Una nueva serie de imágenes de satélite publicadas por la Agencia Espacial Europea (ESA) revelan que la misteriosa anomalía que está debilitando el campo magnético de la Tierra parece estar a punto de dividirs

Una nueva serie de imágenes de satélite publicadas por la Agencia Espacial Europea (ESA) revelan que la misteriosa anomalía que está debilitando el campo magnético de la Tierra parece estar a punto de dividirs

El cometa ISON y la última profecía de los Indios Hopi
Israel construye valla para evitar "inundación" de refugiados
Cuba aplica gratuitamente vacuna creada contra el cáncer de pulmón
Una nueva serie de imágenes de satélite publicadas por la Agencia Espacial Europea (ESA) revelan que la misteriosa anomalía que está debilitando el campo magnético de la Tierra parece estar a punto de dividirs

Una nueva serie de imágenes de satélite publicadas por la Agencia Espacial Europea (ESA) revelan que la misteriosa anomalía que está debilitando el campo magnético de la Tierra parece estar a punto de dividir

 

Las imágenes de los satélites Swarm, de la Agencia Espacial Europea, muestran claramente una nueva célula formándose en el interior de la Anomalía del Atlántico Sur – DTU Space
La misteriosa anomalía que debilita el escudo magnético de la Tierra, a punto de dividirse en dos
Nuevas imágenes de satélite muestran una nueva célula que crece rápidamente dentro de la anomalía desde hace cinco años

Una nueva serie de imágenes de satélite publicadas por la Agencia Espacial Europea (ESA) revelan que la misteriosa anomalía que está debilitando el campo magnético de la Tierra parece estar a punto de dividirse. Si lo hace, pronto podríamos tener más de uno de estos extraños fenómenos sobre nuestras cabezas.

Se la conoce como «Anomalía del Atlántico Sur» y consiste en una vasta región que se extiende desde América del Sur hasta el suroeste de Africa y en la que, inexplicablemente, la intensidad del campo magnético es mucho menor que en otras regiones del globo.

El campo magnético que envuelve a la Tierra es, para nosotros, un poderoso escudo defensivo que nos protege de la letal acción de los vientos solares y de la radiación cósmica que llega del espacio profundo. Ambas nos bombardean continuamente en forma de haces de partículas de alta energía, y sin esa defensa natural, podrían terminar «esterilizando» la superficie terrestre. Por eso, cualquier cambio o reducción de la fuerza del campo magnético debe ser estudiada y comprendida. No hacerlo podría tener serias consecuencias para la vida en general.

Según la ESA, sin embargo, por ahora no tenemos mucho que temer. De hecho, la agencia espacial señala que los efectos más significativos de esa anomalía se limitan al mal funcionamiento de instrumentos a bordo de satélites y naves espaciales en órbita cada vez que atraviesan la zona afectada, donde están expuestas a una mayor cantidad de partículas espaciales cargadas.

Pero la intensidad de la anomalía está aumentando. Según la ESA, el campo magnético de la Tierra ha perdido, de media, hasta un 9% de su intensidad durante los dos últimos siglos. Y una parte significativa de esa pérdida se debe directamente a la Anomalía del Atlántico Sur, que ha pasado de los 24.000 a los 22.000 nanoteslas solo en los últimos 50 años.

¿Pero cuál es la causa de la anomalía? Sencillamente, los científicos no lo saben. El campo magnético de la Tierra (eso sí lo sabemos) es generado por las corrientes eléctricas producidas por una enorme masa giratoria de hierro fundido en el núcleo externo del planeta. Pero esa rotación, por lo menos en escalas de tiempo considerablemente largas, suele permanecer estable.

Justo al contrario que el campo magnético de la Tierra, que está en permanente estado de movimiento. Tanto, que cada pocos cientos de miles de años los dos polos magnéticos (el norte y el sur), intercambian sus posiciones y causan lo que se conoce como una «inversión de campo magnético». En estos mismos momentos, por ejemplo, el polo norte magnético, que hace unos años se encontraba en Canadá, se está desplazando rápidamente (a unos 50 Km por año) hacia Siberia.
Inversión del campo

¿Significa eso que estamos al comienzo de una inversión del campo? Los científicos tampoco conocen esa respuesta, y existen teorías para todos los gustos. En cualquier caso, tampoco está del todo claro si esas reversiones podrían tener algo que ver con anomalías como la del Atlántico Sur. Cuyo origen, por cierto, también se desconoce.

Lo que sí resulta indudable es que la anomalía magnética tampoco está quieta. Desde 1970, en efecto, su tamaño ha ido aumentando a medida que sigue moviéndose, hacia el oeste, a un ritmo de unos 20 km anuales.

En ese contexto llegan las nuevas imágenes de los satélites Swarm, de la Agencia Espacial Europea, en las que se aprecia cómo en los últimos cinco años un segundo foco de intensidad magnética mínima ha empezado a formarse, y a crecer de forma vigorosa, dentro de la anomalía. Los investigadores sugieren que la anomalía misma podría estar en el proceso de dividirse en dos células separadas, con la principal centrada sobre América del Sur y la nueva formándose ya cerca de las costas africanas. El desafío, en estos momentos, es comprender qué tipo de procesos en el núcleo terrestre podrían estar impulsando estos cambios.

A la espera de ser capaces de responder a alguna de las muchas cuestiones abiertas, los científicos siguen haciendo lo único que pueden hacer en estos momentos: seguir observando y recopilando datos.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS

https://cdn.hyperpromote.com/bidvertiser/tags/active/bvpprtr.html?pid=701583&bid=2005034&subid=[SUBID]&kw=[KEYWORD_ENCODED]&url=[REFERRER_ENCODED]&mincpc=[MIN_CPC]&flback=[FALLBACK_ENCODED]