Göbekli Tepe

Göbekli Tepe

Así fue como el Presidente Reagan conocio la existencia de los OVNIs
Atlantis: ¿Dónde está el continente perdido?
FUE REAL LA HISTORIA DEL DILUVIO UNIVERSAL

Göbekli Tepe es un nombre que será familiar para cualquiera que esté interesado en el tema de los misterios antiguos.

 

Anunciado como el templo de piedra más antiguo del mundo, esta compuesto de una serie de estructuras megalíticas que contienen anillos de pilares en forma de T bellamente tallados. Está sentado sobre una cresta de la montaña en la terminación occidental de la cordillera Ante-Tauro en el sureste de Anatolia (hoy parte de la República de Turquía), a sólo ocho millas (trece kilómetros) de la antigua ciudad de Urfa, lugar de nacimiento de Abraham.

 

Aquí sus secretos han permanecido ocultos debajo de un montículo con forma de vientre artificial durante los últimos diez mil años.

 

La agricultura y ganadería, apenas existían cuando Göbekli Tepe fue construido, y se nos dice que los cazadores-recolectores primitivos, cuya única existencia giraba en torno a la supervivencia en una base del día a día, vagaban por el fértil paisaje del suroeste de Asia.

 

Entonces, ¿qué es Göbekli Tepe? ¿Quién lo creó, y por qué?

 

Más apremiante, ¿por qué sus constructores entierran su creación al final de su vida útil?

 

 

Descubrimiento de Schmidt
Göbekli Tepe fue descubierta recién en 1994 por el arqueólogo alemán Klaus Schmidt.

 

 

Era consciente de que un estudio preliminar de Göbekli Tepe hecho en 1963 había llegado a la conclusión de que los fragmentos dispersos de corte y piedra caliza vestida y piezas rotas de esculturas encontradas aquí fueron el producto de un cementerio bizantino en el olvido.

 

Sin embargo, cuando Schmidt llegó y vio no sólo fragmentos de piedra, sino también los miles de herramientas de piedra cubriendo el montículo ocupacional, concluyó de manera diferente.

 

El montículo, que es de alrededor de 300 metros (330 yardas) de largo, 250 metros (275 yardas) de ancho y 15 metros (50 pies) de altura, pertenece a una época infinitamente más antigua, una que prosperó a finales del Paleolítico hace algunos once mil quinientos años.

 

También supo que a menos que él se alejase ahora, estaría en Göbekli Tepe para el resto de su vida. Afortunadamente Schmidt se decidió a quedarse y excavar el sitio, ya que más tarde se descubrió que la cresta de la montaña sobre la que Göbekli Tepe está asentada fue programada para convertirse en una cantera, su roca caliza se utilizará como lastre como fundación para la nueva carretera a Urfa Mardin.

 

Desde 1995 Schmidt y su equipo internacional de especialistas, trabajando en favor del Instituto Arqueológico Alemán y el Museo de Sanliurfa (título oficial de Urfa), han descubierto cuatro extraordinarias estructuras de piedra en Göbekli Tepe construido aprox. en el 9500-8500 AC, junto con una docena de otras más pequeñas, y a menudo espacios mucho más simples datando desde aprox. 8500-8000 AC.

 

 

 

Las Grandes Cajas (Recintos)
Los más grandes recintos, conocidos como C y D (ver fig. 1), son, con mucho, los más complejos, lo cual es extraño, ya que también son las estructuras más antiguas descubiertas hasta el momento.

 

Son de forma elíptica, y miden entre 15 y 20 metros (50 y 65 pies) de tamaño, cada uno tiene anillos de piedras de pie en forma de T – originalmente doce en número – Situados dentro de muros de forma oval hechas de piedras de cantera en su lugar por una capa delgada de mortero (el Recinto C tiene un anillo adicional, y un poco más adelante, anillos interiores de piedras, así como un paso de aproximación o dromos entrando desde el sur).

 

Los pilares, los cuales están fabricados a partir de piedra caliza extraída de la cresta de la montaña, son muy a menudo adornados con tallas de extrañas criaturas del mundo natural, hechos, ya sea en bajo relieve o escultura 3D.


Fig. 1.

Plan de los principales recintos de GT

(Crédito Imagen: Rodney Hale).
Ellos incluyen leones, serpientes, jabalíes, uros, asnos, ovejas, cabras, insectos, grúas, aves acuáticas, buitres, aves no voladoras y varios cánidos, como el zorro, el lobo y la hiena.

 

Las piedras están posicionadas como radios de una rueda frente a dos monolitos en forma de T mucho más grandes, de lado a lado de pie en el centro de los recintos, como portales gemelos a otro mundo.

 

En el Recinto C sólo los tocones de los monolitos centrales permanecen. Sin embargo, los el Recinto D (ver fig. 2) están completos y se elevan a una altura de 5,5 metros (18,5 pies).

 

Otros ejemplos de estos pilares centrales individuales se pueden ver en el Recinto B, así como en algunas de las estructuras más jóvenes descubiertas en el sitio.

 

 

 

 

Estatuas humanoides
Todas las formas T, como a Schmidt le gusta llamar a los pilares con cabeza de martillo, se supone que representan figuras humanas.

 

Brazos doblados están tallados en relieve en sus caras más anchas, secundarias. Estos terminan en manos con dedos largos y delgados que se curvan alrededor delante borde estrecho del pilar. Cayendo verticalmente entre la ‘cabeza’ en forma de T y las manos son dobles líneas verticales, indicando los dobladillos de una prenda abierta o robada de algún tipo.

 

Algunas formas T tienen un símbolo tallado en sus «cuellos», por encima del cual hay una doble línea en forma de V que indica que son para ser vistos como pendientes ensartados en cuerdas, quizás indicando dispositivos de reconocimiento, o emblemas de la oficina. Estos incluyen cabezas de toros (bucráneos), así como formas de H, y también un ojo ahuecado por una media luna.

 

Exclusivo de los dos pilares en el Recinto D están cinturones anchos con hebillas de cinturón en forma de U (véase la Fig. 3).  Único a los pilares gemelos en el Recinto D hay amplios cinturones con hebillas de cinturón en forma de U (mirar la Figura 3).


Fig. 2.

Los pilares centrales gemelos en el Recinto D

 

 

Adornado a través de los cinturones hay unos extraños jeroglíficos que se ven como las letras C y H, sugiriendo que, junto con los símbolos que aparecen como colgantes del cuello, que los constructores de Göbekli tenían una forma altamente desarrollada de escritura simbólica.


Fig. 3.

El cinturón del Recinto D del Pilar 18

Es evidente que estas personas pertenecían a una cultura avanzada, una más allá de la esperada entre las sociedades de cazadores-recolectores existentes en el suroeste de Asia a finales de la última era glacial.

 

Además de esto, la división entre doce de las piedras en los Recintos C y D sugiere una armonización con los cuerpos celestes, en particular, los ciclos del sol y la luna.

 

¿Los constructores de Göbekli sincronizaron sus monumentos con los movimientos de los cuerpos celestes?

 

 

 

 

 

La Batalla de las Estrellas
Encaramado en la cima de una montaña, con vistas despejadas al horizonte local, tiene sentido explorar la posibilidad de que las estructuras megalíticas de Göbekli Tepe alguna vez pudieron haber dirigido el movimiento del sol, la luna y las estrellas.

 

Es una cuestión que ya ha despertado el interés del mundo académico.

 

En 2012 Robert Schoch, geólogo de la Universidad de Boston, propuso que los pilares centrales gemelas en los Recintos B, C y D en Göbekli Tepe apuntan al levantamiento de las estrellas del cinturón de Orión, como habrían aparecido en el horizonte durante la época de su construcción.

 

Tan atractivo como pudiera parecer esta propuesta – especialmente en vista de la prominencia de Orión en astronomías antiguas – los hallazgos de Schoch fueron despedidos por el astrofísico italiano y arqueo-Giulio Magli de la Universidad de Milán.

 

Después de haber comprobado la relación de Göbekli Tepe con Orión en este momento, Magli descubrió que para que estas alineaciones funciones, los recintos megalíticos tendrían que ser por lo menos mil años más jóvenes que lo que cualquier estimación actual, lo que sugiere una fecha de fundación de los principales recintos en algún lugar de la región a aprox. 9500-9000 AC.

 

 

 

 

El elevamiento de Sirio
En lugar de ello, Magli propuso que los pilares centrales gemelos de los Recintos C y D estaban orientados a la brillante estrella Sirio, que en torno al 9500 AC comenzó a subir de nuevo a la latitud de Göbekli Tepe después de una ausencia de casi 5,500 años; esta ausencia se debe a las acciones de precesión (el lento bamboleo de la Tierra sobre su eje a través de un ciclo de aproximadamente 26,000 años).

 

Magli propuso que la repentina aparición en el horizonte sur de esta brillante estrella podría haber catalizado las comunidades de cazadores-recolectores a la construcción de la primera arquitectura monumental en la historia humana.

 

Fue otra idea muy atractiva, y viniendo de un académico como Magli, estaba destinado a figurar en revistas científicas, revistas y sitios Web en todo el mundo.

 

Pero, ¿era correcto? Había el líder arqueo-astrónomo italiano encontrado el verdadero propósito detrás de la creación de Göbekli Tepe?

 

 

 

 

Estrella Poco Impresionante
El Ingeniero Rodney Hale, que ha examinado las reclamaciones de alineaciones astronómicas en yacimientos prehistóricos de los últimos quince años, tomó cartas en el asunto.

 

Él determinó que cuando Sirio comenzó a levantarse de nuevo en torno a 9,500 AC, la estrella sólo logró hacer un arco débil en todo el horizonte del sur antes de desaparecer de la vista, una situación que apenas ha cambiado desde hace cientos de años.

 

Lo que es más, la astronomía nos dice que cuanto más cerca está una estrella es el horizonte, el oscurecimiento se aparecerá a los ojos debido a diversos factores naturales, incluyendo la absorción atmosférica y la contaminación por aerosoles.

 

Estos factores han establecido valores, y si son calculados correctamente para la latitud de Göbekli Tepe para 8950 AC y 9400 AC, la fecha ofrecida por las alineaciones de Magli para los Recintos C y D, respectivamente, Sirio habría sido apenas visible al pasar a baja altura sobre el horizonte sur (ver Fig. 4).

 

Por otra parte, el arco bajo que hacía la estrella cada noche significaba que ésta cambió su posición contra el horizonte local 3º en sólo 20 minutos, haciéndolo un objetivo altamente inadecuado para alinear hacia monolitos con un peso estimado de alrededor de quince toneladas por pieza.

 

Como consecuencia de ello, parece poco probable que los cazadores-recolectores del sureste de Anatolia renunciasen a sus vidas libres para crear y mantener enormes templos megalíticos como Göbekli Tepe sólo para seguir las acciones de una estrella poco impresionante.

 


Figura 4.

La débil estrella Sirio, como habría aparecido

levantándose en el horizonte sur 9400 AC.

 

Si las alineaciones astronómicas realmente eran características en Göbekli Tepe, tenían que tener consecuencias más evidentes, más prácticas.

 

Por otra parte, su existencia debe resonar con las creencias y prácticas de los pueblos Epi-Paleolítico (es decir, del Paleolítico Superior terminal) que habitan en el mundo antiguo en la época inmediatamente anterior a la construcción de Göbekli Tepe.

 

 

 

 

Donde las Estrellas se dan Vuelta
Schoch y Magli habían concentrado sus esfuerzos en la identificación de una estrella blanca en el cielo del sur, simplemente porque las estructuras de piedra en Göbekli Tepe se encuentran en la sección sur de la lomita que ocupan, lo que sugiere que la mirada de sus supuestos sacerdotes-astrónomos fue hacia el sur.

 

Sin embargo, hay muchas razones para creer que las estructuras no están dirigidas hacia el sur, hacia Orión o Sirio, sino hacia el norte hacia, el circumpolar (es decir, que nunca se pone) y cerca de estrellas circumpolares que siempre giran alrededor del polo celeste.


Fig. 5.

Izquierdo, plan de el Recinto D mostrando la posición de una piedra agujereada

y los pilares centrales gemelos.

Derecho, piedra agujereada en el Recinto D.

 

 

Lo que es más, una persona de pie entre los pilares centrales gemelos en los Cajas C y D a la hora prevista para su construcción, aproximadamente 8,980 y 9,400 AC respectivamente, habría sido capaz de mirar hacia el norte, hacia el horizonte local a través de un gran ojo de buey agujereado a través de una de las caras anchas de piedra megalítica, situado en la sección norte-noroeste de la muralla (Fig. 5 y 6).

 


Figura 6.

Recinto D de los Pilares centrales gemelos

mostrando la posición de la piedra agujereada inmediatamente detrás de ellos.

 

 

De hecho, la posición de los ojos de buey refleja exactamente los azimut medios de los dos conjuntos de pilares en cada recinto, lo que indica que podría haber habido algo importante a tener en cuenta en el horizonte norte-noroeste.

 

 

Alineado a Deneb
Rodney Hale calcula los azimut medios de los monolitos individuales en los Recintos C y D utilizando estudios de campo, y determinó que sólo una brillante estrella se alineaba con los ojos de buey cada noche, y esta fue Deneb en la constelación de Cygnus, el cisne celestial, también conocido como el Cruz del Norte.

 

Esto significaba que si una persona fuera a interponerse entre los pilares centrales gemelas en estos recintos, podrían haber visto a Deneb a través de las aberturas circulares de las piedras agujereadas (Fig. 7).


Fig. 7.

El ajuste de la estrella brillante de Cygnus Deneb

alineada con la piedra agujereada en Caja D. No está a escala.

 

 

Así que ¿por qué podrían los constructores de Göbekli haberse interesado por esta estrella en particular?

 

La respuesta está en el hecho de que marca el punto de la Vía Láctea donde ésta se divide para formar dos corrientes separadas, debido a la presencia de polvo estelar y escombros en línea con el eje del plano galáctico.

 

Las culturas antiguas vieron este tenedor o hendidura, conocida por los astrónomos como la Gran Grieta o la Grieta Cygnus, como una entrada al mundo del cielo, o mundo de arriba, existiendo más allá del mundo físico, una idea que bien podría volver a la época paleolítica.

 

En 2000 el Dr. Michael Rappenglück de la Universidad de Munich examinó el famoso fresco pintado de un bisonte y un hombre con cabeza de pájaro en el sistema de cuevas de Lascaux en el sur de Francia, ejecutados aprox.16,500-15,000 AC (ver Fig. 8).

 

Llegó a la conclusión que retrata una representación abstracta de la zona del cielo enfrente, en particular, la brillante estrella Deneb en Cygnus.


Fig. 8.

Reconstrucción de la escena enigmática de un pozo

en la cueva de Lascaux, en la región francesa de Dordoña

 

 

Deneb, en ese tiempo, era la Estrella Polar, en otras palabras, su marcada la posición del polo celeste, el punto de inflexión de los cielos.

 

Es un hecho expresado, argumentó Rappenglück, en la imagen de abajo del hombre pájaro o un pájaro en un poste.

 

 

Nota: Las estrellas polares cambian a través de los milenios, debido a los efectos de la precesión. Hoy Polaris en la Osa Menor es la Estrella Polar. Entre 16,500 y 14,000 BC BC era Deneb. Entre 14,000 y 13,000 aproximadamente BC fue la estrella Delta Cygni, y entre aprox. 13,000-11,000 AC era Vega en Lyra. A partir de entonces no hubo estrella polar durante varios miles de años, lo que significa que cuando Göbekli Tepe fue construido, aprox. 9500-8000 AC, ninguna estrella marcó el polo celeste.

 

 

Podría decirse que el ave en un palo en Lascaux muestra la constelación de Cygnus marcando la posición del polo celeste, con el polo que representa ya el llamado axis mundi, o eje de la tierra.

 

Este es un lugar o ubicación, por lo general un sitio ritual o sagrado, donde se pensaba que el eje cósmico, el punto de inflexión de los cielos, estaba anclado al suelo.

 

En cuanto al hombre pájaro al lado del poste, muy probablemente es un chamán ascendiendo al cielo del mundo durante algún tipo de estado de éxtasis o alteración de la conciencia.
Chamanismo del Buitre
En el Éufrates las estrellas que forman la constelación Cygnus fueron vistas, no como un cisne celestial, su identidad aviar habitual, sino como un buitre, un símbolo primario de muerte y renacimiento en la era neolítica.

 

De hecho, el buitre ocupa un lugar destacado en el arte tallado de Göbekli Tepe y también en otros centros de culto del Neolítico en Anatolia.

 

La razón de la prominencia de las aves en el culto a los muertos es su asociación con a excarnación, el descarnamiento de los cadáveres humanos después de la muerte, algo que se sabe que fue practicado en Anatolia durante el Neolítico.

 

El alma del individuo, por lo general se muestra como una cabeza en forma de bola, en ocasiones se muestra saliendo de su entorno material en compañía del buitre, actuando en su calidad de psicopompo, una palabra griega que significa «portador de alma» o «acompañante del alma.»


Fig. 9.

del Piedra del Buitre de Göbekli Tepe (Pilar 43),

con las estrellas de Cygnus superpuestas en su principal talla del buitre

 

 

Así, en el Neolítico, y podría decirse que durante el Paleolítico, el alma humana fue tal vez vista entrando en la vida después de la muerte, ya sea como un buitre o acompañado de un buitre.

 

Este acto se muestra en el Pilar de Göbekli Tepe 43, también conocido como el buitre de piedra, situado inmediatamente a la izquierda de la piedra agujereada de la estructura.

 

Muestra el alma de una persona fallecida como un balón en el ala de un buitre de aspecto extraño con las alas desplegadas que lleva una semejanza distinta a la forma de la constelación del Cisne (ver Fig. 9).

 

Las alas de buitre, algunos todavía articuladas, desenterradas en un sitio neolítico temprano en el suroeste de Asia indicando que los chamanes de este periodo adoptaron el disfraz del buitre para realizar ceremonias en las que habrían de salir de su entorno físico y entrar en los reinos de otros mundos.

 

Su cielo-mundo, donde el alma regresa a la muerte y nuevas almas surgen antes del nacimiento, fue más probable visto de existir más allá de la apertura de la Gran Falla de la Vía Láctea, marcada por la estrella Deneb en Cygnus.

 

Esto, como hemos visto, estaba sincronizado en el momento de su puesta con las aberturas de las piedras agujereadas erigidas en los Recintos C y D en Göbekli Tepe.

 

¿Fue a través de las aberturas en estas piedras que los chamanes salieron de este mundo para poder conversar con los animales de poder, espíritus ancestrales y seres celestiales? ¿Es esto lo que los templos de piedra de Göbekli Tepe eran? – ¿portales al mundo el cielo, literalmente Puertas Estelares?

 

Si es así, entonces, ¿para qué eran utilizados estos portales estelares, y por quién?

 

 

 

 

El Culto al Zorro
La pista más grande es un animal que aparece con frecuencia en el arte tallado en Göbekli Tepe.

 

Este es el zorro. Se le ve saltando a través de las caras internas de varios de los pilares centrales gemelos en los Recintos A, B, C y D (ver Fig. 10). Además de esto, los monolitos antropomorfos gemelos en el centro de el Recinto D tienen taparrabos con piel de zorro tallados en relieve bajo sus anchos cinturones, como si las formas T las están usando ellos para cubrir sus genitales.

 

Lo que es más, el alto nivel de la fauna sigue perteneciendo al zorro rojo (Vulpes vulpes) encontrada en Göbekli Tepe llevó al arqueólogo-zoólogo Joris Peters, escribiendo con Klaus Schmidt, a concluir que el interés por esta criatura iba más allá de cualquier uso doméstico y debe estar conectado con,

«La explotación de su piel y/o la utilización de los dientes de zorro con fines ornamentales.»

Que esta declaración fue hecha antes del descubrimiento de los taparrabos de piel de zorro tallados en las estrechas caras frontales de el Recinto D en los pilares centrales, quiere decir que lo que Peters y Schmidt dicen en el mismo documento no debe ser ignorado, ya que en su opinión esta evidencia sugiere «aquí podría estar reflejado un culto específico al zorro.»

 

¿Entonces por qué el zorro? ¿Por qué era tan importante en Göbekli Tepe este animal?


Fig. 10.

bajo relieve en la cara interna de Zorro saltando

de el Recinto del Pilar B 10

 

 

 

 

Truco Cósmico
La respuesta parece ser los cometas.

 

En varias partes del mundo antiguo, el zorro, o más correctamente la cola del zorro, se ha identificado con la aparición de los cometas (un símbolo parecido a un cometa de tres puntas que aparece en la hebilla del cinturón llevado por uno de los monolitos gemelos en la caja D, directamente sobre el taparrabos de piel de zorro – véase figura 11)..

 

Los zorros son vistos como manifestaciones de una criatura sobrenatural en forma de un embaucador, y cuando no es un zorro, esta misma criatura mítica es más a menudo identificada con el lobo.

 

En la mitología nórdica el embaucador es el lobo Fenris.

 

Con su feroz descendencia altramuz, Fenris causa estragos en el Ragnarok, el Destino de los dioses, una especie de Armagedón pagano donde incluso los dioses mueren tratando de salvar al mundo durante un cataclismo todopoderoso incluyendo incendios, inundaciones y hielo.

 

Ya en 1884, el congresista estadounidense y escritor de catástrofes Ignatius Donnelly (1831-1901) propone en su libro Ragnarok: La Edad de Fuego y grava, que el lobo Fenris y otros cánidos sobrenaturales que aparecen en la cuenta de Ragnarok son memorias abstractas de una serie de impactos de cometas que devastaron el planeta hacia el final de la última gran glaciación.

Fig. 11.

El sospechoso símbolo del cometa que ocupa la posición

de la hebilla del cinturón en el Recinto D del monolito centro-oriental (Pilar 18),

mostrando también el taparrabos de piel de zorro, posiblemente indicando simbolismo de cometa

 

 

La progenie del lobo
Y no es sólo en el norte de Europa que caninos sobrenaturales son vistos como presagios de catástrofes que todo lo abarcan, como incendios e inundaciones.

 

Se producen en toda Europa, y se encuentran también en los escritos sagrados del zoroastrismo, una doctrina religiosa que una vez prosperó en Irán, India y Armenia.

 

En un libro sagrado derecho Bundahishn afirma:

«Al caer Gokihar cae en la esfera celeste de un rayo de luna a la tierra, la angustia de la tierra se convierte como el de una oveja cuando un lobo cae sobre ella.»

Gokihar se traduce generalmente como «meteoro», es decir, un cometa, un asteroide, o bólido de algún tipo, mientras que el nombre en sí se ha interpretado en el sentido de «progenie del lobo.»

 

En otras palabras, la declaración en el Bundahishn expresa la manera en que la tierra se ve torcerse y doblarse con el impacto de un objeto cósmico, un evento aterrador parecido a la manera en que una oveja se derrumba cuando es atacada por un lobo.

 

En muchas sociedades antiguas, trascendentales épocas de cataclismos son a menudo vistas como habiendo sido causadas o desencadenadas por las acciones de los sobrenaturales de criaturas celestes – embaucadores cósmicos siempre listos para atacar el axis mundi, el eje del mundo o el polo del cielo, y como consecuencia provocar la destrucción del mundo.

 

Por lo general, el giro diario del eje fue imaginado como emprendido por otras criaturas cósmicas, más comúnmente bueyes tirando de un arado o Wain.

 

Son imaginadas como dando vueltas alrededor del polo celeste al que estaban atados, causando que las estrellas girasen sobre los cielos.

 


Fig. 12.

El Arado o la constelación de Osa Mayor,

que forma la parte de Osa Mayor, el gran oso,

como una carroza celeste, mostrando a la posición de Alcor,

la Estrella del Zorro o la Estrella del Lobo

 

 

 

 

 

Una vez y futuro destino
Astronómicamente, este mecanismo de giro de los cielos se identifica con las siete estrellas de la constelación Plough, también conocida como la Ursa Major, la Osa Mayor, que siempre se ve a girar alrededor del polo celeste.

 

Una de sus estrellas, el diminuto Alcor, que se encuentra cerca de una estrella más grande llamada Mizar, se identificada con el embaucador cósmico, e incluso lleva el nombre de o Estrella del lobo en diversas astronomías antiguas (ver fig. 12).

 

Fue vista como un recordatorio visible del lobo del cielo o zorro del cielo que constantemente trata de atacar y derribar el polo que sostiene los cielos.

 

Por lo tanto, era de vital importancia entre las culturas antiguas, especialmente en Europa, proteger el eje cósmico de las acciones maliciosas del embaucador, tales como eventos catastróficos como Ragnarok no fueron simples acontecimientos que sucedieron en el pasado.

 

Eran vistos como el destino de una vez y futuro del mundo.
La única forma de contrarrestar la influencia nefasta del embaucador era a través de las acciones del chamán. Era su deber entrar en el mundo del cielo, donde el zorro del cielo- o lobo-del-cielo libremente, y aquí, o lo apaciguaban o lo burlaban de alguna manera.

 

 

 

 

Catastrofobia
En el centro de Europa, en lo que hoy es la República Checa, y también en la llanura rusa, ha surgido considerable evidencia de asentamientos del Paleolítico Superior de creencias y prácticas implicando la parafernalia del zorro y del lobo, incluyendo los dientes, las garras y los cráneos.
Así que para encontrar evidencia similar emergiendo de Göbekli Tepe de actividad ritual involucrando al zorro no debe ser ignorado.

  • ¿Es posible que sus templos de piedra fueron utilizadas por los chamanes que entraban en el mundo del cielo, a través del portal del cielo, la Gran Grieta de la Vía Láctea para asegurarse de que el zorro del cielo-fox, o incluso el lobo del cielo (tallas en 3D de lobos han sido encontradas en Göbekli Tepe), no trajeran la destrucción al mundo?
  • ¿Los pueblos Epi-Paleolítico del sureste de Anatolia tenian alguna razón para creer que los cataclismos cósmicos, tal vez relacionados con los cometas entrantes, podrían ocurrir en sus propias vidas?
  • ¿Estas comunidades de cazadores-recolectores sufren de lo que la escritora y visionaria Barbara Hand Clow llama catastrofobia, el miedo recurrente de cataclismos?

 

 

 

La Hipótesis del cometa Clovis
Hoy, los científicos están reconociendo el hecho de que hace unos 12,900 años la Tierra pasó por un período terrible de destrucción causada muy probablemente por fragmentos de un cometa desintegrándose (ver Fig. 13).

 

Los registros geológicos, arqueológicos y paleo-climatológicas revelan las terribles consecuencias de este cataclismo propuesta, que causó super-tsunamis, inundaciones, incendios forestales graves en masa, y un período posterior de la oscuridad, que se cree haber desencadenado una edad de hielo Mini 1300 años conocido como el Evento Cometa Clovis (Younger Dryas).


Fig. 13.

¿Impactó un cometa con la Tierra hace alrededor de 12,900 años?

¿Sus secuelas fueron la construcción de GT?

(Crédito Imagen: USGC)

 

 

Aunque los científicos creen que los impactos mayores y más intensos se produjeron en el continente americano, varias otras áreas del mundo sufrieron también.

 

Desde Bélgica a través de Bielorrusia, y desde Egipto hasta el fondo a Australia, una capa de ocho centímetros (tres pulgadas) de espesor de restos de cenizas y fuego está presente en el registro geológico correspondiente a una fecha de aproximadamente hace 12,900 años.

 

Conocido como el Horizonte Usselo (ver fig. 14), ha sido encontrado que contiene evidencia microscópica de un escenario de impacto, incluyendo esférulas magnéticas y nano-diamantes.

 

Estos son por lo general creados durante la extremadamente alta temperatura de explosiones aéreas, desencadenados en este momento desintegrando fragmentos del cometa.

 

Lo que es más, evidencia convincente de un chorro de aire de gran proximidad en este mismo tiempo ha sido encontrado en un sitio de asentamiento Epi-Paleolítico llamado Abu Hureyra, a sólo 100 millas (160 kilómetros) de Göbekli Tepe, mostrando que el sudoeste de Asia no escapó a la devastación.

 


Fig. 14.

El ocho centímetros (tres pulgadas) El Horizonte Usselo.

Este ejemplo de la capa límite fue encontrado en Lommel, Bélgica,

y fechado en hace 12,940 años.

La misma capa rica en cenizas se ha encontrado en sitios de todo el mundo

 

 

 

 

Un Ciclo de Catástrofes
Sin embargo, incluso si se produjo este evento catastrófico, ¿como podría haber inculcado un sentido de catastrofobia entre los habitantes del sureste de Anatolia, lo suficientemente fuerte como para que construyan Göbekli Tepe?

 

Bueno, el hecho del asunto es que el evento de impacto del Cometa Clovis, Younger Dryas Boundary ,su título oficial en la comunidad científica, no fue un evento único que se llevó a cabo en un solo día.

 

Muestras de núcleos de hielo de Groenlandia indican que después del evento inicial en torno a 10,900 AC, el hemisferio norte experimentó incesantes incendios forestales durante cientos de años después, culminando con otro pico de actividad en torno a 10,340 AC.

 

El Dr. Richard Firestone del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de Ciencia Nuclear y sus co-autores en su libro El Ciclo de Catástrofes Cósmicas (2006), el cual establece el alcance total del evento de impacto Younger Dryas, cree que 10,340 BC «podría ser la fecha de uno de los impactos.»
Esto nos lleva dentro del lapso de ochocientos años de la construcción de Göbekli Tepe y explica por qué podría haber sido un caso persistente de catastrofobia entre los habitantes del sureste de Anatolia.

 

Si este fuera el caso, entonces podemos decir con cierta certeza que uno de los principales propósitos detrás de su construcción fue la de permitir a los chamanes entrar en el mundo del cielo y restringir las funestas acciones del embaucador cósmico, que si no se mantiene bajo control podría así han provocado la destrucción del mundo.

 

 

 

 

Los primeros dioses

 

Sin embargo, aun suponiendo que estas ideas son correctas,

  • ¿Quién fue el responsable de iniciar un proyecto de tan enorme construcción?
  • ¿Fue simplemente el producto de las sociedades de cazadores-recolectoras locales trabajando juntas durante un largo período de tiempo?
  • ¿Pudieron haber sido otras fuerzas en el trabajo aquí?

Las respuestas pueden, muy probablemente, ser encontradas en presencia de los pilares antropomórficos establecidos en círculos alrededor de los pilares centrales gemelas en los distintos recintos.

 

Claramente, tienen forma humana y por lo tanto pueden ser vistos como estatuas muy abstractas. Schmidt les ha llamado los primeros dioses, los seres celestiales, y los antepasados  divinos, pero ¿por qué tienen cabezas en forma de martillo? El saliente frontal podría representar fácilmente una cara alargada y la línea de la mandíbula, pero ¿qué pasa con la extensión posterior. ¿Qué representa esto?

 

En Kilisik, cerca de la ciudad de Adıyaman en el sureste de Anatolia, poco más de 50 millas (80 kilómetros) de distancia de Göbekli Tepe, una figura en forma de T pequeña fue encontrada en el año 1965 (ver Fig. 15).

 

A diferencia de los pilares en forma de T de mayor tamaño, más abstractos que se encuentran en Göbekli Tepe, este ejemplo en particular, que data de la misma era, da una impresión más realista de lo que quiso significar.

 

Y de pronto se hace evidente que la extensión en la parte posterior de la cabeza es de hecho una capucha o tocado de algún tipo.

 

Con este conocimiento, otras figurillas de piedra con cabezas extendidas encontradas en yacimientos neolíticos de Pre-Cerámica en otros lugares de la región pueden también ser reexaminados ahora, y estos también sugieren que una especie de campana está siendo usada por la figura en cuestión.

 

Estas figuras encapuchadas tienen todas las características de una élite gobernante detrás de la construcción en el sitio.

  • Por lo tanto, ¿representan las formas T a los grandes antepasados  de aquellos que ofrecieron a las comunidades de cazadores-recolectores locales el remedio para su propuesta catastrofobia en los siglos siguientes a las secuelas del más reciente evento de impacto Younger Dryas
  • Entonces, ¿cuál era la identidad de esta élite gobernante?
  • ¿De dónde vinieron, y quiénes eran sus grandes antepasados?

Fig. 15.

La estatua en forma de T que se encuentra en Kilisik, cerca de la ciudad de Adıyaman en el sureste de Turquía,

y se piensa que es contemporánea con las fases de construcción de Göbekli Tepe.

Tenga en cuenta la extensión del como-capó en la parte trasera de la cabeza.

(Crédito Imagen: Museo Gaziantep)

 

 

 

 

El Gran enfriamiento
A raíz del evento de impacto Younger Dryas, lo más probable es que las poblaciones de la edad de hielo hayan estado en movimiento, en busca de nuevos territorios.

 

La mini-edad de hielo provocada por el cataclismo no sólo provocó un descenso de la temperatura en las zonas afectadas por la ola de frío, sino que también trajo sequías de larga duración en las regiones más allá de la extensión del hielo, incluyendo el suroeste de Asia.

 

Esto habría dado lugar a la desecación de manantiales, arroyos y fuentes de los ríos, y a la desaparición de animales de manada vistos como esenciales para la supervivencia de las sociedades de cazadores-recolectores del Paleolítico en todo el continente euroasiático.

 

Grupos de caza habrían viajado cientos, si no miles, de kilómetros para encontrar nuevos territorios, en los que un número suficiente de animales de manada y adecuados suministros de alimentos y de agua, podrían ser encontrados para sostener sus comunidades.

 

Como se puede imaginar, esto habría dado lugar a escaramuzas territoriales e incluso a feroces batallas, lo que lleva a algunas poblaciones, a ser, ya sea aniquiladas o absorbidas por los grupos entrantes, quienes habrían aprovechado la oportunidad de explotar las poblaciones humanas y los recursos naturales.

 

 

 

 

Los Swideriense
En 1987 la historiadora estadounidense María Settegast, en un libro titulado Platón Prehistoriador, escribió sobre el impacto imaginado que una catástrofe global habría tenido sobre las poblaciones humanas al final de la última era glacial.

 

Ella no sólo descubrió evidencia de derramamiento de sangre a gran escala y violencia a través de Europa y Asia occidental en ese tiempo, pero ella también se dio cuenta de las huellas (ver fig. 16) de un grupo muy específico de cazadores de renos llegando hasta el final de los Cárpatos en el centro de Europa a través de las montañas de Crimea, al norte del Mar Negro, en lo que hoy es Ucrania, una distancia de unas 850 millas (1,400 kilómetros).

 

Esta migración hacia el este, ella la vio como grupos de caza explorando territorios extranjeros, en busca de explotar nuevos recursos ahora que los preciosos rebaños de renos habían desaparecido en las regiones árticas muy al norte.

 

Estos cazadores de renos son conocidos como los Swiderians, en honor al «sitio de tipo» donde sus rasgos culturales fueron reconocidos por primera vez en Swidry Wielkie en Otwock, cerca de Varsovia, en Polonia.

 

No sólo eran una avanzada sociedad de caza, con una tecnología única de herramientas de piedra, sino que los Swiderienses también establecieron sofisticadas operaciones mineras, algunos de los únicos ejemplos aceptados de la era paleolítica, dentro de las montañas de Swietokrzyskie (Santa Cruz) del centro de Polonia. Aquí se extraen formas «exóticas» de pedernal, así como hematita, utilizados como ocre.

 

Rutas comerciales de larga distancia fueron establecidas para el transporte de herramientas de piedra y núcleos pre-forma a través de cientos de kilómetros. Por lo tanto no hay duda de que los Swiderienses fueron de los primeros mineros en cualquier parte del mundo.

 

Más importante aún, caminaron la Tierra durante y tras propuesto evento de impacto Younger Dryas.


Fig. 16.

Mapa mostrando la distribución de los Puntos Tangente de Swiderian

encontrados en Europa Central y Oriental

durante el décimo y undécimo milenios AC.

 

 

 

 

Obsesión Obsidiana
Uno de los materiales exóticos codiciados por los Swiderians era el vidrio volcánico negro conocido como obsidiana.

 

Esto los obtuvieron de sitios descubiertos en las montañas de los Cárpatos, donde aún hoy la obsidiana se considera una sustancia mágica, nacida del cielo y encarnando el poder del mismo fuego; también es una de las sustancias más agudas en la tierra.

 

Las comunidades Epi-Paleolíticas existentes en el este de Anatolia durante la ola de frío del Younger Dryas también codiciaban la obsidiana para fabricar herramientas y puntas de proyectil.

 

Esta la obtuvieron a partir de sitios claves de hallazgo cerca de un volcán llamado Nemrut Dag en las orillas del Lago Van, el mar interior más grande de Turquía, y en las colinas que rodean la Montaña de Bingöl, ubicada en las cercanas tierras altas de Armenia.

 

Herramientas y puntos hechos de obsidiana que se derivan de estos lugares han sido encontrados en grandes cantidades en los sitios neolíticos prototipos en el este de Anatolia, vistos como precursores de Göbekli Tepe.

 

 

 

 

Toma de Control Swideriense
Entre las herramientas de piedra y puntas de proyectil encontradas en Göbekli Tepe hay muchas hechas de obsidiana, originarias tanto de la montaña de Bingöl como del lago Van.

 

Tanto en el estilo como en la forma de producción, éstos llevan una estrecha similitud a la caja de herramientas de los Swiderienses, que se sabe que han llegado tan lejos como hasta las montañas del Cáucaso, donde se habrían levantado en contra de los pueblos indígenas, más probablemente miembros de otra sociedad avanzada conocida como los Zarzians, que es casi seguro que controlaban el comercio de obsidiana local en este tiempo.

 

Parece probable que los grupos Swiderienses continuaron hacia el sur, alcanzando finalmente los sitios de hallazgo de obsidiana alrededor la montaña Bingöl y el lago Van.

 

Esto les habría llevado a poca distancia de las tempranas comunidades del Paleolítico y Neolítico del sureste de Anatolia (incluso el mismo Klaus Schmidtha comparado las estrategias de caza de los pueblos neolíticos de Pre-Cerámica del sureste de Anatolia con las de los Swiderienses de la llanura de Europa del Este).

 

 

 

 

Ancestros del Paleolítico superior
Las avanzadas habilidades de hacer herramientas y las capacidades de minería de los Swiderienses , cuyas estrategias de caza el mismo Schmidt ha comparado con los de las comunidades neolíticas más antiguas del sureste de Anatolia, han sido conectados con los de los Solutreans (ver fig. 17), una de las más misteriosas culturas de la época del Paleolítico Superior.

 

Ellos prosperaron en Europa occidental entre ~aprox. hace 25,000-16,500 años, y ha desarrollado una extraordinaria tecnología de hoja de piedra. Ellos también fueron responsables de algunas de las más tempranas obras de arte de la era de hielo de Europa Occidental, incluyendo el los frescos del bisonte y del hombre pájaro en la francesa Cueva de Lascaux.

 

Los Solutreans vinieron, muy probablemente, de Europa Central, y estaban conectados a otra población avanzada – la de los orientales gravetienses, que prosperaron en los asentamientos más avanzados, tanto en Europa Central y en la Llanura Rusa entre 30.000 y 20.000 AC.

 

Construyeron edificios comunales, experimentaron con el cultivo de cereales hace 30,000 años; introdujeron el culto a la Diosa Madre, expresado en la producción de figurillas de cuerpo completo de Venus; llevaban ropa a la medida, cosidos juntos utilizando agujas de hueso, y veneraban tanto al lobo como al zorro ártico, lo que parece haber estado asociado con el viaje del alma a la otra vida.

 

Fig. 17.

A la izquierda una cabeza de lanza Solutrense de alrededor de 20,000 años,

y en la derecha un punto Swiderian formado a partir de pedernal de chocolate,

de alrededor de 11,000 años. No está a escala.

(créditos Pic: JL Katzman / Aggsbach Paleolítico blog).

 

 

 

 

 

Híbridos Neandertales
La evidencia antropológica sugiere que al menos algunos Swiderienses eran de aspecto llamativo.

 

Eran altos, con grandes cabezas dolicocéfalas (es decir, alargadas), caras largas, pómulos altos y fuertes mandíbulas. Es muy probable que deriven no sólo del hombre de Cro-Magnon, los primeros humanos anatómicamente modernos en entrar a Europa hace unos cuarenta y tres mil años, sino también de otro tipo del que se sabe que han existido en Europa Central alrededor de hace veinticinco mil años.

 

Nombrado «Brünn Man» por los antropólogos de finales de los siglos XIX y XX, la evidencia de su existencia se observó por primera vez entre los restos humanos encontrados en un sitio Gravetiense desenterrado en 1891 en Brünn, el Brno moderno, en Moravia, la moderna República Checa.
Otros ejemplos fueron encontrados en 1894 junto a los cráneos de lobo en otro sitio Gravetiense desenterrado en Předmostí, también en Moravia.

 

Los seres humanos de tipo Brünn eran altos con grandes cráneos alargados, caras largas, fuertes arcos superciliares y otras características llamativas. Los antropólogos de finales de los siglos XIX y XX encontraron evidencia firme de que los Solutreans estaban vinculados a la población Brünn.

 

Por otra parte, estos presuntos antepasados  de los Solutreans habían emigrado a Europa Central desde la llanura rusa, donde se han descubierto avanzados asentamientos Gravetienses, algunos de los cuales han producido restos humanos comparables con los del tipo Brünn.

 

Si los Swiderienses hicieron derivar las características fisiológicas de la población Brünn, entonces es posible que ambos ganaran al menos parte de su fisonomía única y habilidades técnicas de los neandertales, primos más cercanos de la humanidad, cuyas comunidades perduraron en Europa del Este hasta alrededor de haca 30,000 a 40,000 años.

 

De hecho, la fisonomía Swideriense estaba vinculada con el concepto de híbridos de neandertales ya en 1956, tras el descubrimiento de dos cráneos humanos, uno en Lituania y otro en Rusia Central, que muestran rasgos neandertales híbridos, y sin embargo son atribuibles a la población Swideriense.

 

Otra confirmación ha llegado del descubrimiento de restos óseos pertenecientes a una cultura post-Swideriense, que han sido comparada con los de la población Brünn, que eran a su vez, muy probablemente híbridos Neanderthal-humanos.

 

 

 

 

La elite gobernante

 

Se ha propuesto que habiendo asumido el control del comercio de obsidiana en el este de Anatolia, los grupos Swiderienses entrantes se convirtieron en la élite dirigente responsable de la creación de Göbekli Tepe.

 

¿Es la memoria de sus grandes antepasados, que podrían haber incluido Solutreanos, Gravetiensess e incluso híbridos Neanderthal-humanos, lo que está consagrado en los doce anillos de pilares en forma de T que se encuentran en recintos claves?

 

Fue la elite Swideriense la que muy probablemente introdujo la manera en que las poblaciones de cazadores-recolectores del sureste de Anatolia podrían aliviar su catastrofobia, el temor a nuevos cataclismos a raíz del evento de impacto Younger Dryas.

 

Estas personas, y sus descendientes, probablemente controlaban y gestionaban las diferentes fases de la actividad en la construcción de Göbekli Tepe, algo que finalmente llevó a la introducción de la ganadería y la agricultura en toda la región, marcando las primeras etapas de la revolución neolítica.

 

 

 

 

El abandono final
Durante un período de alrededor de 1,500 años veinte o más importantes recintos fueron construidos en el montículo ocupacional emergiendo gradualmente en Göbekli Tepe.

 

Viejos recintos fueron periódicamente retirados, desacralizados y cubiertos, literalmente «asesinados», al final de su vida útil. Nuevas estructuras fueron construidas para reemplazarlos, pero con el paso del tiempo se volvieron poco a poco más pequeños y más simples en la construcción, hasta que finalmente eran del tamaño de un jacuzzi de tamaño familiar con pilares de no más de un metro y medio (cinco pies) de altura.

 

De alguna manera, el mundo había cambiado, y el impulso para la creación de gigantescos templos de piedra con monolitos tan altos como de cinco y medio metros ya no estaba allí.

 

En algún momento alrededor de 8,000 AC los últimos recintos restantes fueron cubiertos con tierra y se negó el asunto, y el sitio fue abandonado a los elementos.

 

Todo lo que quedaba era un enorme montículo con forma de vientre que se convirtió en una expresión ideal del hecho de que los recintos de piedra originalmente habían sido visto, no sólo como portales estelares a otro mundo, sino también como cámaras similares a una matriz, donde las almas de los chamanes, o incluso los espíritus de los muertos, bastante literalmente, podrían viajar a la fuente de la creación, que se encuentra en algún lugar en las proximidades de la constelación del Cisne.

 

Era un concepto vagamente reflejado en el nombre de Göbekli Tepe, que en turco significa «colina-como ombligo.»

 

 

 

 

La Gente con cabeza de serpiente
Incluso después de que Göbekli Tepe fue abandonada, su memoria, y aquellos de la élite gobernante detrás de su construcción, se quedaron entre los pueblos Halaf y más tarde los pueblos Ubaid que florecieron durante la última parte de la era neolítica, aprox. 6000 – 4100 AC.

 

Al igual que sus predecesores, se hicieron con el control del comercio de la obsidiana de suma importancia de los sitios de hallazgo como la Montaña Bingol y Nemrut Dag, cerca del lago de Van. Sus elites, quienes parecen haber pertenecido a grupos familiares específicos, deformaban artificialmente sus cabezas ya alongadas.

 

Es muy posible que estos sean los antepasados  que son representados como figurillas con cabezas de serpiente o de reptil  encontradas en cementerios Ubaid (ver Fig. 18).


Fig. 18.

Estatuillas con cabezas de serpiente encontradas en tumbas Ubaid,

  1. 5000-4100 AC.

Ahora en el Museo Británico.

 

 

 

 

La rebelión de los Anunnaki
La élite del Halaf y Ubaid eran probablemente los precursores de los reyes-dioses que gobernaron las primeras ciudades-estado abajo en la llanura mesopotámica, que eventualmente se convirtió en las civilizaciones de Sumer, Akkad, Asiria y Babilonia.
Sus escribas conservados en escritura cuneiforme describe la historia mítica de las dinastías gobernantes ‘, en la que los fundadores de la revolución neolítica son llamados los Anunnaki, los dioses del cielo y de la tierra.

 

Su casa natal se decía que había sido el Duku, un montículo primigenio situado en la cima de una montaña mundo llamado Kharsag o Hursag.

 

Aquí los Anunnaki dieron a la humanidad las primeras ovejas y granos, lo cual podemos ver como un recuerdo de la introducción de la ganadería y la agricultura en el momento de la revolución neolítica.

 

Los Anunnaki son ocasionalmente comparados con las serpientes, lo que refleja la fisonomía de serpiente de la élite gobernante de las anteriores culturas Halaf y Ubaid.

 

 

 

 

La llegada de los Vigilantes
Entonces llegamos al impacto que Göbekli Tepe tuvo en los pueblos semitas más antiguos del norte de Mesopotamia.

 

Sus tradiciones orales algún día serían llevadas a la tierra de Canaán por los primeros israelitas y registrados en las obras religiosas, como el Libro de Enoc y el Libro de los Gigantes.

 

En estos textos denominados Enoquianos, los principales actores detrás de la construcción de Göbekli Tepe y la revolución neolítica posterior, se describen como pálidos y altos ángeles humanos llamados Vigilantes (ver fig. 19 y 20), que usaban abrigos de plumas, tenían rostros como víboras (es decir, tienen rasgos faciales largos), y en ocasiones se describen como serpientes (de hecho, un Vigilante es nombrado como la serpiente que engañó a Eva en el Jardín del Edén).


Fig. 19 y 20.

Izquierda, un Vigilante, hecho por el artista Billie Walker John elaborado en 1995,

basado de las descripciones que se ofrecen en el material enochiano.

Derecha, escultura 3D del artista Russell M. Hossain basado en el original de Billie Walker John

(Créditos Pic: izquierda, Billie Walker John / Andrew Collins & derecho, Russell M. Hossain).

 

Doscientos de ellos se dice que descendieron entre los mortales y tomaron esposas mortales, que produjeron gigante descendencia llamada Nephilim.
Según el Libro de Enoc, los Vigilantes rebeldes revelaron a sus esposas las artes secretas del cielo, muchos de los cuales corresponden bastante bien con una serie de primicias para la humanidad que tuvieron lugar en el suroeste de Asia, a raíz de la revolución neolítica.

 

¿Son los vigilantes una memoria de la aparición en Anatolia de los Swiderienses, cuyo aspecto llamativo se ajusta a la descripción de los vigilantes?

 

Si es así, ¿entonces también sugiere que la extraña apariencia de los vigilantes, con sus caras largas serpentinas, podría ser en parte debido a que son híbridos neandertales-humanos (ver Fig. 21)?
Fig. 21.

Esculturas 3D mostrando un macho y hembra Swiderian, elaborado por

por el artista Russell M. Hossain basado en evidencia anatómica disponible.

¿Son estos los rostros de la élite que inspiraron la creación de Göbekli Tepe,

así como los Vigilantes y Anunnaki del mito y la leyenda?

¿Muestran también a híbridos Neanderthal-humanos?

(Crédito Imagen: Russell M. Hossain)

 

 

 

 

Los ríos del Paraíso
Un recuerdo también de esta época crucial en el desarrollo humano es quizás preservado en la historia de Adán y Eva en el Jardín del Edén.
Según el libro del Génesis, éste fue localizado, en términos geográficos donde los cuatro ríos del Paraíso tomaron su curso. Tres de estos ríos son fácilmente determinados. Ellos son el Éufrates, el Tigris y el Araxes (el Guijón bíblico), todos ellos surgen, ya sea en las montañas al sur del lago Van o cerca en las tierras altas de Armenia.

 

Lo que es más, dos de los ríos, el Éufrates y el Araxes, se ven a tomar su lugar en la misma zona – en las laderas de la montaña Bingöl, una de las principales fuentes de obsidiana ubicadas aprox. a 200 millas (322 kilómetros) de Göbekli Tepe (ver Fig. 22).

 

La tradición local afirma que Bingöl fue también la fuente del cuarto río del Paraíso, el Pisón, mientras que los escritores antiguos registraron que la verdadera fuente del Tigris estaba también en las tierras altas de Armenia.

 

Esta entonces fue la verdadera ubicación geográfica del paraíso.

 

 

 

 

El Lugar del Descenso
También a sólo 180 millas (290 kilómetros) de Göbekli Tepe está el «Lugar de Descenso» original donde, según la tradición, el Arca de Noé se posó después de la gran inundación, la historia narrada en el libro del Génesis.

 

Este es el monte al-Judi, el moderno Cudi Dag, que se eleva por encima de la ciudad de Cizre en el sureste de Anatolia, y no el monte Ararat más al norte de Armenia, que sólo recibió su estatus como «Lugar del Descenso» en el siglo V de nuestra era.

 

En las tradiciones musulmanas, siríacas y kurdas, el verdadero lugar de descenso es el monte al-Judi.

 

Es aquí que Noé y su familia comenzaron el proceso de repoblación del mundo después del diluvio que casi destruyó la raza humana.

 


Fig. 22.

Mapa del este de Turquía

mostrando los principales ríos identificados

con los cuatro ríos del Paraíso.

 

 

 

 

Los secretos de Adán
Una de las ramas más prolíficas del cristianismo gnóstico eran los Setianos, un nombre en honor a Seth, el tercer hijo de Adán y Eva.
En los siglos siguientes a la muerte de Jesús creían que «la semilla» de Seth, que incluía que los patriarcas antediluvianos del libro del Génesis, fueron los únicos descendientes verdaderos y justos de Adán, y los herederos de su sabiduría divina.

 

Escritos Setianos, como las diversas informaciones encontradas en una cueva en Nag Hammadi en Egipto en 1945, en varias ocasiones hablan de los secretos que Adam que fueron pasados a Seth, antes de la muerte de su padre.

 

Se dice que Seth los registró, ya sea en forma de libro, o en tabletas o pilares llamados estelas.

 

Estos fueron escondidos en o sobre una montaña sagrada, existente en las proximidades del Paraíso, para que pudieran sobrevivir a un inminente cataclismo de incendios e inundaciones.

 

Llamada de diversas maneras, Charaxio, Seir, o Sir, esta montaña está vinculada en la tradición cristiana primitiva con el sitio habitado por las generaciones de Adán después de la expulsión de la primera pareja del paraíso.

  • Así pues, ¿cuáles son los secretos de Adán, y dónde pueden encontrarse hoy en día?
  • ¿Los secretos de Adán, escritos por Seth, se refieren a la manera en que Göbekli Tepe fue construido para reducir la catastrofobia muy extendida entre los pueblos indígenas de la región, a raíz del evento de impacto Younger Dryas?
  • ¿Fue dada esta información a los cazadores-recolectores locales de la región por parte de los grupos Swiderienses entrantes, cuyas cabezas alongadas y larga ascendencia fue conectada con sus orígenes como híbridos Neanderthal-humanos?
  • ¿Se convirtieron éstos en los ángeles humanos llamados vigilantes en el libro de Enoc?

 

 

 

Nosotros Mismos Como Ángeles

 

¿Dónde estaba exactamente Charaxio, o el Monte Seir, donde los libros de Seth conteniendo los secretos de Adam esperan ser descubiertos?

 

Esta es la búsqueda que emprendo en la segunda mitad de Göbekli Tepe – Génesis de los dioses, con el resultado siendo el descubrimiento en las montañas del este de Tauro de un monasterio armenio con vistas al lugar tradicional del Jardín del Edén

 

Antes de su destrucción en el tiempo del genocidio armenio de 1915, los monjes aquí conservan tradiciones arcaicas concernientes al Jardín del Edén y a la existencia de una reliquia sagrada de increíble significado religioso.

 

La confirmación de la presencia de esta reliquia sagrada en el monasterio (que en el siglo VII se le dio un decreto especial de inmunidad contra los ataques firmados por el propio profeta Mahoma) revela lo que podría ser mejor secreto de Adán – la forma en que nosotros, como mortales, podemos re-entrar al Paraíso y volveros, como una vez que fuimos, como ángeles nosotros mismos.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS