Los Illuminati, ¿mito o realidad?

Los Illuminati, ¿mito o realidad?

4 Imágenes de Júpiter que te dejarán con la boca abierta..
La estrella con posible megaestructura extraterrestre disminuye de repente su brillo sin explicación
Laser rojo en el espacio

Los Illuminati, ¿mito o realidad?

Desde el origen de los tiempos, el ser humano ha creado numerosas teorías de la conspiración que atribuyen a distintos colectivos un oscuro y perverso deseo de dominar el mundo. Algunos afirman que lo intentan adentrándose en las más altas esferas de poder político y económico;  otros van más allá y plantean un complejo plan para lavar el cerebro de la población. Unos crean teorías minuciosamente elaboradas, apoyadas en cientos de datos que parecen probarlas; mientras que otros ofrecen ideas disparatadas que desde el primer momento caen por su propio peso.

Pero de cualquier modo, no cabe duda de que la teoría que se ha extendido con más fuerza entre los conspiranoicos es la de losIlluminati, una sociedad secretaque busca el poder planetario a través de las figuras más influyentes de la sociedad. Así, cientos de personas afirman que muchos líderes políticos, como Barack Obama, o ídolos culturales, como Madonna o Lady Gaga, han alcanzado la fama gracias a esta misteriosa organización, y a cambio promulgan sus ideales y lanzan mensajes subliminales para controlar a los ciudadanos. Pero, ¿qué hay de real en esta teoría? ¿Existen realmente los Illuminati o son sólo una leyenda más?
Los Illuminati, ¿mito o realidad?
Lo cierto es que la historia de los Illuminati es, al menos en una parte, real. La Orden de los Perfectibilistas o los Iluminados de Baviera, como era conocida en su origen, fue una sociedad secreta fundada el 1 de mayo de 1776 porAdam Weishaupt, un profesor alemán de derecho y filosofía que quería proporcionar a algunos de sus alumnos el acceso a la literatura más crítica y anticlerical. Así, poco a poco se fue gestando una asociación organizada bajo el modelo jesuita y profundamente influenciada por los valores de la Ilustración (de ahí su nombre), que se basaba ya no sólo en la oposición a la religión y su influencia en la sociedad, sino también en el rechazo a los abusos de poder del Estado, la búsqueda de la intelectualidad y el apoyo a la mujer, a la igualdad de género y a los derechos humanos. Valores, todos ellos, que vinieron influidos también por la francmasonería, bajo cuya estructura se reorganizó la Orden de la mano del barónAdolph von Knigge.
Sin embargo, la convivencia de Weishaupt y Knigge al frente de los Iluminados se hizo cada vez más insostenible, y las discrepancias entre ambos empezaron a ser frecuentes. Además, en un clima político marcado aún por el feudalismo y la explotación de los más débiles, el gobierno de Baviera empezó a recelar de las asociaciones secretas, a las que acusaba de cometer distintos asesinatos y conspiraciones con la intención de introducirse entre los funcionarios públicos y contribuir a la construcción de un nuevo Estado acorde con la Ilustración, liquidando las monarquías y la Iglesia católica. Por ese motivo, el príncipe elector de Baviera, Carlos Teodoro, proclamó el 22 de junio de 1784 la prohibición de todas las sociedades secretas. El 2 de marzo de 1785 se dictaminó un nuevo veto, esta vez dirigido concretamente contra los Iluminados y los Francmasones, a los que se acusaba de alta traición, y la organización tuvo que ser finalmente disuelta.
A partir de este momento es donde surge realmente la leyenda Illuminati, ya que si bien se ha especulado mucho con lo que ocurrió tras la disolución oficial de la Orden, no hay nada realmente confirmado. Este aire de confusión e intriga ha constituido el contexto perfecto para la germinación de las distintas teorías que han llegado hasta nuestros días. Todavía en el siglo XVIII se llegó a afirmar que los Iluminados actuaron en la sombra para desencadenar la Revolución Francesa, basándose en el hecho de que algunos cabecillas revolucionarios fuesen masones. Y lo mismo ocurrió con la Guerra de Independencia americana.
De hecho, hoy en día aún se cree que el Sello de los Estados Unidos, creado como signo representativo del país y presente en los actuales billetes de un dólar, contiene simbología Illuminati. Efectivamente, el triángulo y el Ojo de la Providencia han sido considerados siempre símbolos relacionados con esta orden secreta. Según los teóricos de la conspiración, la pirámide cortada representa a la sociedad, sobre la cual se alza el “ojo que todo lo ve”, los Illuminati, representados así como los únicos que pueden contemplar la verdad absoluta. No obstante, si bien es cierto que muchos de los Padres Fundadores eran afines a la masonería, en el momento en que se creó el sello,la Pirámide y el Ojo de la Providencia no eran símbolos masones. Sí lo era, sin embargo, el Búho de Minerva, también presente supuestamente en el billete de dólar, que representaba a los originales Iluminados de Baviera y simboliza la sabiduría.
Los Illuminati, ¿mito o realidad?
Todos estos iconos han sido utilizados por los seguidores de lateoría de la conspiración para construir sus acusaciones y señalar a los presuntos Illuminati. Internet, un medio muy utilizado en la propagación de estas teorías, está plagada de larguísimas listas con nombres de personas relevantes que podrían pertenecer a esta organización. De hecho, prácticamente todas las personas influyentes de la sociedad son susceptibles de ser acusadas. Destacan especialmente los políticos, empresarios importantes y, sobre todo, artistas, estrellas mediáticas que serían utilizadas por la secta para transmitir sus mensajes a las masas y poder influir en su pensamiento. A cambio de su colaboración y, sobre todo, su silencio, los Illuminati les permitirían alcanzar la fama y la riqueza. Aunque para muchos suena ilógico y ridículo, los conspiranoicos no cesan en denunciar la presencia de simbología masónica en los actos de estas celebridades. Taparse un ojo o hacer un triángulo con las manos, por ejemplo, son considerados claras referencias a la Pirámide y el Ojo de la Providencia, y supuestamente delatan la pertenencia a la Orden.

Símbolos y gestos considerados supuestamente Illuminati

Así, el mundo estaría siendo dominado por una élite intelectual que desprecia a la masa desilustrada y que intenta imponer sus ideas para controlar el mundo y obtener sus propios beneficios. Para los defensores de la teoría, los Illuminati ya nada tendrían que ver con los originales Perfectibilistas que buscaban la libertad a través de la educación y el rechazo a la dominación externa, sino que se habrían convertido en un culto “malvado” que pretende precisamente lo contrario. Además, la orden pretendería también mantener al mundo en la ignorancia y ocultar sus secretos, de modo que cualquier miembro que intentase abandonar la organización y revelar la verdad sería asesinado. Así, afirman los defensores de esta idea atribuyen a los Illuminati prácticamente todas las muertes misteriosas de famosos y personas influyentes, desde John Lennon o Michael Jackson hasta J. F. Kennedy, que habrían muerto supuestamente por haber manifestado el deseo de romper su silencio. Otros van incluso más allá, y afirman que sucesos tan importantes como las guerras, los golpes de Estado o incluso el 11-S son acontecimientos programados por la secta y utilizados para crear miedo en la sociedad y mantenerla controlada.
Sin embargo, es precisamente esto, el hecho de que prácticamente todo lo que ocurre en el mundo acabe siendo asociado a los Illuminati, lo que hace que mucha gente no crea en esta teoría y la tache de ser demasiado fantasiosa. Y se puede decir que ciertamente lo es, a pesar de estar minuciosamente construida e hilada de una forma bastante lógica. Pero cuesta mucho creer que una conspiración de escalas tan sumamente planetarias sea real. ¿Quiere decir esto que el mito de los Illuminati sea solamente una leyenda? No podemos afirmarlo con rotundidad. La falta de pruebas contrastadas impide dar una respuesta completamente segura, sin un mínimo porcentaje de duda. Muchas personas creen ciegamente en la teoría y piensan que los datos proporcionados son suficientes para probarla, pues afirman que tantas casualidades no pueden ser ciertas. Pero los más críticos con la idea de la conspiración global siguen pensando no sólo que es imposible, sino también que mucha de la simbología y referencias que se encuentran en la industria cultural no son más que bromas, guiños curiosos o deseos de provocar. Además, argumentan que si realmente hubiese una sociedad secreta tan poderosa, prácticamente omnipotente, trataría de ocultar mejor su existencia, no haciendo tan claras referencias e intentando silenciar todas las teorías que se han extendido. Sin embargo, los conspiranoicos creen que los Illuminati disfrutan dejando huellas de sus actos y viendo como la sociedad especula sobre ello. E incluso otros, más conspiranoicos aun, han llegado a asegurar que toda la teoría ha sido creada por la Iglesia católica para generar miedo y odio y utilizarlo para volver a atraer a las personas hacia la fe.
En cualquiera de los casos, se ve que hay una eterna lucha entre seguidores y detractores de esta teoría conspirativa; una lucha que seguramente nunca llegue a resolverse realmente. Por más que nos gustaría, el mito de los Illuminati es un mito que no podemos desmitificar. Sin embargo, nosotros nos inclinamos a pensar que es muy posible que existan pequeñas sociedades secretas a las que sólo tengan acceso unos poco privilegiados, e incluso que tengan miembros tan influyentes que puedan ejercer cierto poder en la sociedad, pero nunca un poder tan grande y planetario como el que se le presupone a los Illuminati. No consideramos probable la existencia de una organización de tal dimensiones, al menos no con las características y las actividades que defiende la teoría. No obstante, éstas son solo nuestras conclusiones. Corresponde al lector la labor de valorar los datos y juzgar por sí mismo. En cualquier caso, la leyenda sigue aún rodeada de misterio y enigma.
AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS