2 Versiones Completamente Diferentes de la Historia de Moisés.

2 Versiones Completamente Diferentes de la Historia de Moisés.

La inmortalidad: Científico dice que es 100% seguro que sea capaz de hablar con sus seres queridos, incluso después de la muerte
POTALA, EL GRAN REGISTRO: El ultimo cambio planetario.
Los océanos de las supertierras pueden alcanzar 10 mil millones de años de antigüedad

La historia de Moisés no sólo aparece en la Biblia. En el mundo antiguo, casi todas las culturas tenían su propia versión de lo que sucedió. Los egipcios, los griegos y los romanos tenían su propia manera de explicar por qué miles de personas abandonaron Egipto para vivir en Jerusalén. El Moisés que conoces, que realizó milagros y liberó a los esclavos judíos de Egipto, es sólo una versión de la historia.

2 Versiones Completamente Diferentes de la Historia de Moisés.

Manetho: Moisés, rey leproso y criminal de guerra.

Los egipcios contaron la historia de Moisés también, pero en su versión, él no era un héroe milagroso con poderes dados por Dios. En la versión transmitida por el historiador egipcio Manetho, Moisés es un monstruo brutal y violento – y ni siquiera es judío.

Moisés, según Manetho, era un sacerdote egipcio llamado Osarsiph que trató de hacerse cargo de Egipto. El faraón había puesto en cuarentena a todos con lepra en una ciudad llamada Avaris, y Osarsiph los usó para organizar una revuelta. Él se hizo el gobernante de los leprosos.

Moisés y su ejército de leprosos crearon las leyes judías puramente por despecho para los egipcios. Ellos deliberadamente hicieron sus leyes lo exacto de lo contrario de todo lo que los egipcios creían. Sacrificaron los toros, por ejemplo, puramente porque los egipcios adoraban uno.

Moisés y su colonia de leprosos formaron una alianza con el pueblo que vivía en Jerusalén. Construyó un ejército de 200.000 personas y luego invadió Egipto. Primero conquistaron a Etiopía, donde reinaron como déspotas brutales. Según los egipcios, Moisés y su pueblo “no se abstuvieron de ninguna clase de maldad ni de barbarie”.

Los antiguos egipcios adoraban animales sagrados como Apis, que era un toro vivo tratado como un dios. Moisés no sólo mató a estos animales sagrados – forzó a los sacerdotes egipcios que les sirvieron para hacerlo por él. Los sacerdotes se vieron obligados a quemar sus animales divinos vivos sobre una pira hecha de imágenes sagradas. Entonces fueron desnudos y enviados al desierto para morir.

Finalmente, después de unos 13 años, Amenophis consiguió reunir a un ejército lo suficientemente grande para perseguir a Moisés de Egipto. Lo persiguió en Siria, donde Moisés y su pueblo se establecieron en Jerusalén. Sin embargo, según los egipcios, todas las leyes judías que fundan nuestra sociedad moderna comenzaron en esa colonia de leprosos como nada más que el rencor contra Egipto.

Estrabón: Moisés, Filósofo.

Según el historiador griego Estrabón, Moisés no era un obrero milagroso y no hablaba a Dios. Era sólo un filósofo que se sentó, pensó en ello y decidió que el monoteísmo tenía más sentido.

2 Versiones Completamente Diferentes de la Historia de Moisés.

Moisés, en ese tiempo, era el gobernante del Bajo Egipto, pero estaba “insatisfecho con las instituciones establecidas” en su propio país. Dios, creía, no podía ser un hombre o un animal, sino que tenía que ser “una cosa que nos abarca a todos”.

Estaba tan convencido de esto que renunció a su posición y dirigió a un grupo de personas de Egipto para iniciar su propio país.

Estas personas no eran esclavas, y esto no era una revolución. Eran, según Strabo, “personas de mentalidad recta” que estaban de acuerdo con la filosofía de Moisés, y nadie trató de impedir que se fueran.

Moisés y su pueblo llegaron a Jerusalén, que no tuvieron que conquistar. Era, según Strabo, “rodeado de un territorio estéril y acuático”, así que nadie más lo quería. Allí, estableció una religión laxa con pocas reglas, que era tan popular que las naciones circundantes voluntariamente se unieron a su reino.

Después de la muerte de Moisés, sin embargo, Jerusalén fue tomada por “personas supersticiosas” que introdujeron la dieta kosher y la circuncisión – ideas que, Strabo afirma, fueron completamente contra todo lo que Moisés enseñó.

Source: Mundooculto.es

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS

https://cdn.hyperpromote.com/bidvertiser/tags/active/bvpprtr.html?pid=701583&bid=2005034&subid=[SUBID]&kw=[KEYWORD_ENCODED]&url=[REFERRER_ENCODED]&mincpc=[MIN_CPC]&flback=[FALLBACK_ENCODED]