¿Qué es la Exosociología? una posible interacción con extraterrestres en el futuro

¿Qué es la Exosociología? una posible interacción con extraterrestres en el futuro

¿Está la humanidad sola en el universo? ¿Hay alguna posibilidad de encontrar inteligencias extrañas más allá de la Tierra? ¿Y qué significaría ese con

Doggerland, la ATLÁNTIDA SUMERGIDA frente Reino Unido que SUMERGIÓ EL DILUVIO
Llueven tóxicos. Glifosato y Atrzanina en aguas de lluvia
Fotografiado desde la ISS un «Enorme Anomalia» con un diámetro de 5.000 kilometros

¿Está la humanidad sola en el universo? ¿Hay alguna posibilidad de encontrar inteligencias extrañas más allá de la Tierra? ¿Y qué significaría ese contacto para el futuro de la humanidad? Estas son las preguntas que están en el corazón de la última subdisciplina de las ciencias sociales, la exosociología.

Exosociología: cómo sería el contacto extraterrestre

Escenarios para el primer contacto con inteligencia extraterrestre

Desde finales del siglo XIX, conocemos extraterrestres de la ciencia ficción. En las últimas dos décadas, el tema se ha vuelto cada vez más relevante para la ciencia. Esto se debe principalmente a los descubrimientos de gran alcance de la astrofísica y la astrobiología emergente: hoy sabemos que nuestra galaxia está repleta de planetas, y muchos de estos llamados exoplanetas rodean su estrella de origen a una distancia que se encuentra después de nuestra temperatura de superficie Las normas terrenales para el desarrollo de la vida parecen apropiadas. Además, hoy está claro que la vida terrenal se ha asentado incluso en las áreas más inhóspitas de nuestro planeta: una vez creada, la vida es obviamente extremadamente robusta y adaptable.
Ambos hallazgos, junto con varias consideraciones teóricas, han convencido a muchos científicos de que la vida simple pero compleja podría existir en muchos lugares del universo. Esto sugiere la posibilidad de que la vida inteligente no solo haya surgido en la Tierra, por lo que no somos la única civilización en el universo. Esto, a su vez, plantea inmediatamente la cuestión de si algún día podremos entrar en contacto con la inteligencia extraterrestre. En este punto del pensamiento científico sobre los extraterrestres, la responsabilidad exclusiva de las ciencias naturales termina. Además, las disciplinas de las ciencias sociales y culturales están en demanda aquí, a saber, aquellas
Hace décadas, pioneros como el radioastrónomo soviético Samuil Aronovich Kaplan y el sociólogo estadounidense Jan H. Mejer reflexionaron sobre el papel de las ciencias sociales en la exploración de civilizaciones extraterrestres. Pero es solo debido a los avances científicos en el conocimiento que la exosociología, como fue el tema de sus deliberaciones en ese momento, puede ofrecer buenas razones para invertir tiempo y recursos financieros para investigar esta pregunta: hoy parece concebible, algunos incluso piensan, que la humanidad podría haber terminado. Tarde o temprano, entrará en contacto con civilizaciones extraterrestres. En consecuencia, el pronóstico socio-científico es la tarea de desarrollar escenarios para un «caso de casos» de este tipo, que no tiene que hacerse realidad en las próximas décadas, pero podría hacerlo.
La metodología para esto es proporcionada por la futurología científica, la futurología, un programa de ciencias sociales que surgió a mediados del siglo XX. Desde entonces, han surgido métodos como la simulación por computadora, la encuesta Delphi y el análisis de escenarios para hacer declaraciones sobre el desarrollo futuro de una sociedad o incluso de toda la civilización humana.
La exosociología se refiere a esta tradición de investigación cuando plantea la cuestión de qué cambiaría para nosotros en la tierra, cuando obtuvimos el conocimiento cierto de que la humanidad no está sola en el universo. Dado que, según todo lo que sabemos hoy, ese «primer contacto» aún no se ha producido, al menos en tiempos históricos, esta es inicialmente una pregunta hipotética. Como parte de la investigación de futuros , se está investigando como un evento denominado comodínTales eventos se caracterizan por el hecho de que la probabilidad de que ocurran es, en última instancia, baja, pero en el caso de que deban tener un impacto masivo en todas nuestras vidas. Dichos eventos generalmente se analizan metódicamente en la forma de un análisis de escenario en el que se examinan comparativamente varios futuros posibles. 
A continuación, realizaremos un análisis de este escenario para el evento de comodín del primer contacto de la humanidad con una civilización alienígena. Se distinguen tres escenarios básicos que difieren en la forma en que ,como se hace este contacto. 

Modelo de señales

El escenario de la señal sigue siendo la base de la mayoría de los programas SETI, con los que los radioastrónomos buscan civilizaciones extraterrestres. Se supone que los radiotelescopios capturan señales del espacio que son de origen artificial. A partir de los parámetros técnicos del programa, se puede desarrollar la distancia aproximada del transmisor y, probablemente, también aprender algo sobre sus capacidades técnicas.

Si la señal se modula de manera tal que sugiera un mensaje de contenido, surge la pregunta de si podemos descifrar este mensaje. Puede o puede ser que no entendamos, o incluso nunca entendamos, el contenido del programa durante mucho tiempo. Entonces no sabemos más que eso hace mucho tiempo, la distancia del lugar de origen de la señal de la Tierra marcada por la velocidad fija de la luz siempre una diferencia de tiempo correspondiente, había otra civilización tecnológica en algún lugar de nuestra galaxia.

Una mayor distancia del transmisor a la Tierra empujaría al evento lejos del sistema de relevancia humana. Una señal de, por ejemplo, 5,000 (luz) años de distancia afectaría principalmente los subsistemas científico, filosófico y religioso de la tierra, ya que destruiría las suposiciones prevalecientes sobre la posición de la humanidad en el cosmos. Sin embargo, sería irrelevante para la vida de las personas y su conciencia cotidiana. En primer lugar, sin duda crearía un gran interés público y las correspondientes discusiones en los medios de comunicación. No obstante, debido a la imposibilidad de un diálogo inmediato, cada señal tardaría milenios en alcanzar su objetivo. Sin embargo, el interés general en el tema debería volver a disminuir rápidamente. Ciertamente, se establecerán varios programas científicos para extraer la máxima información de las señales recibidas. En este contexto, también podría esperarse que la búsqueda adicional de formas de vida extraterrestres cuya existencia ahora se podría estar segura experimentaría, al menos en el mediano plazo, un impulso significativo. Esto se reflejaría, por ejemplo, en la financiación pública de la investigación apropiada.

Se vería un poco diferente si la señal procediera del vecindario cósmico inmediato de la tierra. Es probable que un umbral de distancia socio-psicológica esté en el rango que corresponde al horizonte de vida útil de nuestra propia especie, es decir, 50 o un máximo de 100 (luz) años. Dentro de esta distancia, las civilizaciones extranjeras serían percibidas cognitiva y emocionalmente como «vecinos accesibles». Por un lado, las consecuencias de una señal de origen cercano podrían existir en los esfuerzos nacionales e internacionales para realizar un diálogo o incluso un contacto directo a través del viaje espacial. Sin embargo, es probable que los temores sobre las consecuencias del contacto en la población terrestre aumenten con la disminución de la distancia. Una señal desde una distancia comparativamente corta sería tanto la individual como la colectiva,

En general, nuestra evaluación de este escenario es que cuanto más alejado esté el remitente de la señal recibida y cuanto más persista el intento de descifrado del contenido transmitido, más rápido será el interés público en el evento y menor será el impacto cultural a medio y largo plazo del evento. tierra. Se excluirían solo aquellas disciplinas científicas que estén directamente relacionadas con la decodificación de posibles contenidos y la búsqueda de más señales. Es probable que los efectos tecnológicos y económicos tengan un primer contacto de este tipo solo si, contrariamente a todas las probabilidades, debería ser posible descifrar los contenidos lingüísticos de la señal. Probablemente que el evento desencadenaría desarrollos en el ámbito filosófico y religioso-espiritual. Sin embargo, es probable que la mayor influencia fuera de las ciencias se encuentre en el campo de la representación artística y cultural (de los medios de comunicación): se espera que surjan muchas novelas, películas y series de televisión nuevas cuyo argumento tomará su punto de partida en la recepción de señales extraterrestres. Sin embargo, es poco probable que la vida cotidiana real de los humanos cambie.

Escenario artefacto

El escenario de artefactos supone que un día, en nuestro sistema solar, o incluso en la Tierra misma, nos encontraremos con el legado material de una civilización extraterrestre, como una nave espacial.

Si bien el origen extraterrestre de un artefacto ya se podía deducir de la localidad, la cuestión de la naturalidad o la artificialidad de un objeto correspondiente podría volverse más enfática a medida que las capacidades técnicas de la cultura original se extendieran más allá de las de la tierra. Es posible concebir objetos de tal extrañeza que no solo todos los métodos de investigación técnica conocidos hoy en día fallan, sino que la clasificación «artificial» o «natural» podría permanecer dudosa durante mucho tiempo. Actualmente estamos experimentando esto en Oumuamua, un objeto celeste interestelar descubierto en octubre de 2017, el primero de su tipo que actualmente cruza nuestro sistema solar.

Una clasificación segura es particularmente difícil si el objeto encontrado no tiene símbolos reconocibles para nosotros, los humanos. E incluso si se pueden encontrar «inscripciones» extrañas, el escepticismo con respecto a su descifrado es apropiado: incluso en las culturas humanas, la interpretación de un guión desconocido hace que la ciencia sea una tarea casi imposible, siempre que no haya fuentes de referencia. Incluso la rica decoración simbólica de un artefacto encontrado no proporcionaría ninguna información sobre las estructuras de pensamiento o los motivos de los «autores» extraterrestres. Por lo tanto, las consecuencias terrenales resultarán principalmente del hecho de encontrarse a sí mismo.

La magnitud de los efectos culturales de tal descubrimiento dependería principalmente de dos factores: por un lado, una posible determinación de la edad pondría un objeto encontrado en el horizonte temporal humano o, por el contrario, fuera de él. Una edad estimada de 100 años tendría un significado completamente diferente aquí que uno en diez millones de años. En el primer caso, nos enfrentaríamos a «vecinos temporales» inmediatos que podrían conocer la existencia de una civilización en la tierra. En el último caso, sin embargo, todas estas consideraciones serían superfluas. Por otro lado, el objeto extraño llevaría a la especulación sobre la naturaleza de su (s) función (es) y ciertamente también sobre su funcionalidad actual. Esto conllevaría una serie de preguntas prácticas serias después del descubrimiento: ¿debería el objeto permanecer lo más intacto posible o debería ser investigado científicamente de manera sistemática? ¿Puede y debe ser transportado a otro lugar, posiblemente incluso desde el espacio a la tierra? ¿Debe ser manipulado de alguna manera o incluso descompuesto, si esto es posible con nuestros medios terrenales? Todas estas son preguntas para las cuales no existen regulaciones internacionales. ¿Si esto es posible con nuestros medios terrenales? Todas estas son preguntas para las cuales no existen regulaciones internacionales. ¿Si esto es posible con nuestros medios terrenales? Todas estas son preguntas para las cuales no existen regulaciones internacionales.

Si comenzamos con el descubrimiento de uno o más artefactos extraterrestres en un asteroide no muy remoto, las consecuencias del descubrimiento, si fuera público, serían significativas para la visión del mundo de la población, al menos en las sociedades occidentales. Una explosión cultural más fuerte en comparación con el escenario de la señal resultaría del hecho de que el mensaje «Somos nosotros» estaría dominado científica y psicosocialmente por un mensaje «estuvimos aquí».  Tal hallazgo también probaría que las distancias interestelares también se pueden salvar con la tecnología espacial.

El descubrimiento de un artefacto extraterrestre en nuestro sistema solar atraería un gran interés no solo en el mundo científico sino también en el público en general. Una consecuencia práctica inmediata puede ser que las naciones espaciales y las corporaciones espaciales hagan grandes esfuerzos para descubrir más artefactos extraterrestres en el sistema solar. Los recursos utilizados revolucionarían la exploración del sistema solar en general: asumimos que un descubrimiento de este tipo en el sistema solar, independientemente de cualquier detalle concreto, daría fuertes impulsos a los no tripulados, tal vez incluso para el vuelo espacial humano, de modo que El descubrimiento podría marcar el comienzo de una fase intensa de exploración científico-técnica de nuestro sistema solar.

Las consecuencias a medio y largo plazo de este hallazgo en los diversos subsistemas sociales dependen de varios factores: El interés público y las consecuencias de la psicología de masas están influenciados principalmente por la edad del objeto y su posible funcionalidad: cuanto más joven y más funcional es el objeto. , más interés, pero también la preocupación colectiva debe desencadenar el hallazgo. Entonces surgió la pregunta: ¿algún día los extraños volverán a nuestro sistema solar? En el plano económico, por otro lado, sería decisivo si se pudiera obtener aquí información tecnológicamente utilizable. Si este no fuera el caso, solo las empresas relacionadas con el espacio deberían beneficiarse de la concientización pública y el interés político en otros artefactos. Políticamente, a su vez, cuanto menos clara sea la propiedad objetiva y cuanto mayor sea la ganancia tecnológica potencial atribuida a una evaluación del artefacto, más explosivo será el descubrimiento. Además, el hecho de que las inteligencias extraterrestres hayan visitado nuestro sistema solar antes puede influir fuertemente en la agenda global a medio y largo plazo. Debido a la posibilidad de que un actor extraterrestre tecnológicamente avanzado con motivos desconocidos en el sistema solar recupere la distribución anterior de poder en la Tierra detrás de nuevos signos. En el peor de los casos, el nuevo actor, debido a su tecnología superior, podría reclamar un monopolio de poder que los estados nación terrenales no tendrían que contrarrestar.

Escenario de la reunión

En el escenario de encuentro, una nave espacial extraterrestre aparece en el espacio cercano a la Tierra, que, debido a sus maniobras de vuelo u otras acciones, puede suponerse que está controlada por una inteligencia biológica o artificial. Lo que se entiende por «espacio cercano a la Tierra» es probable que esté sujeto a cambios técnicos y culturales significativos. Interpretamos esto como la parte del espacio que puede ser alcanzada por sondas espaciales humanas o incluso naves espaciales, o al menos podría alcanzarse en un futuro próximo; A principios del siglo XXI, es probable que sean partes importantes de nuestro sistema solar. Hasta qué punto se acerca el objeto extraño, la Tierra tendría un impacto significativo en su percepción y en el grado de implicaciones psicosociales y culturales en la Tierra: cuanto más se acerca a la Tierra, lo más amenazante sería probablemente percibido. La pregunta, sin embargo, si es un contacto con una forma de vida biológica o los emisarios de una civilización mecánica, sería menos relevante, sobre todo porque debería permanecer sin explicación durante mucho tiempo.

El escenario de encuentro difiere analíticamente en un punto central de todas las demás situaciones de primer contacto: aquí se trata de una situación interactiva y altamente compleja, en la que hay otro actor además de los humanos: una inteligencia extraterrestre, a lo largo del mundo. Al principio no sabemos nada, y sus motivos e intereses no pueden deducirse fácilmente de sus acciones observables externamente.

Por esta razón, no son posibles las predicciones sobre las acciones de los extraños, ni sobre las reacciones a las actividades humanas ante la nueva situación para nosotros. Simplemente no podemos saber lo que realmente sucedería en una reunión de este tipo. Esto significa analíticamente: uno de los actores involucrados sigue siendo, en el pronóstico, una cantidad desconocida.

El factor central para el pronóstico de las consecuencias terrestres de tal evento no son, por lo tanto, las acciones y reacciones de los extraños, sino su interpretación por parte de nosotros, los humanos.

Debemos tener en cuenta que ya conocemos más o menos bien los escenarios de contacto correspondientes de la ciencia ficción. El primer contacto como evento ficticio se ha jugado culturalmente muchas veces y ha dejado su huella en el pensamiento colectivo, tanto en sentido positivo como negativo. Lo positivo de esto es que las personas no se enfrentan a un contacto tan reciente con una situación completamente «inimaginable». Por otro lado, la tendencia podría ser fatal para transferir los patrones de interpretación del contexto ficticio a los eventos reales debido a la falta de conocimiento relacionado con la realidad, por ejemplo, en la forma de

Sociológicamente, el escenario de encuentro puede describirse como una forma radical de contacto cultural asimétrico. Conocemos tales contactos en diferentes variantes de la historia humana: situaciones en las que una cultura en su propio territorio recibió «visitas» de miembros de una civilización humana completamente extranjera. Los contactos culturales asimétricos se caracterizan por el hecho de que en la reunión ambas partes asumen una considerable brecha de poder entre los participantes. En el pasado, este supuesto solía ser el resultado del hecho de que un lado se enfrentaba con los extranjeros en su propio territorio; por lo tanto, algunos eran los «descubridores» activos, los otros los «descubiertos» pasivos. Para los «descubridores», el descubrimiento a distancia de su propia patria demostró su propia superioridad, mientras que el «descubierto» según el hecho, en su propio hábitat para ser confrontado con extraños, su inferioridad. Históricamente, las diferencias en el estado de la tecnología de viaje han sido interpretadas por muchos como un signo de superioridad o superioridad general. Como demuestran las investigaciones sistemáticas, este tipo de encuentros amenazan la identidad cultural y, a menudo, la existencia física de las civilizaciones así descubiertas de manera considerable. Históricamente, las diferencias en el estado de la tecnología de viaje han sido interpretadas por muchos como un signo de superioridad o superioridad general. Como demuestran las investigaciones sistemáticas, este tipo de encuentros amenazan la identidad cultural y, a menudo, la existencia física de las civilizaciones así descubiertas de manera considerable. Históricamente, las diferencias en el estado de la tecnología de viaje han sido interpretadas por muchos como un signo de superioridad o superioridad general. Como demuestran las investigaciones sistemáticas, este tipo de encuentros amenazan la identidad cultural y, a menudo, la existencia física de las civilizaciones así descubiertas de manera considerable.

Cuando transferimos la experiencia de los contactos culturales terrenales a un escenario de reunión, la asignación de roles es clara: los humanos seríamos «descubiertos», los alienígenas el «descubridor». En cualquier caso, dado que la humanidad de hoy parece estar lejos de explorar sistemas solares alienígenas, deberíamos enfrentarnos a una discrepancia mutuamente evidente entre las capacidades técnicas de las civilizaciones involucradas, en detrimento de la humanidad. 

Comparado con los otros dos escenarios, este caso se caracteriza por tres peculiaridades: primero, las consecuencias culturales graves pueden ocurrir muy rápidamente, en segundo lugar, afectan de manera similar a varios subsistemas sociales, y en tercer lugar, el actor central y sus interacciones son, en términos pronósticos, en gran parte un vacío , La aparición de un misil controlado por una inteligencia extraterrestre cerca de la Tierra debería, inmediatamente después de que el descubrimiento se haga público, llevar a graves implicaciones psicológicas, económicas, religiosas y políticas de masas, de las cuales no todas, pero es probable que muchas sean de naturaleza negativa. 

¿Debemos prepararnos para el contacto?

Los astrónomos estadounidenses Thomas Kuiper y Mark Morris ya habían señalado en 1977 en su contribución a la investigación de SETI sobre las graves consecuencias del contacto con extraterrestres. No es una exageración llamar a este contacto inicial uno de los eventos más incisivos de la historia humana, especialmente en términos científicos y filosóficos, una vez más desde que la Era de la Ilustración, la humanidad, en su autopercepción, salga del centro del universo (imaginario). Sin embargo, en lo que respecta a la influencia en la vida cotidiana de los seres humanos, creemos que esta tesis debe ser relativizada. Pensamos que en esta forma fuerte ella es exclusivamente para un encuentro directo. Solo en este caso, el conocimiento seguro de la existencia de inteligencia extraterrestre ingresa directamente en nuestro pensamiento y acción cotidianos, y afecta a la política, la economía, la religión, etc.

Sin embargo, los resultados del análisis de escenarios también son motivo de preocupación en los otros casos examinados: se pueden imaginar situaciones en las que el contacto con inteligencia extraterrestre plantea riesgos significativos para la humanidad en su conjunto. En el mejor de los casos, este contacto es un evento económico e ideológico perturbador, en el peor de los casos puede conducirnos a una guerra importante o, en el caso del escenario de encuentro, en condiciones desfavorables, incluso a la aniquilación de la humanidad por una inteligencia técnicamente superior. Por lo tanto, la pregunta es demasiado legítima si, y de ser así, cómo se pueden prevenir las consecuencias negativas. ¿Se pueden tomar medidas hoy, ¿Para reducir los posibles efectos adversos del primer contacto y hacer más probables las posibles consecuencias favorables? Estimar esto y proponer medidas concretas es sin duda una de las tareas futuras más importantes de la exosociología.

En la investigación de desastres, la importancia de un evento se juzga por dos factores: su probabilidad de ocurrencia y el alcance de sus consecuencias negativas. Si el contacto con una inteligencia extraterrestre en el peor de los casos podría llevar a efectos culturales devastadores y una escalada militar en conflicto con los alienígenas, amenazando la extinción de la humanidad, la probabilidad del primer evento de contacto puede ser casi arbitrariamente pequeña, sin El riesgo general se vuelve insignificante. No planear para tales casos sería irresponsable. La ignorancia de esta pregunta hoy expuesta por partes de la ciencia, por el público y por las instituciones políticas nacionales e internacionales funciona como una opción para la acción solo porque no hay signos evidentes de la existencia de inteligencias extraterrestres. Sin embargo, esta estrategia se vuelve repentinamente precaria en el momento en que se acumula evidencia de vida inteligente fuera de la tierra o incluso el primer evento de contacto ocurre de manera notoria. Por lo tanto, en función de nuestro análisis de escenarios, recomendamos encarecidamente una preparación sistemática para el contacto inicial, que debe basarse en cinco principios rectores:

Primero , la búsqueda de inteligencias extraterrestres es una investigación de alto riesgo cultural cuyos beneficios y riesgos deben discutirse abiertamente.

En segundo lugar, dado que este es un riesgo global para la sociedad en su conjunto, este debate no debe dejarse en manos de la comunidad científica, especialmente en disciplinas que, como la radioastronomía, se combinan con el tema de intereses particulares.

Tercero , el público y los responsables políticos deben estar informados sobre esta investigación y sus posibles consecuencias, al menos lo suficiente como para tomar decisiones racionales sobre las regulaciones legales y demarcaciones.

Cuarto, dado que es probable que todos los escenarios de primer contacto concebibles tengan implicaciones globales, el cuarto problema corresponde principalmente a las instituciones internacionales. Las regulaciones y políticas legales deberían implementarse preferiblemente a nivel de la ONU.

Para minimizar los efectos negativos, el primer contacto en todas sus variantes probables debería, en quinto lugar, serobjeto de investigación de seguridad y ser considerado como un evento de perturbación extraordinario en los planes de control civil y de control de desastres.

Nadie sabe hoy con seguridad si la vida ha cobrado vida fuera de la tierra, y ciertamente no si otros seres inteligentes se han desarrollado en la inmensidad del universo. No hay ninguna razón científica para excluir esta posibilidad. Y en vista del tamaño increíble del universo, parece muy probable que haya una multitud de civilizaciones extraterrestres además de la civilización terrenal. Cuanto más sepamos sobre el universo y más avanzamos en el cosmos a través de nuestras propias actividades de investigación, más probabilidades hay de que nos enfrentemos a esas civilizaciones, sus señales o legados. Prepararnos para ello como sociedad mundial parece imperativo.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS