Los lemurianos, una civilización perdida con restos modernos

Hace más de 10.000 años, seres muy inteligentes habitaban lo que hoy conocemos como un único continente, Pangea. Esta civilización ahora se conoce como los lemurianos. Antropólogos, arqueólogos, historiadores y estudiosos de la Tierra y sus habitantes coinciden en una idea básica: no somos la única civilización que ha puesto un pie en este planeta.

Los lemurianos y las pruebas actuales de su existencia

La historia de la humanidad está llena de cientos de misterios, cuyos límites apenas son visibles entre las ruinas de ciudades y edificios. Cuando se descubren algunos de estos artefactos, es difícil encontrar rastros de una civilización antigua, o al menos su aparición en nuestra historia. Se trata de los lemurianos, una antigua raza que ha alcanzado alturas desconocidas en la sociedad moderna.

Cortesía: Alpha Mind / YouTube.

¿De dónde surgió la idea de una antigua raza llamada Lemurianos? Todo parece haber comenzado con la clasificación de especies publicada por el zoólogo Philip Sclater en 1864. En el libro, se refiere a los lémures como una especie desconocida cuyos fósiles no se encontraron en África ni en Medio Oriente, sino en Madagascar y la India.

Los lemurianos y su supuesta presencia en el monte Shasta

Monte Shasta hogar lemurianosMonte Shasta. Public Domain

Sclater creía que Madagascar y la India formaban parte del mismo continente mucho más grande en un pasado lejano. Esta afirmación condujo al descubrimiento del supercontinente Pangea. Posteriormente, otros científicos continuaron encontrando pruebas de la existencia de esta raza.

En 1899, Frederick Spencer Oliver publicó un libro en el que demostraba que los lemurianos aún vivían en el planeta, concretamente en el monte Shasta. Su libro ofrece un relato detallado de esta antigua sociedad, reconstruida como una serie de túneles. Muchos lugareños dicen que se han encontrado con esta misteriosa criatura varias veces. Un último punto que da más credibilidad a la historia lemuriana lo hizo Harvey Spencer Lewis en 1931. En su libro, habló de una civilización oculta en el monte Shasta llamada los lemurianos. Sus libros se consideran la razón principal de la gran popularidad de la leyenda lemuriana.

Las historias de testigos oculares aumentaron la expectativa

Como era de esperar, no pasó mucho tiempo antes de que comenzaran a surgir historias de encuentros con lemurianos u otros seres misteriosos en el Monte Shasta. Por ejemplo, en 1904, el investigador británico JC Brown afirmó haber descubierto una ciudad subterránea en las montañas. Según él, la ciudad tenía un tamaño de unos 17 kilómetros y estaba llena de oro, escudos y momias.

Inmediatamente se organizó un equipo de unas 80 personas para explorar la montaña y confirmar las observaciones de Brown. Se completaron todos los preparativos para la expedición, pero en la mañana del día señalado, JK Brown desapareció sin dejar rastro. La fascinante ciudad subterránea que describió con tanta pasión nunca ha sido descubierta.

Creencias de la existencia de una Lemuria moderna

Muchos y variados relatos escritos sobre la raza lemuriana los describen como una sociedad altamente espiritual. Se cree que lograron una superioridad social y religiosa sin precedentes y condujeron a la sociedad a una era de modernización y paz indescriptibles. Compartían la Tierra con los atlantes, otra raza ancestral muy conocida y estudiada.

Las dos civilizaciones convivieron y se desarrollaron una al lado de la otra, pero, como siempre, las sorpresas no se hicieron esperar. Según la leyenda, los atlantes eran almas codiciosas y su deseo de poder y control los llevó a la guerra con los lemurianos.

Este último decidió destruir toda evidencia de ambos pueblos porque no eran combatientes y predijo la destrucción del mundo entero. La guerra llevó al uso de armas y explosivos, provocando que los soldados cayeran al mar y sólo los afortunados sobrevivieran.

El monte Shasta como nuevo hogar de los lemurianos

Hoy en día, mucha gente cree firmemente que hay seres místicos en el Monte Shasta. La comunicación con una persona de alto desarrollo espiritual se logra únicamente a través del contacto inmaterial. Sus avances y conocimientos son comunes sólo a aquellos que son dignos de tal luz.

Redacción por MundoOculto.es