EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBORO

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBORO

Doc Horlock con un gigante Anunnaki en una base secreta
Desentierran tres enormes cabezas de estatua en Cambodia
Pescadores se enfermaron después de avistar una ‘batalla OVNI’ en 1665

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBORO

Sin duda uno de los eventos más misteriosos y controvertidos ocurridos en la década de los sesenta en los Estados Unidos sucedió en la pequeña localidad de Glassboro (Nueva Jersey), y por diversas razones ha permanecido en la sombra y “desechado» de la literatura ufológica durante más de 5 décadas etiquetado como un simple fraude. Sin embargo, quizás, este caso pueda encerrar un enigma apasionante a la espera de ser revelado…

Esta es la historia, reconstruida 53 años después…

ENCUENTRO EN EL BOSQUE

El sábado 5 de septiembre de 1964, sobre las 15:00 horas, 2 hermanos de 8 y 11 años, se encontraban pescando tranquilamente en un lago en las proximidades de Glassboro cuando 2 jóvenes bien vestidos se les aproximaron. Uno de ellos estaba descalzo. Sin mediar otro comentario, uno de los jóvenes les dijo a los niños que la tarde del viernes había visto el descenso de un objeto luminoso rojo en el bosque y que esa misma mañana, en compañía de su amigo habían localizado el lugar donde había aterrizado el OVNI. En ese momento les preguntó a los hermanos si querían visitar la zona del descenso. Ni cortos ni perezosos, los hermanos se encaminaron al interior del bosque donde encontraron unas misteriosas huellas en la arena. En la zona parecía que había aterrizado un objeto que había dejado 4 profundas marcas sobre el terreno. Se daba la curiosa circunstancia que el padre de los niños, el Sr. Ward Campbell, era miembro del NICAP (National Investigations Committee On Aerial Phenomena, uno de los grupos ufológicos más importantes de Estados Unidos). Y esa misma tarde cuando fue a recoger a sus hijos al lago, visitó la zona de las huellas tras oír la historia de los niños. Impresionado por los rastros, el Sr. Campbell informó inmediatamente a la policía, y el jefe del departamento quedó tan intrigado que decidió acompañarle al lugar al día siguiente.

LA INVESTIGACION POLICIAL

Una vez en el interior del bosque, el Sr. Campbell y el jefe de policía Everett Watson se sorprendieron por la magnitud y extrañeza de todas las huellas y marcas que existían en la zona. Así que Watson reclamó la presencia de 2 agentes más para completar y colaborar en la investigación. Tras la incorporación de los patrulleros Robert Toughill y John Schulde, el grupo decidió examinar, medir y anotar todas las evidencias que hallaron en la zona. Sobre la arena existían 3 huellas formando un triangulo de 8’2 metros centímetros, 7’10 metros centímetros y 7’5 metros de lado. Las marcas eran profundas, de forma cónica y redondeada en su base, de unos 45 centímetros de profundidad y unos 70 centímetros de diámetro. Las marcas habían levantado a su alrededor unos pequeños y regulares montículos de arena y tierra de unos 12’7 centímetros de altura. Algunas muestras de arena de los alrededores, de aspecto ennegrecido, parecían haber sido eyectadas desde el centro de las marcas.

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBOROAgentes de policía de Glassboro examinaron las huellas…(Cortesía Michael Swords)

En el centro aproximado del triangulo formado por las 3 huellas, existía otro orificio, semejante a un cráter de 45 centímetros de profundidad y 71 centímetros de diámetro. Alrededor de esta marca había 11 huellas de quemaduras dispuestas como las horas de un reloj. En el informe que realizó el agente Schulde también se indicaba que:“lejos del agujero central, dispuestas en un patrón triangular se observan 3 agujeros 25’4 centímetros de ancho y 20’3 centímetros de profundidad en la que la hierba aparece hundida”. Los policías dictaminaron que la arena del interior de las huellas estaba fundida y que en la zona había unos “desconcertantes fragmentos metálicos”.Se recogieron muestras para su análisis de ambos elementos, tanto por los oficiales de policía como por el Sr. Campbell. Cuando los periódicos publicaron la noticia de la aparición de la huellas, se originó un inusitado interés en Glassboro y los alrededores, que provocó que más de 4.000 personas acudieran al lugar donde supuestamente había aterrizado un OVNI. Además, algunos vecinos de la zona afirmaron haber visto un OVNI en los alrededores en aquellas fechas. La señora Freda DuFala dijo a los periodistas locales que había distinguido una resplandeciente «luna roja” en esa área. También se supo que otra vecina y 2 niñas habían observado una luz extraña en la zona…

LA INVESTIGACION DE LA USAF

Debido al interés creciente de la prensa por conocer lo ocurrido, el 9 de septiembre de 1964 la “Associated Press” se puso en contacto con la cercana Base McGuire de la USAF para informales sobre la aparición de las misteriosas huellas. Las autoridades militares enviaron un grupo de estudio formado por un Mayor, un Capitán, tres sargentos y un profesor de geología de la Southern Connecticut College, el Dr. Robert L. Brown que ya había colaborado en otras investigaciones OVNIs con la USAF. Los militares tomaron muestras del terreno e hicieron copias de todos los informes elaborados por la policía de Glassboro. Todas las evidencias fueron enviadas a la Base de Wright-Patterson para su análisis, al igual que el informe de las huellas, que terminó incluido en el conocido BlueBook. Los militares recogieron otras como “envoltorios de chicle” y “restos de petardos”, también anotaron que en la zona había “huellas de zapatillas de deporte”.

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBOROCroquis de las huellas realizadas por John Schulde de la policía de Glassboro. (Cortesía Michael Swords)

Al día siguiente de su inspección ocular, Robert L. Brown realizó una visita de cortesía a la comisaría de Glassboro informando a los policías que, «extraoficialmente», el caso era un engaño ya que las “pisadas” y los “restos de petardos” así lo indicaban. Posteriormente un portavoz de la Fuerza Aérea confirmó este primer dictamen, aunque insólitamente, indicaba que la «arena fundida» había sido enviada a Wright-Patterson, sin llegar a explicar cómo unos bromistas llegaron a elevar la temperatura de la misma, unos 1500 °C, para alcanzar ese estado. Cuando el oficial Robert Toughill escuchó esta afirmación de los militares se preguntaba como unos falsificadores o bromistas habían conseguido este resultado.

LA INVESTIGACION DE LOS UFOLOGOS

El 10 de septiembre el Dr. John Pagano, miembro del NICAP, se personó en el lugar para investigar los hechos. Pagano se entrevistó con el capitán Watson, con el propietario de la tierra donde habían aparecido las marcas, Frank Sergi y con el Sr. Ward Campbell. El ufólogo indicó en su informe que el Sr. Sergi; “estaba muy impresionado con la perfecta formación del cráter cónico, y su aspecto cristalino».En aquella ocasión el grupo de investigación se percató de los daños producidos en algunas ramas de los árboles de los alrededores. Las conclusiones del Dr. Pagano eran “positivas”. El NICAP en sus apreciaciones preliminares afirmaba que las huellas de Glassboro «probablemente fueron puestas allí por un objeto volador no identificado (…) Esta es una «evidencia física impresionante» y son muy parecidas a las marcas que se encuentran en otros 3 otros casos de aterrizaje OVNIs registrado este año en Nuevo México y Montana».

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBOROLos ufólogos examinaron las huellas y las marcas halladas en la vegetación colindante (Cortesía Michael Swords)EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBORODetalle de una de las huellas. (Cortesía Michael Swords)

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBOROEl interior de las huellas estaba ennegrecido. (Cortesía Michael Swords)EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBOROOtra de las misteriosas huellas. (Cortesía Michael Swords)

Coincidiendo con la incursión del NICAP en la zona, el ufólogo Alphonse Zulli acudió a Glassboro el 10 de septiembre. Además se daba la circunstancia que Zulli era experto en arboles y podía evaluar con mayor acierto los daños presentados por la vegetación colindante a las huellas. Acompañado de otros 2 expertos en arboles, Zulli llegó la zona de las marcas el 11 de septiembre. Aunque comprobaron que los continuos “turistas” que acudían al lugar habían casi desecho las rastros sobre el terreno, comprobaron aliviados, que por su altura, las marcas sobre los arboles permanecían intactas. Los expertos comprobaron, tras trepar a uno de los arboles, que a unos 12 metros de altura algunas hojas estaban carbonizadas. La carbonización parecía haber actuado de forma selectiva ya que algunas hojas no presentaban quemaduras. En otras zonas del árbol se apreció que la corteza estaba carbonizada también de forma selectiva y en ocasiones parecía haber sido arrancada de cuajo. Además determinaron que el árbol no estaba afectado por ninguna enfermedad. El grupo de Zulli estableció que la “fuerza carbonizadora” actuó en un radio aproximado de 9 metros de diámetro sobre el lugar donde estaban las huellas. También en los alrededores de las huellas encontraron una pequeña planta de semillero de pino que parecía haber sido arrancada con fuerza del suelo. El árbol más dañado, era un sasafrás, que por la acción de una gran fuerza mostraba parte de sus raíces. Los especialistas estimaron que al menos se necesitarían la acción de 10 hombres, o, una maquina, para arrancar el árbol de aquella manera. Zulli estaba convencido que el descenso o elevación de un artefacto había producido todas aquellas marcas inexplicables. Pero quizás la aportación más controvertida del caso vino de la mano del Dr. Berthold Schwarz que mantuvo contacto tiempo después del incidente con el Sr. Campbell. Según se desprende de sus informaciones, nunca corroboradas, en el lugar de las huellas se hallaron también unas misteriosas “esferas de polvo blanco”, del tamaño de una pelota de golf, que tenían un tacto extremadamente frío cuando fueron sujetadas por los policías.

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBOROEl NICAP reconstruyó el hipotético aspecto del artefacto que debió plasmar las huellas en la zona. (Cortesía David Halperin)

Otro discutido dato añadido por el Dr. Schwarz se refiere a la apariencia de los jóvenes que se aproximaron a los niños, ya que el investigador dijo que tenían aspecto de nórdicos, muy parecidos a los supuestos extraterrestres de Adamski (!). Más extrañas aún fueron las afirmaciones del Dr. Schwarz que indicaban que el Sr. Ward Campbell tiempo después de la publicación del caso estaba siendo acosado por alguien no identificado durante sus viajes de negocios. Según le contó al Dr. Schwarz cuando se hospedaba en los hoteles recibía anónimas llamadas de teléfono interrogándole sobre su interés en los OVNIs. El padre de los “detonadores” del suceso de Glassboro se mostraba «asombrado y asustado”, cuando señalaba que su misterioso interlocutor parecía tener información sobre él, que nadie más podía conocer…

LA INVESTIGACIÓN DE UN GRUPO ESTUDIANTES DE SECUNDARIA

Tras las pesquisas de la policía, los militares, la prensa y los ufólogos les llegó el turno a unos inesperados pero eficaces investigadores amateurs. Varios estudiantes de secundaria de Glassboro acudieron al lugar de las huellas para examinar a conciencia el lugar. Tras inspeccionar toda el área, tomaron muestras y consultaron a diferentes expertos locales. En sus conclusiones los estudiantes contradijeron las aseveraciones del asesor de la USAF, el Sr. Robert L. Brown. Sin elevar el tono de sus afirmaciones los jóvenes indicaron que las tesis del profesor de geología habían sugerido que el agujero contenía nitrato de potasio, un componente utilizado en la fabricación de la pólvora (petardos), y por lo tanto, todo era debido a la acción de un bromista. Sin embargo los estudiantes señalaron que en sus muestras no se hallaron rastros de nitratos y la única muestra del mismo se encontró, de forma muy superficial, en otros lugares del área pero alejadas a las huellas. Los estudiantes también examinaron el Sasafras, que erróneamente en el informe de la USAF se identificaba como un roble, y tras consultar a un botánico, llegaron a la conclusión que la fuerza necesaria para arrancar el árbol de aquella forma, debía de ser de al menos unos 680 kilogramos. Los estudiantes también hallaron un musgo chamuscado de forma controlada y direccionada. En su acertado informe, del que la propia USAF solicitó una copia, los estudiantes indicaron que las tres marcas fueron originadas por una “fuerza” lisa y con un fondo ligeramente redondeado, ya que las raíces de las plantas de la superficie no habían sido cortadas y sólo habían sido presionadas contra las paredes del orificio.

LAS CONCLUSIONES DE LA USAF

El 30 de septiembre la USAF emitió su veredicto final para explicar aquellas enigmáticas huellas que tanto interés habían generado en la población y la prensa. Los militares afirmaron que se trataba de un fraude perpetrado por un bromista que había cavado varios agujeros en el suelo y utilizado petardos para conseguir mayor impacto visual. Los estudiosos de la USAF indicaron que las muestras metálicas recogidas por la policía eran simple “papel de aluminio”. Ante este panorama el misterio parecía desvanecerse. Y coincidiendo con la publicación de este informe, la USAF tuvo un inesperado “aliado” que presagiaba el fin de toda la historia. Un universitario de 18 años llamado Michael Hallowich, aseguró a la prensa local que él fue el responsable de todo el engaño. El ufólogo David Halperin, que con tan sólo 16 años estuvo investigando en la zona el 12 de septiembre de 1964 explica lo sucedido con el bromista en un artículo titulado «UFO Landing in Glassboro, NJ – Fifty Years Ago» (12/09/2014): “Los argumentos contra la teoría del engaño fueron pesadas y sólidas. Por desgracia también estaban equivocadas. En enero de 1965, los periódicos de Philadelphia dieron la terrible noticia. Un estudiante universitario llamado Michael Hallowich –escrito Hallowitz en algunos informes, había admitido que lo había hecho. Él y dos amigos «cavaron un cráter, luego cavaron tres agujeros formando un triangulo y encima de estos rompieron las ramas de un árbol. Entonces prendieron un fuego en el centro del cráter y espolvorearon un poco de sulfato de potasio y el dióxido radio de la zona para que aparezca radiactivo.» Al día siguiente, dijeron a los chicos que habían visto el aterrizaje de un OVNIs, y así nació el «aterrizaje de Glassboro».

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBOROMichael Hallowich se responsabilizó de ser el autor de las huellas. Inmediatamente después de esta declaración el caso cayó en el olvido. (Cortesía David Halperin)

Michael Hallowich que pretendía salir airoso de sus arriesgadas afirmaciones, ya que no había revelado su identidad públicamente, pronto se vio metido en un buen lio. La policía exigió al periódico que le facilitarán el nombre del bromista, y tras identificarlo fue procesado por un delito menor y condenado finalmente a pagar, las costas del juicio, unos 10.000 dólares, después de que se le reclamará 50.000 dólares. Aunque el caso contaba con suficientes ingredientes enigmáticos como para haber seguido acaparando la atención de los investigadores, la contundente respuesta de la USAF y sobre todo, la coincidencia temporal con la “confesión” mediática del universitario arruinaron por completo la credibilidad del caso. Casi ningún investigador apostó por la realidad de este caso que pronto cayó en el más profundo de los olvidos, ante la existencia de otros importantes sucesos, como el de Socorro (24/03/1964) que aquel mismo año ocuparon cientos de páginas en los periódicos y boletines de los ufólogos… ¿pero realmente estábamos ante un fraude?…

LAS INCOGNITAS DEL CASO

Al margen de la “revelación” del universitario, parecía que las negativas conclusiones de la USAF estaban preparadas antes incluso de recibir los resultados del laboratorio. De hecho, es reseñable, por su falta de rigor, que cuando los militares examinaron el terreno varios días después de los hechos, tomaron como indicios destacables elementos que lógicamente habían sido producidos por la contaminación causada en la zona por las innumerables visitas. Por tanto, no parece un argumento de peso que las pisadas de zapatillas deportivas ni los restos de cartón de petardos aparecidos en el lugar tengan relación directa con las huellas. Máxime, cuando no se ha verificado que los análisis dictaminasen que la arena contenía restos de nitratos. Además los propios oficiales de policía de Glassboro que se personaron en la zona, sólo 24 horas después del hallazgo de los niños, se mostraron muy sorprendidos de las negativas conclusiones de la USAF. Sobre todo cuando conocieron que le restaban importancia a las huellas halladas sobre el terreno, la vitrificación de la arena o la aparición de los extraños restos metálicos (que fueron calificados como simple “papel de aluminio”). Además, los daños sufridos por la vegetación colindante al presunto aterrizaje OVNI, con roturas, quemaduras selectivas y “movimientos” de arboles tampoco parecen afines a una broma. Del mismo modo, tampoco se investigó, ni documentó seriamente, ni siquiera por parte de los ufólogos, los varios testimonios de vecinos que aseguraban haber visto un OVNI. Ante estas incógnitas era necesario reabrir la investigación de este fascinante suceso…

¿UN ENIGMA SIN RESOLVER?

Actualmente ni siquiera el amplio catalogo de avistamientos OVNI de la pagina Web del extinto NICAP ofrece alguna información, ni a favor ni en contra, sobre este controvertido evento. Incluso el ufólogo y coordinador del site del citado grupo, Fran Ridger, no pudo aportar ningún dato adicional al autor del reportaje. No obstante, los ufólogos David Halperin y Michael Swords, de manera independiente habían realizado una loable contribución para que el caso no desapareciera de la memoria colectiva.

El investigador Michael Swords publicó un interesante y completo artículo denominado «GLASSBORO, NJ UFO Event (?) 9/4/1964: What a Mess!» (30/04/2013) donde hacía un exhaustivo repaso a los misteriosos hechos acecidos en Glassboro. En dicho trabajo Swords se preguntaba varias cuestiones esenciales que rodean a este incidente: “¿Es este caso resultado de una broma pesada perpetrada por un matón de universidad?, ¿o es un caso característico de huellas de aterrizaje?, ¿o es un caso parecido a los descritos por John Keel (en referencia a lo absurdo)?”.

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBORODavid Halperin en la zona de las huellas (Cortesía David Halperin)

Para inmediatamente después responder:»Lo del matón de la universidad no se corresponde con los hechos. Aún peor fueron las conclusiones de la USAF». Pese a estas afirmaciones, Swords se mostraba muy escéptico ante la posibilidad de que un OVNI hubiese provocado las huellas, ya que pensaba que no había pruebas de que se hubiese avistado nada anómalo en aquellas fechas en los cielos de Glassboro. Tanto de sus pesquisas como de las de David Haperin se podía realizar una lista de las huellas y evidencias más importantes halladas en la zona:

1.- 4 huellas profundas en la arena. Alrededor de estos orificios se observaban unos pequeños montículos dispuestos de forma uniforme.

2.- Arena vitrifica en el interior de las huellas.

3.- Restos metálicos esparcidos en la zona.

4.- Vegetación quemada parcialmente en varios puntos.

5.- Hojas quemadas selectivamente a 12 metros de altura.

6.- Ramas rotas.

7.- Pequeños trozos de cortezas arrancadas del tronco de un árbol.

7.- Árbol parcialmente arrancado del suelo, por lo que mostraba parte de sus raíces.

Para profundizar en las interrogantes del caso, el autor del presente reportaje contactó con Michael Swords, gracias a las gestiones emprendidas por Fran Ridge. En sus primeras comunicaciones el investigador norteamericano se mostraba muy crítico con las investigaciones conducidas por la USAF, el NICAP y algunos ufólogos. Para Swords las pesquisas más relevantes fueron, precisamente las desarrolladas por el grupo de estudiantes de secundaría, con la colaboración de varios especialistas locales, con la finalidad de realizar un proyecto de ciencias.

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBOROTodas las marcas, huellas y restos supuestamente halladas en la zona. De este listado sólo, el hallazgo de las esferas de «polvo blanco» no ha sido confirmado por ninguno de los principales investigadores del caso al autor del reportaje.

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBORODetalle de la rama partida junto a las marcas. (Cortesía de David Halperin)

Sobre el presunto bromista, Swords ya había mostrado su tajante opinión en el citado artículo: “No hay nada como un completo idiota para mancillar un caso”. Y es que según las apreciaciones del ufólogo, Michael Hallowich solo quiso ganar algo de dinero fácilmente… Pero, entonces, ¿estábamos ante un caso real?… ¿Quién realizó aquellas huellas?, ¿Un OVNI?… La cosa no era tan sencilla…

Michael Swords aseguró al autor del presente reportaje que «las huellas son interesantes», y resumió sus conclusiones sobre el caso en varios puntos: «1) No existió avistamiento OVNI, en ningún momento.2) Existían unos rastros que eran anómalos/inexplicables. 3). Sin ningún avistamiento OVNI sobre el lugar, no se puede defender tan fácilmente que los OVNIs tenían algo que ver con esto».

Por su parte, en evidente contradicción con estas valoraciones, el ufólogo David Haperin que presenció las huellas in-situ en aquellas fechas, explicó al autor del reportaje que: «No tengo ninguna duda de que el caso de Glassboro fue un engaño. El bromista, un estudiante universitario llamado Michael Hallowich, que confesó que lo hizo». Además se mostraba sorprendido y algo desconcertado al conocer las afirmaciones de Swords. Haperin dijo que:“No sé por qué Swords dice que los «rastros» son anómalos e inexplicables; seguramente Michael Hallowich y el que estaba con él, simplemente cavaron los agujeros”.

Al margen de las valoraciones, positivas o negativas del caso, de lo que no hay dudas, es que el incidente de Glassboro contiene tal grado de extrañeza que es muy complejo aproximarse a su verdadera naturaleza a tantos años vista. Si realizamos un repaso a algunos de los aspectos del suceso hallaremos diferentes elementos que apuntan hacia alguna de las soluciones esgrimidas para su resolución, o sea, la broma, o, la tesis anómala. Para el presente trabajo hemos resumido el incidente en 9 puntos esenciales, situando al final de cada punto, la palabra “Fraude” o “Anómalo”, respectivamente, según la probabilidad más ajustada a cada punto:

1.- Unos jóvenes no identificados condujeron a los niños al lugar de las huellas (Fraude/Anómalo).

2.- El padre de los niños era un investigador OVNI (Anómalo).

3.- La policía encontró “arena vitrificada” y extraños restos metálicos (Anómalo/Fraude).

4.- La USAF envío un equipo militar y científico para investigar las huellas. No detectaron en un primer análisis que se tratara de un burdo fraude. ¿Si se trataba de un fraude por qué no se percataron inmediatamente que los orificios estaban cavados de forma tosca? (Anómalo/Fraude).

5.- Los ufólogos y un grupo de estudiantes hallaron diversas evidencias extrañas en la zona, como arbustos calcinados selectivamente y a varios metros de altura. Además de arboles que se estaban arrancados parcialmente del suelo. ¿Llevaron los bromistas una escalera? (Anómalo/Fraude).

6.- LA USAF dijó que los “restos metálicos” eran simple papel de aluminio. ¿Pudieron confundir los policías unos trozos de “papel de aluminio” con otra cosa? (Anómalo).

7.- Un presunto bromista se responsabilizó de la broma (Fraude).

8.- No hay constatación en firme de que se hubiera producido un avistamiento OVNI en la zona. (Fraude/Anómalo).

A tenor de todos estos datos tan contrapuestos y enigmáticos, es más que probable que la veracidad, o, al menos el debate sobre este suceso se enterró mucho antes de lo que mereciera ¿o no?…

EL EXTRAÑO INCIDENTE DE GLASSBORO
AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS