Al morir las células del cuerpo emiten luz ¡como las supernovas!.

Al morir las células del cuerpo emiten luz ¡como las supernovas!.

Oumuamua, el visitante interestelar, sí pudo ser tecnología extraterrestre, señala nuevo ensayo
Arcontes: una casta extradimensional que gobernaría el mundo
Astrónomos detectan la ubicación exacta de cuatro señales espaciales.

El universo continúa siendo un enigma y la ciencia está al tanto de ello. Un ejemplo es la semejanza que hay entre luz que emiten las células humanas anteriormente de morir con la que emiten las supernovas al explotar.

Aunque esta confirmacion parezca descabellada, es gran cantidad cierta y fue hecha hace gran cantidad tiempo por un investigador de origen alemán de nombre Fritz Albert Popp.

conforme a sus investigaciones, Popp llegó a la conclusión que el cuerpo humano puede emitir luz.

Aunque de una forma muy sutil, todos los organismos vivos, incluyendo las plantas irradiamos luz, aunque no puede ser percibida a sencillo vista.

La mayor interrogante para el investigador era conocer de dónde provenía esta luz. Luego de demasiados investigaciones llegó a la conclusión de que está presente en nuestros cuerpos y cumple una función relevante en la comunicación de nuestras células.

Popp además reveló que cuando una célula está a punto de morir podía difundir una radiación biofotonica con una capacidad cien veces más elevada de la que emite normalmente, muy parecido a lo que ocurre durante un colapso gravitacional cuando las supernovas explotan y mueren.

Influjo en la salud de los entes vivos

Según Fritz-Albert Popp, la luz de las células podría ser la clave de la salud de las personas. Crédito: skylarvision / Pixabay – Pxfuel

Aunque para varios es una bella comparación, podría tener mas importancia de lo que se estima. Esta semejanza de las células de nuestro organismo con las estrellas podría enseñarnos la correspondencia de nuestro cuerpo con el cosmos, y que entendamos que éste es un enorme organismo vivo.

Quizás para nosotros esta conclusión sea una locura, en cambio, si hemos leído un poco de las culturas antiguas, para ellos la semejanza entre el firmamento, la Tierra, la naturaleza y el hombre era algo normal.

En el interior de su perspectiva el investigador alemán Popp, decía que su descubrimiento podría involucrarse en el área de la salud, ya que sugería que de acuerdo a las propiedades y la cantidad de radiaciones biofotónicas emitidas por las células, podía haber una correlación con la salud de cualquier organismo y del cuerpo humano.

Aseguraba que mientras más desordenada fuera la emisión de unidades luminosas, habría una mejor ventaja para identificar algunas dolencias del organismo humano.

A pesar que dicha teoría incluso no ha sido validada, la ciencia actual sí ha comprobado que la emisión bioluminosa celular figura parte en los procedimientos de información entre células.

Estos investigaciones fueron publicados en la revista científica de tecnología del Instituto de Tecnología de Masachuset (MIT), teniendo la responsabilidad de esta correlación científica de luz y biología celular.

Diferentes importancias en el ser humano

Esta semejanza podría ser la evidencia de que somos uno con el cosmos. Crédito: Gerd Altmann / Pixabay, Pexels/Pixabay

Si recordamos lo mencionado por nuestros antepasados, todos los actos fisiológicos como psicológicos realizados por los entes vivos de la Tierra tenían una íntima relación con los sucesos cósmicos, tal vez con el transcurrir de los tiempos esta confirmacion haya quedado a un lado, pero sigue siendo cierto.

Quizás este hallazgo no tenga un concepto notable para la ciencia, no cambie alguno de los parámetros o modelos investigadores, pero investigadores afirman que ahí se encuentra la clave para el tratamiento de dolencias que incluso siguen sin una cura.

Esto podría hacernos reflexionar que tanto nosotros como el cosmos somos uno, que todos los entes vivos somos parte de una sola vida y por lo tanto tendriamos que comulgar juntos, respetando las leyes universales, cuidando a todos los entes vivos, a la naturaleza recordando que todo figura parte de nuestro planeta, el singular que tenemos.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS