Chaneques: Viejos duendes de la leyenda azteca

Chaneques: Viejos duendes de la leyenda azteca

Usumgal: las deidades reptil creadores de los Anunnaki.
Proyectan convertir la Luna en un “arma”: iniciativa busca crear bases militares en nuestro satélite
Voyager encuentra el límite definitivo del sistema solar.

La leyenda mexica está repleta de entes fantásticos que dan origen a ciertos acontecimientos naturales o sobrenaturales de su cultura. Uno de ellos son los Chaneques, los duendes aztecas.

La cultura azteca es una de las más importantes de toda América, por lo que es normal que su mitología sea una de las más ricas y extensas.

En el presente se han descubiertos cultos a distintas dioses y criaturas mitológicas que formaban parte de la creencia popular, dando paso a una inmensa cantidad de mitos y leyendas.

En su mayoría, estos entes mitológicos eran creados con un único propósito; aclarar varios aspectos de la vida natural.

en cambio, estas leyendas además eran inculcadas para producir el temor y el terror, generar impresión o, sencillamente, para cuidar ciertos aspectos de la naturaleza.

Ese es el suceso de los Chaneques, unas criaturas semejantes a duendes que tenían como propósito defender la vida silvestre.

Chaneques, protectores naturales

Los Chaneques eran los cuidadores de la naturaleza azteca.

conforme a los escritos localizados en las ruinas aztecas, se conoce que estos entes tenían apariencia de niños o adolescentes que apenas y alcanzaban el metro de altura. Aunque en diferentes versiones solo miden los 20 centímetros.

Habitaban en la naturaleza ya que tenían como labor el de defender toda la vida silvestre, desde los animales hasta las vegetaciones. Por esa razón podían encontrarse en las selvas, los bosques, los ríos, manantiales y lagunas.

conforme a las leyendas, eran entes muy traviesos, por lo que solían realizar múltiples maldades a los individuos que se adentraban a sus espacios.

Entre estas sobresalen la de esconder o romper cosas que les llamen la atención. igualmente se nombra que se colaban a las viviendas para jugar con los niños. Después los raptaban para convertirlos en sus esclavos.

Semejanza con los duendes

La semejanza con los duendes han llevado a pensar que son la primera versión de los actuales.

Los Chaneques son altamente reconocidos por los historiadores como la versión más antigua de los duendes actuales.

De hecho, hay varias similitudes entre ambos. La primera y más notable es su diminuto tamaño. Otra característica es que viven en zonas naturales, como los bosques. En la mayor parte de leyendas vinculadas con los duendes, estos suelen vivir en zonas boscosas.

Su aspecto jovial y travieso además es mencionado en distintas culturas europeas, donde los duendes son extremadamente famosos.

Se estima que existían dos tipos; los blancos, aquellos que tenían una apariencia agradable y juvenil que, si alguien se los encontraba, era un presagio de la buena suerte.

los negros; que su aspecto físico era terrorífico al tener múltiples deformidades y alteraciones orgánicas. Se afirmaba que su alguien se topaba con ellos era porque tendría mala suerte. igualmente se pensaban que su aparición significaba oscuridad, contratiempos o que alguien enfermería de gravedad.

Chaneques: las deidades traviesos de los bosques. Si en tu casa desaparecen las cosas, o caen solas cazuelas y ollas de la cocina, puede ser que haya un chaneque haciendo travesuras. https://t.co/SuFUvNuZLP pic.twitter.com/k8hUAus04G

— México (@mexico) April 27, 2018

Es factible que los Chaneques sí sean la primera versión del duende tal cual como lo sabemos en el presente, entes mitológicos curiosos y fascinantes que protegían a la naturaleza y que nos enseña más de la leyenda azteca.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS