Divinidades Anunnaki y las versiones del humano creadas y destruidas.

Divinidades Anunnaki y las versiones del humano creadas y destruidas.

Astrónomos detectan una señal proveniente del cosmos cada 157 días.
Visualizando más allá de cosmos y tiempo: el enigma de la Visión Remota
«Montaña Negra» Un portal a mundos paralelos en el Ártico
dioses anunnaki y las versiones del humano creadas y destruidas

Dioses Anunnaki y las versiones del humano creadas

Los viejos divinidades «Anunnaki», aquellos que bajaron del firmamento y que son referenciados en textos sumerios han sido señalados como los creadores del humano.

Curiosamente, la cultura maya posee demasiados paralelismos con la cultura sumeria, y pueden observarse en los relatos que han trascendido sobre del origen del hombre.

Textos viejos como el Popol Vuh o el Chilam Balam exponen similitudes entre la antigua mitología maya y la sumeria, a pesar de que estas ancestrales culturas estuvieron muy separadas por tiempo y cosmos.

Si nos ceñimos al Atrahasis, un manuscrito antiquísimo (646 a. C. incluso 1626 a.C.), notamos como se cuenta el origen del planeta y la creación del hombre. En él se puede leer como las deidades Anunnaki se hallan en la Tierra, ejecutando cambios grandes, y demasiado anteriormente de que el hombre entre en escena.

Más tarde, el Atrahasis especifica la creación del hombre, valiéndose para ello de un dios sacrificado por los maestros Anunnaki para dar origen a una nueva especie que les sea útil en sus labores. Pero esa es otra historia.

Escena del sacrificio de uno de las deidades viejos para dar origen a la vida en la película Prometheus. Crédito: 20th Century Fox / Scott Free

Primeros humanos: creación y destrucción

Lo más resaltante entre los los relatos de creación del humano entre historias sumerias y mayas es lo que vino después, una aniquilación de las razas resultantes de la experimentación.

Ya sea que los viejos divinidades las consideraban «erróneas» o que sencillamente no se ajustaban a sus planes, los relatos coinciden en enseñar que las distintas versiones de entes humanos, luego de creados, fueron destruidos.

El Diluvio Universal o la Gran Inundación habría sido el fenómeno usado (ya sea intencional o natural) para realizar desaparecer a las primeras versiones del humano, como indican los viejos textos.

El Diluvio, óleo del artista Francis Danby. (1793-1861). Exhibido en Tate Gallery. Londres, Inglaterra. (Public Domain)

¿Pero por qué las deidades viejos aniquilaban a sus creaciones? Es complicado pensar en ello; y incluso complicado de comprender para nosotros; pero lo que dicen los manuscritos viejos como el Atrahasis, es que las deidades estaban muy descontentos con el accionar de los primeros humanos, sobre todo con el ruido que ellos causaban.

Se supone que las primeras razas no poseían todas las facultades que tenemos hoy, y seguramente las primeras versiones del humano, aparentemente creadas por las deidades, eran salvajes, actuando por instinto y mostrando un comportamiento bárbaro.

Varios estudiosos de los textos viejos, han teorizado que las deidades Anunnaki o ya sea las deidades mayas, tenían la capacidad de escuchar los pensamientos de los primeros humanos, causando en ellos una incomodidad muy grande, llevándolos a la inexcusable acción de destruirlos.

otros expertos cuestionan que las deidades viejos se sentían amenazados por el rápido desarrollo de sus creaciones, sintiendo miedo de que los «habituales» primeros humanos se volvieran «divinidades» como ellos.

Popol Vuh y Texto de Enoc

No solo textos sumerios, además el Libro de Enoc cuenta como el «dios supremo» decide terminar con los humanos, debido a que los «ángeles caídos» o los «vigilantes» se unieron a las mujeres de la Tierra, generando una nueva especie, obviamente más desarrollada, factible amenaza para las deidades.

El Texto de Enoc nombra a ángeles caídos a la Tierra que se unieron a las mujeres y creando una nueva especie.

Enoc además cuenta que los humanos nacidos de la unión de las mujeres de la Tierra y las divinidades inferiores, poseían conocimiento que representaba una intimidación para la deidad superior.

Los relatos continúan mostrando a Noé, el salvador de un pequeño asociación de humanos, y protegidos por Enki a pesar de la negación de diferentes deidades seguramente movidas por un sentimiento que resalta en todos estos relatos viejos: el miedo.

Y es precisamente el miedo el que además se presenta en el Popol Vuh. Las deidades viejos sentían miedo a que el hombre asciendan a un nivel que les permita competir con ellos, específicamente en conocimiento.

Según el Popol Vuh, las deidades mayas se preguntaban «cómo los humanos podían ver y alcanzar lo mismo que nosotros sus divinidades creadores». Es al igual que una deidad actúa contra su creación, los 4 primeros hombres: el primero Balam Quitzé el primero, el segundo Balam Akab, el tercero Mahucutah y el cuarto Iqui Balam, echando sobre ellos una especie de sustancia insolita, causando que los 4 primeros entes humanos pierdan la sabiduría.

Popol Vuh

En este punto creo conveniente citar la Leyenda de los Hermanos Ayar, un antiguo relato de los Incas, en que cuatro hermanos, supervivientes de un diluvio y salidos de las entrañas de la Tierra, van pereciendo uno a uno, en ocasiones por designio de las deidades, incluso que solamente queda uno.

Cuatro primeros hombres creados por los mayas y cuatro hermanos supervivientes de un diluvio universal en las historias incas, es algo que no puede dejarse de lado por sus evidentes coincidencias.

Necesidad de las deidades viejos

En las historias de creación del hombre, sean mayas o sumerias, se puede notar una gran necesidad de las deidades de devoción, o del miedo que los hombres sentían por ellos, de la adoración, o de las ofrendas que les dedicaban. Para las deidades los hombres se convirtieron en una necesidad, o se podría decir, una adicción, de los que obtenían su sustento energético producto de las ofrendas.

Esa necesidad de las deidades sería el motivo de la repetitiva creación de distintas versiones de humanos en el planeta antiguo. Aunque una creación fuera errónea para las deidades continuamente creaban diferentes.

Ya sea el Popol Vuh, o el Texto de Enoc, o el Atrahasis, todos tienen historias semejantes de creación y posterior aniquilación de los humanos, por decisión de las deidades.

Tablilla cuneiforme con la cronica de Atrahasis en el Museo Británico. (Public domain)

Incluso el día de hoy vemos que ocurre algo parecido en la sociedad, donde las élites parecen dominar todo, tal como los viejos divinidades, buscando que el humano solo produzca lo que precisan, mientras ellos mueven los hilos modificando la cronica a su antojo, creando guerras, dolencias, falsos líderes, etc.

Si tomamos en cuenta todo lo anterior, debemos cuestionarnos: si es que somos la última creación de las deidades, ¿por cuánto tiempo más lo seguiremos siendo?

Related posts:

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS