Nibiru se halla más cerca del sol de lo que se pensaba

Nibiru se halla más cerca del sol de lo que se pensaba

    Las extrañas órbitas de unos diez objetos muy distantes sugieren que un noveno planeta, aún desconocido y muy ma

Perfectamente tallada, con más de 20 metros y 1.000 toneladas: El bloque de piedra más grande y antiguo del mundo hallada en Baalbek.
La policía británica podrá solicitar la ayuda de psíquicos en casos de personas desaparecidas
Cientos de Megatornados en el Sol Podrían Lanzar Plasma hacia la Tierra y Destruir Toda la Red Eléctrica

 

 

Las extrañas órbitas de unos diez objetos muy distantes sugieren que un noveno planeta, aún desconocido y muy masivo, se esconde dentro de los confines del Sistema Solar. Pero un poco menos de lo esperado inicialmente, según un nuevo trabajo de síntesis publicado a principios de este año.

El tiempo pasa pero el espejismo no se desvanece, o apenas se desvanece. Un noveno planeta orbitaría alrededor de nuestro Sol en los confines congelados del Sistema Solar, mucho más allá de la órbita de Neptuno. Y no estamos hablando aquí de los recurrentes y acalorados debates sobre el estado de Plutón, el antiguo noveno planeta que ha caído de su rango en 2006. No, estamos hablando de un planeta completamente nuevo, un objeto desconocido, tan masivo como distante. Dos estudios publicados a principios de este año confirmaron una vez más que la existencia de este hipotético “Planeta Nibiru” o “Planeta 9” era realmente muy plausible.

Hay que recordar desde el principio que esto nunca se ha observado, ni siquiera sigilosamente. Son las extrañas órbitas de unos diez objetos distantes del Sistema Solar, a veces muy inclinados, casi perpendiculares al plano de la eclíptica, o muy extendidos, la mayor parte del tiempo en la misma dirección, los que parecen traicionar la presencia de este gigante.

Fue en 2016 que Konstantin Batygin, un joven genio modelador, y Mike Brown, quien descubrió a Eris en 2005 que precipitaría la caída de Plutón, hicieron esta observación. Los dos investigadores de Caltech estimaron en ese momento que sólo hay una posibilidad entre 10.000 de que seis asteroides distantes se posicionen por casualidad en el mismo tipo de órbitas muy alargadas, todos estirados más o menos en el mismo lado.

El caso había hecho mucho ruido. Hay que decir que era la primera vez que un trabajo serio apoyaba esta hipótesis de un planeta “desaparecido”, escondido en la oscuridad. Este escenario de ciencia ficción estaba reservado hasta entonces a teorías esotéricas que evocaban la posibilidad de que un planeta, llamado Nibiruen este contexto, pudiera causar el fin del mundo al golpear la Tierra. Se han formulado muchas profecías a este efecto, pero nunca se han cumplido. Si realmente existiera, el misterioso “Planeta Nibiru” no representaría ningún peligro para nosotros, a priori.

Durante los últimos tres años, muchos científicos han estado estudiando objetos distantes orbitando estas inusuales trayectorias para verificar o refinar las predicciones de sus colegas. Actualmente existen entre 10 y 15 de estos asteroides (existen grandes incertidumbres en la trayectoria de algunos objetos, lo que explica este rango).

Batygin y Brown reanudaron sus cálculos a la luz de estos nuevos datos y publicaron sus resultados en febrero en The Astronomical Journal. Las posibilidades de que este curioso arreglo sea una mera coincidencia son ahora sólo de una en 500: “Esta probabilidad no es tan espectacular como la anterior, pero aún así es lo suficientemente pequeña como para ser intrigante”, dice Renu Malhotra, especialista en estos objetos distantes de la Universidad de Arizona. Según el propio Mike Brown, “este análisis no nos permite decir que Planet 9 existe con certeza, pero muestra que esta hipótesis tiene una base sólida.

En un segundo artículo de larga duración de más de 90 páginas (!) publicado la semana pasada en Physics Reports, escrito conjuntamente con dos investigadores de la Universidad de Michigan, Fred Adams y Juliette Becker, los dos astrónomos también han producido la síntesis más completa hasta la fecha sobre el planeta potencial. Por lo tanto, afinan algunas cifras. Podría estar entre 400 y 800 unidades astronómicas del Sol (una unidad astronómica define la distancia media entre la Tierra y el Sol y vale algo menos de 150 millones de km). Esto está un poco más cerca que las mil unidades astronómicas mencionadas en 2016. Su órbita será un poco más circular de lo esperado. Su excentricidad estaría entre 0,2 y 0,5 (una excentricidad de 0 correspondiente a un círculo, una excentricidad de 1 correspondiente a una parábola abierta).

En cuanto a su masa, sería entre 5 y 10 masas terrestres. Es un poco más pequeño de lo esperado. “Con cinco masas terrestres, el Planeta Nibiru se acercaría a la categoría de las superTierras que han sido descubiertas fuera del Sistema Solar”, dice Konstantin Batygin. “Es el eslabón perdido en la formación planetaria del Sistema Solar. En los últimos diez años, el rastreo de exoplanetas ha revelado que los planetas de este tipo son muy comunes alrededor de estrellas similares a nuestro Sol”. Si existe, Nibiru podría ofrecernos la ventana de observación más cercana de estos objetos.

Desde 2016, las campañas para tratar de detectar Planeta Nibiru han aumentado, pero es muy difícil determinar dónde está exactamente en su órbita, y por lo tanto determinar hacia dónde apuntar los telescopios. Sin embargo, estas nuevas estimaciones de distancia y tamaño sugieren que no llevará más de otros 10 años descubrirlo, si es que existe, por supuesto.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS