La Cronica del sacerdote maya de 1.000 años que salvó la vida de un explorador

La Cronica del sacerdote maya de 1.000 años que salvó la vida de un explorador

Explicaciones de Senador de EE.UU. podrían suponer una «amenaza espacial alienigena»
Libros Malditos de la Cronica que otorgarían poderes a quienes los posean.
Lemuria y Atlántida: continentes perdidos y origen de las primeras culturas.

Enigmatico sacerdote maya de la cueva de Loltún en Yucatán, México. Hallado por un explorador estadounidense. Proclamaba tener 1.000 años de edad.

Robert Stacy-Judd, arquitecto y explorador, se había adentrado en esta laberíntica cueva de Loltún, un antiguo refugio maya con pinturas murales de hace más de 2.000 años. Muy adentro, ya se había extraviado al lado con sus guías y termina encontrándose con este sacerdote ermitaño maya que les salvó la vida.

Loltún se extiende en un planeta subterráneo de 2 kilómetros con demasiados recovecos y túneles. Se localiza en la península de Yucatán, al sur de la ciudad de Oxkutzcab. La experiencia de Stacy-Judd se reportó en el periódico Modesto News-Herald, en el artículo: «El enigma del ermitaño de la cueva de Loltún».

La exploración de la cueva de Loltún en México

Cueva de Loltún. Crédito: Jimelovski Platano Macho / Flickr.

Robert Stacy-Judd fue un arquitecto partícipe del Maya Revival (Renacimiento maya), un movimiento arquitectónico de las décadas de 1920 y 1930 que reclamaba el arte y arquitectura maya y de diferentes pueblos mesoamericanos. Uno de sus diseños más recordados es el Aztec Hotel, situado en la Ruta 66 del Valle de San Gabriel en California.

Stacy-Judd además era aficionado a la cultura maya y hacía viajes de exploración hacia todo sitio arqueológico de Guatemala y México. Una de sus expediciones fue hacia la cueva de Loltún («loltún» significa «flor de roca» en maya), aunque no se registró cuándo la realizó.

El objetivo era investigar las pinturas murales mayas de la gruta subterránea, datadas del Período Preclásico Tardío, entre los años 400 y 250 a. C. El arquitecto contrató a tres guías yucatecos locales quienes fueron estacionándose cada uno en lugares distintos y cada vez más adentro de la gruta.

El arquitecto y explorador iba adentrándose al lado con el último guía, pero en ese instante, una gran roca cae cerca de ellos y el estruendo hace que el primer guía abandonara su posición para ir a revisar si los demás estaban bien. Por lo tanto, los exploradores perdieron su punto de mención más próximo a la salida.

Encuentro con el longevo sacerdote maya

La Historia del sacerdote maya de 1.000 años que salvó la vida de un explorador

Artículo del Modesto News-Herald con una imagen del sacerdote maya. Crédito: Modesto News-Herald.

Al intentar regresar hacia la salida, Stacy-Judd encuentra una abertura, la cual traspasa para terminar en el interior de otra cueva de 16 metros de altura. Ahí logra divisar la luz de una antorcha siendo sostenida por “un anciano con un manto blanco” y “una calabaza de peregrino cubriendo su cabeza”.

El anciano estaba delgado pero aparentaba saludable y mentalmente bien dispuesto. Tenía un bigote grande y blanco pero sin barba (un rasgo característico de los mayas). Luego del fascinacion, Stacy-Judd le pide a los guías comunicarse con el hombre. El anciano avaló que era un Hol-Pop, un sacerdote maya de 1.000 años de edad (!) y que estaba custodiando un tesoro antiguo ahí en la cueva de Lotún.

Stacy-Judd consideró mítica esa edad, pero sí intuyó que el hombre intraterreno: «muy bien podía tener más de un siglo de edad». Al darse cuenta que el explorador y los guías estaban perdidos, el anciano los guía hacia la salida de la caverna, salvándoles la vida y evitando que quedaran extraviados (aun estando ciego debido a 100 años viviendo en la oscuridad).

La Historia del sacerdote maya de 1.000 años que salvó la vida de un exploradorRobert Stacy-Judd. Crédito: Internet Archive Book Images / Wikimedia commons.

Para Robert Stacy-Judd esta fue la experiencia más insolita de su vida… Haber tenido un encuentro con un ermitaño saludable viviendo en el interior de una cueva colosal subterránea (y que inclusive proclamaba tener 1.000 años de edad). Después de salir, Stacy-Judd le otorga unas monedas de plata y el sacerdote maya regresa a lo hondo de la gruta y ya nadie lo vuelve a ver jamás.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS