Persecución en Alaska de un ovni

Persecución en Alaska de un ovni

Persecución en Alaska Un interesante caso de contacto radar, sin contacto visual, involucrando instalaciones militares y cazas de la Fuerza

El extraordinario caso de Pam Reynolds: La mujer que habría muerto y vuelto del más allá
EXDIRECTIVO FRANCES DE LA INDUSTRIA ALIMENTARIA DENUNCIA COMO NOS ENVENENAN CON LA COMIDA
Descubiertas bases secretas en la cara oculta de la Luna

Persecución en Alaska

Un interesante caso de contacto radar, sin contacto visual, involucrando instalaciones militares y cazas de la Fuerza Aérea Americana, en Alaska (EEUU).
  


Persecución en Alaska de un ovni


 

 

introducción

Sólo 20 minutos después de la medianoche, el 22 de enero de 1952, un interesante caso ufológico ocurrió en la región de Nenana, en el norte del estado de Alaska. Un aviador, observando una pantalla de radar observó un blanco desconocido al noreste de la estación de radar en Murphy’s Dome. De inmediato extrañó el hecho, porque el objeto se encontraba en un área habitada por pocos esquimales, donde no había rutas aéreas. Ocasionalmente, un avión B-50, utilizado para estudios meteorológicos, sobrevuela la región, pero siempre durante el día.

El misterioso objeto se desplazaba a una velocidad de 1500 millas por hora, a unos 23 mil pies de altitud. El controlador de servicio, un capitán de la Fuerza Aérea, solicitó el envío de una caza para interceptar el objeto. La Base Aérea más cercana estaba ubicada a 100 millas al sur del puesto de radar, siendo que en cuestión de minutos una caza F-94 se dirigía hacia el área designada por el controlador. Mientras tanto, los controladores, que estaban atentos al radar, observaron que el objetivo desconocido se desplazó en línea recta, pasando sólo a 50 millas del puesto, con una velocidad estimada de 1.500 millas por hora. El caza avanzó hacia el objeto que disminuyó la velocidad, se movió momentáneamente y se desplazó hacia el puesto de radar. Cuando el operador resolvió ajustar el radar para corto alcance, se perdió momentáneamente la señal del OVNI y del caza. Mientras intentaba recuperar las señales, el caza pasó sobre las instalaciones del radar. El controlador recomendó al piloto que circundaba el área e intentaba ver o capturar algo por el radar de a bordo. El piloto, teniente CE Garret advirtió que no tenía reserva de combustible y que pronto tendría que regresar a la base. Entonces el controlador solicitó la presencia de una segunda caza F-94.

Mientras tanto, el controlador ajusta de nuevo el radar para un largo alcance. Al final del ajuste, los dos cazas F-94 y el OVNI eran perfectamente visibles en la pantalla del radar. Así, el controlador puede guiar la segunda caza para interceptar el objeto, mientras que el primer caza regresaba a la base. El OVNI se acercó nuevamente a la estación de radar, seguido por el caza. El controlador ajustó de nuevo el radar a corto alcance, perdiendo de nuevo ambas señales. Al volver al largo alcance las señales del avión y del OVNI aún no aparecían en la pantalla del radar, en función de la proximidad a la estación. En ese tiempo, el radar del caza captó el objeto cerca de la estación. Era una señal débil, a la derecha, posicionada a 28 mil pies de altitud. El piloto maniobró y siguió hacia el blanco que de repente desapareció de la pantalla del radar de a bordo. El piloto maniobró el caza nuevamente en busca del objeto que surgió nuevamente en la pantalla del radar, esta vez de forma intensa, y aparentemente estacionario. Cuando el caza se acercó el objeto se zumbó desapareciendo de nuevo de la pantalla de radar. Al alejarse de la estación, el radar local captó la presencia del caza, pero no del OVNI.

Una tercera caza F-94 despegó de la base e intentó interceptar el objeto. Al llegar al lugar, el piloto circuló por el área durante unos 10 minutos, pero nada apareció en su radar de a bordo. En un momento dado, el extraño objeto surgió nuevamente en el radar de a bordo, en una posición justo delante del caza. Asustado con el grito del operador de radar del caza, el piloto subió para evitar chocar con el extraño objeto, mientras llamaba el control de radar de suelo. Entonces el piloto realizó un nuevo acercamiento de la estación de radar, seguida de otra. A cada paso el misterioso objeto permanecía estático en el cielo, sin temer la aproximación del caza, que en algunos casos llegó a 200 metros. El caza realizó un cuarto pasaje, obteniendo esta vez una señal débil que se desplazaba rápidamente al oeste.

La Fuerza Aérea Americana atribuye el episodio a una poderosa inversión térmica que habría alcanzado la región en la ocasión. Como siempre, explicaciones para casos de esta naturaleza son muy cuestionables y son contestadas incluso por oficiales de la propia Fuerza Aérea. Entre los militares involucrados en el caso, la versión oficial es mera cortina de humo, visando ocultar un hecho real. Ellos citan, por ejemplo, el hecho de que el OVNI se mostró ahora como una señal nítida y fuerte, ora como débil y tenue. En el caso de las mujeres, Además, las inversiones térmicas en el norte de Alaska son eventos extremadamente raros, e incluso si ocurriera afectaría el radar de suelo, pero no estaría presente a los 25 mil pies de altura, en los que se encontraban los aviones.

Persecución en Alaska de un ovni
Caza F-94, similar a los que perseguían blancos desconocidos registrados por el radar sobre la estación de radar de Murphy’a Dome, Nenana, Alaska.
Persecución en Alaska de un ovni
Mapa de localización de Nenana
Persecución en Alaska de un ovni
Domo del radar de la estación de Murphy’s Dome
Content Protection by DMCA.com

COMMENTS