Oro ‘de las deidades’, el metal favorito de las sociedades antiguas

Oro ‘de las deidades’, el metal favorito de las sociedades antiguas

Buda y su legado: el camino de la iluminación
El Oro de los Dioses y sus Enigmas ¿Por qué múltiples culturas antiguas adoraban este metal?
¿Se sobre la Falsa Invasión? El Inicio de Blue Beam

El oro ha sido el motivo de incontables guerras y crímenes, y es además la base de la economía mundial. La duda que queda por hacerse es, ¿por qué nos atrae tanto este metal?

El oro es, por demasiado, el metal más precioso y valorado en toda era y sociedad. Desde que se conoce la existencia del hombre, su anhelo por encontrar y guardar oro parece no tener final.

¿Por qué el oro y no otro metal?

Un corto vistazo a la cronica del hombre confirma el hecho de que, de todos los metales, el oro ha sido el más codiciado. No hay sociedad ni sociedad antigua donde el oro no haya tenido una relevancia nacional, vinculado directamente con la adoración de las deidades. Sepulturas faraónicas, templos de culto, estatuillas e imágenes, parecen tener mayor conexión con el planeta espiritual si están hechas de oro.

Crédito: Pixabay / Wikimedia Commons/Public Domain

En el pasado, casi toda sociedad sobre la Tierra le confería al oro una relación directa con sus deidades y señores. La sociedad egipcia, como ejemplo, realiza mención a deidades que poblaron el mundo, por cuyas venas no fluía sangre, sino oro líquido. El oro era el material principal en la elaboración de todo tipo de objeto de adoración, sobre todo en la vestimenta de soberanos, príncipes y familiar de la nobleza.

El oro como signo de prominencia, riqueza y poder

Todo lo que sea de oro, inclusive de imitación, capta en seguida nuestra atención. Parece que no podemos resistirnos a su encanto, por lo que varios pensadores confirman que el oro está vinculado directamente con el origen de la sociedad. Su presencia y relación con entes superiores realiza pensar que, para ellos, el oro además poseía gran valor.

Hoy día, se premia a los mejores del planeta con trofeos, medallas y diferentes representaciones y figuras, hechas de oro. Como ejemplo, el balón de oro para el mejor futbolista, una medalla de oro para el mejor nadador, y una estatuilla de oro para la actriz más famosa. Dar un premio o trofeo de oro es asegurar que quien lo recibe es el mejor en lo que realiza, superando a todos los demás.

El oro es signo de poder, riqueza y prominencia, lo más próximo que puede llegar un mortal al estatus de las deidades. Como ya hemos mencionado, la economía mundial se sostiene sobre lingotes de oro, convenientemente almacenados en bóvedas de gran seguridad. Sencillamente reposando, sin ninguna utilidad práctica, solo confirmando cuán rico o pobre se es.

Desde continuamente y hasta el presente, el oro ha sido el metal más codiciado. Crédito: Pixabay

El oro y su relación con la adoración

Pudiéramos continuar señalando ejemplos que sobresalen lo tan particular y único que el oro ha sido para los entes humanos. Su relación con el planeta celestial es una constante en toda religión, tanto que parece que sus deidades no se conforman con menos. Inclusive, en la etimología de la palabra ‘oro’ en diversos idiomas, hay una clara conexión con la esfera espiritual.

Como ejemplo, en inglés, la palabra para oro es ‘Gold’, a la que solo debemos quitarle una letra para formar el sustantivo ‘God’ (Dios). En español, la conexión espiritual es demasiado más obvia, pues la palabra ‘Oro’ no solo alude al metal precioso, sino además al acto de orar o hablar con un ser divino o superior.

¿Oscuras raíces bajo nuestra atracción por el oro?

Todo lo que hemos citado hasta actualmente pone a pensar hasta a la persona más racional y objetiva. Quizá no sea más que sencillos casualidades, al lado con alguna que otra exageración y manipulación de los hechos. Pero si todo lo que se dice encima del oro es cierto, pudiera aclarar muy bien por qué a los entes humanos nos fascina tanto este metal, hasta llegar al punto de convertirlo en el centro de nuestra vida misma.

Algunas hipotesis apuntan a que, en un pasado remoto, entes extraterrestres usaban el oro para sustentar su avanzada tecnología. Hay la hipotesis de que fueron ellos quienes crearon a la casta humana, implantando en sus genes gran admiración por este metal reluciente, y tambien usaron a los humanos como esclavos para conseguir oro en minas distribuidas por todo el mundo.

Los extraterrestres se fueron en algún lugar del tiempo, por razones desconocidas. Pero dejaron a su creación, nosotros, para que habitáramos este planeta y siguiéramos recolectando oro para su futuro regreso.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS