Túneles subterráneos que interconectan los continentes de la Tierra.

Túneles subterráneos que interconectan los continentes de la Tierra.

Civilizaciones antediluvianas: anteriores humanidades y los más grandes misterios de la antigüedad
El misterio de los Ummitas: ¿fraude o mensaje alienígena?.
Científico encuentra evidencia de un universo paralelo que chocó con el nuestro.

Túneles subterráneos que interconectan los continentes de la Tierra

 

Desde hace mucho tiempo venimos hablando al lector, sobre la existencia de antiquísimos túneles subterráneos, que, en el pasado remoto, habrían entrelazado los continentes de toda la Tierra, no solo a nivel terrestre, sino también submarino.

Teniendo en cuenta que la geografía de nuestra planeta se encuentra alterada, si damos créditos a controversiales mapas, y documentos conocidos, imaginar la existencia de continentes desaparecidos, caso Atlántida, Lemuria, e Hiperbórea, citando algunos de sus modelos más representativos, y que suelen poblar algunos de estos textos, hace posible podamos entender algunos enigmas aún pendientes.

Según venimos desarrollando en pasados artículos, estas humanidades anteriores como suele definírselas, habrían gozado de un gran avance sobre todo en el área tecnológica, y cuya ingeniería se rumorea, habría permitido la construcción de esos fantásticos túneles subterráneos, cuyos laberintos no solo serpentean bajo tierra, sino que hay quiénes suponen su rastro puede seguirse bajo los subsuelos marinos. Veamos.

Critias y Timeos. El Dilema de Platón

Cuando el filósofo griego Platón, 427-347 a.C., presentó su cautivante relato, develando al mundo la existencia de Atlántida, y encarnados en los inmortales diálogos, Timeo y Critias, su historia provocó en su tiempo sonado revuelo.

Muchos tomaron aquellas expresiones, como una forma de alegoría crítica utilizada por el sabio ateniense, para así comunicar algunos hechos del pasado, pero otros estudiosos comprendieron que Platón, sindicado también como un iniciado en ocultos misterios, develaba por fin un tabú largamente silenciado.

Aunque estas controversias darían mucha tela en nuestro informe, quiero referirme aquí a un párrafo de los célebres diálogos:

A partir del mar, cavaron un canal de trescientos pies de ancho, cien de profundidad y una extensión de cincuenta estadios hasta el anillo exterior y allí hicieron el acceso del mar al canal como a un puerto, abriendo una desembocadura como para que pudieran entrar las naves más grandes”.

Las líneas son más que evocadoras, aludiendo las mismas, a construcciones subterráneas arrancadas al mar. Si bien la palabra túnel, no aparece mencionado en los escritos platónicos, no es muy difícil darse cuenta de su vinculación con este enigma. Es quizás a mi entender, una de las pistas más importantes entregadas por Platón, sobre aquel pueblo misterioso.

El viejo sueño de unir España y Marruecos a través del Estrecho de Gibraltar por medio de un túnel submarino artificial, aún no concretado. Sin embargo algunos rumores aseveran, existe un pasadizo secreto que une ambas tierras. Cortesía: hyperbole.esY sin abandonar Platón y su relato, el famoso Peñón de Gibraltar eje de una larga disputa geopolítica entre Gran Bretaña y España, que se erige como uno de los sitios claves mencionados en los diálogos, esconde un secreto, siendo nada menos la existencia de un antiquísimo túnel que uniría a España con Marruecos, y cuyo acceso, según reporta el investigador norteamericano, Jonathan Gray, estaría custodiado desde el lado británico.

A través de estos datos denunciados, podemos darnos cuenta de las tremendas implicaciones que su aceptación conlleva, ayudando quizás a entender, algunos puntos que a continuación vamos a desempolvar.

Túneles Submarinos y la conexión Sudamérica

“Una tradición de la vieja Asia, es que los antiguos atlantes tenían una red de túneles y pasadizos laberínticos, que corrían en todas direcciones, en los tiempos en que la tierra puente, entre la tierra desparecida y África, por una parte, y el antiguo Brasil, por otra, aún existía. En la Atlántida, los túneles era utilizados por cultos nigromantes, y de magia negra”. Harold Wilkins. Mysteries of Ancient South America, 1946.

Algunas tomas de la expedición realizada por Homet, a los interiores de Brasil en la década del cuarenta, donde dijo descubrir una antigua tumba antediluviana, conteniendo los restos de Mekomen, quién condujo a su pueblo desde la Atlántida a Sudamérica, a través de galerías submarinas. Cortesía: mihistoriantigua.blogspot.comSi de buscar la Atlántida se trata, el continente sudamericano se pondera como una de las referencias más citadas. Esta condición se ve alimentada, ante los cientos de relatos que circulan en crónicas escritas y orales, sobre antiguas migraciones arribadas del «este», luego de producirse un espantoso cataclismo. Atendamos esta historia de Brasil.

En 1940 el reconocido explorador, arqueólogo y antropólogo francés, Marcel Homet, 1897-1982, realizó una recordada expedición hacia los interiores de Brasil. Treinta años más tarde en su libro de 1972, Los Hijos del SolHomet escribió una tribu local, los Macuschi, que además de Brasil se cree habitan Guyana Venezuela, le hablaron de una antigua deidad, Mekonen, descrito como «el rey del tiempo del Diluvio», quién habría conducido a este pueblo, «a través de galerías submarinas», que anteriormente habrían unido islas del Atlántico con Sudamérica.

Antes de proseguir con este hilo, no debemos olvidar que los Macuschi se vinculan al enigma de la Tierra hueca, tema furor en la red, y hace poco reseñado en Mundooculto.

Pero continuemos atando cabos. Además de recoger esta importante declaración Homet, hizo un descubrimiento asombroso sobre el desconocido Mekonen, ya que se encontró con la tumba de este antiguo soberano, fotografía que actualmente se conoce, donde se observa un dolmen, simbolizando la Tierra, esculpido en forma de tortuga. El sepulcro está coronado por inscripciones aún no descifradas.

Los enigmáticos Macushi, y sus contactos con los gigantes habitantes de la tierra hueca. Archivo personal.

Como curiosidad debemos anotar la palabra Mekonen, descompuesta en Mekone en su acepción griega refiere, no solo a una planta adormidera, sino también como eje de una importante ciudad troyana.

En el 2013 tuvo lugar un importante descubrimiento que agrega más pimienta al reclamo, cuando un sumergible japonés anunció la detección de granito en el fondo del Océano Atlántico, muy cerca de las costas de Río de Janeiro. Esto alentó, considerara la existencia de un antiguo continente en esas localizaciones, dando paso a un sinfín de rumores. Luego veremos repetirse esta misma constante, mientras avanzamos en nuestro informe.

Allec Maclellan y sus mapas subterráneos

En su libro El Mundo Perdido de Agharti, 1984, el misterioso escritor inglés Allec Maclellan, de quién existe muy poca información, especulándose un seudónimo tras su verdadera identidad, traza en su extenso y apreciado trabajo acerco de los misterios subterráneos, una ruta instintiva acerca de estos pasajes internos y ramificaciones, que como veremos atraviesan no solo los subsuelos terrestres.

Recreación de la idea de Allec Maclellan, volcada en un cómic de la popular revista mexicana Duda.Según relata Maclellan uno de esos túneles:

En su punto más septentrional, cruza por debajo del Estrecho de Bering hasta Rusia. En el extremo sur se pierde en Brasil, y desde allí, atraviesa lo que antes era la Atlántida para emerger en África”.

En el apoyo de su tesis Maclellan, cita el impresionante trabajo de Harold BayleyArchaic England, 1919, cuyo impresionante estudio acerca de la prehistoria de Gran Bretaña, así como sus exploraciones mundiales, contiene datos muy reveladores.

Acerca de África, Hayley, expone lo siguiente:

La existencia de caminos subterráneos no parece ser infrecuente en África, pues el capitán Grant, que acompañó al capitán Speke cuenta éste exploró la fuente del Nilo, nos habla de un túnel colosal excavado bajo el río Kaoma. Grant preguntó a su guía nativo si había visto algo semejante en estos zonas, y el guía contestó: ‘Éste país me recuerda a lo que vi en el país del sur de Tanganika’; describió un túnel o camino subterráneo bajo otro río llamado también Kaoma, un túnel tan extenso que una caravana tardaba desde el amanecer hasta el medianoche en pasarlo. Se decía que era tan elevado, que si se montaba en camellos no se podía tocar la parte superior: Crecían en el interior altos juncos del espesor de un bastón de paseo; el camino estaba cubierto de guijarros blancos y era tan ancho -400 metros- que se podía ver el interior bastante bien al traspasarlo. Las rocas parecían haber sido colocadas por medios artificiales”.

El extraordinario trabajo del escritor británico Harold Bayley, que publicado en 1919, continúa aportando datos sorprendentes sobre el pasado de la tierra. Cortesía: hiddenmysteries.comPor desgracia el libro de Harold Bayley, no cuenta con traducción al español, y hoy es catalogado este trabajo, como una verdadera rareza de su tiempo.

Mi recomendación al lector si se sumerge en esta obra, es que se arme de paciencia, ya que muchas de las localizaciones mencionadas por este antiguo académico, actualmente son difíciles de rastrear, debido a las alteraciones padecidas en la mayoría de las nomenclaturas sugeridas.

En otra notación sorprendente Bayley escribe:

Es ahora bien conocido que había comunicación entre el Este y el Oeste, mucho antes de que América, fuera descubierta por Colón, y por lo tanto no hay nada improbable en la tradición chiapanese de que su Votan; tras arreglar algunos asuntos en el Oeste, visitó España y Roma. La leyenda refiere que Votan, ‘fue por el camino que habrían abierto sus hermanos los culebres’. Sobre Votan asociado a Chiapas existe mucha controversia actualmente, aunque no se descarta su realidad como deidad mítica, que habría tenido un gran papel en la historia de este pueblo mexicano. Además Votan aparece también vinculado con el culto Chan, (los famosos hombres serpientes), muy reverenciados en el universo maya”.

 

Un ánfora romana rescatada de la Bahía de Guanabara, Río de Janeiro, Brasil. Descubrimiento que levantó ampollas en el mundo académico ¿Antiguos romanos en costas sudamericanas? Cortesía: abovetopsecret.comPero volviendo a nuestro túnel conectando Europa con Centro América, es interesante observar Chiapas es centro de una curiosa leyenda, acerca de una misteriosa ciudad subterránea, gobernada por una tribu maya perdida de la etnia lacandona, donde se almacenarían planchas grabadas de oro, narrando eventos pasados y futuros concernientes a la humanidad. No hace falta decir su historia, vinculada con la mítica Cueva de los Tayos. En el futuro hablaremos más extensamente sobre los secretos de Chiapas.

Antes de abandonar a Harold Bayley quiero brevemente rescatar su curiosa opinión de los contactos del legendario Votan, quién habría visitado en esos periplos olvidados, España y Roma. Aunque el hallazgo que vamos a comentar tuvo lugar en Brasil, no deja de resultar llamativo por su connotación. Sucedió en 1976 cuando en la Bahía de Guanabara que se localiza frente a las costas de Río de Janeiro, fueron halladas una serie de reliquias impensables, donde 200 ánforas romanas fueron recuperadas en perfecto estado. El hallazgo causó sensación, atrayendo no sólo la atención, sino la controversia por sus implicancias históricas. ¿Antiguos romanos en Sudamérica? Nadie daba crédito y el tema se silenció de los radares oficiales.

Los secretos de Nad Madol. La Ciudad de Nadie

Estas edificaciones de Oceanía son uno de mis enigmas favoritos, y que creo guardan pistas importantes para el tema que venimos desarrollando. Las ruinas se descubrieron oficialmente en el siglo XVII, aunque recién a principios del siglo XX se iniciaron los estudios por todos conocidos. Su situación no difiere demasiado de otros grandes rompecabezas sudamericanos, y con los que guarda gran empatía.

Restos de Nad Madol, cuyos pilares rotos me recuerdan a los examinados en Puma Punku, Bolivia. Se rumorea sobre túneles submarinos construidos por una raza de gigantes anterior, donde se custodian sus verdaderos secretos. Cortesía: atlasobscura.com

Estamos ante una ciudad muerta cuyo pasado se ignora, desafiando todo lo conocido. Basalto, caliza y coral adornan son parte de sus cimientos, tejiéndose mil una hipótesis sobre su utilización en el desarrollo de Nad Madol. Relatos legendarios atribuyen su construcción a una misteriosa dinastía de gigantes, los Sandeleur, que se dice gozaban del poder de la levitación, haciendo posible elevar aquellas moles pétreas.

En su libro Civilizaciones Perdidas publicado en 2019, el escritor español Rafael Andrés Alemañ Berenguer, escribe:

Nad Madol sería el punto de entrada al reino sumergido de Kanimeiso, o ‘ciudad de nadie’, porque los mitos aseguran no tenía orígenes humanos”.

En otro pasaje de su libro, Alemañ Berenguer alude a la existencia de una extensa red de túneles, que se cree se extiende por los subsuelos de la Isla en forma marítima. Y aquí nuestro punto. En el 2004 un inquieto explorador ruso, Andrei Marevich viajó a Nad Madol para grabar un especial.

Efectivamente los túneles de Phonpei, se pudo comprobar, «proseguían por debajo de la costa de profundidad, a la cuál sus galerías quedan inundadas por el mar». El equipo también verificó como los islotes de la isla, «se apoyan sobre estructuras verticales que toman contacto con el suelo marino decenas de metros por debajo del nivel de las aguas».

Otra aseveración sorprendente por parte de Marevich, fue enunciar Nad Madol sindica sus extrañas edificaciones, compuesta por «cristales de basalto magnetizado», se remontarían a una época antediluviana, calculada en 12.000 a.C. Aunque esta aseveración pueda sonar algo fantástica, no lo es tanto si tenemos en cuenta que por toda Oceanía, encontramos ruinas extrañas, acentuando una coincidencia arquitectónica pavorosa.

La discusión sobre si un continente perdido puede ser la causa de estas evidencias incómodas sigue en pie, y la discusión parece tener un autor que pronto vamos a tratar, el gran investigador español Andreas Faber-Kaiser, que visitó las espléndidas ruinas durante la década del ochenta.

Allí pudo realizar un delicado trabajo investigativo, recogiendo pistas de importancia sobre Nad Madol, información volcada luego en el imprescindible Sobre el Secreto, 1985. Una de ellas, y claves en nuestro estudio, sugiere según narraciones escuchadas por Faber-Kaiser, que los misteriosos constructores arribaron a la isla desde Sudamérica ¿Tal vez siguiendo un misterioso túnel submarino, que también tiene su morada en Isla de Pascua y otros enclaves del Pacífico, como algunos investigadores sugieren?

¿Una raza de gigantes artificiales bajo las Islas Salomón?

En el 2017 entrevisté a un investigador australiano Mairus Boirayon cuyo libro Misterios de Islas Salomón, 201, desde su irrupción, venía causando un verdadero terremoto en el mundo de los misterios. Debo decir que fue un largo proceso lograr Boirayon aceptara mi solicitud, que entiendo causara cierto desconcierto, porque generalmente en el mundo de habla hispana, estos temas no suelen encontrar mucho eco. Pero finalmente logré romper el hielo, y conseguí Boirayon me comunicara algunos de sus secretos.

Supe de primera mano, de algunos incidentes ocurrido dentro de Islas Salomón muy próximas a Nad MadolBoirayon me habló de gigantes custodios subterráneos semejantes al yeti, resultados de una genética de laboratorio creada artificialmente, según se rumoreaba por antiguos lemurianos.

Las inquietantes revelaciones de Marius Boirayon, acerca de las Islas Salomón, Oceanía. Y a quién logré entrevistar en 2017. Cortesía: cronicasubterranea.blogspot.comEstos gigantes peludos tendrían tecnología aérea, y estarían en guerra constante con la famosa raza reptil que habría evolucionado por sí sola en la tierra ¿hablamos de los antiguos dinosaurios?

Supongo al lector, este testimonio le parecerá extraído de una película de ciencia ficción, pero independiente del mismo, pude hacerme con una serie de datos no menos inquietantes, avalando hasta cierto punto, los dichos de Boirayon. Por supuesto que la lejanía de Islas Salomón, torna difícil una investigación in situ. Y esto nos lleva a pensar que estas antiguas civilizaciones, cuyos ingenieros nos siguen asombrando, aún tienen mucho por develar. Hasta aquí.

Conclusión

Como siempre escribimos, esta es una primera aproximación de un tema que vamos a seguir trabajando, y al cuál esperamos dedicar varios capítulos. En esta oportunidad el abordaje a diferencia de otras lecturas, se centró en un aspecto no menos controvertido, sobre la existencia de túneles marinos uniendo continentes. Qué razas desconocidas en las memorias históricas, hayan podido realizar estas portentosas obras de ingeniería imposible, constituye un desafío a todo nuestro conocimiento. Aún tenemos un largo camino por delante. Continuará.

Curiosidad:

Desde hace muchos años viene circulando una historia sobre un supuesto túnel subterráneo uniendo Turquía y Escocia que dataría de hace 12.000 a.C. Esta información circula en la red, a pesar de varias desmentidas sobre su fiabilidad, y que otro día comentaré. Lo cierto es que durante esta pequeña investigación, encontré nuevamente el nombre de Turquía, asociado esta vez a Rumania, ya que si está comprobado la existencia de un túnel uniendo ambas latitudes, y que incluso cruza el Mar Negro.

Se dice el mismo actualmente se encuentra sellado desde los tiempos de la Primera Guerra Mundial, ignorándose quiénes fueron sus misteriosos constructores ¿Quizás los mismos que los laberintos de Derinkuyu?

Una imagen del misterioso túnel que uniría Rumania con Turquía, y que se cree atraviesa el Mar Negro.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS