Aguas primigenias: La creación provino del agua según diferentes sociedades

Aguas primigenias: La creación provino del agua según diferentes sociedades

Los misterios alrededor de la ‘maldición de Tutankamon’
Ave Fénix como Signo de la reinvención: más allá de la leyenda
Señales de nacimiento: ¿evidencia de muerte violenta en vidas pasadas?

Sociedades antiguos guardan en sus registros sagrados descripciones detalladas de cómo ocurrió la creación de todas las cosas. Si bien dichas narraciones de la creación exhiben grandes variaciones, hay un lugar en común complicado de ignorar: las aguas primigenias.

La creación de la Tierra y el origen del hombre encima del mundo sigue siendo, para bastantes, un asunto polémico. Diferentes cosmogonías de sociedades antiguas ampliamente dispersas desde México y Perú hasta Egipto y Sumeria aluden las aguas primigenias, donde el agua surge como un ‘alma creador’.

El agua como la base de todo lo creado

Las leyendas de la creación forman parte notable de la sociedad y religión de comunidades antiguos. Sus escritos sagrados explican cómo sus deidades y señores, llevaron a cabo la creación de la Tierra y los entes humanos. En cada una de estas historias, el agua forma parte principal de la escena, y es usada como elemento sustancial para dar forma a todo lo demás.

Pensemos, como ejemplo, en el relato babilonio de la creación descrito en siete tablas sagradas. Según se lee, en el comienzo no existía nada excepto Apsu y Tiamat, personificaciones masculinas y femeninas de las caóticas y amorfas aguas primordiales.

Detalle del sello de Adda. Corrientes de agua y peces fluyen de los hombros es Enki, dios de las aguas subterráneas y de la sabiduría. Public Domain

Por su parte, los egipcios llamaban a mencionado caos acuático pre-creativo como ‘Nun’’. Para ellos, dicha masa acuosa reunía todo el potencial necesario para que las deidades dieran origen al hombre. Desde sus profundidades, emergerían los picos de las montañas más altas, toda la tierra seca, y la vida en todas sus formas.

Nun, dios egipcio del océano primordial eleva la barca de Ra al firmamento al comienzo de los tiempos. Public Domain

Diferentes sociedades coinciden en un mismo punto

Las narrativas de la creación hindú además hacen mención a un mar primordial, de donde apareció la vida. Su deidad védica, Prajapati, salió de las aguas primigenias por vez primera, e hizo mención al caos que reinaban en ellas. Otra cronica de la creación hindú, presenta al mismo dios Prajapati naciendo de una flor de loto que flotaba en un océano de aguas primordiales.

Al lado contrario del planeta, los indígenas de México además hablan de un estado de oscuridad acuosas, sin orden ni forma. Era una era en la que no había tiempo, y las tinieblas cubrían el firmamento, bajo el cual, una masa de agua agitada vio nacer poco a poco la vida.

Historias semejantes de la creación polinesia además indican al agua como la única sustancia que existe anteriormente de la vida.

La presencia de las deidades calmó el caos

En medio del caos acuoso, la mano de los deidades principales trajo orden y control sobre todas las cosas. De esta forma se hace mención a la creencia de que todos los ciclos naturales y patrones de la creación, habían sido distribuidos o mantenidos por la voluntad divina. Los egipcios, como ejemplo, cuentan que Ra, al descender y calmar las agua, «puso orden en el sitio del caos».

Para los egipcios, el orden era sinónimo de Maat, el concepto de la justicia y la verdad muy apreciado en su vida social. Cuando Ra sometió las aguas, por lo tanto estableció la supremacía del Maat. De allí en adelante, las aguas derrotadas se opusieron al orden creado y sustentado por las deidades. Sus revueltas y alma rebelde marcaron una constante amenaza de desorden, que las deidades debían vigilar y evitar.

Las aguas primigenias y su doble naturaleza

dioses creadoresEl cine además ha representado la creación a partir del agua. En la película Prometheus, un ‘ingeniero’ bebe la savia de la vida y se descompone en una cascada, así posee sitio la creación del hombre. Crédito: 20th Century Fox

Una apariencia interesante que se desprende de las leyendas sobre la creación, es que el agua primigenia aparentaba tener una doble naturaleza. Por un lado, era la responsable del caos y la desconcierto, con capacidad ilimitada para destruir el orden establecido por las deidades. Pero, por otro lado, las aguas contaban con todo el potencial para realizar surgir la vida, siendo la pizarra en blanco donde las deidades escribirían su voluntad.

Origen de la vida por medio el agua y la teología

¿De qué medio se valieron las deidades principales para dominar y someter a las aguas primigenias? En diferentes mitos, al igual que en las narraciones islámicas y en la teología bíblica, bastaba con que la deidad supremo expresara sus intenciones por medio la palabra hablada. Órdenes, encantamientos y conjuros son la constante en el proceso de dominar y utilizar el agua para realizar surgir la vida.

De esta forma, el agua pasa a ser la sustancia principal, signo de la vida y el caos, y elemento esencial en la composición de prácticamente todos los entes vivos. No sorprende que, en bastantes rituales de adoración, se emplee el agua para purificar a los feligreses, en su intento de aproximarse a las deidades creadores.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS