Hallada una “edificación de 200.000 años de antigüedad” en Oklahoma

Hallada una “edificación de 200.000 años de antigüedad” en Oklahoma

Plan Thor o las «Barras de Dios» El Plan de EE.UU. para usar armas desde el cosmos
Ciudad Reptil de Los Ángeles: Conspiranoia al rojo vivo.
encuentran antiguo código astronómico en la «Montaña Extraterrestre» en Sri Lanka

En 1969, trabajadores de la edificación de Oklahoma se tropezaron con una estructura que, según demasiados autores, podría reescribir la cronica: los remanentes de una estructura de 200.000 años de antigüedad.

El periódico «The Oklahoman» cubrió la cronica en 1969, creando un acalorado debate entre los investigadores. ¿Podría el «antiguo suelo de mosaico» de Oklahoma reescribir la cronica no sólo de Norteamérica sino además de todo el mundo?

Según el reportaje del periódico, publicado en 1969, la estructura descubierta por los obreros en Oklahoma se remontaría hasta hace, mas o menos, 200.000 años.

En casi todos los recovecos del planeta, expertos y arqueólogos se han topado con descubrimientos que difícilmente se pueden aclarar. Uno de esos descubrimientos se produjo en Oklahoma, en 1969, cuando un arqueólogo fue declarante de lo que explicó como un «suelo de mosaico masivo, con insolitos agujeros».

Pronto surgieron las cuestiones, iniciando los investigadores un vasto debate: ¿qué antigüedad tenía ese piso? ¿Se trataba de una formación artificial o natural?

Aparecieron demasiados interrogantes que los investigadores no pudieron responder, y varios inclusive afirmaron que tan misterioso suelo estaba datado en unos asombrosos 200.000 años de antigüedad.

Demasiados estaban convencidos de que aquello era el resultado de una edificación creada por el hombre y no por la mamá naturaleza.

Pero si era tan antiguo, ¿quién podría haberlo creado? ¿Y si el misterioso suelo era lo único que quedaba de una estructura demasiado mayor?

evidentemente, lo más «salvaje» del hallazgo es la antigüedad de la estructura. ¿Cómo concluyeron que era de hace 200.000 años?

Las primeras menciones sobre este hallazgo se remontan a «The Oklahoman», el mayor periódico de Oklahoma y el singular diario regional que cubría el área de la Gran Oklahoma City.

Según el periódico, Delbert Smith, presidente de la Oklahoma Seismograph Co. y ex presidente de la Sociedad Geofísica de Oklahoma City, al igual que Durwood Pate, geólogo independiente, viajaron al lugar para investigar el área y tomar muestras.

En junio de 1969, «The Oklahoman» publicó:

«El 27 de junio de 1969, unos obreros que trabajaban ejecutando cortes en una roca colocada en la extensión 122 de la calle Broadway, entre Edmond y la ciudad de Oklahoma, realizaron un encuentro que crearía abundante controversia entre los investigadores. (…)»

«El sitio aparentaba tener un suelo de mosaico incrustado. (…) Estoy seguro de que esto fue hecho por el hombre porque las piedras se colocaron en perfectos conjuntos de líneas paralelas que se cruzan para formar una forma de diamante, todo apuntando hacia el este», asevera Durwood Pate, un geólogo de Oklahoma City que ha investigado el encuentro. (…)»

«Encontramos hoyos de postes que miden dos varas perfectas. La capa superior pétrea es muy lisa, y si levantas alguna roca, encontrarás que es muy dentada, lo que señala desgaste en la superficie».

«Todo está muy bien colocado para ser una formación natural. (…) El Dr. Robert Bell, arqueólogo de la Universidad de Oklahoma, expresó su opinión de que el encuentro era una formación natural».

«El Dr. Bell manifestó que no podía ver ninguna evidencia de señales de mortero. Pero Pate, por otra parte, fue capaz de diferenciar una especie de barro entre cada roca.»

«Delbert Smith, geólogo y presidente de la Compañía de Sismógrafos de Oklahoma, manifestó que la formación, que fue descubierta unos 0,9 metros por debajo de la superficie, aparentaba cubrir varios miles de pies cuadrados. (…)»

«El Tulsa World citó a Smith mencionando: ‘No hay duda de ello. Había sido puesto allí, pero no tengo idea de por quién».

«Estoy convencido de que no es una formación natural de la Tierra y que ha sido hecho por el hombre», añadió Smith más tarde, quien resumió el enigma concerniente al piso de baldosas en “El Planeta de Tulsa” del 29 de junio de 1969 mencionando:

«No hay duda de ello. Había sido puesto allí, pero no tengo idea de por quién. Otra faceta del enigma implicaba la cuestión de la antigüedad. Hay algunas opiniones distintas en cuanto a la geología implicada, pero la mejor estimación sitúa las baldosas en 200.000 años.»

Parece que unas pocas líneas de estas publicaciones consiguieron crear un vasto escándalo sobre un hallazgo que habría sido tratado de forma completamente distinto si nadie hubiera mencionado precisamente los datos de sus supuestos 200.000 años de antigüedad.

en cambio, son más los descubrimientos curiosos que se han hallado en Oklahoma.

Uno de ellos fue desvelado en 1912 en un yacimiento de Wilburton por Frank J. Kennard: una especie de cazuela de hierro incrustada en el interior de un trozo de carbón.

El carbón que se originó de las minas de Wilburton, Oklahoma, se estimó en mas o menos 300 millones de años de antigüedad. Kennard explicó al respecto:

«Mientras trabajaba en la Planta Eléctrica Municipal de Thomas, Oklahoma, en 1912, me encontré con un sólido trozo de carbón que era muy grande para ser usado.»

«Lo rompí con un martillo. Esta olla de hierro cayó del centro dejando el molde de impresión de la olla en la pieza de carbón.»

«Jim Stall (un empleado de la compañía) fue declarante de la rotura del carbón y vio caer la olla. Rastreé el origen del carbón y descubrí que procedía de las minas de Wilburton, Oklahoma.»

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS