Los autos eléctricos no son una invención de este siglo

Los autos eléctricos no son una invención de este siglo

El increíble descubrimiento en Angkor Wat del primer cero escrito por el hombre
La rejilla de la tierra: ¿son los monumentos antiguos el resultado de una conciencia global?
Y si Dios fuera una metáfora

Los autos eléctricos no son una invención de este siglo

Los autos eléctricos no son una invención de este siglo

El pasado nos ha traído los autos del futuro

Los autos eléctricos no son una invención de este siglo
Crédito: National Motor Museum/Heritage Images/Getty Images

Aunque se considera una innovación reciente, los autos eléctricos han estado presentes desde hace algunas décadas.

Los autos eléctricos comenzaron a aparecer entre 1830 y 1839. Aunque no se sabe con exactitud quién fue el pionero; Thomas Davenport inventó los vehículos eléctricos más prácticos y más exitosos.

 

Thomas y el escocés Robert Davidson fueron los primeros en utilizar baterías eléctricas, pero no recargables. En 1859 el físico Gastón Planté creo baterías de plomo-ácido, las cuales proporcionaron un medio viable para almacenar electricidad.

Camille Alphonse Faure, otro científico francés, mejoró significativamente el diseño de la batería en 1881; sus modificaciones aumentaron considerablemente la capacidad de las mismas y condujeron directamente a su fabricación a escala industrial.

Para finales de 1800, Francia y Gran Bretaña fueron las primeras naciones en apoyar el desarrollo generalizado de vehículos eléctricos. En 1899 Camille Jenatzy, diseñó un auto eléctrico llamado ”La Jamais Contente”, el cual estableció un récord mundial de velocidad terrestre con 100 km/h.

Los autos eléctricos no son una invención de este siglo
Crédito: Hulton Archive/Getty Images

Pero no fue hasta 1895 que los estadounidenses comenzaron a dedicar atención a los EV, y muchas de las innovaciones comenzaron a surgir. En 1897, la primer aplicación comercial se estableció como una flota de taxis en la ciudad de Nueva York, construida por la compañía eléctrica de carros y vagones de Filadelfia.

Los autos eléctricos no son una invención de este siglo
Crédito: Bettmann/Corbis

 

 

La edad de oro

La época dorada de los autos eléctricos comenzó a principios de 1900. Los vehículos tenían muchas ventajas sobre sus competidores de gasolina, pues no tenían vibración, olor ni ruido; además cambiar los engranajes de los coches de gasolina era la parte más difícil de conducir y los autos eléctricos no requerían cambios de marcha.

Aunque los autos de vapor también eran competidores y no contaban con cambios de marcha, Sufrían de largos tiempos de arranque; algunos de hasta 45 minutos en mañanas muy frías.

Los autos eléctricos no son una invención de este siglo
Crédito: Schenectady Museum; Hall of Electrical History Foundation/CORBIS

Los autos eléctricos eran la opción preferida de muchos; porque no se requería esfuerzo manual para arrancar y no había que comenzar una pelea con el cambio de velocidades y marcha. Su éxito y producción se disparó en 1920, sin embargo el descubrimiento del crudo en Texas; redujo el precio de la gasolina volviéndola asequible para el consumidor promedio. Además la producción en masa de vehículos de motor de combustión interna de Henry Ford, hizo que estos vehículos ampliamente disponibles y asequibles derrocaran a los eléctricos.

Para 1935, los autos eléctricos habían desaparecido por completo. No fue hasta 1960 y 70 que regresaron debido a la necesidad de autos con un combustible alternativo; que redujera las emisiones de escape de los motores de combustión interna y además redujera la dependencia de petróleo crudo extranjero.

Actualidad

Hoy en día el cambio climático y la escasez de recursos nos han obligado a buscar soluciones más ecológicas.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS