¿Tenemos motivos para pensar que las vacunas de Bill Gates podrían ser anti-fertilidad?

¿Tenemos motivos para pensar que las vacunas de Bill Gates podrían ser anti-fertilidad?

El misterio de Hiperbórea la leyenda de la tierra perdida
Teotihuacán, alta tecnología: ¿Que hace la mica, un poderoso aislante radiactivo, dentro de estructuras que datan de hace miles de años?
Aquí está el cometa del apocalipsis”

La Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI) definió su misión de “salvar la vida de los niños y proteger la salud de las personas aumentando el acceso a la inmunización en los países más pobres del mundo”. Para lograr estos objetivos GAVI creó una estrategia en cuatro partes que incluye: Acelerar la utilización de vacunas infrautilizadas y nuevas, Fortalecimiento de los sistemas de salud que ofrecen vacunas, Aumentar los fondos para la vacunación y hacer que estos programas sean sostenibles, Dar forma a los mercados de vacunas, para que las vacunas permanezcan asequibles y apropiadas para los más necesitados. La Fundación Rockefeller y la Fundación Bill & Melinda Gates siguen siendo patrocinadores comprometidos de GAVI.

383-3834940_home-gavi-alliance-logo-hd-png-download

36d1048ef7bb2d1f
gates-foundation

Pero ¿qué tiene que ver la Fundación Rockefeller con la creencia de algunos de que las vacunas de GAVI son utilizadas para la reducción poblacional? ¿En realidad existen datos que puedan vincular a la Fundación Rockefeller con el control poblacional?

A continucación algunos datos interesantes para tener un poco de contexto de la relación que ha tenido la Fundación Rockefeller con el control de la natalidad:

La Oficina de Investigación Clínica (CRB) fue fundada en 1923 por Margaret Sanger y fue la primera clínica de control de la natalidad legal en los Estados Unidos, integrada en su totalidad por mujeres médicos y trabajadores sociales.  La clínica recibió una amplia financiación de John D. Rockefeller Jr. y su familia, quien continuó haciendo donaciones anónimas a causas de Sanger en las próximas décadas.

La American Birth Control League (ABCL) fue fundada por Margaret Sanger en 1921 en la Primera Conferencia Estadounidense de Control de la Natalidad en la ciudad de Nueva York. Sanger popularizó el término “control de natalidad“. John D. Rockefeller Jr. donó cinco mil dólares a la American Birth Control League de Sanger en 1924 y una segunda vez en 1925. La organización promovió la fundación de clínicas de control de natalidad, sobre todo para la población latina y negra. En junio de 1928, Sanger renunció como presidente de la Liga Estadounidense de Control de la Natalidad, fundando el Comité Nacional para la Legislación Federal de Control de la natalidad y separando la Oficina de Investigación Clínica de Control de la Natalidad de la Liga. En 1939 las dos se reconciliaron y se fusionaron para formar la Federación Estadounidense de Control de Natalidad. En 1942 el nombre fue cambiado a Federación de Planificación Familiar de EE.UU. o Planned Parenthood que actualmente es el mayor proveedor de servicios de salud reproductiva, incluyendo la aborción, en los Estados Unidos. En su Informe Anual de 2014, informó haber ver más de 2.5 millones de pacientes en más de 4 millones de visitas clínicas y la realización de un total de casi 9.5 millones de servicios diferenciados incluyendo 324,000 abortos. *El premio Margaret Sanger de 1967 en Liderazgo Mundial fue entregado a John D. Rockefeller III, según informó Planned Parenthood-World Population. Margaret Sanger sobre la campaña de la natalidad: “La campaña de control de la natalidad no es meramente un valor eugenésico, pero es prácticamente idéntico a los objetivos finales de la eugenesia” y sobre la eugensia: “La eugenesia es… la vía más adecuada y completa a la solución de los problemas raciales, políticos y sociales.”

William Gates Sr, padre de Bill Gates formó parte del Consejo Directivo de Planned Parenthood que había nacido a partir de la Liga Americana de Control de la Natalidad fundada por Margaret Sanger.

main-qimg-885b1c59aa85110509667cef4a1d80a2

En el reporte anual de 1968 (página 72) de la Fundación Rockefeller se establece:

“(…) se sabe que varios tipos de fármacos disminuyen la fertilidad masculina, pero los que se han probado tienen serios problemas de toxicidad. Se está trabajando muy poco en los métodos inmunológicos, como las vacunas, para reducir la fertilidad, y se necesita mucha más investigación para encontrar una solución”.

En el reporte anual de 1969 (páginas 85-99) de la Fundación Rockefeller se establece:

“El desarrollo de un medio simple y seguro para controlar la fertilidad humana, que sería barato, fácil de administrar a gran escala y socialmente aceptable, es objeto de intensas investigaciones en varios centros médicos importantes. Los métodos principales actualmente en uso -la pildora oral y el dispositivo intrauterino- tienen graves inconvenientes para los programas a gran escala”.

En 1980 se publicaría en Fertily and Sterility un trabajo en conjunto de varios científicos, entre ellos Harold A. Nash de la Universidad Rockefeller, G.P. Talwar, Sheldon Segal, entre otros. El trabajo titulado “Observations on the Antigenicity and Clinical Effects of a Candidate Antipregnancy Vaccine: β-subunit of Human Chorionic Gonadotropin Linked to Tetanus Toxoid” el cual ya anunciaba una vacuna anti-fertilidad elaborada con dos componentes: el toxoide del tétanos y la gonadotropina coriónica humana (hCG). La conjugación de TT con hCG provoca que el sistema inmunitario ataque las hormonas del embarazo. Los resultados esperados son abortos en mujeres que ya están embarazadas y / o infertilidad en receptores que aún no están impregnados.

Parece que no hay límite para las ambiciones de la Fundación Rockefeller de introducir compuestos anti-fertilidad en los ya existentes “servicios de salud”, como las vacunas, o -como parece ser ahora- los productos de consumo promedio. El reporte anual de la Fundación Rockefeller de 1985 (página 96) subrayó su constante dedicación a encontrar un buen uso para la sustancia anti-fertilidad “gossypol”, o C30H30O8 – como se lee en la descripción.

“Otro interés a largo plazo de la Fundación ha sido el gossipol, un compuesto que ha demostrado tener un efecto de anti-fertilidad en los hombres. A finales de 1985, la Fundación había otorgado donaciones por un total aproximado de $ 1.6 millones en un esfuerzo para apoyar y estimular las investigaciones científicas sobre la seguridad y la eficacia del gosipol”.

oms-610x389

La Fundación Rockefeller moldeó profundamente a la OMS y mantuvo relaciones largas y complejas con ella, incluso cuando ambas instituciones cambiaron con el tiempo. En el boletín de 1986 de la Organización Mundial de la Salud, esta relación se describe con cierto detalle. Mientras se investigaba la efectividad del “gosipol” como un “agente antifertilidad”, el boletín dice:

“La Fundación Rockefeller ha apoyado estudios clínicos limitados en China y estudios clínicos de pequeña escala en Brasil y Austria. La dosis administrada en el actual ensayo chino se ha reducido de 20 mg a 10-15 mg / día durante la fase de carga para ver si la oligospermia severa en lugar de la azoospermia consistente sería adecuada para un efecto aceptable, no tóxico y reversible. Por su parte, tanto el programa de reproducción humana de la OMS como el de la Fundación Rockefeller están apoyando estudios en animales para definir mejor el mecanismo de acción del gossipol“.

De hecho, el gossipol, un polifenol tóxico derivado de la planta de algodón, fue identificado desde el principio en la investigación de la Fundación como un esterilizante eficaz. La cuestión era, cómo implementar o integrar la sustancia tóxica en los cultivos. En el reporte anual de la Fundación Rockefeller de 1986 (página 46), la organización admite financiar la investigación sobre el uso de compuestos reductores de la fertilidad en relación con los alimentos para su “uso generalizado”:

“Los estudios sobre anticonceptivos masculinos se centran en el gosipol, una sustancia natural extraída de la planta de algodón, e identificado por los investigadores chinos como un efecto anti-fertilidad en los hombres. Antes de que se pueda recomendar el uso generalizado, se necesita más investigación para ver si la reducción de la dosis puede eliminar efectos secundarios indeseables sin reducir su eficacia como anticonceptivo. La Fundación apoyó la investigación sobre la seguridad, reversibilidad y eficacia del gossypol en siete diferentes subvenciones de 1986″.

No pasó mucho tiempo antes de que todos los esfuerzos de la Fundación Rockefeller comenzaran a tener efecto. En su reporte anual de 1988 (página 27), la RF se complació en informar sobre los progresos realizados por la División de Población de la Fundación en el campo de las vacunas anti-fertilidad:

“El Instituto Nacional de Inmunología de la India completó con éxito en 1988 la primera fase de los ensayos con tres versiones de una vacuna anti-fertilidad para las mujeres. Patrocinado por el gobierno de la India y apoyado por la Fundación, los ensayos establecieron que con cada una de las vacunas probadas, se podría esperar por lo menos un año de protección contra el embarazo, basado en los niveles de anticuerpos formados en respuesta al calendario de inmunización”.

Aunque el término “Vacuna contra la Fertilidad”, acuñado por la Fundación Rockefeller, fue reemplazado por el más burocrático “Fertility Regulating Vaccine (FRV), el programa fue obviamente el mismo.

Tan sólo cuatro años después de que la Fundación Rockefeller lanzara operaciones de financiación masiva en vacunas contra la fecundidad, el Grupo de Trabajo fue creado bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y el Fondo de Población de las Naciones Unidas. Su misión, según uno de sus miembros, es apoyar:

“la investigación básica y clínica sobre el desarrollo de vacunas anticonceptivas dirigidas contra los gametos o el embrión preimplantador. Estos estudios han implicado el uso de procedimientos avanzados en química de péptidos, tecnología de hibridomas y genética molecular, así como la evaluación de una serie de nuevos enfoques en la vacunología general. Como resultado de este esfuerzo internacional de colaboración, un prototipo de vacuna anti-HCG está siendo sometido a pruebas clínicas, lo que aumenta la posibilidad de que un nuevo método de planificación familiar esté disponible antes del final de la década actual”.

Aquí un documento de la OMS de 1992 sobre las “Vacunas Reguladoras de Fertilidad“.

Discurso de David Rockefeller en la ONU a medidados de la década de 1990.

En su revisión de 1997 de las vacunas contra la fertilidad, el Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología, con sede en la India, no olvidó reconocer a su principal benefactor:

“El trabajo sobre las vacunas LHRH y HCG fue apoyado por las subvenciones de investigación de la Fundación Rockefeller, (…)”.

Es algo más que curioso que el actual CEO de GAVI, Seth Berkley, de 1988 a 1994 fue miembro del equipo de trabajo de la División de Ciencias de la Salud de la Fundación Rockefeller. En 1996 fundó IAVI y fue su CEO hasta 2011, antes de trasladarse a GAVI. IAVI es la Iniciativa internacional de vacuna contra el SIDA también financiada por la fundación Bill y Melinda Gates así como por la Fundación Rockefeller.

En la charla TED de 2010, Bill Gates afirmó de manera clara y precisa:

“El mundo tiene actualmente 6,800 millones de personas. Y está en camino para llegar a 9,000 millones. Ahora, si hacemos un gran trabajo en nuevas vacunas, cuidado de salud, y servicios de salud reproductivos podríamos disminuir esa cifra, quizás, 10 o 15 %“.

BILL_GATES_VACUNAS

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS