El síndrome de Savant adquirido muestra habilidades sobrehumanas latentes en cualquiera

El síndrome de Savant adquirido muestra habilidades sobrehumanas latentes en cualquiera

El objeto anómalo fotografiado en el asteroide (433) Eros
Cráneos misteriosos en la historia de la humanidad
La Esfinge de Pakistán

El síndrome de Savant adquirido muestra habilidades sobrehumanas latentes en cualquiera

Concepto de AI (Inteligencia Artificial). Perfil de mujer y ciudad inteligente. Técnica mixta.

Todo el mundo tiene un área en la vida en la que sobresale, pero ¿qué pasa si un día te despiertas y de repente tienes una nueva aptitud para un instrumento musical o una comprensión intrínseca de ecuaciones matemáticas complejas? Si bien esto puede parecer la premisa de una novela de ciencia ficción, en realidad es un fenómeno documentado llamado “Síndrome del sabio adquirido” y puede brindar a los sujetos habilidades asombrosas.

¿Cómo se adquiere el síndrome de Savant?

Los sabios a menudo se asocian con el autismo o el subtipo autista, el síndrome de Asperger. Es común que las personas en el espectro autista tengan dones incongruentes en lo que respecta a la música, las artes y las matemáticas.

El término «sabio idiota» fue acuñado originalmente por John Langdon Down, el descubridor del síndrome de Down. Derivado de la palabra francesa idiota y la palabra savoir , que significa «conocer». Era una palabra no despectiva para alguien con un coeficiente intelectual bajo y dones o habilidades inusuales, como las matemáticas. Esto pronto fue reemplazado por el término «sabio autista», pero en realidad, solo alrededor del 50 por ciento de los sabios son autistas.

Neurohack la Supermente

Savant típicamente designa disfunción en un área del cerebro yuxtapuesta por alguna función paradójica en otra parte; lo que el investigador principal, el Dr. Darold Treffert, denomina una «isla de genios».

La mayoría de la gente ha escuchado historias sobre las prodigiosas habilidades que poseen los sabios, y uno no puede sacar el tema sin mencionar la película Rain Man, que retrató la vida de Kim Peek, un mega-sabio que sufría del síndrome de FG. Peek apenas podía cuidar de sí mismo y funcionar como un adulto, sin embargo, podía leer dos páginas de un libro en tres segundos, reteniendo completamente todo lo que leía.

Los sabios autistas suelen ser incapaces de comprender ideas abstractas. Cosas como matices, ironía, sarcasmo y coloquialismos (jerga) se pierden en ellos, ya que interpretan todo literalmente. Sus cerebros toman piezas individuales de información para formar un todo y tienen problemas para contextualizar conceptos de una manera no lineal.

Aquellos que han estudiado el síndrome de Savant creen que se debe a daños en el sistema nervioso central del cerebro izquierdo, responsable de la lógica y el lenguaje. En respuesta, el cerebro derecho, donde se forman estructuras de memoria superiores, compensa en exceso las conexiones perdidas. Esto conduce al sobredesarrollo de funciones sensoriales particulares y habilidades altamente desarrolladas relacionadas con la estructura de memoria inferior donde se forman los hábitos.

 

Imagen conceptual de la actividad del cerebro humano

 

Se ha estimado que el síndrome de savant está presente en aproximadamente 1 por millón de personas. Pero para aquellos con autismo, esa probabilidad está más cerca de 1 en 10. También está comúnmente relacionado con trastornos del sistema nervioso central (SNC), que se desarrollan al nacer o por una enfermedad o lesión más adelante en la vida.

El sabio de las lesiones cerebrales

Jason Padgett era un vendedor de colchones en Tacoma, WA, cuya vida giraba en torno a beber y perseguir mujeres. Es cierto que era un poco superficial, concentrando gran parte de su energía en la fiesta y el ejercicio … hasta que una noche lo sacaron de un bar de karaoke y lo golpearon brutalmente. Sufrió una conmoción cerebral grave, lesiones internas y trastorno de estrés postraumático. No hace falta decir que el ataque cambió su vida.

Pero Padgett pronto comenzó a experimentar algunos otros efectos secundarios extraños que inicialmente no eran negativos ni positivos. Dijo que su visión cambió y, en lugar de ver cómo las cosas pasaban sin problemas frente a él, comenzó a ver la vida en cuadros individuales, como cuando un video se retrasa.

Padgett dijo que los objetos que se mueven rápidamente crean cuadros alargados, mientras que los cuadros de los objetos que se mueven lentamente aparecen más juntos. Con esta extraña visión digital, dijo que todo parecía pixelado como un monitor de computadora a baja resolución.

Padgett desarrolló lo que se conoce como sinestesia, o estimulación de una vía sensorial que conduce a experiencias automáticas e involuntarias en una segunda vía sensorial. Comenzó a ver fórmulas matemáticas en todos los lugares a los que iba, desde lo complejo hasta lo mundano. Pero tuvo problemas para poner en palabras lo que estaba viendo, por lo que comenzó a estudiar matemáticas para contextualizar su nueva perspectiva de la vida.

 

Iris de ojo con patrón de polvo neuronal abstracto

Mientras caminaba por un parque, dijo que podía ver elementos del teorema de Pitágoras y líneas tangentes geométricas diseccionando todo movimiento. Como resultado, dibujaba con regularidad representaciones increíblemente complejas de Pi, lo que, según él, era una expresión catártica para las visiones con las que lo bombardeaban constantemente.

El caso de Padgett es uno de varios otros casos documentados en los que una lesión en la cabeza resultó en la aparición de características de sabio. Esta idea del sabio adquirido continúa desconcertando a los pocos investigadores que intentan comprender los mecanismos en juego, pero presenta la idea intrigante de que este potencial puede estar latente en todos nosotros.

Los sabios accidentales

Una estudiante universitaria estaba esquiando durante un descanso de la escuela y se encontró en un diamante negro doble, lleno de magnates, con una luz plana que destruyó la percepción de profundidad. A pesar de su mejor juicio, intentó abordar el camino, pero inevitablemente perdió el control, chocando y dejándose inconsciente.

Después de recuperar la conciencia, continuó esquiando durante el resto del día, incluso después de notar que se abolló el casco y probablemente se dislocó el hombro. En realidad, se rompió la clavícula y sufrió una conmoción cerebral moderada que le provocó dolores de cabeza y problemas de visión durante semanas. Pero eventualmente comenzó a notar que podía recordar el más mínimo detalle de cada lugar en el que había estado, como hojear las páginas de un libro.

Curiosamente, su increíble memoria solo se aplicaba a los diseños de edificios, típicos de una de las principales categorías en las que sobresalen los sabios: música, arte, cálculo de calendarios y memorización.

Ella dice que aún no ha puesto en práctica su habilidad recién adquirida, pero está considerando un cambio de carrera en un campo que involucra el trabajo de diseño.

El Dr. Tony Cicoria era un cirujano ortopédico que, en 1994, estaba usando un teléfono público para llamar a su madre desde una reunión familiar en el norte del estado de Nueva York. Mientras colgaba el teléfono, la cabina fue alcanzada por un rayo y lo envió volando y aterrizando de espaldas.

Después de una breve experiencia extracorporal, donde dice que vio pasar todos los altibajos de su vida ante él, mientras se sentía acelerar hacia arriba, fue devuelto a su cuerpo y regresó a su dolor corporal. Después de someterse a rehabilitación por problemas de memoria y deficiencias temporales de las habilidades motoras, volvió a su vida diaria, sin nada fuera de lo común de inmediato.

Pero en unas pocas semanas, Cicoria tuvo la repentina necesidad de escuchar música clásica de piano. Comenzó a escuchar a Chopin y Vladimir Ashkenazy con una nueva pasión, antes de querer aprender a leer música y tocarla él mismo. Comenzó a escuchar composiciones mientras dormía, saltando de la cama para intentar escribirlas.

 

síndrome de sabio adquirido

 

Se convenció de que se le había dado una nueva vida con un don que tenía que cultivar, por lo que pasó los siguientes 12 años aprendiendo a tocar el piano y escribir música. Se volvió espiritual y estaba obsesionado con las experiencias cercanas a la muerte relacionadas con la electricidad. También quedó fascinado por Nikola Tesla.

Hoy en día, Cicoria, un talentoso pianista y compositor, toca conciertos con entradas agotadas y ha grabado álbumes, un cambio drástico de sus intereses musicales anteriores que consistían únicamente en el rock and roll.

Aprovechando al sabio latente

Estos casos de síndrome del sabio adquirido han llevado a los científicos a probar si estas habilidades permanecen latentes en todos nosotros. ¿Es posible activar un mecanismo en nuestro cerebro que nos permita procesar la información y la creatividad con lo que solo se puede denominar habilidad sobrehumana?

Un estudio probó esto estimulando artificialmente un área del cerebro que pensaban que podría ser responsable de este tipo de instalación mental: el lóbulo temporal anterior izquierdo, o LATL. La teoría de los investigadores era que una disfunción atípica en el LATL conduciría a una sobrecompensación por parte del cerebro derecho, creando una competencia hemisférica.

Trabajando con participantes sanos, los investigadores utilizaron estimulación magnética de baja frecuencia, o r-TMS, pidiéndoles que dibujaran animales y rostros de la memoria antes, durante e inmediatamente después de 45 minutos de estimulación. Como control, dos pacientes recibieron tratamientos simulados.

Descubrieron que cuatro de los nueve sujetos experimentaron cambios importantes en la forma en que dibujaban sus dibujos, y varios informaron una mayor conciencia en su entorno después del tratamiento. Muchos informaron haber regresado a la normalidad después de 45 minutos, y un paciente dijo que apenas podía reconocer la ilustración que hizo, a pesar de que se vio a sí mismo dibujarla.

Se aplicó otra prueba a los participantes después de recibir tratamientos con rTMS para probar su capacidad para estimar grandes cantidades de objetos. Después del tratamiento, la capacidad de adivinar con precisión el número de elementos discretos mejoró en 10 de los 12 sujetos. Esto reflejó la habilidad vista en los sabios, así como otros fenómenos matemáticos como el conteo de calendarios. Los científicos atribuyen esto al acceso desinhibido a información en bruto y menos procesada que nuestras mentes suelen empaquetar con etiquetas o juicios holísticos.

Estos experimentos podrían mostrar que estas habilidades están latentes en todos nuestros cerebros y que tenemos la capacidad de acceder a niveles superiores de conciencia. Pero, ¿podría haber una manera de aprovechar este estado creativo e hiperinteligente sin renunciar a la mitad de nuestra función cognitiva? Tal vez haya algo de verdad detrás del viejo aforismo de que solo usamos el 10 por ciento de nuestro cerebro en un momento dado.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS