OVNI sobre base militar de EE. UU.

OVNI sobre base militar de EE. UU.

OVNI sobre base militar de EE. UU.   La Mutual UFO Network (MUFON), la mayor organización especializada en la investigación

El acceso de los entes negativos son por medio de Portales dimensionales
Arqueólogos encuentran posible escondite nazi en Argentina  
El incidente de Falcon Lake es el caso OVNI más documentado de Canadá, incluso 50 años después

OVNI sobre base militar de EE. UU.

 

OVNI sobre base militar de EE. UU.

La Mutual UFO Network (MUFON), la mayor organización especializada en la investigación del fenómeno ufológico, acaba de dar a conocer el testimonio de un militar holandés que vivió un encuentro cercano con un OVNI en la Base Aérea de Soesterberg.

Ocurrió a las tres de la madrugada del 17 de febrero de 1991, cuando nuestro protagonista y otro compañero estaban de guardia en la citada instalación del Ejército. En cierto instante, ambos observaron un objeto luminoso a lo lejos, a unos 30 kilómetros de distancia. «La aeronave se dirigió hacia nosotros en décimas de segundo: una maniobra imposible para cualquier artilugio volador, y que además acabaría convirtiendo en papilla a sus tripulantes», aseguró el informante de la MUFON.

Efectos físicos

El OVNI permaneció estático sobre la vertical de los testigos, que pudieron contemplarlo con todo lujo de detalles. «No hacía ninguna clase de ruido y tampoco presentaba una forma definida –explicó el militar–, más bien parecía un círculo de luz rodeado por puntos brillantes que giraban en sentido contrario a las agujas del reloj». Después de algunos minutos, los puntos brillantes comenzaron a rotar a mayor velocidad y el objeto desapareció tal como se había acercado: en un suspiro.

Vomitábamos continuamente y teníamos una fiebre muy alta

Pasados tan solo unos segundos, los dos soldados notaron que surgía una ventisca muy potente en lo alto que descendía hasta la posición en la que se encontraban. A raíz de la experiencia, ambos sufrieron una serie de dolencias físicas: «Se trata de un capítulo de mi vida del que no suelo hablar, puesto que mi compañero y yo nos pusimos muy enfermos después del avistamiento –aseguró el testigo–. Vomitábamos continuamente y teníamos una fiebre muy alta que tardó días en desaparecer».

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS