MONSTRATOR: EL EXTRAÑO Y EFÍMERO OBJETO MISTERIOSO QUE “ECHÓ EL ANCLA” EN 1762

MONSTRATOR: EL EXTRAÑO Y EFÍMERO OBJETO MISTERIOSO QUE “ECHÓ EL ANCLA” EN 1762

Estructura descubierta en Marte es “idéntica” a una antigua tumba japonesa.
Naves antigravedad
Mentiras, Medias Verdades, Desinformación y Mentiras…

MONSTRATOR: EL EXTRAÑO Y EFÍMERO OBJETO MISTERIOSO QUE “ECHÓ EL ANCLA” EN 1762

 

A mediados de la década de 1700, hubo un zumbido en la comunidad astronómica, ya que varios informes convincentes de avistamientos de objetos que atravesaban la superficie del Sol habían comenzado a acumularse.

Por lo general, pequeños, oscuros y de forma circular, estos objetos a veces tardaban más de segundos, o como máximo varias horas, en atravesar el Sol. Sin embargo, en cualquier caso, el movimiento parecía indicar que estos “objetos” eran más que simples manchas solares, con las cuales los astrónomos ya estaban familiarizados.

Ya el 15 de marzo de 1758, el astrónomo Tobias Mayer observó que un objeto tan oscuro pasaba ante el Sol, que estimó que era 1/20 del diámetro del globo solar. Cuatro años más tarde, en febrero de 1762, J. C. Staudacher también observó dicho objeto, que apareció como una mancha negra y redonda en el Sol, que se había desvanecido al día siguiente.MONSTRATOR: EL EXTRAÑO Y EFÍMERO OBJETO MISTERIOSO QUE “ECHÓ EL ANCLA” EN 1762

Es probable que algunas de estas observaciones hayan sido el paso de planetas conocidos, como Venus, al pasar ante el Sol. Sin embargo, algunos de los relatos de este período se explican con menos facilidad. Quizás el más notable es el de Monsieur Rostan, astrónomo y miembro de la Sociedad Económica de Berna, así como de la Sociedad Médica Física de Basilea, Suiza. En la fecha del 9 de agosto de 1762, Rostan había estado usando un cuadrante para medir las altitudes del Sol en Lausana. El día en cuestión, de Rostan notó que “el Sol dio una luz tenue y pálida”, que supuso que había sido el resultado de “los vapores del lago Leman”.

Sin embargo, al dirigir un telescopio hacia el Sol, hizo una observación muy inusual, cuya descripción siguiente apareció en el Annual Register varios años después:

“Pasando a dirigir un telescopio de 14 pies, armado con un micrómetro, hacia el Sol, se sorprendió al ver el lado oriental del Sol, por así decirlo, eclipsado alrededor de tres dígitos, observando una especie de nebulosidad, que rodeaba el cuerpo opaco, por el cual estaba el Sol eclipsado en el espacio de aproximadamente dos horas y media, el lado Sur de dicho cuerpo, fuera lo que fuese, parecía separado de la rama del Sol; pero la extremidad, o, más adecuadamente, la extremidad Norte de este cuerpo, que tenía la forma de un huso, en anchura de aproximadamente tres dígitos del Sol, y nueve de longitud, no abandonaba la extremidad Norte del Sol. Este huso siguió avanzando continuamente sobre el cuerpo del Sol, de Este a Oeste, con no más de la mitad de la velocidad con la que se mueven los puntos solares ordinarios; porque no desapareció hasta el 7 de septiembre, después de haber alcanzado la extremidad occidental del Sol”.

Rostan señaló además que el objeto había sido visible casi todos los días durante este período, que duró cerca de un mes. Incluso logró producir una idea aproximada de la apariencia del objeto, con la ayuda de una cámara oscura, que envió a la Real Academia de Ciencias de París.MONSTRATOR: EL EXTRAÑO Y EFÍMERO OBJETO MISTERIOSO QUE “ECHÓ EL ANCLA” EN 1762

Se informó que el mismo objeto inusual era visible antes de que se observara el Sol en Basilea, aunque los observadores en París no pudieron discernir el objeto. De todos modos, los eventos de septiembre de 1762 fueron quizás los más significativos en medio de una ola de avistamientos similares de masas oscuras que atraviesan el Sol; Los avistamientos de objetos similares (aunque generalmente redondos, en lugar de en forma de huso) continuarían hasta el final del siglo, y también hasta el siglo XIX. En ocasiones, habría más de uno de los objetos vistos, y para mediados del siglo XIX, artículos convincentes, bastante sensacionales para la literatura astronómica, preguntaban si un “Planeta Vulcano” evasivo e intramercurial podría existir más cerca del Sol que cualquier otro conocido planetas

Hubo otras interpretaciones sobre los objetos que seguirían. Charles Fort, al escribir sobre las observaciones de Rostan en 1762, creía que el objeto había sido un “súper zepelín”, que había sido la expresión de marca propia de Fort para naves espaciales extra-planetarias de otras palabras.

“Debido a la forma de huso”, adivinó Fort, “me inclino a pensar en un súper zepelín, pero otra observación, que parece indicar que era un mundo, es que, aunque era opaco, ‘eclipsó el Sol’, tenía a su alrededor una especie de nebulosidad, ¿o atmósfera? Una penumbra normalmente sería un dato de una mancha solar, pero hay observaciones que indican que este objeto estaba a una distancia considerable del Sol … En cuanto a nosotros, Monstrator”.

“En la mente de Fort”, comentaba posteriormente el cronista de ovnis y forteanos Loren Gross, “había algo ahí afuera. Algo había echado el ancla”.

Ciertamente, no es inconcebible que pudiera haber habido un objeto grande y efímero observado en el espacio durante este período, ya sea orbitando la Tierra o el Sol mismo, que Rostan y al menos otro habían observado en ese momento. La idea de que el objeto no se podía ver desde París plantea la cuestión de si realmente estaba mucho más cerca de la Tierra, en cuyo caso un satélite natural, o incluso lo que se ha llamado un “moonlet” podría haber sido el culpable.

Por otra parte, la mayoría de las rocas espaciales son cualquier cosa menos “en forma de huso”, por lo que quizás tampoco se descarten posibilidades más exóticas.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS

https://cdn.hyperpromote.com/bidvertiser/tags/active/bvpprtr.html?pid=701583&bid=2005034&subid=[SUBID]&kw=[KEYWORD_ENCODED]&url=[REFERRER_ENCODED]&mincpc=[MIN_CPC]&flback=[FALLBACK_ENCODED]