Se enviará una flota «nanoespacial» para buscar Nibiru

Se enviará una flota «nanoespacial» para buscar Nibiru

Ovnis en pinturas rupestres
Confesión de exmarine estadounidense: Luché contra aliens en Marte
Misteriosas desapariciones de niños
Se enviará una flota «nanoespacial» para buscar Nibiru
Se enviará una flota "nanoespacial" para buscar Nibiru
  • Durante siglos, los astrónomos han sugerido que el sistema solar contiene planetas no descubiertos que giran en los remotos y oscuros confines del reino solar. De vez en cuando, notaron los efectos gravitacionales de cuerpos desconocidos, obligándolos a buscar al culpable. Así es como se descubrieron Neptuno y Plutón.

Y ahora, los astrónomos se enfrentan a un rompecabezas similar: tienen un paquete completo de evidencia de que en algún lugar de la periferia del sistema solar hay un planeta enorme. Según cálculos preliminares, debería girar alrededor del Sol a una distancia de aproximadamente 500 unidades astronómicas o 70 mil millones de kilómetros.

Otro testimonio provino del cinturón de Kuiper, ubicado más allá de Neptuno. Habiendo estudiado la distribución de objetos abiertos en el cinturón, los astrónomos se sorprendieron al descubrir que los objetos allí no están distribuidos uniformemente, como en el cinturón de asteroides, sino que son recolectados por grupos locales. Parece que si estos objetos se combinan entre sí, entonces una gran masa los reúne en grupos.

Este objeto se llama tradicionalmente Planeta Nueve. Según las estimaciones, debería tener una masa de 5-10 veces la masa de la Tierra. Hubo un tiempo en que se creía que el objeto no se podía ver, ya que está extremadamente lejos, pero recientemente una teoría diferente ha dominado a los astrónomos. Mucha gente piensa que el Planeta Nueve es el agujero negro primario que queda del Big Bang.

Se enviará una flota "nanoespacial" para buscar Nibiru

Si este agujero negro tiene una masa del orden de 5-10 masas terrestres, su diámetro será de unos 5-10 centímetros. Pero incluso si la masa del agujero negro es más significativa, su diámetro seguirá siendo insuficiente para la detección a través de un telescopio. Además, un agujero negro es invisible en la naturaleza y solo se puede ver si interactúa con la materia. A la luz de estos datos tristes, los astrónomos se golpean la cabeza contra la pared y tratan de eludir las leyes de la naturaleza al diseñar una forma que les permita ver tales objetos. Y hoy, gracias a un nuevo trabajo científico de Ed Witten, físico del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, Nueva Jersey, los astrónomos tienen esa oportunidad.

La idea de Witten es buscar no el agujero negro en sí, sino las deformaciones gravitacionales que crea a su alrededor. Y para esto, debes enviar una flota de naves espaciales al agujero negro. Solo que no serán enormes acorazados y cruceros de películas de ciencia ficción, sino objetos de un tamaño microscópico: nanopolvo. Witten no es el primero en representar el potencial de una nave nanoespacial. Varios estudiosos y visionarios han estado explorando la idea de usar poderosos rayos láser terrestres para avanzar pequeñas naves espaciales basadas en chips hacia las estrellas. En particular, incluso se consideró el proyecto de enviar tales dispositivos a las estrellas.

La idea es que la nave espacial viajará como si estuviera en la punta de un enorme rayo láser enviado desde la Tierra, desde la Luna o desde una gran estación orbital. Y aunque se invirtió mucho dinero en este proyecto y la NASA incluso probó láseres y dispositivos experimentales, sin embargo, todos estos fueron, por así decirlo, desarrollos que ayudarían solo a las próximas generaciones a llegar a las estrellas más cercanas. Sin embargo, la idea de Witten es revolucionaria a su manera, ya que nadie consideró enviar una sonda con un peso de centésimas de gramo. Además, tal sonda puede no ser la única: se pueden enviar en nubes enteras.

Todo lo que se requiere de un aparato de este tipo es llevar un transmisor, un dispositivo para determinar su posición exacta y un reloj a bordo. Este enorme y complejo, según los estándares del siglo pasado, establecido hoy puede implementarse como un solo chip. Al mismo tiempo, debido a su pequeña masa, esta placa reflectante con un chip puede acelerarse a velocidades cósmicas reales, un pequeño porcentaje de la velocidad de la luz.

Otra gran oportunidad es la nube de estas naves espaciales. Entonces, dado que los astrónomos solo asumen la presencia de un agujero negro en el sistema solar, sus dispositivos ni siquiera tienen una pista en qué dirección volar para buscarlo. Pero la nube le permite peinar todo el sector y buscar desviaciones allí en el transcurso del tiempo y en la gravedad. Los astrónomos comparan este enfoque con «disparar al Planeta Nueve con una escopeta».

Según las estimaciones del ingeniero de cohetes británico Kevin Parkin, el costo de tal misión será de 100 millones a mil millones de dólares, lo cual es simplemente ridículo para las agencias espaciales. Al mismo tiempo, la misión será una demostración al mundo de sus tecnologías y el mapeo gravitacional de toda la ruta de vuelo; al final, quién sabe qué más hay en el camino a Neptuno. Aunque el premio principal será, por supuesto, el premio principal, cuando en unas pocas semanas o meses la nube de nanitos llegue al cinturón de Kuiper y abra allí el agujero negro primario.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS

https://cdn.hyperpromote.com/bidvertiser/tags/active/bvpprtr.html?pid=701583&bid=2005034&subid=[SUBID]&kw=[KEYWORD_ENCODED]&url=[REFERRER_ENCODED]&mincpc=[MIN_CPC]&flback=[FALLBACK_ENCODED]