¿Nikola Tesla nos dejó una  clave para liberar energía?

¿Nikola Tesla nos dejó una  clave para liberar energía?

¿Nikola Tesla nos dejó una  clave para liberar energía?   ¿Podríamos implementar algunas de

Historia de ovnis – Conspiracion extraterrestre (Documental completo)
El Misterio de los Wandjinas ¿Alienigenas Ancestrales?
EL CASO DE MAURICE MASSE

¿Nikola Tesla nos dejó una  clave para liberar energía?


 

¿Podríamos implementar algunas de las tecnologías Moonshot de Tesla hoy?

Tenemos muchas razones para agradecer a Nikola Tesla cuando se trata de tecnología moderna, pero si la avaricia capitalista no se interpusiera en su camino, las contribuciones de Tesla a la sociedad podrían haber ido significativamente más allá. A pesar de sus crisis mentales más tarde en la vida, probablemente causadas por detractores y capitalistas que refutaron sus visiones utópicas para la sociedad, Tesla creó una gran cantidad de inventos, con el objetivo de transmitir energía al mundo a bajo costo o sin costo alguno.

Si bien Tesla es conocido por sus avances en la alimentación de CA, la transmisión de radio y los motores de inducción, hay una visión suya que no se ha concretado por completo y es la transferencia inalámbrica de energía en masa. Si bien la bobina Tesla es comúnmente reconocida y se encuentra en la mayoría de los museos de ciencias, la base de la tecnología detrás de ella todavía está en su incipiente uso práctico.

La carga inalámbrica se ha convertido en los últimos años en un producto tecnológico factible, pero su escala aún no ha alcanzado el nivel en el que Tesla se imaginó originalmente. Si bien algunas empresas utilizaron el concepto para crear dispositivos de carga inalámbricos para teléfonos celulares y pequeños dispositivos electrónicos, la intención original de Tesla era proporcionar una red inalámbrica de energía para que cualquier persona en el mundo pueda aprovecharla.

 

La torre Wardenclyffe

Tesla inicialmente creó su Bobina de Tesla en Colorado Springs en Pike’s Peak para experimentar y probar su idea de crear una red de energía inalámbrica para el mundo. Allí recibió poder gratuito de la empresa de servicios públicos local, así como fondos para su laboratorio. En su laboratorio de Pike’s Peak, Tesla pudo probar su teoría, creando arcos eléctricos que eran esencialmente rayos hechos por el hombre, que se podían ver a kilómetros de distancia. Tesla demostró que con este invento podía alimentar bombillas de forma inalámbrica.

Esto atrajo la atención de JP Morgan, que ofreció financiamiento para el tour de force de Tesla, la torre Wardenclyffe en Nueva York, un transmisor de aumento masivo, también conocido como un oscilador armónico de alta potencia. La torre Wardenclyffe fue construida para tener 187 pies de alto y anclada a 300 pies en el suelo. Cuando Marconi venció a Tesla en la transmisión de radio inalámbrica a través del Atlántico, Tesla cambió su plan para que la torre Wardenclyffe transmitiera energía gratuita a todo el mundo.

La energía se creó por medios tradicionales y su generación costó dinero, pero la torre de Tesla tenía la intención de hacer posible transmitir la energía de forma gratuita mediante la creación de un canal entre la Tierra y la ionosfera para que cualquiera pueda aprovecharla. Además de necesitar más dinero para lograr esto, JP Morgan se vio amenazado ante la perspectiva de la energía libre. Después de todo, él era un titán de su industria en el cobre, un importante conductor de electricidad, así como un capitalista cuyo trabajo se centra en beneficiarse de los demás.

 

Investigación rusa

Si bien aparentemente no ha estado activo desde la era soviética, hay una enorme Torre Tesla en Rusia que aún funciona. No se sabe mucho sobre el compuesto que se llama Centro de Investigación de Generadores de Alto Voltaje Marx y Tesla en medio de un bosque a 40 millas de Moscú.

La instalación supuestamente puede generar suficiente electricidad para alimentar todo el país, por un período de … una millonésima de segundo. También se dice que los costos de operación de la torre son muy altos. Si bien la practicidad de la instalación puede ser parte de la razón por la que no funciona, no obstante es intrigante. ¿Qué otra cosa podría extraerse de esta instalación si se le diera fondos para operar nuevamente?

 

 

Hace unos años, dos científicos rusos , que también eran hermanos, comenzaron una campaña de crowdfunding para construir un transmisor de aumento masivo con materiales modernos para terminar lo que Tesla comenzó y proporcionar energía al mundo. Los costos de construcción de la torre se fijaron en $ 800,000, sin embargo, nunca se alcanzó. Los hermanos afirmaron haber demostrado la viabilidad del proyecto basado en modelos ejecutados en software de computadora, así como su creencia en la prueba de concepto de Tesla.

Desafortunadamente, su objetivo de financiación nunca se alcanzó y hubo otra brecha relacionada con los costos que quedó fuera de la ecuación, la financiación para la generación de la energía misma. Los hermanos demostraron que un área de 100 kilómetros cuadrados situada alrededor del ecuador y llena de paneles solares sería suficiente para satisfacer las demandas de energía del mundo. Sin embargo, el costo de construir paneles solares para llenar esa área se estima en alrededor de $ 20 billones.

HAARP

Un ejemplo menos benevolente de un uso moderno de la ciencia detrás de la teoría de la transmisión inalámbrica de energía de Tesla es un proyecto gubernamental en los EE. UU. Llamado HAARP. El Programa de Investigación Auroral Activa de Alta Frecuencia en Alaska se cerró hace unos años, después de que la Fuerza Aérea ya no lo considerara útil.

Si bien Tesla se dio cuenta de la utilidad altruista de la ionosfera como transmisor de ondas de radio y energía, el ejército de EE. UU. Probablemente la estaba estudiando para fines más siniestros. A pesar de su precio de casi $ 300 millones y el deseo expreso de los países aliados, agencias gubernamentales y universidades de continuar la investigación, se cerró la instalación.

 

Entonces, ¿qué se estaba estudiando en HAARP dirigido por múltiples ramas del ejército en el medio de la nada en Alaska? Las posibilidades parecen buenas de que no estaba relacionado con la energía inalámbrica gratuita que se dispersó a nivel mundial. Las conspiraciones que rodean el programa van desde rayos de muerte, hasta ondas de choque EMP para desactivar armas y sistemas de radar, hasta control del clima. Y estos temores no eran exclusivamente de ciudadanos estadounidenses y canadienses, la Unión Europea también pidió más transparencia con HAARP y los experimentos realizados allí.

Es evidente que la visión incumplida de Tesla de la transmisión inalámbrica de energía no se ha enterrado por completo y aún podría concretarse de una forma u otra. ¿El gobierno descubrirá cómo usarlo con fines destructivos o un innovador lo usará para el propósito para el que Tesla lo diseñó?

Por: Gaia Staff

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS