El extraño fenómeno de la Gente Eléctrica

El extraño fenómeno de la Gente Eléctrica

EL ÚLTIMO ABUSO: MARINA DE EEUU REALIZA PRUEBAS DE GUERRA ELECTROMAGNÉTICA SOBRE LA POBLACIÓN CIVIL
¿A qué nos referimos con buscar “vida” en el universo y por qué científicos quieren cambiarlo?
La tecnología impactante de los Incas / Pre-Inca

El extraño fenómeno de la Gente Eléctrica

¿Quién no ha sentido un choque eléctrico al acercarse a alguien o pararse de algún lugar? Quien dude hoy que estamos cargados de energía está totalmente alejado de la realidad, ¿pero qué sucede cuándo hay personas que parecen estar sobre cargados de energía?

Hay personas cuyo cuerpo parece ha sido sobrecargado de energía, este es el caso de la niña Angelique Cottin de 14 años, cuyo origen sigue siendo desconocido, ya que algunos libros aseguran que era francesa mientras otros dicen que era de origen Ingles, la niña tenía unas extrañas capacidades electromagnéticas que fueron estudiadas por la Academia de Ciencias de Francia. Los fenómenos empezaron el 15 de enero de 1846 cuando Angelique se encontraba tejiendo unos guantes de seda junto a sus amiguitas, a eso de las 8 de la noche empezaron a temblar extrañamente los carretes de seda y las agujas, sorprendiendo y asustando a todas las niñas, quienes intentaron explicar a los adultos lo que sucedía. Las niñas fueron regresando al salón de tejer después de los adultos las ignorarán y todo parecía normal, pero cuando Angelique regresó al lugar  todo empezó a temblar de nuevo, asustando a las niñas, excepto a Angelique que sentía una extraña sensación de atracción por todos los objetos que temblaban. Los padres al enterarse de la extraña situación decidieron comprobar los fenómenos por ellos mismos, y al ver que era realmente extraño lo que sucedía con su hija la llevaron a un sacerdote, quien sin mucho que hacer les dijo que lo mejor era que la llevaran a un médico. Mientras buscaban una solución los síntomas de la niña Angelique empeoraban, ya no podía sentarse sobre ningún mueble sin que este la rechazara o se moviera violentamente, también había tenido que dejar de dormir en su cama ya que estaba temblaba mientras ella dormía y tuvo que terminar descansando sobre una piedra recubierta de corcho. Las personas que rodeaban a la niña recibían choques eléctricos constantemente y todos los objetos que ella intentaba tocar salían despedidos por los aires sin que ella tuviera contacto alguno. Lo más raro es que los objetos metálicos no sufrían ninguna alteración cuando la niña se acercaba o los tocaba, lo que indicaba que, si se trataba de un poder eléctrico, era realmente extraño. Los poderes de la niña desaparecían durante dos o tres días para luego regresar sin previo aviso, además también se comprobó que cuando Angelique se encontraba agotada los poderes se producían con menor fuerza.

La niña fue llevada a París donde estudios más profundos realizados por el doctor Tanchou y el físico Francois Arago confirmaron que la extraña fuera de la niña Angelique procedía de su lado izquierdo, sobre todo de su codo y muñeca. La actividad electromagnética de Angelique aumentaba drásticamente en las horas de la noche y cuando sufría una especie de raros ataques epilépticos su corazón alcanzaba hasta 120 latidos por minuto.

Arago publicó varios estudios basados en la niña, este científico aseguraba que se trataba de un extraño fenómeno electromagnético que procedía mayormente de su mano izquierda y la pelvis, ya que al momento de efectuarse los poderes, esta zona de la niña aumentaba considerablemente su temperatura. Arago también dejó en claro en sus estudios que el fenómeno no era constante, y aseguró que sus estudios indicaron que el pico de actividad era en la noche, sobre todo entre las 7 y 9 de la noche. Los poderes de la niña se reducían cuando no estaba en contacto directo con el suelo, y muchas veces fue herida por sus propios poderes. También se registraban extraños ruidos como el de el viento fuerte y una reducción de temperatura en el ambiente o una extraña brisa cuando los poderes de la niña protagonizaban otra extraña escena, algo muy similar a lo que se conoce hoy en día como Poltergeist. Entre los estudios que se realizaron con una comisión científica muchos pudieron ser testigos de como la niña era capaz de levantar objetos que eran sostenidos por hombres o de como fue capaz de levantar un cofre en el que habían sentados 3 hombres pesados. Arago llegó a afirmar que era imposible que la niña tocara algo sin destruirlo o mandarlo a volar por los aires. Otro aspecto curioso que descubrió Arago era que la niña lanzaba los objetos hacía el norte, y que también le resultaba muy fácil ubicar el norte en cualquier lugar, como si se tratara de una brújula. También tenía una extraña capacidad de saber cuál era el polo norte de los imanes, así los ocultaran a su vista.  A pesar de los extraños e incómodos fenómenos, la salud de la niña siempre fue perfecta, y sus padres sacaron provecho en contra del consenso médico y montaron una exposición para los turistas donde la niña mostraba sus poderes. Una mañana del 10 de abril de 1846 la niña Angelique despertó siendo una niña normal, ya que a partir de este día no volvieron a efectuarse los extraños poderes energéticos, pero el misterio sigue, y tal vez seguirá por mucho. Muchos aseguraron que la niña y sus poderes eran una estafa y brindaron pruebas para probarlo, pero rápidamente fueron olvidadas ya que el hecho que se presentó en el laboratorio de Física de Francia, en el cual las sillas del laboratorio salieron volando contra la pared, reventándose y quedando hechas añicos ante la presencia de muchos científicos que al ser testigos de ello afirmaron sin temor que los poderes eran reales.

Otro caso de niña eléctrica se dio en Estrasburgo durante la misma época, en la que la joven Mademoiselle Emmerich dio una fuerte descarga eléctrica a las personas que la rodeaban después de haber entrado en un extraño trance. Los poderes siguieron y la joven podía manipularlos, de hecho llegó a enviar choques eléctricos a su hermano, un profesor de teología a varias habitaciones de distancia. Lamentablemente, se dice que estos poderes acabaron con la vida de la maravillosa Mademoiselle. Otro asombroso caso es el de la adolescente Jennie Morgan, en Missouri, Estados Unidos que tenía la capacidad de generar chispazos de energía entre ella y las personas que se le acercaban, llegando a dejar inconsciente a las personas que se le acercaban. Otro aspecto curioso de esta joven es que los animales le eran hostiles y huían de su presencia. Otro caso en Estados Unidos, justamente en London, Ontario, donde la joven Caroline Clare mostraban los mismos síntomas que las otras chicas, solo que ella tenía la capacidad de describir detalladamente lugares que nunca había visitado. Al ser estudiada por la Asociación Médica de Ontario los investigadores descubrieron que la joven portaba una rara enfermedad que finalizó un año y medio después, dejándola totalmente magnetizada, a tal punto que mientras comía los cubiertos se le quedaban pegados al cuerpo, siendo necesaria la fuerza de un adulto para quitarlo. Por último mencionaremos el asombroso caso de Frank Mckinstry, en Missouri. Este hombre tenía tanta energía en su cuerpo que la tierra era como un imán para él, y cuando se detenía al caminar era incapaz de levantar el píe por si solo, teniendo que usar la fuerza de otras personas para poder romper el circuito con la tierra y liberar sus piernas.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS