Aterrizaje de disco volador y contacto con sus tripulantes en  Guyancourt

Aterrizaje de disco volador y contacto con sus tripulantes en Guyancourt

Interesante caso de aterrizaje de disco volador y contacto con sus tripulantes, ocurrido cerca de París, Francia.   introducc

¿5 Super Potencias van a luchar contra un Mal proveniente del Espacio?
El Proyecto Blue Brain
¿Aviador alemán reencarna en trabajador inglés de ferrocarril?


Interesante caso de aterrizaje de disco volador y contacto con sus tripulantes, ocurrido cerca de París, Francia.

 

introducción

El 24 de julio de 1950 ocurrió un interesante caso de aterrizaje de OVNIs en la región de París, en Francia. El caso se dio en la localidad de Guyancourt, a 20 kilómetros de París y tuvo como protagonista al Sr. Claude Blondeau que en la época era propietario del bar Escadrille, en esta aldea. Este es su relato:

«El día 23 o 24 de julio de 1950, alrededor de las 11 de la noche, iba a caminar un poco antes de acostarse. Estaba precisamente contemplando un cielo estrellado sobre un campo de aviación de los alrededores de París (en Guyancourt) donde me vi y que, de repente, oí un ruido de viento. Primero pensé que se tratase de un tren que pasaba a unos cuatro kilómetros en línea recta, desde el lugar en que me encontraba. , me volvía, vete a unos cien metros de mí, en la oscuridad, dos formas grises … dos máquinas perfectamente redondas asemejándose a dos enormes platos cóncavos, uno de los cuales giró hacia el otro, tenían unos 5 metros de diámetro y 1,60 a 1, 70 m de altura de su eje, todo su contorno era vitrificado, una especie de vigas rectangulares.

En la cara inferior de cada uno de estos discos se abrió una puerta ovoide muy espesa (aproximadamente 40 cm). De cada lado vi descender a un hombre. Estos pilotos medían alrededor de 1,70 m, creo que tenían cabellos castaños (debo recordar que era completamente noche). Vestir un traje de vuelo marrón o azul marino.

Estos hombres se precipitaron a una de las máquinas y por lo que me pareció colocaron en el lugar o desplomaron una especie de lámina que reposaba sobre un cuerpo que me pareció de goma. Partiendo del eje superior de la máquina, estaban dispuestas varias de estas láminas, bajando hasta la periferia y espaciadas entre sí de aproximadamente 20 cm.

Los dos pilotos efectuaron este trabajo – o esta reparación – sin ningún revestimiento en las manos y sin la ayuda de ninguna herramienta

A pesar de mi emoción, me acerqué más. Cuando los hombres me miraron, me miraron admirados, pero permanecieron tranquilos y naturales. Le pregunté: «¿Están con alguna avería?». Entonces, uno de ellos me respondió: «Sí, pero pronto estará todo arreglado». Su francés era correcto, aunque arrastrado, pronunciado lentamente.

«Un minuto más tarde la» reparación «había terminado, cada uno de ellos se dirigió hacia la puerta de su aparato y la abrió, desde el interior brotó una formidable iluminación. Hesitante, di un acecho por la escotilla abierta.

«El que más me sacudió fue la más perfecta iluminación que jamás había visto, no proyectaba ninguna sombra y era imposible distinguir cuál fuera su origen. En el centro de la cabina circular se encontraba una especie de sillón o sofá cama (semejante a las sillas de un dentista, revestida interiormente con una especie de cuero rojo, frente a este sillón estaba fijado una especie de puesto de radio con siete u ocho botones. En la parte superior del puesto estaba dispuesto un enorme volante oval, provisto de una palanca vertical en cada uno de sus extremos, este volante era de metal macizo, lleno de señales y botones. Diversos otros aparatos estaban montados en bloques dispuestos alrededor del sillón o sofá cama.

Me pregunté de nuevo, especialmente sobre el uso de los numerosos botones que guarnecian el panel de control. La respuesta fue muy lacónica: «La energía».

Los hombres no eran de multas conversaciones y, pocos segundos después, ambos reintegraron sus puestos. Las puertas fueron herméticamente cerradas del interior.

Me quedé con la impresión de que el metal de los aparatos, que se asemejaba a aluminio, no pesaba nada y que los discos estaban suspendidos a una distancia de 10 cm del suelo sin tocarlo en ningún lado.

En ese momento, las vigías se volvieron luminoscentes y, en un segundo, los aparatos levantaron sin ruido -es decir, de su posición horizontal pasaron instantáneamente la vertical y desaparecieron verticalmente como estrellas fugaces.

Después del fulminante despegue, oí un ruido de viento, como un soplo, pero no sentía nada (este ruido de viento fue varias veces oído por otros observadores de discos voladores entre otros casos (en Twin Falls y Belan-sur-Aurce), el soplo tuvo un efecto similar a un huracán y curvó la copa de los árboles. Aquí sólo el ruido fue perceptible).

Sólo transcurrieron dos minutos entre el momento en que avisé estos aparatos y el momento en que despegar. Cuando regresé a mí, no había ni sombra de los discos voladores. ¿Dónde puedo ir? ¿A una comisaría? Nadie me creería «.

Al día siguiente, MC Blondeau volvió al lugar donde había presenciado esta extraña escena, pero no descubrió ni el mínimo rasgo. Ni la hierba tenía huellas de haber sido pisada. Como calculaba los aparatos no habían tocado el suelo porque, de lo contrario habrían dejado una marca circular. Que las huellas no sean visibles es posible, pero un tren de aterrizaje deja siempre – sea cual sea su forma – una marca en la hierba o en la tierra.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS