Físicos logran revertir el tiempo a escala cuántica

Físicos logran revertir el tiempo a escala cuántica

Físicos logran revertir el tiempo a escala cuántica   La física cuántica insiste en romper todos los paradigmas imaginables, incluy

Mercurio tiene un núcleo interno sólido: nueva evidencia
«Laniakea», nuestro colosal hogar en el Universo
La destrucción de un planeta, posible explicación del inquietante comportamiento de la estrella de Tabby

Físicos logran revertir el tiempo a escala cuántica

 

La física cuántica insiste en romper todos los paradigmas imaginables, incluyendo aquellos sobre los cuáles se cimienta nuestra existencia. Por ejemplo, la creencia de que el tiempo es algo lineal y homogéneo, y que es imposible revertir su curso.

Científicos del Instituto de Física y Tecnología de Moscú (MIPT) lograron revertir el tiempo en una computadora cuántica: un alucinante gadgetcuyos paradigmas son distintos a los de la computación clásica. Y es que se basa en el uso de cúbits de electrones en lugar de bits, lo que da pie a la creación de algoritmos de lógica cuántica.

¿Cómo lo hicieron?

Mediante el uso de estos cúbits, sometidos a las leyes de la mecánica cuántica, los investigadores pudieron retroceder el tiempo en un experimento que puede compararse con un video puesto en reversa: por ejemplo, de un jarrón que estalló en el suelo, pero que cuando el video está en reversa regresa a su lugar y a su forma original.

Un cúbit es una unidad de información descrita por un “uno”, un “cero”
o una “superposición” mixta de ambos “estados”.

Físicos logran revertir el tiempo a escala cuántica

Por la naturaleza del estudio, es complejo explicar ―o entender― exactamente cómo los investigadores pudieron revertir el tiempo. En la introducción al estudio, publicado en Scientific Reports, explican así las razones para llevar a cabo este experimento:

Develar el origen de la flecha del tiempo es una de los retos científicos por excelencia. En el marco de la física estadística, este problema ha estado inexorablemente asociado con la Segunda Ley de la Termodinámica, misma que establece que “la cantidad de entropía del universo tiende a incrementarse en el tiempo”. Queda por descubrir si la irreversibilidad del tiempo es una ley de la naturaleza o, por el contrario, puede ser burlado.

Por supuesto, la irreversibilidad del tiempo como una posibilidad real no es algo que pueda comprobarse sin una “máquina del tiempo”, y es ahí donde los científicos propusieron el uso de la computadora cuántica y sus algoritmos para lograr una dinámica de tiempo en reversa para un electrón.

El electrón se vio afectado por un patrón complejo de cambio entre “unos” y “ceros”. Pero un programa modificaba el estado de la computadora cuántica a tal grado que el electrón revertía su estado caótico y volvía a al orden, esto mediante operaciones que suponen las leyes de la termodinámica.

¿Qué es el tiempo entonces?

Partiendo de este hallazgo no sólo podemos cuestionar nuestra idea del tiempo, sino que, según los investigadores, estamos avanzando en el uso de las computadoras cuánticas. Esto difícilmente significará que podamos viajar en el tiempo, o por lo menos no será así en el futuro inmediato ―si es que podemos hablar de futuro―. Sin embargo, la computación cuántica podría impactar la vida cotidiana en algún momento, tanto como lo hizo ―y lo sigue haciendo― la computación clásica basada en la máquina de Turing.

No obstante, y más allá de la física, este estudio nos deja al borde del delirio filosófico. Porque no todos los días cuestionamos nuestra idea de tiempo, misma que suele estar muy apegada a la metáfora de la flecha que avanza unidireccionalmente, en sentido horizontal y sin poder detenerse. Esto, a su vez, nos lleva siempre a valorar el futuro por encima del presente o el pasado. Sin duda, la nuestra es una sociedad que vive pensando constantemente en “lo que podría ser” o “lo que será”.

Pero, ¿y si la física cuántica fuese nuestra excusa para pensar en otras temporalidades? No sólo en la posibilidad de revertir el tiempo, sino acaso pensarlo como algo multidimensional, y no solo rectilineo u homogéneo. Suena estimulante, ¿no crees? Y como algo necesario para dejar de vivir bajo imperativos de avance infinito o cuestiones por el estilo que nos tienen inmersos en una ansiedad colectiva.

Es, ni más ni menos, una excusa para detenernos un momento a respirar y experimentar el aquí y el ahora.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS