Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones?  La aparición de aterradoras siluetas en los dormitorios es uno mi

El Mito de la Caverna de Platón
La patente desclasificada de NASA para crear un sol artificial
Quetzalcóatl, Kukulcán, Viracocha, Votan, Gucumatz

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

La aparición de aterradoras siluetas en los dormitorios es uno misterios más intrigantes desde épocas muy antiguas. La típica figura humana amenazante al pie de la cama se ha convertido en el terror de quienes han sufrido esta experiencia. ¿Cuál es el origen de estas presencias? ¿Cuál es la explicación de la ciencia?

Gente sombra

La Gente Sombra (Shadow People) también llamados Hombres Sombra, es un fenómeno sobrenatural que aún no tiene una explicación definitiva. Las apariciones de estos seres también llamados Hombres Sombra se encuentran documentadas desde hace siglos, y la mayoría de los relatos las describen como siluetas humanoides oscuras, sin que se les pueda distinguir el rostro.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

Crédito: casfotoarda/Fotolia

Para los testigos estas presencias intimidantes parecen no tener un cuerpo físico sino algo vaporoso, con movimientos desarticulados y capaces de desplazarse a través de las paredes. Pero lo verdaderamente aterrador de estos encuentros es que pueden desencadenar en ataques violentos, dejando a la víctima afectada psicológicamente que les impide conciliar el sueño. En los últimos años ha habido un incremento de estos casos, que pueden comprobarse en los foros relacionados a los temas sobrenaturales.

La descripción más frecuente de los hombres sombra es que son siluetas oscuras semi-traslúcidas que poseen cierto grado de inteligencia, pero que no son atravesados por la luz. Estas sombras no tienen un tamaño determinado porque pueden fluctuar entre 1.80 a 2.10 metros, pero también se han reportado siluetas del taño de un niño.

Se cree que estas apariciones ocurren en lugares donde existen conflictos, depresión o cualquier otra emoción negativa. Estos seres son atraídos para alimentarse de la energía de sus víctimas, quienes al día siguiente despiertan totalmente agotadas.

El Hombre del Sombrero

El Hombre del Sombrero (Hat Man) es otro ser cuya presencia está estrechamente relacionada a los Hombres Sombra. En muchos reportes su aparición ha sido precedida por estos últimos, como si actuaran coordinadamente para dejar a la víctima lo suficientemente aterrorizada antes de cederle la posta. Una de las principales diferencias del Hombre del Sombrero con respecto a los Hombres Sombra es que generalmente no toma la forma de una silueta oscura, sino que pueden verse detalles de su ropa o su rostro. Suelen describirlo como una persona muy alta con el rostro cadavérico, casi oculto con un gran sombrero.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

En algunas ocasiones han sido vistos con unos ojos rojos. Las víctimas suelen quedar paralizadas del terror sin poder siquiera gritar, y se cree que lo que busca este ser es succionarles la energía vital liberada durante el pánico. El verdadero peligro de esta vampirización energéticaes que los afectados pueden quedar muy debilitados, y la frecuencia en las visitas podrían poner en riesgo la vida de la persona. Los testigos coinciden que la presencia induce a un miedo indescriptible y que es percibida como la personificación del mal.

Posible Origen del Hombre del Sombrero

La descripción del hombre del sombrero coincide en casi todos los reportes de quienes han tenido un encuentro con esta presencia. Algunos antropólogos atribuyen la coincidencia a un arquetipo que se encuentra en el inconsciente colectivo de las personas, que las asocian con la apariencia del personaje Freddie Krueger de la película «Pesadilla en Elm Street» estrenada en 1984. Esta hipótesis es absurda porque los avistamientos del hombre del sombrero se remontan a épocas muy antiguas.

El investigador Miguel Pedrero, director adjunto de la revista Año Cero, una de las publicaciones de temas de misterio más influyentes de España, nos ofrece una teoría mucho más interesante. Dentro de las creencias que conforman el mundo del Vudú haitiano, el Barón Samedi es considerado un loa, es decir un espíritu intermediario entre los hombres y el mundo sobrenatural. Este loa está relacionado con la muerte y representa el mal. También concede favores y tiene la facultad de destruir a los enemigos de quienes realizan pactos con él.

El Barón Samedí se representa como un hombre alto y delgado, ataviado totalmente de negro, con pantalón y capa oscura, con un sombrero de copa. Tiene un rostro cadavérico y con un bastón en la mano. La máxima representación del mal en el vudú haitiano, se parece increíblemente a las descripciones del hombre del sombrero.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

¿Puede matar una Pesadilla?

Freddy Krueger de la película «Pesadilla en Elm Street» es uno de los personajes más conocidos del cine terror. Su aspecto perverso con el rostro quemado, sombrero de alas anchas y sus guantes de cuchillos; lo convirtieron en un protagonista aterrador para los espectadores. Sus víctimas eran niños y adolescentes que eran asesinados por Krueger cuando aparecía en sus pesadillas. Wes Craven, el creador del largometraje, se inspiró en las desagradables experiencias de su niñez y de personas que murieron inexplicablemente mientras dormían.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

La Muerte Súbita de la Etnia Hmong

Los casos con consecuencias fatales parecen no ser muy frecuentes, sin embargo, hubo uno en especial que por sus implicancias dio origen al nombre de Síndrome de la Muerte Súbita durante el Sueño.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? Wikimedia Commons

Desde el año 1977 un grupo de refugiados camboyanos en los Estados Unidos empezaron a sufrir una muerte misteriosa mientras dormían. Las víctimas eran miembros de la etnia Hmong procedentes de Laos, y hasta inicios de la década de los años 90 llegaron a contabilizarse más de un centenar de muertes. Los médicos estaban desconcertados porque no encontraron las causas los decesos, y denominaron a este misterioso mal como «Sudden Unexpected Nocturnal Death Sindrome» – SUNDS (Síndrome de Muerte Nocturna Inesperada). Las víctimas eran exclusivamente varones adultos entre 25 a 55 años, y sólo se reportó el fallecimiento de una mujer. Los sobrevivientes se resistían a dormir por el terror que les causaban los espantosos seres que se les presentaban en sus pesadillas.

Las muertes por este síndrome llamaron la atención en los Estados Unidos por estar relacionadas a una población cultural específica. Sin embargo, durante las investigaciones se encontraron episodios similares en otras partes del mundo.

En Filipinas ocurrieron casos muy parecidos desde 1917, al que los nativos lo denominaban «Bangungut» que significa «despertarse y gemir en sueños». En este caso, el 96% de los fallecidos eran hombres con un promedio de edad de 33 años y sin ningún problema de salud relacionado a la muerte. Los médicos de la Universidad de Utah identificaron 722 víctimas entre los años 1948 y 1982. En las muertes de Filipinas también se describía la presencia de una extraña criatura que aparecía en las pesadillas llamado «Batibat». Según las creencias locales, el Batibat habitaba en los árboles y se vengaba de los humanos que los talaban, sentándose en su pecho para asfixiarlos mientras dormían. En Japón se detectaron algunos fallecimientos parecidos desde 1959 donde la enfermedad recibe el nombre de Pokkuri .

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

En la cultura china, coreana, camboyana, vietnamita, se conoce como «fantasma sobre el cuerpo» o «fantasma en la cama»; en Islandia se cree que es un duende el provocador de la parálisis del sueño y que en otras culturas se conocen como incubos y sucubos, de los que se tiene conocimiento desde la antigüedad y a quienes se les describe normalmente como criaturas que suelen tomar forma humana, enanos flacos sin pelo, cabezones y de ojos grandes.

Uno de los refugiados de la etnia Hmong en los Estados Unidos, estuvo muy delicado de salud y fue llevado de urgencia a un hospital local para ser atendido. Mientras estuvo internado sufrió durante las noches encuentros con unos seres oscuros y pidió a los médicos la presencia de un chamán de su misma cultura. Inicialmente los médicos se negaron rotundamente, pero después accedieron porque el paciente estaba sufriendo de una extraña necrosis intestinal y no le daban mucho tiempo de vida.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

Buscaron a un curandero entre los refugiados y realizó un desconocido ritual frente a la cama del paciente. Finalmente, el curandero entregó a los médicos una espada consagrada y les pidió que la colocaran en el umbral de la puerta. Los extrañados galenos siguieron las indicaciones sin poner reparos. Días después comprobaron sorprendidos la recuperación total del paciente, quien dejó de ser visitado por los seres oscuros.

A partir de los numerosos casos de decesos provocados por este extraño mal, las creencias de los hmong recibieron mayor consideración por parte de la comunidad médica local. Dr. John Paik-Tesch del Mercy Medical Center de California llevó a cabo un programa pionero para integrar a 89 chamanes hmong en las terapias de los pacientes de su misma etnia. De esta manera, lograron que los pacientes se sintieran tranquilizados por ser atendidos en cuerpo y alma.

La Parálisis del Sueño

La ciencia intenta explicar las experiencias de los visitantes de dormitorio como provocados por la llamada Parálisis del Sueño, que se produce por el despertar incompleto de la persona durante la etapa intermedia entre el estado de sueño y la vigilia. Según los estudios, este trastorno afectaría a 1 de cada 1000 personas.

Durante la parálisis la persona está cognitivamente despierta, pero experimenta la sensación de inmovilidad total del cuerpo incluyendo la laringe que imposibilita el habla del afectado. Según los especialistas, la parálisis es frecuentemente acompañada por otros síntomas como alucinaciones de carácter sensitiva o visual, pero sus efectos no representan ningún peligro para la salud y que lo más probable sean manifestaciones de patologías psiquiátricas.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

Habría que preguntarse entonces cuál fue la verdadera causa de las muertes de la etnia Hmong o de los casos de Filipinas. Existe otro tipo de ataques que ocurren durante el sueño realizados por entidades espirituales llamados Incubos, que han dejado huellas de su presencia como marcas de manos o mordeduras en el cuerpo de las víctimas, en lugares casi imposibles que ellas mismas se las realizaran.

La Opinión de los Escépticos

Los escépticos sostienen que las experiencias de los hombres sombra son el resultado de una imaginación hiperactiva, y que nuestra mente nos juega malas pasadas que provoca que nuestros ojos nos hacen ver por un instante lo que no existe. Para ellos son simplemente ilusiones.

Las Teorías Parapsicológicas

Según el experto en fenómenos paranormales Stephen Wagner, hay diversas teorías para explicar el verdadero origen de la gente sombra.

La hipótesis más frecuente entre los especialistas en la parapsicología es que la gente sombra son por fantasmas. Wagner afirma que ciertas entidades fantasmales tienen la capacidad de adaptar una figura oscura y amenazante, pero a diferencia de las apariciones comunes que son por lo general una bruma blanca de apariencia humana, la gente sombra son mucho más oscuras y densas.

La fuerte sensación de energía negativa asociadas a presencia de la gente sombra han llevado a algunos investigadores a especular que puedan ser de naturaleza demoníaca. Otros sin embargo se inclinan más a pensar que el origen podrían ser entidades del bajo astral, que se alimentan de las emociones negativas de las personas.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

Existen una tercera corriente que afirma que los hombres sombra podrían tratarse de seres de otra dimensión que encontraron la forma de filtrarse a la nuestra.

Una teoría que tal vez no resulte descabellada, es que la presencia de los hombres sombra tiene una estrecha relación con los fenómenos extraterrestres y las abducciones. Para los expertos en la ufología les recuerda los casos de las víctimas de las abducciones, que describieron haber sido visitados por seres extraterrestres que tuvieron la capacidad de materializarse después de atravesar las paredes o las ventanas.

CASOS: Algunos Relatos de Testigos

La mayoría de los reportes de testigos que presenciaron al hombre del sombrero o a los hombres sombra, los describen como seres sin un cuerpo físico. Quisiera compartir tres casos de personas que tuvimos la oportunidad de entrevistar, cuyas experiencias particulares le agregan una mayor cuota de misterio a este tema.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

La Aparición en una Fiesta

Este caso escapa al usual modus operandi del hombre del sombrero, porque no se presentó en un dormitorio sino en una reunión social. Carlo es un periodista que desde tiempo atrás se dedicaba también a la filmación y fotografía de eventos sociales. En el año 2011, fue contratado para realizar la cobertura de una fiesta de promoción de un colegio en un restaurante llamado El Mirador. El local se encuentra al final de un muelle y desde sus ventanales puede apreciarse las olas del mar. En esa fría madrugada Carlo se dirigió al exterior del local para tomarse un descanso. Cerca de la entrada estaban también una pareja de jóvenes enamorados, que escogieron un lugar alejado de la multitud.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? Carlo V. Testigo de aparición del hombre del sombrero.

Repentinamente algo llamó la atención de Carlo y dirigió su mirada hacia la pareja de jóvenes que se encontraban a unos metros de distancia. Vio cómo el rostro de la joven se desencajaba de terror, y frente a ellos estaba un hombre muy alto, vestido completamente de negro con un sombrero que casi no le dejaba ver el rostro pálido y arrugado, que se parecía a la piel de un ahogado en el mar. Su vestimenta hacía recordar a la usada por los ingleses en 1880, pero se veía húmeda y maltratada. Este ser desapareció delante de los tres testigos.

La Puerta Abierta

Un testigo al que llamaremos Jorge, empezó a tener encuentros con los hombres sombra en su dormitorio. En una oportunidad estaba quedándose dormido y empezó a sentir una opresión en el pecho. A pesar que su cuerpo estaba paralizado, con mucho esfuerzo dirigió la mirada hacia la puerta de la habitación y vio a una silueta oscura que se le acercaba lentamente. Jorge sentía un escalofrío intenso cuando la presencia estaba a pocos pasos de él. Toda esta escalofriante escena estuvo acompañada por un leve zumbido que se asemejaba al ruido blanco de una emisora de radio sin señal.

Por razones laborales Jorge se fue a vivir un tiempo a otro lugar, pero al retornar a su casa meses después, volvió a ocupar el mismo dormitorio y los encuentros con los seres sombra se repitieron. La diferencia con los anteriores encuentros es que esta vez aparecía una silueta oscura que llevaba un sombrero. Esta presencia le generaba un pavor mucho mayor a pesar que sólo lo observaba desde el umbral de la puerta. En algunas ocasiones el personaje estaba acompañado de otras dos siluetas oscuras que se le acercaban mientras le duraba la parálisis.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

Llegó la temporada de verano y las noches fueron muy calurosas. Jorge se vio obligado a dejar la puerta del dormitorio abierta para facilitar la ventilación. Desde ese momento las apariciones de estos seres no se produjeron más y ahora evita cerrar la puerta para descansar.

La Presencia Hostil

Alejandra era una joven que después de experimentar una serie de situaciones adversas en su vida, las atribuyó a un trabajo de hechicería contra ella. Tomó la decisión de contratar a un brujo para que revirtiera su situación, pero no imaginó que éste se valiera de rituales oscuros para hacer el trabajo. No pasaron muchos días cuando empezó a recibir la visita nocturna de un ser muy alto y corpulento con sombrero. La descripción coincide exactamente como en los casos anteriores. Los encuentros con este ser fueron cada vez más frecuentes y decidió vivir en otro lugar. Se instaló en casa de su pareja, cuyo padre era un alto oficial de la Marina de Guerra.

Las noches siguientes en su nuevo hogar transcurrieron con normalidad y Alejandra pudo descansar mejor, pero la tranquilidad no le duró mucho tiempo. En una madrugada mientras todos descansaban en los dormitorios del segundo piso, fueron despertados por los fuertes ladridos del perro que provenían de la sala. La familia alertada ante la posibilidad de la presencia de un ladrón, salió de sus dormitorios, pero fueron detenidos por el jefe de la familia quien se adelantó en bajar las escaleras con una pistola en la mano. Antes de llegar al primer piso escuchó un fuerte grito del perro, un Rottweiler capaz de detener a cualquier intruso. Cuando el militar llegó a la sala se encontró con una escena aterradora. Frente a él se encontraba un tipo alto y fornido con el característico sombrero y traje negro, mientras que a sus pies yacía el perro muerto. El militar no dudó ni un instante y disparó contra este ser, pero se desvaneció frente a sus ojos.

Visitantes de dormitorio: ¿alucinaciones o seres de otras dimensiones? 

Después de contarnos la experiencia, no supimos más de Alejandra. Ella se fue a vivir al extranjero y esperamos que haya encontrado la tranquilidad sin la visita este nefasto personaje.

Conclusión

Sólo sabemos que quienes han recurrido a la oración según su fe religiosa no ha surtido efecto alguno, a diferencia de otra clase de presencias espirituales. También es un hecho que se alimenta de la energía liberada por el terror de sus víctimas, quienes amanecen muy agotados después de la experiencia. Tal vez la respuesta para alejarlos está en enfrentarlos y perderles el miedo, tal como le sucedió a una testigo en España.

Esta mujer empezó a sufrir de estos encuentros nocturnos con los seres sombra, pero cansada de estas visitas se armó de valor y le gritó a uno de estos seres, vociferándole que ya no le tenía miedo y que no podía hacerle daño. El ser se acercó lentamente a ella y pasó por su costado hasta atravesar una pared. El hombre sombra nunca más regresó.

Lamentablemente es casi imposible probar las teorías de este fenómeno tan misterioso, que ocurre sin previo aviso. Todo lo que podemos hacer es documentar las experiencias para obtener la mayor información posible, que pueda servir a quienes siguen padeciendo el fenómeno. Tal vez exista alguna explicación racional a todo esto, o represente una evidencia de la existencia de otros planos paralelos al nuestro.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS