LOS FENÓMENOS TELEPÁTICOS EXPERIMENTADOS POR FRANZ HARTMANN

LOS FENÓMENOS TELEPÁTICOS EXPERIMENTADOS POR FRANZ HARTMANN

    (En este capítulo recopilo varias de las anécdotas que el esoterista Franz Hartmann narró en sus artículos acerca de exp

El Misterio de la Piedra de Palermo: ¿Evidencia de Antiguos Astronautas en Egipto?
Más pruebas de que el 1% lleva 800 años (por lo menos) dominando el mundo
Porque Está tirando sus ajos que han brotado? Está cometiendo un grandisimo error…!!!!

 

 

LOS FENÓMENOS TELEPÁTICOS EXPERIMENTADOS POR FRANZ HARTMANN
(En este capítulo recopilo varias de las anécdotas que el esoterista Franz Hartmann narró en sus artículos acerca de experiencias que él tuvo con relación a la telepatía.)
MI VIDA SALVADA POR UNA VOZ MISTERIOSA
« En el año de 1871 yo ejercía la medicina en el estado de Luisiana, y durante una hermosa noche de invierno con la luna llena brillando en los cielos, yo me encontraba sentado en una silla frente a mi oficina disfrutando de la vista del cielo estrellado sin nubes y fumando un cigarrillo.
La noche era fresca y me puse sobre los hombros una capa corta sin mangas. Eran más de las once cuando un hombre vino y me pidió que fuera a ver a un paciente que se encontraba viviendo a poca distancia del pueblo.
Fui con él y el hombre me llevó fuera de la ciudad hacia un corto túnel sobre el que pasaban las vías del tren. Estábamos a unos diez metros de ese túnel cuando escuché una voz en mi interior que me gritó:
“¡Cuidado!”
Instintivamente metí la mano en el bolsillo y agarré una pequeña pistola que solía llevar conmigo. Y al momento siguiente entramos en la boca del oscuro túnel, y mientras lo hacíamos mi guía salió corriendo, mientras que al mismo tiempo tres tipos enmascarados cayeron sobre mí, y uno de ellos me agarró por los hombros y me dijo que quería hablar conmigo.
Como mi abrigo estaba sin mangas y desabotonado, permaneció en sus manos cuando me di súbitamente la vuelta y tirando de mi pistola apunté a su cabeza, ordenando a los tres hombres que retrocedieran.
Ellos no estaban preparados para mi resistencia por lo que se sorprendieron mucho, dejaron caer mi abrigo y huyeron, mientras que yo regresaba a casa por otro camino.
Solo dos años después descubrí quiénes eran esos tipos y cuál era su objetivo.
Ellos habían sido contratados para matarme y poner mi cuerpo en la vía del ferrocarril, para que pareciera como si el tren me hubiera atropellado durante la noche.
En ese momento yo era un gran creyente de la mediumnidad y atribuí mi salvación a la interferencia de algunos de los “espíritus” con quien había entablado amistad en las sesiones espiritistas, pero ahora me parece más plausible que el pensamiento concentrado de esos tres hombres en el túnel, y cuya plena atención se dirigirá hacia mi persona, fue por su proyección (aunque sin su intención) hacia mí que esta entró en mi subconsciencia, despertado allí la sensación de peligro inminente que se proyectó a su vez en mi conciencia externa.
Sin embargo, si alguien puede darme una explicación más plausible, estaré listo para escucharla. »
(Occult Review, November 1906, p.246-247)
COMUNICACIÓN TELEPÁTICA AL OTRO LADO DE LA TIERRA
« Afortunadamente la telepatía se presenta también en situaciones más agradables y la acción mutua del pensamiento a distancia entre las almas que simpatizan entre sí, se ha conocido durante milenios.
Probablemente hay poca gente que no hayan tenido alguna experiencia en ese ámbito, y por ejemplo que en alguna ocasión pensaron en un amigo y al poco tiempo ese amigo se comunicó con ellos, o que hayan respondido a preguntas antes de que estas se formularan, etc.
Para mí y para muchos de mis conocidos, estas situaciones ocurren frecuentemente, pero el siguiente caso demuestra que esta “telepatía” puede tener algún uso práctico y que la longitud de la distancia entre el remitente de un mensaje y el receptor no es importante.
Los escritores a veces reciben cartas de admiradores de sus obras, y como yo no soy una excepción a esta regla, también he recibido varias carta de esta índole, siendo particularmente interesante la que recibí de una señorita que residía en Filadelfia mientras que yo me encontraba en ese momento viviendo en Austria.
Y de ahí se entabló una correspondencia frecuente entre nosotros, y muy a menudo ella respondía a mis preguntas que yo le hacía antes de que mi carta le hubiera llegado, lo que nos llevó a probar si se podía establecer una comunicación directa por medio del pensamiento y acordamos que todos los domingos a las cinco de la tarde haríamos un experimento.
Ella a esa hora mantendría su mente pasiva, mientras que yo a las 11 a.m. (que es la diferencia de horario que existe entre Austria y Filadelfia) intentaría enviarle algunos pensamientos.
Ahora bien, debo precisar que yo no soy clarividente en el sentido ordinario de esa palabra, pero el primer domingo que efectuamos ese experimento y después de haber proyectado mis pensamientos hacia Filadelfia, supe que ella estaba sentada en una mecedora en su salón, que llevaba un traje de baño y que su cabello estaba trenzado y atado en la parte superior de su cabeza.
Entonces por medio de la mente le pedí que se aflojara la trenza y dejara caer su cabello sobre sus hombros.
Unos diez días después, recibí una carta de ella que había sido escrita la noche de ese domingo, y en su carta ella me dijo:
–      “Esta tarde, a la hora acordada, me senté en una mecedora que está en mi salón. Me puse mi vestido de la mañana y me até el cabello en la parte superior de la cabeza. Pero de repente me llegó el pensamiento de soltarme el cabello y dejarlo caer sobre mis hombros y eso es lo que hice.
El domingo siguiente durante el experimento no pude encontrar a nadie en ese salón, pero sabía intuitivamente que había un dormitorio adjunto. Así es que por medio del pensamiento entré en esa habitación y vi ahí dentro unas botellas de medicina sobre una mesa.
Pues bien, a su debido tiempo recibí una carta de ella escrita el lunes siguiente en donde me decía:
–      “No pude asistir a nuestra reunión de ayer porque estaba enferma y tenía que tomar medicamentos.”
Y después de eso quise que la señorita A. me enviara un diario ilustrado de América, y en el siguiente correo recibí una copia de la Arena. Y así las cosas continuaron por un tiempo, pero habiéndonos convencido suficientemente de la posibilidad de tal comunicación mental era posible, abandonamos los experimentos.
Y mi explicación de esos sucesos es que el pensamiento de una persona es parte de esa persona, y las vibraciones mentales en las que se compone pueden estar dotadas de cierta cantidad de conciencia y percepción.
Así un rayo de luz que emana de una vela no se separa de su fuente por muy grande que sea la distancia que recorra, y el pensamiento de una persona no se separa de la mente que la origina, incluso si viaja a través del Océano.
De este modo, el pensamiento constituye, por así decirlo, un órgano por medio del cual la mente puede llegar de un continente a otro y percibir lo que ocurre allí, según el grado en que uno haya sido capaz de dotar a ese rayo del pensamiento con conciencia y facultad de percepción.
Me parece ocioso discutir si es posible o no la transferencia de pensamientos. Ciertamente es posible para aquellos que pueden hacerlo conscientemente, y continuamente se lleva a cabo de manera inconscientemente en todas partes.
Los antiguos sabios decían que los pensamientos son como pájaros. No sabemos de dónde vienen ni a dónde se posan. Cada cerebro humano puede compararse con una llama o una batería de almacenamiento desde la cual las corrientes de pensamiento surgen en todas direcciones y entran en mentes receptivas, donde dejan sus “huevos”, para que el receptor los pueda incubar y tal vez den a luz a un acto correspondiente.
Las personas no crean sus propios pensamientos a partir de la nada, la mayor parte del tiempo solo elaboran las ideas que reciben, y de esta manera una persona puede recibir y llevar a cabo una idea nacida en el cerebro de otra persona desconocida para él. Y esta ley tal vez podría ser en diferentes formas de gran utilidad para el progreso de la civilización. »
(Occult Review, May 1907, p.284-286)
PENSAMIENTOS DE UNA FALLECIDA ACTUANDO A DISTANCIA
« En el año de 1877 estuve en el pueblo de Llano (en Texas) mientras que una íntima amiga mía estaba a varios cientos de millas de distancia en el pueblo de Galveston. Y habían pasado algunos meses sin que yo hubiera recibido ninguna carta de ella; pero como la última vez que la había visto ella se encontraba en perfecto estado de salud, no tenía ningún motivo para inquietarme.
Sin embargo la noche del 10 de noviembre después de apagar la vela para irme a dormir, tuve la sensación de que alguien estaba en mi habitación y quería que me levantara y escribiera.
Por lo tanto me levanté de nuevo y fui a mi mesa donde tomé un papel y un lápiz y escribí lo que se vendría a mi mente. Yo no estaba inconsciente sino que por el contrario me daba muy bien cuenta de lo que estaba escribiendo y fue como si alguien me estuviera dictando esas palabras.
Y lo que escribí resultó ser una carta de mi amiga dirigida hacia mí, en la que me avisaba que ella acababa de morir.
Y también me contó la razón de su fallecimiento, el cual se debió a una fuerte pérdida de vitalidad y al agotamiento nervioso que le provocó el esfuerzo excesivo que ella hizo con la mediumnidad.
Ella me expresó que estaba muy contenta de poder librarse de su cuerpo sufriente, y entre otras cosas ella me dijo que le había pedido a su marido que me enviara un mechón de su cabellera.
Cuatro días después recibí una carta de su esposo donde me confirmaba que ella había fallecido y en la carta también se encontraba el mechón de cabello que ella me había prometido, lo que confirmaba con todos los detalles que había escrito n esa carta eran ciertos.
Y mi explicación de este caso es que como la simpatía entre esa dama y yo era muy intensa, las vibraciones mentales causadas por los pensamientos de su cerebro moribundo fueron captadas por mi cerebro de una manera comparable a la recepción de ondas invisibles por medio de la radio.
En cuanto a mi sentimiento de la presencia de alguna entidad invisible en la sala, esto puede explicarse por el hecho de que el espíritu que emana de una persona, es decir, su pensamiento y su voluntad, forman parte de la esencia de la persona de quien emana y tiene las características de esa persona, de modo que si yo hubiera estado en un estado clarividente, o si estas vibraciones de pensamiento se hubieran condensado lo suficiente para haberse materializado, seguramente yo podría haber visto la aparición de mi amiga ella misma.
Y esta visión puede ser confirmada por el siguiente suceso:
2. Mientras mi padre estudiaba medicina, su padre se encontraba a unas 100 millas de distancia, donde yacía enfermo de tifus.
Y mientras mi abuelo se encontraba en una condición delirante, su enfermera salió por un momento de la habitación, y durante su ausencia mi abuelo se levantó y cayó por la ventana hacia la calle, donde murió.
Y en el preciso momento en que sucedió esto, mi padre vio la aparición de su padre caminando solemnemente por su habitación, lo cual indica que los últimos pensamientos de mi abuelo moribundo se dirigieron hacia su hijo. »
(Occult Review, November 1906, p.247-248)
PENSAMIENTOS DE LOS VIVOS QUE ACTÚAN A DISTANCIA
« Hace tiempo atrás fui invitado por la Princesa M. de R. a hospedarme en su mansión durante unos días ya que ella estaba muy interesada por el esoterismo, y una mañana la princesa se dirigió a la ciudad mientras yo me encontraba ocupado escribiendo.
Alrededor de la una de la tarde de repente escuché a la princesa llamando dos veces en voz alta mi nombre en la puerta de mi habitación, como si ella estuviera pidiendo ayuda.
Inmediatamente me levanté de un salto y abrí la puerta, pero no había nadie allí. Pregunté a los sirvientes si la princesa ya había regresado y me contestaron que no.
Media hora después la princesa llegó en su carruaje, y yo fui a encontrarme con ella y le pregunté si algo malo le había sucedido. A lo cual ella respondió que los caballos se habían escapado y que ella se había asustado mucho y que en esos momentos pensó en mí. Sin embargo ella no había pronunciado mi nombre.
Y esto indicaría que el ser interno tiene una conciencia y facultades separadas de la conciencia externa, y aunque las dos son como una, sin embargo, el hombre interno puede ejercer funciones y enviar vibraciones sin que lleguen a la conciencia de lo externo.
Y el hecho de que ninguno de los sirvientes lo haya escuchado, a pesar de que ellos se encontraban lo suficientemente cerca para poder escucharlo si el sonido hubiera sido físico en lugar de ser astral, esto demuestra que escuchar mi nombre fue una experiencia subjetiva. »
(Occult Review, March 1907, p.138)
LAS FUENTES TELEPÁTICAS DE LAINSPIRACIÓN
« Y para terminar, la siguiente experiencia podrá parecer insignificante, pero para mí me parece muy instructiva ya que hace algunos años atrás mi amigo Hugo Wolf de Viena, el conocido compositor de música, me pidió que le escribiera el libreto de una ópera cómica.
Por lo que comencé este trabajo y después de haber terminado el primer acto, se lo leí a un caballero, el Dr. K quien vino a visitarme.
Unos días después me encontré de nuevo con el Dr. K  y él me dijo:
–      “Le aconsejaría que vaya esta noche al teatro Leopoldstadt donde están tocando su ópera”.
Así lo hice, y para mi gran sorpresa efectivamente descubrí que en ese teatro se estaba tocando una ópera cómica titulada “Madame Venus“, la cual era muy parecida a la pieza que yo estaba escribiendo. Las palabras no eran exactamente iguales pero la acción era idéntica y por consiguiente decidí tirar mi manuscrito al fuego.
Ahora bien, esto puede llamarse un caso de lectura inconsciente en la luz astral y sirve para demostrar que una persona puede ser considerada culpable de plagio, aunque en realidad sea inocente de ello, y tal cosa sucede con mayor frecuencia de lo que puede suponerse.
Se sabe que entre los poemas de Goethe hay uno que originalmente fue escrito por otro poeta y del cual Goethe no sabía nada.
Y también hay muchos inventos y descubrimientos que han sido realizados casi simultáneamente por diferentes personas desconocidas entre sí. Y algunos ejemplos de esto son la máquina de coser, el teléfono, y también el descubrimiento de ciertos planetas y satélites, etc.
Y de hecho H.P. Blavatsky también ha sido acusada de plagio, aunque estoy seguro de que ella nunca estuvo en posesión de los libros de los que se mencionó que ella había copiado. Simplemente ella tenía el poder de leer conscientemente los registros existentes en la luz astral, y esto yo lo comprobé muchas veces durante mis dos años de convivencia con ella.
Por lo que este caso puede proporcionar una pista para la comprensión de ciertos fenómenos que aún son un enigma para la ciencia psicológica.
Así por ejemplo cada vez que una persona que se encuentra en trance habla un idioma desconocido para ella en su condición normal, o discursos aprendidos sobre temas de los que no sabe nada, generalmente los científicos creen que esto se debe por haber oído de alguna manera o en algún lugar hablar de tales cosas y que estos recuerdos quedaron guardados en su memoria.
Y si una persona sin educación en un trance pronuncia un discurso en latín, y luego se descubre que esta persona ha escuchado aquí o allá algunas palabras en latín, se cree que el secreto fue explicado, por muy rebuscada que sea esta explicación.
¿No sería mucho más razonable buscar una solución en el hecho de que todo lo que tiene lugar en este plano físico impresiona y queda registrado y retenido en la “luz astral” que es el sensorio del mundo?
Y por consiguiente pueden reflejarse este conocimiento en mentes sensibles, capaces de recibir las vibraciones correspondientes. »
(Occult Review, June 1907, p.330-331)
Content Protection by DMCA.com

COMMENTS