

Retratos extraterrestres: personas abducidas relatan y dibujan sus experiencias (FOTOS)
EL PRISIONERO DE LA PIRÁMIDE
La rara llamada del area 51, recibida en 1997, y de la que jamas se hablo

 

Junto a otras frases esclarecedoras, el documento daba a entender que Jesucristo estuvo casado y debatía con sus apóstoles la compatibilidad entre ser santo y tener relaciones carnales. Pronto, el papiro fue clasificado como una traducción del Siglo IV de un evangelio escrito originalmente en griego durante el Siglo II.

Cuando la noticia salió en los medios, pronto aparecieron los expertos que dijeron que “ es el primer pronunciamiento inequívoco que tenemos de Jesús y su esposa”. Sin embargo, fueron muchos más los que se posicionaron en contra de su veracidad. En El Vaticano simplemente lo clasificaron como una “inepta falsificación” y algunos estudiosos evidenciaron los fallos gramaticales que había en el lenguaje.

“Con base a una nueva evidencia me inclino a que es una falsificación”

La Universidad de Harvard hizo un estudio con imágenes multiespectrales que confirmaban la antigüedad del papiro. Sin embargo, ahora la mismísima King ha negado su veracidad en una entrevista para The Associated Press:

 Si me preguntan hoy, me inclino a pensar que es una falsificación”.

La nueva evidencia en la que se basa corre a cargo de Ariel Sabar, periodista de investigación que ha publicado un reportaje en The Atlantic sobre el tema.

Sabar, que había estado cubriendo el caso desde que apareciera en 2012 y tenía una estrecha relación con King, comenzó una investigación por ver quién era el propietario original del papiro.

Así es como llegó a Hans-Ulrich Laukamp. El propietario original del fragmento, que se mantenía en el anonimato, había adjuntado la fotocopia de un contrato de venta firmado por este hombre en 1999. Y, en este mismo contrato, se decía que Laukamp lo adquirió en Potsdam, en la Alemania Oriental comunista durante 1963.

Pero Laukamp murió en 2002. Además, según confirmaron todas las fuentes personales que Sabar encontró, era un hombre muy humilde, con apenas el graduado escolar y sin ningún tipo de conciencia sobre la egiptología. ¿Cómo podría, entonces, haber adquirido tal papiro?

El propietario original del papiro era Walter Fritz, un egiptólogo frustrado

Buscando entre las personas allegadas a Laukamp, Sabar encontró a un empresario de Florida llegado de Alemania con grandes conocimientos de egiptología: Walter Fritz.

Fritz comenzó egiptología en 1988. Sin embargo, según un profesor que tuvo durante esa época, “dejó la universidad sin hacer el examen final”. Al parecer, este extraño abandono se debió al supuesto plagio de un artículo que publicó en 1991. Como trabajaba de guía en el Museo Egipcio de Berlín, tenía acceso a una gran cantidad de documentos clasificados. Y de estos sacaría el texto que más tarde se atribuiría a sí mismo.

Después de una amplia investigación, el periodista consiguió contactar con Walter Fritz. Y así descubrió que, efectivamente, era el propietario original del papiro. El hombre que se lo vendió a Karen L. King.

A partir de aquí, surgen dos versiones. Por una parte, Fritz explica que no tiene nada que ver con el hecho de si el documento es falso o no; según él, simplemente lo tuvo durante un tiempo. Y, por otra, se propone que todo ha sido una gran estafa por parte del empresario californiano.

Borrador automáticoWalter Fritz

La versión de Walter Fritz

Aunque durante un tiempo negó tener nada que ver, el empresario acabó certificando que fue el único propietario del fragmento del papiro. Al parecer,conoció a Hans-Ulrick Laukamp en Berlín a principios de 1990, en una charla que hizo el autor Erich von Däniken sobre teorías extraterrestres.

En esta conferencia, ambos se hicieron amigos y, durante esta década, le habló de su colección de papiros. Entre ellos se encontraba el citado fragmento. Fritz, interesado en el tema, compró por 1.500 dólares los papiros a Laukamp en noviembre de 1999. Los fotografió y, en 2009, pasó las imágenes a una tienda para venderlos.

Fritz tenía pensado venderlos por unos 5.000 dólares. Pero el comprador se ofreció a darle la friolera de 50.000. De este modo, declinó la oferta y se dirigió a la Universidad de Harvard, concretamente a la profesora King, a quien ya conocía por su obra.

Después de varios emails, Fritz mintió a la historiadora en varias ocasiones sobre la procedencia del papiro, según dice, “por vergüenza”. Finalmente, acabó vendiéndolos tal y como los recibió. Sin saber si eran falsos o reales pero, sobre todo, sin haberlos modificado en absoluto.

Frintz admite haber mentido a King “por vergüenza”, pero no haber creado el papiro ni falsificarlo

Borrador automáticoUna versión alternativa

Existen muchos espacios huecos en la historia de Fritz, por lo que Ariel Sabar propone una versión alternativa. Una versión por la que no recibió el papiro, sino que él mismo lo creó.

Según fuentes cercanas a Laukamp, Sabar habría descubierto que ambos se conocieron en una sauna de la que eran usuarios, no en una charla como ha explicado Fritz. Laukamp tenía 22 años más que Fritz. Y, al parecer, era una persona muy inocente que en más de una ocasión se vio metido en los negocios turbulentos del empresario.

Además, durante una entrevista con Walter Fritz, este reconoció saber copto y tener conocimientos suficientes de restauración, de manera que podría tratarse perfectamente de una falsificación. Así pues, ¿de dónde saldría entonces la firma de Laukamp?

Según Sabar, Fritz se aprovechó de la inocencia del anciano durante los finales de los 90 para que firmara un contrato ficticio que le vinculara a tal compra. Tal y como decían sus familiares “hubiera firmado cualquier cosa sin leerla”.

Este papiro sería un colchón para una posible estafa mientras se lucraba con otros negocios como una página pornográfica en la que grababa a su esposa teniendo relaciones con varios hombres a la vez. Y, justo un mes después de intentar vender su casa por un precio irrisorio en 2010, mandó el primer email a Karen King.

Además, se suma a la obsesión que el hombre demostró tener con El Código Da Vinci. Según expertos en falsificación que han hablado con el periodista, la actitud de este tipo de estafadores reacciona en repetidas ocasiones a una venganza. Una venganza que, en su caso, se tornaría contra aquellos que le dejaron en ridículo antes de terminar sus estudios.

Borrador automáticoAunque quedan datos por aclarar, la versión de Fritz no puede probarse de ninguna de las formas, tal y como él mismo ha asegurado. De este modo, seguiremos sin saber la veracidad de un documento en el que ya no cree ni su descubridora.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status