Evento de Teherán: Cuando los OVNIs desactivaron las armas terrestres

Evento de Teherán: Cuando los OVNIs desactivaron las armas terrestres

Los continentes hallados hundidos recientemente sugieren que el mítico continente de Lemuria era real
ADRIANA TADDEY, LA NIÑA DE LOS MILAGROS Y LAS EXTRAÑAS LUCES DE FLORENCIO VARELA (1969)
Informe del FBI sobre visitas de Seres de otras Dimensiones

Uno de los incidentes OVNIs más extraños de la historia tuvo lugar 1976; un episodio que tuvo lugar en Teherán donde misteriosos objetos desactivaron las armas de la Fuerza Aérea Imperial Iraní…

La noche del 19 de septiembre de 1976 transcurría como una noche normal para el comando de la Fuerza Aérea Imperial Iraní en Teherán.

Sin embargo, cuatro llamadas desde la periferia de la ciudad reportaron la presencia de una serie de objetos voladores.

A pesar de que en un principio se pensó que lo reportado podría haber sido algún error o meteoritos, esa hipótesis se descartó cuando oficiales salieron a observarlo por sí mismos, topándose de frente con un OVNI.

Intentando interceptar al OVNI

Después de confirmar la interrupción, inmediatamente se despegó un interceptor F-4 Phantom II. El piloto, el Teniente Yaddi Nazeri, reportó la presencia de un objeto brillante y claramente visible a 70 millas.

Pero cuando se acercó a unas 25 millas, todo el sistema de instrumentos y comunicaciones del avión dejó de funcionar, por lo que se vio obligado a volver inmediatamente.

Un segundo F-4 fue enviado, esta vez piloteado por el teniente Parviz Jafari. Al encontrarse en una distancia idéntica, el OVNI empezó a alejarse, pero siempre estuvo dentro del radar.

Visualmente, los pilotos declararon que se parecía un grupo de luces extrañas y distribuidas en un patrón rectangular y que alternaban entre los colores azul, verde, rojo y naranja con una secuencia tan rápida que se podían ver todos los colores a la vez.

A medida que el F-4 seguía su persecución sobre el sur te Teherán, otro objeto luminoso, pero de menor tamaño se desprendió del primero y a gran velocidad se desplazó hasta el avión.

Sorprendido, el piloto procedió a abrir fuego con un misil AIM-9, pero su panel de armas se desactivó al instante junto a todo su sistemas de comunicaciones.

Jarafi se vio obligado a girar bruscamente para poder esquivarlo y comenzó a descender usando el acelerador de fuerza G negativa. Sin embargo, el pequeño objeto lo siguió y se ubicó a una distancia menor a 5 millas, solo para volver a «unirse» con el primer OVNI.

Una vez recuperado el control de su avión, el F-4 observó un tercer objeto que caía desde el primer OVNi, creyendo que se trataba de alguna especie de bomba.

Sin embargo, este no explotó, al contrario, aterrizó suavemente, brillando con mucha intensidad e iluminando un radio de casi 3 kilómetros.

El F-4 voló lo más bajo posible para determinar con precisión el lugar donde se posó esta luz y reportarlo a la base.

¿Posible nave nodriza?

Después de lo sucedido, los involucrados notaron otro OVNI que se desplazaba sobre ellos, solo que este era diferente al resto; su forma era cilíndrica y medía 8 metros de longitud aproximadamente.

Sus luces eran fijas y se ubicaban en sus extremos y tenían otra luz mucho más potente en el centro. El piloto rápidamente se comunicó con la torre de control para preguntar si lo tenían en el radar, pero la respuesta fue negativa.

Volvieron a la base inmediatamente y todos los dispositivos de visión nocturna del avión presentaron fallas junto a los sistemas de comunicación, complicando el aterrizaje.

El sistema de navegación también se alteró, fluctuando entre los 30 y 50 gados. Un avión civil que se encontraba cerca también mostró fallas parecidas en sus sistemas de comunicación, aunque no reportó algún avistamiento extraño.

Al siguiente día, toda la tripulación fue llevada en helicóptero al lugar donde podría haber aterrizado el tercer objeto que se desprendió del primero. El lugar era el lecho de un lago seco y no había nada en él.

Los pobladores del lugar, al ser interrogados por los militares aseguraron haber escuchado extraños sonidos y haber vistos luces brillantes similares a rayos.

Después de este evento, se envió a un equipo a patrullar la zona, realizando diferentes pruebas y chequeos de radiación, pero los resultados jamás se publicaron.

Este incidente se encuentra entre los documentos desclasificados por parte de la CIA, y fue redactado por el Capitán Henry S. Shields de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa.

Un suceso único que sigue sin tener ningún tipo de explicación lógica, pero que nos deja entrever la capacidad tecnológica de las razas extraterrestres que visitan la Tierra constantemente.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS