Cuando los OVNIs «atacan»: ¿nos atacan en realidad o solo se defienden? 

Cuando los OVNIs «atacan»: ¿nos atacan en realidad o solo se defienden? 

Cuando los OVNIs «atacan»: ¿nos atacan en realidad o solo se defienden?   Cortesía: Washington Post / LiveATC.net Cuando miramos películas de c

Tablilla babilónica predice el trayecto de Júpiter 1000 años antes que existieran los telescopios
El misterio de Rudolph Fentz, el crononauta que apareció en apareció en el Times Square
El diluvio universal fue provocado hace 13000 años por un asteroide

Cuando los OVNIs «atacan»: ¿nos atacan en realidad o solo se defienden?

 

Cortesía: Washington Post / LiveATC.net

Cuando miramos películas de cine catástrofe sobre extraterrestres, como por ejemplo Día de la Independencia, generalmente vemos que nos atacan, nos invaden, nos esclavizan, etc. y cuando vemos otro tipo de películas, como Encuentros Cercanos del Tercer tipo, estos colaboran con nosotros. Pero, ¿cuánto de esto puede ser cierto? ¿hay un punto medio? ¿nos aman o nos odian?

Si bien tenemos miles de casos donde los extraterrestres solo quieren dar un mensaje (cualquiera sea el tipo de mensaje), interactuando de manera pasiva con sus interlocutores, hay otros casos donde atacan, y a veces, se defienden de manera agresiva y hasta letal. Dentro de este grupo, muchas veces, los seres humanos atacados son individuos que se desempeñan en alguna fuerza de seguridad, como el ejército, policías, aeronaval, etc., y nos cuentan sus historias.

Sin lugar a dudas, los relatos de estos militares y policías, son interesantes, ya que son personas entrenadas, poco dadas a las fabulaciones y que saben actuar bajo presión. Esto da mayor credibilidad a sus historias.

Imagen referencial

¿Los OVNIs nos atacan?

El 7 de enero de 1948, el Capitán Thomas F. Mantell de la Guardia Nacional Aérea de Kentucky que volaba un caza Mustang F-51. El objeto fue visto por primera vez por el sargento Quinton Blackwell desde la torre de control, se describió como «muy blanco» y de aproximadamente un cuarto del tamaño de la Luna. A través de binoculares, el OVNI parecía tener un borde rojo en su parte inferior, estuvo detenido en el aire durante unos 90 minutos. Otros observadores afirmaron que cuando finalmente se movió, tenía un cono de tonalidad rojo fuego que arrastraba una niebla gaseosa de color verde, y en una ocasión cayó cerca del suelo durante unos 10 segundos antes de subir a una velocidad muy rápida de aproximadamente 10.000 pies, viajando mucho más rápido que 1.500 mph. El Capitán Mantell y sus dos compañeros de misión estaban en un vuelo de rutina cuando la torre lo alertó sobre el objeto. Mantell subió hasta que tuvo una visión lejana del objeto, pero en este momento los otros dos pilotos tenían poco combustible y oxígeno y se dirigieron a la base, sin embargo, Mantell continuó la persecución. Algún tiempo después, el avión de Mantell cayó al suelo y explotó. Los bomberos luego sacaron el cuerpo de Mantell de los restos del Mustang. Su cinturón de seguridad estaba destrozado y su reloj de pulsera se había detenido a las 3:18 P.M., hora del accidente. Mientras tanto, a las 3:50 P.M. el OVNI ya no era visible para los observadores en el aeródromo del ejército Godman.

Ilustración 1: Placa conmemorativa dedicada a Thomas F. Mantell. en ella se relata el incidente con el OVNI que le costó la vida. Nunca se devolvió el cuerpo a la familia.

El incidente de Mantell fue reportado por periódicos de todo el país, y recibió una importante atención de los medios de comunicación. Se ha dicho que el avión estaba cubierto de pequeños agujeros. Quizás significativamente, la Fuerza Aérea nunca entregó el cuerpo de Mantell a su familia.

Si a este incidente, le sumamos que Mantell era un piloto experimentado, que tenía más de 2.100 horas de vuelo y había sido condecorado por su participación en el desembarco de Normandía, hablamos de un piloto más que experimentado y que no podría haber salido a buscar algo inexistente, sino algo real y tangible… que lo derribó cuando se sintió amenazado.

Más aquí en el tiempo, en la década del 60, más precisamente durante la guerra de Vietnam, como cuenta el ex capitán de inteligencia, George Filer, que nos dice que «Los militares estaban interesados en ellos -los OVNIs- por sus capacidades muy por encima de todo lo que habían visto. Querían saber más sobre esta tecnología y, francamente, a quién pertenecía. Tienes un avión volando a unos 500 nudos y un OVNI juntos haciendo algunas acrobacias alrededor del avión y luego volaba tres veces la velocidad de uno de los aviones más rápidos que tenemos en la Fuerza Aérea. Así que obviamente tienen una tecnología mucho más avanzada que nunca». Es decir, los OVNIs, sorpresivamente, volaban JUNTO CON LOS CAZA-BOMBARDEROS de los americanos e, incluso, y según otros relatos, atacaban las bases Nor-vietnamitas.

Ilustración 2: el ex capitán de inteligencia, George Filer.

Estos casos citados, han ocurrido en épocas de Guerra y post guerra, cuando las fuerzas armadas están más que atentas a cualquier amenaza, y evidentemente, los OVNIs fueron tomados como amenaza…

Más aquí en el tiempo

Pero ya en épocas de paz, también los policías han tenido encuentros y hasta han sido atacados por supuestos extraterrestres o sus naves.

Siempre contando con el relato verídico de un hombre de armas, en este caso, de un militar (ejército), cuyo relato crudo nos narra lo ocurrido en 1978. En ese año, Argentina y Chile estaban a un paso de la guerra, lo que se conoció como el conflicto de Beagle. En resumidas palabras, este conflicto se dio por una cuestión limítrofe entre Chile y Argentina. en plena pre-guerra, el militar cuyo apelativo es «Roque Pérez» (por obvias razones, no podemos dar su nombre) nos cuenta que en ese 1978, estaba, junto con un grupo de compañeros de armas, a unos 300 metros de la frontera con Chile, del lado argentino, armado y listo.

Pérez relata, que era muy normal en aquellos parajes, ver luces moviéndose constantemente por parte de los lugareños, estaban más que acostumbrados a éstas y con el tiempo, los soldados comenzaron a verlas con frecuencia. Al principio era una sorpresa y los soldados hacían comentarios de lo visto, y así fue hasta que se les volvió costumbre y dejaron de hablar de ellas.

Más que luces

Una noche, siempre según el relato de Pérez, cuando estaban patrullando cerca del cerro Leones, en Bariloche, «la noche se hizo día». Un destello, tan brillante, que el cielo, negro, estrellado, se ilumino de un blanco-celeste tan intenso que, Pérez tuvo que entrecerrar sus ojos. Los lugareños, dijeron a los soldados que eso era «Normal, no hay que preocuparse». Así, los militares, siguieron con su misión.

Algunas noches más tarde, decidieron cazar uno de los ciervos que habitaban el lugar, ya que el alimento era escaso, y más cuando estás en misión. Allí comenzó la historia.

De repente, en el horizonte, una luz naranja-amarillenta, muy potente, apareció de repente, al primer disparo de los soldados. Cabe recordar que en ese momento había una guerra en ciernes y que cualquier cambio en la topología del lugar, o cualquier cosa vista en el cielo o tierra, era fuertemente investigada por los soldados.

Asi, Roque y dos soldados más, comenzaron a caminar en dirección a la «luz». Caminaron por cuentos de metros, casi 1 km y llegaron a una loma. Detrás de esta, vieron un objeto en forma de «huevo de pie». Automáticamente, los tres soldados apuntaron con sus rifles al «huevo». Un zumbido les penetro el oído y… es todo lo que recuerdan.

Al despertar, estaban en el campamento, tumbados sobre frazadas. Habían pasado unos 35 minutos y sus compañeros fueron a buscarlos, ya que escucharon algunos disparos y luego silencio. Del «huevo», no había rastros.

¿Qué le paso a Pérez y sus compañeros? Es de suponer que les dispararon con alguna especie de arma sónica, no letal, ya que solo los desmayaron. ¿al igual que los casos anteriores, no hay porque dudar de la veracidad de los dichos, ya que han pasado más de 40 años del incidente y recién sale a la luz.

Pero los destellos cegadores que paralizan Militares, son algo común.

No atacan, se defienden

Hay una máxima que dice «los aliens no nos quieren atacar, si hubieran querido, nos habrían exterminado». Es muy básica, pero a mi modesto entender, real. Y las pruebas las hemos estado describiendo aquí. Cada uno de los casos presentados tienen un denominador común: los OVNIS o extraterrestres han respondido a un ataque, o lo que ellos tomaron por un ataque.

Mantell se acercó mucho y si bien no hay datos, seguramente tenía las armas cargadas y listas. Pérez disparó algunas balas para cazar venados, y luego apuntó a la nave, lo que pudo ser tomado como agresión. Mucho más, cuando hablamos de época de guerra. Al parecer, en las guerras en la tierra, los extraterrestres toman bandos. ¿o será que, como se dice por ahí, están en contacto con los gobiernos, principalmente el gobierno de los EE.UU.?

Teorías de conspiración aparte, tengo la firme convicción de que los extraterrestres no atacan sin razón, sean a militares o civiles. Simplemente se defienden de lo que entienden por ataques.

En los Estados Unidos, el 6 de diciembre de 1966, el Capitán David D. Schindele era un comandante de la tripulación del lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales en el campo de misiles de la Base de la Fuerza Aerea Minot en Dakota del Norte. Ese 6 de diciembre estaba en una instalación de control de lanzamiento, cerca de Mohall, Dakota del Norte, cuando ocurrió un incidente inexplicable. En una reciente declaración pública, declaró que un OVNI desarmó 10 misiles con punta nuclear de los que estaba a cargo, haciéndolos inutilizables. Se le pidió que no revelara el incidente por temor a que los rusos pudieran haber visto esto como una debilidad en la defensa de los Estados Unidos, sin saber que los rusos realmente estaban enfrentando los mismos problemas.

Ilustración 4:Capitán David D. Schindele.

Tres meses después, ocurrió un incidente idéntico en Malmstrom AFB en Montana, reportado por el Capitán Robert Salas. Durante las primeras horas de la mañana del 16 de marzo de 1967, se informaron múltiples avistamientos de OVNIs de patrullas de seguridad y equipos de mantenimiento. En ese momento, Robert Salas era el comandante adjunto de la tripulación en N-Flight esa mañana.

Él dijo:

Él y otros guardias habían observado objetos voladores no identificados en las cercanías que habían volado el LCC varias veces. Solo podía distinguirlos como ‘luces’ en ese momento. No tomé este informe en serio y le ordené que siguiera observando e informara si sucedía algo más significativo. Creí que esta primera llamada era una broma.

Unos minutos más tarde, el suboficial de seguridad volvió a llamar. Ahora estaba agitado y angustiado diciendo que un OVNI flotaba justo afuera de la puerta principal. Le indiqué que asegurara el área cercada.

Mientras hablábamos, tuvo que irse porque uno de los guardias se había acercado al OVNI y había resultado herido. Inmediatamente desperté a mi comandante de su período de descanso y comencé a informar las conversaciones telefónicas. Inmediatamente, nuestros misiles comenzaron a apagarse del estado de «alerta» al estado de «No Go» (o desactivados) en rápida sucesión. Ninguno de los cuatro o cinco misiles que fallaron regresó a estar en línea.

Alguna señal había sido enviada a los misiles que causó que salieran del estado de alerta. Después de informar este incidente al Puesto de Comando, llamé a mi guardia de seguridad. Dijo que el hombre que se había acercado al OVNI no había resultado herido de gravedad, sino que estaba siendo evacuado en helicóptero a la base”.

Una de las conferencias de prensa más extraordinarias celebradas en Washington esta semana consistió en el ex personal de la Fuerza Aérea que testificó la existencia de OVNIs y su capacidad para neutralizar los misiles nucleares estadounidenses y rusos. De hecho, más de 120 ex militares, contaron que vieron OVNIs cerca del almacenamiento de Armas nucleares y los terrenos de pruebas. Robert Jamison, un oficial retirado de objetivos de misiles nucleares de la Fuerza Aérea de los EE.UU., habló de varias ocasiones que tuvieron que salir y «reiniciar» misiles que habían sido desactivados, después de que OVNIs fueron vistos cerca. Incluso, ha habido avistamientos similares en sitios nucleares en la antigua Unión Soviética y en Gran Bretaña.

En gran Bretaña, tenemos el recordadísimo «Roswell de Gran Bretaña», un caso de fenómenos no identificados en el incidente de diciembre de 1980 cerca de dos bases estadounidenses en Suffolk, Inglaterra. Varios miembros del personal de la Fuerza Aérea de los EE.UU. informaron haber visto un extraño objeto metálico flotando en el bosque Rendlesham, cerca de base Woodbridge. Uno de los soldados, tocó el aparato. Al día siguiente encontraron tres depresiones en el suelo.

Ilustración 5: Fotografía del lugar del aterrizaje, en el bosque Rendlesham. Véase las marcas donde se posó la nave. Crédito: Rendlesham-incident.co.uk

El aviador de primera clase del 81° Escuadrón de Policía de Seguridad, John Burroughs y el sargento Steffens observaron luces desconocidas en el bosque mientras estaban patrullando una zona de Bentwaters. Pensando que tal vez podía tratarse de un avión estrellado, Burroughs informaó por radio al Centro de Seguridad Central. El sargento Jim Penniston y el guardia Edward Cabansag acudieron en jeep al lugar donde se encontraban Burroughs y Steffens, y confirmaron la presencia de una gran luminosidad amarilla que se veía sobre los árboles.

Penniston realizo dibujos de lo que vio… y tocó.

Él afirma que tocó el objeto -brillante, no poseía cúpulas, ni ventanillas, parecía hecho de una especie de cristal-, y que vio marcas y una especie de escritura. en una entrevista para la BBC de Londres, Penniston dijo que luego de tocar el Objeto, le ocurrieron dos cosas: Afirma que «vio» una serie de ceros y unos; y recibió una especie de descarga eléctrica que lo tumbó por unos segundos. Antes no lo mencionó ya que siempre supuso que fue a causa de la «carga de código binario» en su mente. Hoy, no esta tan seguro que sea así.

Caso Colares

Ha habido numerosos incidentes reportados de OVNIs que atacan personas y vehículos. En 1977, en la isla brasileña de Colares, se vio que OVNIs encendían una luz roja en casas y personas, y aquellos a quienes la luz tocaba sentían un gran dolor. Rápidamente se enfermaron y quedaron con quemaduras inusuales y marcas de pinchazos. Se suponía que la luz contenía alguna forma de radiación. Un pequeño número de ciudadanos murió por causas desconocidas. Los ataques a los ciudadanos continuaron hasta que salieron de la ciudad por miedo a sus vidas, los residentes llamaron al brote:«Los fenómenos de los chupa chupa».

Ilustración 6 Una de las víctimas de Chupa-Chupa, Aurora Fernandes, siendo examinada por el Dr. Orlando Soghbi. Crédito: Revista UFO.

Conclusiones

¿Qué es lo que define un ataque de OVNIs a militares, policías, agentes de seguridad, etc.? ¿Porque los extraterrestres atacarían a los agentes de seguridad?

Según lo expuesto aquí y con cientos de informes de «ataques» de OVNIs y extraterrestres en los archivos, puedo asegurar con certeza que ellos –los ETs- no nos atacan. Es muy fácil pensar que, con toda su tecnología, podrían atacar y ganar una posible batalla. De hecho, desactivan nuestros misiles, para que no los ataquemos…

Pero, ¿Por qué lo harían? Supongamos que nosotros, los humanos, logramos viajar a las estrellas. ¿Qué haríamos? ¿Invadiríamos los virtuales planetas a nuestro paso? ¿mataríamos a todos? La respuesta más firme es NO. Lo más probable es que investiguemos, estudiemos a los posibles habitantes, tomemos muestras de suelo, animales, plantas… y de los habitantes. Si se acercan mucho, nos defenderemos, tal vez, con armas no letales y, si es estrictamente necesario, matando. Sus agentes de seguridad tendrían armas y al final, es ellos o nosotros.

Esto es lo que estaría pasando desde hace años. «Ellos» investigan y estudian, nuestros animales y plantas. Y se defienden cuando nuestras fuerzas de seguridad se acercan mucho.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS