Leyenda de dos almas errantes.

Leyenda de dos almas errantes.

El colegio de Nicolás Bravo
Adze: vampiresas de África
Tornit: la extraña raza no-humana de Alaska

Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años , allá por el siglo II a.c , vivía un joven y apuesto guerrero del ejército romano.Era muy conocido en la región dada su valentía y su gran valía en el campo de batalla . Era admirado por casi todos y envidiado o temido por muchos.

A la vuelta de una de sus batallas conoció a una joven y humilde romana de la cual se enamoró perdidamente . Durante un tiempo vivieron su amor en secreto , aprovechando que ella iba cada día a recoger agua a una fuente del pueblo. Hasta que un día decidio presentarse en casa de la joven y pedir su mano.


Y no fue hasta el día de la boda cuando consumaron su amor y mirándose a los ojos se hicieron la promesa mutua de amarse eternamente, pasara lo que pasara.
Eran felices juntos hasta que un buen día volvieron a llamarlo para que se presentara a la máxima brevedad posible en el campo de batalla.

Cogió su armadura, su escudo y antes de subir a su caballo para partir, se aproximo a su esposa, la cogió del rostro y mirándola a los ojos le dijo:«Recuerda que por muy lejos que esté mi alma y me pensamiento te acompañan siempre. Recuerda que te amare por toda la eternidad»

Ella con lágrimas en los ojos le respondió:«Te prometo que pase el tiempo que pase y estés cerca o lejos mi alma y mi cuerpo te pertenecen. Te amaré hasta el fin de mis días».

El poso un beso en sus labios y acto seguido subió a su caballo dirigiéndose a la batalla, una batalla de la cual no volvió. Cuando llevaron su cuerpo sin vida fue su mujer la que le lavo las heridas y lo vistió con sus mejores galas pero justo después del funeral y liberada de la presión de la gente, se fue apagando como una vela. Una mañana amaneció muerta , según cuentan de tanta tristeza.

Según cuenta la leyenda durante siglos se han ido encontrando a través de otros cuerpos , pero sus espíritus son capaces de reconocerse. Pero estos amantes están condenados a no vivir su amor con plenitud, pues cada vez que se encuentran el destino tiende a separarlos trágicamente. El día que puedan zanjar lo que tienen pendiente, en la vida que puedan amarse con total plenitud , sus espíritus serán liberados, mientras tanto están condenados a buscarse por toda la eternidad.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS