LOS ANIMALES PREHISTÓRICOS DE LOS LAGOS DEL SUR

LOS ANIMALES PREHISTÓRICOS DE LOS LAGOS DEL SUR

UN EX-FUNCIONARIO DE LA N.S.A. DENUNCIA EL PROYECTO DE CONTROL TOTAL DE LAS COMUNICACIONES
Las nuevas tecnologías secretas…posibles ovnis?
Hipótesis criptoterrestre

LOS ANIMALES PREHISTÓRICOS DE LOS LAGOS DEL SUR

    

Hoy está prácticamente aceptada la presencia de un animal acuático en el Lago Nahuel Huapi, ese gran espejo de agua que baña las costas de la hermosa ciudad de Bariloche en el sur argentino. Son muchas las personas que lo han visto, lo han fotografiado e incluso filmado y todas estas comprobaciones han dado en bautizar al ser como “Nahuelito”.

Pero la historia de estos mal llamados monstruos marinos en los lagos del sur argentino se remonta a la época precolombina
Los Tehuelches lo llamaban Yemisch (que significa “tigre del agua”) y le tenían terror por su aspecto feroz. Este animal de hábitos nocturnos, era un anfibio que los asustaba con sus bramidos escalofriantes y en sus incursiones terrestres arrastraba con sus potentes garras animales y a veces hombres a su hábitat en el fondo del lago.

Por su parte los Mapuches lo llamaban Caleuche (“cuero extendido”) y lo describían en forma muy similar a la de los Tehuelches.
A fines del siglo XIX el famoso Florentino Ameghino presentó al gobernador del territorio del Chubut un cuero y huesos de un Mylodon cazado en la orilla del río Colhué-Huapi por un indio llamado Hompen.

Florencio de Basaldúa (el gobernador chubutense) organizó una expedición que estuvo al mando de un miembro del Museo de La Plata. Esta expedición abandonó la búsqueda al ser atacada por un animal similar a un Mylodon.

En 1922 llegó desde Estados Unidos, huyendo de la justicia el célebre pistolero Butch Cassidy y en su persecución el agente federal Martín Sheffield.

   

Fue así que Sheffield mientras seguía pistas del fugitivo, descubrió en el lago Epuyén uno de estos “monstruos” que lo dejo perplejo.
Sheffield olvido por un tiempo la misión que lo había llevado a la Patagonia y se obsesionó con la búsqueda del animal; escribió una carta muy completa en descripciones y teorías al Director del zoológico de Buenos Aires, don Clemente Onelli, quien le mando una expedición en la que participaban un eximio cazador y un reconocido embalsamador, con la idea de capturar y conservar al monstruo para llevarlo al museo platense; pero este grupo no encontró nada.

Según la opinión científica es muy improbable la existencia de seres de estas características por ser lagos fríos y con pocas posibilidades de alimentos para la cantidad de animales (no podría ser solo uno, sino un mínimo grupo para reproducirse y perdurar), los que se calculan en un mínimo de cien.

Pero (siempre aparece el pero) tampoco se creía que podían existir el Celecanto (supuestamente extinguido hace 65.000..000 de años) y el Okapi (jiráfido africano descubierto en pleno siglo XX) y sin embargo allí están como vivo ejemplo de las equivocaciones que el hombre comete en hombre de la ciencia.

Queda también la posibilidad de la interconexión acuática bajo los continentes, por lo que los monstruos de los lagos de nuestro sur, serían los mismos vistos en Escocia (Nessie en el lago Ness), el Kok-Kol (en ruso “serpiente gigante”) visto en el lago del mismo nombre en el valle de Karakystan, cerca de la frontera con china y el del lago Vorota en Siberia, entre otros.

Por lo general estas apariciones se dan en lagos profundos (no olvidar que al lago Nahuel Huapi como otros del sur no se le conoce la profundidad en algunos lugares y que tendría interconexión tras la cordillera como lo demuestra la ebullición observada en el lago durante el terremoto producido en Chile durante la década del ‘70).

También son características las apariciones en lugares muy fríos (Escocia, Siberia, Patagonia, Canadá, etc..).

¿PUEDE SER EL MONSTRUO CONTEMPORÁNEO DE LOS DINOSAURIOS?

Las descripciones recogidas por los testigos actuales, tanto como los antiguos relatos aborígenes semejan mucho la figura del monstruo a animales que vivieron en la tierra hace más de 60.000.000 de años, en la época en que los gigantescos dinosaurios dominaban el planeta y otros seres se desarrollaban en los mares.

Las descripciones apuntan a dos posibilidades: El Mylodon o el Plesiosaurio.

El Mylodon fue un animal antidiluviano, de gran talla, con cinco molares en la mandíbula superior y cuatro en la inferior. Con cinco dedos en las extremidades anteriores y cuatro en las posteriores. Tenía una semejanza con el oso hormiguero y con el perezoso. Fue habitante del territorio sureño y en el Museo de La Plata se conserva su esqueleto, el que nos da una idea de su magnitud.

En cuando al Plesiosaurio, se sabe que fue un reptil marino de la Era Mesozoica (desde 200.000.000 a 65.000.000 de años). Tenía un cuerpo que variaba (según la edad del animal) entre tres y catorce metros de largo. La cola como el cuello se destacaban por su largo, mientras que tanto los miembros anteriores como posteriores se fueron transformando en aletas, adoptando un hábitat netamente acuático y nadando en forma similar a las tortugas que hoy conocemos.

CRÓNICA DE AVISTAJES

A continuación veremos una crónica hasta fines de la década del ‘80 que nos permite apreciar que las observaciones en los lagos del sur son muchas y que en su variedad (tanto de observadores, como en los métodos usados) está la clave que nos permite asegurar que este animal-monstruo (¿que nombre darle?) no es solo una leyenda sino una realidad.

  • 1875 = En el lago Aluminé, el cacique Nahuel-Pi relata sobre la presencia del monstruo al Dr. Nietsche.

  • 1898 = En el lago Colhué-Huapi el indio tehuelche Hompen caza un animal del cual entrega huesos y el cuero a Florentino Ameghino.

  • 1900 = En el lago Vinter se produce el primer avistaje registrado, el cual es denunciado por un lugareño.

  • 1910 = Mientras se baña en el lago Pueyrredón, Alfredo Sepúlveda ve un animal que describe como un saurio.

  • 1922 = Un indio relata a Florentino Ameghino haber matado un extraño animal en el río Santa Cruz.

  • 1922 = Martín Sheffield manda una carta al Director del zoológico de Buenos Aires, en la que le pide apoyo expedicionario para encontrar a un animal visto en el lago Epuyén. La expedición no resulta exitosa.

  • 1927 = En el lago Fagnano se encuentran restos supuestamente de Plesiosaurio y las huellas frescas de un gran animal.

  • 1938 = Un lugareño ve un animal de aproximadamente quince metros con aletas y largo cuello en el lago Gutiérrez.

  • 1978 = En el lago Nahuel Huapi, la señora Hilda Rumboll ve al monstruo desde Bariloche con prismáticos.

  • 1984 = Aldo Peletier ve en el lago Lolog una masa oscura que calcula en ocho metros de largo.

  • 1986 = Stella Maris López desde Bariloche observa en el lago Nahuel Huapi algo similar a una gran serpiente deslizándose en las aguas.

  • 1986 = En el lago Nahuel Huapi, Martina Barzi toma una foto del monstruo con una lente de 300 mm. (la foto no resulta buena como para poder determinar de que se trata lo observado).

  • 1987 = Alfredo Passo (ex comandante de Austral Líneas Aéreas) capitán del crucero turístico del lago Nahuel Huapi lo observa a la distancia moviéndose rápidamente y sumergiéndose.

  • 1988 = En el lago Nahuel Huapi, José Ulesia del Instituto Balseiro de Bariloche, junto a 26 compañeros, ven un gran animal moviéndose rápidamente en el agua en dirección a la isla Victoria.

  • 1989 = Un grupo de 31 turistas, guiados por Isabel Muller ven un animal de aproximadamente 20 mts. con grandes aletas en el lomo.

  • 1989 = En el lago Nahuel Huapi, el fotógrafo profesional Jorge Brodo y su amigo Juan Bucetta filman un animal de unos 20 mts. de largo de movimientos flexibles y ondulantes que se desplaza en el lago.

  • 1992 = Un lugareño (que exige total reserva de su identidad), mientras recorre la orilla del lago Pueyrredón, ve un animal que describe como un gran saurio, con la particularidad de presentar aletas,

  • 1997 = En el lago Epuyén, un grupo de turistas (8 en total), ven perplejos un animal similar una gran serpiente en la orilla, que rápidamente se sumergió ante sus gritos. Las fotos obtenidas solo muestran un gran movimiento en el lago y algo que se puede interpretar como una larga cola.

  • 1999 = Similar al testimonio anterior es el de Marina Calvo González, una turista española; que vio un animal semejante, también a orillas del Epuyén.

  • 2002 = Un grupo de laicos religiosos durante un retiro espiritual a orillas del lago Gutiérrez, ven a la distancia una gran cabeza «como la de un caballo» y dos jorobas sobresaliendo del agua. El lugareño que servía de guía, les confió que era habitual (aunque no frecuente) ver «eso» en el lago.

  • 2003 = Durante una excusión sobre el lago Nahuel Huapi, en dirección a la Isla Victoria, un grupo de turistas (entre los que se encontraban alemanes, italianos, chilenos y argentinos), observa muy cerca de la embarcación, prácticamente sobre la superficie, lo que describen como una gran víbora que los acompañó durante bastante tiempo, provocando cierto temor entre los pasajeros. Uno de los presentes asegura que un turista de origen alemán obtuvo una filmación muy interesante que mostró en el hotel.

  • 2006 = Un grupo de alumnos secundarios, en viaje de estudios observan una extraña «serpiente» desde la ciudad de Bariloche, desplazándose rápidamente por el lago (las fotos obtenidas con celulares no resultan claras).

  • 2006 = Néstor Pérez Aguirre y su flamante esposa Silvina, en viaje de bodas, divisan desde la zona costera de Bariloche una presencia en el lago,con la cabeza semejante a una serpiente y dos jorobas bien pronunciadas. Cuando salen del estupor inicial e intentar fotografiarlo, el animal se sumerge

       

Hasta aquí esta crónica (incompleta y perfectible de actualización) que nos sirve como ejemplo de avistajes, fotos y filmaciones de estos animales que viven en los lagos del sur.argentino.

Hay que tener en cuenta que en los últimos años se incrementan los avistajes en el lago Nahuel Huapi en concordancia con la importancia que ha adquirido Bariloche como centro turístico a nivel internacional y aglutinante de muchas personas.

Tal vez la mayor incógnita que plantea la posibilidad de supervivencia de estos monstruos en nuestros lagos sureños es el inclemente clima que reina en el lugar, pero a favor de esta supuesta presencia está sin lugar a dudas la amplia posibilidad de alimentación que brindan estos parajes.

En los lagos del sur argentino se mueven seres que tal vez sean el eslabón viviente entre la Prehistoria y nuestra realidad cotidiana.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS