El arma secreta que los nazis fabricaron para su venganza y que acabó usando la NASA

El arma secreta que los nazis fabricaron para su venganza y que acabó usando la NASA

    EEUU ganó la carrera para apropiarse de los diseños y los científicos del temible proyecto V-2, que terminó impulsando su pr

Expertos quedan desconcertados por extraña roca con forma de OVNI que fue descubierta en las montañas de China.
Por qué se oculta los túneles del interior de la Gran esfinge de guiza?  
Los 10 proyectos más cool de DARPA

 

 

EEUU ganó la carrera para apropiarse de los diseños y los científicos del temible proyecto V-2, que terminó impulsando su programa espacial.

Era un arma con un potencial “nunca soñado” hasta entonces. Así describía en agosto de 1944 Hanson Weightman Baldwin, corresponsal de guerra del diario estadounidense The New York Times el V-2, el misil balísticousado por el III Reich en la Segunda Guerra Mundial. Era un arma que sólo estaba en posesión de los nazis. No dudaron en emplearla contra París, el Reino Unido y Bélgica.

Desarrollado por el ingeniero Wernher von Braun, el V-2 se llamaba así porque era la ‘Vergeltungswaffe-2′ o “el arma de la venganza 2”. Pero no pudo hacer honor a su nombre. El V-2 y su versión inicial (V-1) no impidieron el despliegue aliado. Este avance también tenía objetivos científicos y tecnológicos. Estadounidenses, británicos y franceses desde el oeste, y soviéticos desde el este, buscaron hacerse con los avances industriales logrados por el régimen de Adolf Hitler a medida que se adentraban en su territorio. El V-2 es el mejor ejemplo.

“Los aliados pensaban que había grandes cosas que aprender de los nazis en todos los aspectos industriales y tenían gran interés en ver cómo trabajaban”, cuenta a EL ESPAÑOL Douglas O’Reagan, historiador y autor del libro Taking Nazi Technology o “Tomando la tecnología nazi”. Se trata de un volumen que verá la luz próximamente gracias a la prestigiosa editorial estadounidense Johns Hopkins University Press. La portada del libro muestras dos de los V-2 despegando.

De no haber existido esas expectativas en los aliados, Leslie Groves, comandante del Proyecto Manhattan -la iniciativa estadounidense que daría lugar a la producción de la primera bomba atómica– no habría mandado al frente una misión científico-militar en 1944 para recoger información sobre el avance científico alemán, según han contado recientemente Timothy Koeth y Miriam Hiebert en la publicación especializada Physics Today. O’Reagan no es ajeno a estas investigaciones.

“Los nazis pensaron que era demasiado difícil elaborar una bomba atómica. Fue algo que estudiaron, pero creyeron que necesitarían demasiado material para fabricarla. Hasta que los científicos alemanes responsables de esa investigación no estuvieron en manos de los británicos y estadounidenses, no supieron que podían hacerse este tipo de bombas”, cuenta el autor.

Pese a que los aliados se interesaron muy especialmente por saber qué tipo de tecnología militar tenían los nazis entre manos, lo cierto es que el III Reich contaba con un gran atractivo industrial para países como Estados Unidos o el Reino Unido. Así, una de las primeras cosas que hicieron los aliados al llegar a Berlín fue “ir donde estaban las patentes y copiar los registros para enviarlos a Estados Unidos”, según O’Reagan.

El historiador Douglas M. O’Reagan.

“Las tecnologías de las nazis que se apropiaron los aliados fueron mucho más allá de la tecnología aeroespacial y aeronáutica, que son sobre las que más se suele hablar. En realidad, tomaron avances tecnológicos del III Reich que iban desde cómo hacer mejor los relojes de muñeca hasta tecnología para la pesca, la fabricación de herramientas o la construcción e incluso para la industria juguetera”, abunda este historiador.

La mayor transferencia de tecnología

O’Reagan, que además de historiador es asesor en la consultora Analysis Group, una firma con sede en Boston, ha pasado los últimos años estudiando lo que significó a nivel científico y tecnológico la derrota del III Reich. Vencidos los nazis, según sus términos, ocurrió “la mayor tentativa de la historia de transferir tecnología de un país a otros”. En esa operación, el Reino Unido puso a trabajar a no menos de un millar de investigadores que se interesarían por estudiar los avances alemanes en todas las ramas industriales.

Estados Unidos haría lo propio con no menos de 500 hombres, según las cuentas de O’Reagan. A ellos se les debe, por ejemplo, que la tecnología de grabación magnetofónica alemana, un avance que llegó de la mano de la Sociedad General de Electricidad (AEG, por sus siglas en alemán), se convirtiera en el estándar para la radio británica y estadounidense.

O’Reagan concede que “los británicos estuvieron mejor organizados que los estadounidenses” en esta labor, llegando a contar con una “comisión industrial” encargada de hacerse con tecnología alemana. “En Estados Unidos, gobierno y organizaciones industriales trataron de mandar a Alemania ingenieros o técnicos de empresas que pudieran permitir el viaje a uno de sus trabajadores hasta Europa. Era gente con un perfil científico, en ningún caso se trató de CEOs de empresa. Tenía que ser gente que pudiera comprender la tecnología y poder escribir un informe razonablemente bien”, plantea el historiador.

Estados Unidos, sin embargo, fue el país donde mejor pudieron seguir trabajando los científicos del III Reich. Más de uno se ofreció con éxito para trabajar bajo bandera estadounidense. Von Braun es uno de los ejemplos más conocidos. “Cuando los estadounidenses, al frente de los aliados,invadieron Alemania, tomaron las instalaciones donde se habían construido el V-2 y el V-1. Se hicieron con tantos documentos como pudieron, incluidas máquinas y restos de los misiles, mandándolos cuanto más lejos del frente mejor, pues querían evitar que los soviéticos tuvieran acceso a esa tecnología”, explica.

Tropas nazis desplegando una V-2 para su lanzamiento. Parku Historycznym Blizna / Wikimedia Commons.

“Poco después Werner von Braun, el jefe de la unidad de desarrollo de los misiles alemanes, se pensó con quién iría y eligió Estados Unidos. Él y su equipo, cuando fueron encontrados por las tropas estadounidenses, ofrecieron sus servicios”, añade el autor de Taking Nazi Technology.

De ‘padre’ del «arma de la venganza» a la NASA

Washington no se privó de la materia gris del ‘padre’ de las “armas de la venganza” nazi. Von Braun acabaría nacionalizado estadounidense y trabajando para la NASA. Después haría carrera en el sector privado y difundiría cuanto pudo su mensaje sobre la importancia del desarrollo espacial. Por detrás quedaron británicos y franceses, cuyos países lograrían, por su cuenta y con mayores dificultades, el desarrollo de las tecnologías que dominaba Von Braun.

“Los británicos pidieron acceso científico al material de los V-2 encontrados por los estadounidenses, que no ofrecieron mucha ayuda. Los franceses tuvieron acceso a prototipos de V-2 y también fragmentos, porque algunos se probaron o se lanzaron en Francia cuando estaba ocupada”, expone O’Reagan.

Por su parte, “los soviéticos llegaron a zonas de Alemania donde se habían estado produciendo estos misiles y, aunque los estadounidenses ya habían cogido el material más importante, se hicieron con muchas máquinas que no pudieron ser desmanteladas”, comenta este historiador. Esto también explica que la Unión Soviética pudiera medirse a Estados Unidos en unas carreras espacial y armamentística que acabaría perdiendo.

La Unión Soviética también se caracterizó por sus cuestionables métodos a la hora de incorporar la tecnología de la Alemania nazi. En la famosa Operación Osoaviakhim, el 22 de octubre de 1946, las tropas soviéticas y comandos de las fuerzas de seguridad secuestraron cerca de 3.000 científicos, ingenieros, técnicos y especialistas alemanes que junto a sus familias, fueron obligados a viajar ese día con dirección a tierras soviéticas.

“Fue algo organizado de un día para otro, algunos fueron invitados a fiestas y se le explicó allí mismo que no volverían esa noche a sus casas. Lo harían, muchos años después, porque la Unión Soviética necesitaba ser reconstruida en muchos aspectos por lo mucho que había sufrido durante la guerra”, recuerda O’Reagan. El pasado nazi que pudieran tener estos científicos poco importó en Washington y Moscú, dos capitales destinadas a enfrentarse durante décadas en la Guerra Fría.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS