¿FUE EL S.I.D.A. EN REALIDAD UN ARMA BIOLÓGICA?

¿FUE EL S.I.D.A. EN REALIDAD UN ARMA BIOLÓGICA?

    Parece una de las leyendas urbanas más recurrentes, solo que la capacidad de diseñar armas biológicas contra un sector esp

La NASA encuentra restos de Ciudad extraterrestre Marte
Neurociencias: Afirman que re-programar nuestra Mente es posible.
El misterioso andén del metro “G” de Nueva York

 

 

Borrador automático

Parece una de las leyendas urbanas más recurrentes, solo que la capacidad de diseñar armas biológicas contra un sector específico de la población es algo de lo que nadie informado duda ya. Un reciente documental abunda en la posibilidad de que su difusión formarse parte de la guerra sucia del “apartheid” sudafricano contra la población negra del país.

Un grupo de mercenarios con sede en la República Sudáfricana ha sido acusado por uno de sus antiguos miembros, Alexander Jones, de difundir intencionadamente el SIDA en Sudáfrica y Mozambique en los años 80 y 90. Jones realiza dicha acusación en “Cold Case Hammarskjöld”, un documental estrenado en el último festival de cine de Sundance que enlaza varios sucesos nunca aclarados en torno a la política de diversos gobiernos en el Sur de Africa.

Borrador automático
El falso médico Keith Maxwell

Alexander Jones fue durante varios años oficial de inteligencia en un organismo gubernamental llamado Instituto Sudafricano de Investigación Marítima (SAIMR). El líder del grupo era un tal Keith Maxwell, devoto supremacista blanco que escribió sobre una plaga que esperaba que diezmara a las poblaciones negras, consolidara el “apartheid” dispuesto por el gobierno blanco y recuperara las costumbres religiosas conservadoras, según los documentos recopilados por los cineastas. Maxwell no tenía calificaciones médicas, pero dirigía clínicas en áreas pobres, en su mayoría negras, alrededor de Johannesburgo, mientras afirmaba ser médico. Eso le dio la oportunidad de acometer siniestros experimentos utilizando a la depauperada población como conejillo de indias.

Un letrero que anuncia “Dokotela [doctor] Maxwell” todavía cuelga del lado de una oficina en Putfontein donde los locales recuerdan a un hombre respetado con un virtual monopolio en la atención médica del área. Ofreció extraños tratamientos, incluyendo introducir a los pacientes “tubos”, que según él le permitían ver dentro de sus cuerpos. También dio “inyecciones falsas”, dijo Ibrahim Karolia, quien tenía una tienda en la calle.

Borrador automático
La clínica del “dokotela” Maxwell

Claude Newbury, un médico antiaborto que conocía al líder mercenario, confirmó que no tenía calificaciones médicas, pero describió a un humanitario comprometido. “Estaba en contra del genocidio y estaba tratando de descubrir una cura para el VIH”, dijo Newbury a los cineastas. Una extraña entrevista de Johannesburg Sunday Times con la “aprendiz” de SAIMR, Debbie Campbell, en agosto de 1989, muestra una foto de una adolescente con un halo de rizos, tomando mediciones de la contaminación del agua y también hablando sobre la búsqueda de una cura para el VIH / SIDA. Pero la imagen sana tiene un tono siniestro. Ella describe que fue reclutada fuera de la escuela a los 13 años, y es difícil imaginar algún interés benigno que un grupo de mercenarios internacionales pueda tener al inscribir a niñas prepúberes.

Los documentos recopilados por los cineastas parecen mostrar que las opiniones privadas de Maxwell eran muy diferentes de su persona pública. Los documentos sugieren un placer macabro en el advenimiento de una epidemia. En uno escribe: “[Sudáfrica] bien puede tener un hombre, un voto con una mayoría blanca para el año 2000. La religión en su forma conservadora y tradicional volverá. “El aborto a pedido, el abuso de drogas y los otros excesos de los años sesenta, setenta y ochenta no tendrán lugar en el mundo posterior al SIDA”.

Borrador automático
Dagmar Feil, voluntaria clínica asesinada en Johannesburgo
en 1990

Los documentos se leen como el sueño febril de un hombre que aspiraba a ser el Josef Mengele de Sudáfrica. Hay relatos detallados, aunque a veces confusos, de cómo pensó que el virus del VIH podría aislarse, propagarse y usarse para atacar a los negros africanos. Lo que está menos claro es si tuvo la experiencia o los fondos para implementar sus visiones de pesadilla. Jones, el ex miembro de SAIMR, afirma que lo hizo.

“Estuvimos involucrados en Mozambique, propagando el virus del SIDA a través de condiciones médicas”, dice. Al menos otro miembro de SAIMR aparentemente había expresado su preocupación sobre los programas médicos del grupo.

Dagmar Feil era una bióloga marina que fue reclutada para el SAIMR por su novio. En 1990 fue asesinada fuera de su casa en Johannesburgo; sus familiares creen que el asesinato estaba relacionado con su trabajo en el programa de SIDA de SAIMR.

Borrador automático
Imagen del documental conspiracionista
“Cold Case Hammarskjöld”

“Mi hermana se me acercó y dijo que necesitaba confiar en mí”, le dijo a los cineastas su hermano Karl Feil. “Se sentó conmigo y dijo que creía que iban a matarla”. Dijo que otras tres o cuatro personas de su equipo ya habían sido asesinadas.

Dagmar le pidió a Karl que la acompañara a la iglesia, para que ella pudiera “ponerse a bien con Dios”. Semanas después ella estaba muerta. La familia de Feil pasó años tratando de averiguar qué le pasó, pero la policía mostró poco interés, dice su hermano. Durante ese tiempo, la familia dice que otro miembro de SAIMR les entregó documentos que se cree que son las memorias de Maxwell y su cuenta de SAIMR. Más tarde los compartieron con los cineastas. La madre de Dagmar Feil también acudió varias veces a la comisión de reconciliación y verdad de Sudáfrica, a la que pidió que investigara el asesinato de su hija, petición que fue rechazada.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS