El Oro de los Dioses y sus Enigmas ¿Por qué múltiples culturas antiguas adoraban este metal?

El Oro de los Dioses y sus Enigmas ¿Por qué múltiples culturas antiguas adoraban este metal?

¿Posee peso el alma? Hipotesis de que pesa 21 gramos
Insólita edificación en la Antártida alineada por más de 1.200 metros.
Enigmaticas Pirámides en el Amazonas fueron detectadas por un satélite

El oro como metal desde continuamente jugueteó un papel fundamental en el planeta antiguo, reverenciado como elemento de poder.

Tal adhesión en cambio constituye un enigma, teniendo en cuanto su poca utilidad en diferentes de áreas de importancia para estos pueblos, si consideramos su utilidad en la guerra o agricultura, áreas donde el oro parece no ocupar ningún lugar.

Y en cambio la fascinación por el oro está lejos de mermar, al igual que recientes investigaciones que parecen probar sus propiedades ocultas, escasamente empiezan a despuntar.

Ajusten sus cinturones, se avecina un viaje movido.

Inexplicables orígenes del oro

¿Por qué encontramos pepitas de oro en la superficie de la Tierra? La contestación a eso es que han llegado del cosmos en forma de meteoritos. Reflexión del investigador y escritor John Emsley.

Hay cierta controversia, sobre cómo habría aparecido el oro en nuestro mundo. Algunas tesis postulan el metal dorado, cuyo nombre remonta al término latino Aurum (aura resplandeciente), es originario de la Tierra. Para sustentar esta primera opinión el planeta investigador postula, hace 4.500 años el oro se fundió con el hierro migrando ambos hacia el núcleo terrestre, más conocido como manto terrestre.

Una parte de ésta aleación, calculada en un 0.2%, «se disolvió en el océano de magna, a 700 kilómetros de profundidad en el manto externo». Después de este proceso, el oro volvió a surgir a la superficie terrestre a través de la actividad volcánica. Un interrogante en cuestión de esta primera teoría, es que evitaría que oro se funda en el interior del poderoso magma terrestre.

Y la contestación es que se sospecha el oro es un elemento soluble, más de lo creído, permitiendo su perdurabilidad incluso en circunstancias complicadas. Pero la teoría local se ve entredicha al considerarse una propuesta más radical, que en los últimos años viene ganando terreno. Según esta nueva visión, una antigua lluvia de meteoritos bañados en oro, aclararia su presencia en la Tierra.

por lo visto como explica el geólogo del Imperial College de Londres, Mathias Wilbord:

“Mas tarde que se formó el núcleo terrestre hubo una lluvia de meteoritos que impactó contra la Tierra. Esos meteoritos contenían una cierta cantidad de oro, que rellenó el manto y la corteza continental de la Tierra con oro”.

Un apunte además interesante, es que los meteoritos pudieron quizás provenir del misterioso cinturón de asteroides, erigido en medio de las órbitas de Marte y Júpiter, y sospechado como remanentes de un antiguo mundo desaparecido (¿Maldek o Faetón?). Hoy en dia una pista, parece vincular ambos temas.

Psyche 16 el misterioso asteroide que podría desvelar misterios milenarios, y que la NASA se apresta a explorar en los próximos años. Cortesía: NASA / JPL-Caltech

Se trata del asteroide Psyche 16 desvelado en 1852, y que posee la singularidad de estar compuesto por riquísimos metales, como hierro, níquel, platino, y hasta oro. Varios investigaciones refieren Psyche 16, bautizado como «el asteroide dorado», pudiera ser parte del núcleo de ese mundo fallido, causando esta admisión, una autentica revolución en el planeta investigador.

Tal es su importancia, que la NASA prepara el envío de una sonda, SpaceX, diseñada para investigar la colosal roca metálica, programada la inverosimil misión para 2022.

El enigmatico Vellocino de Oro, buscando por Jasón y los Argonautas, en uno de las leyendas griegos más relevantes, con el oro como protagonista. 

Quiénes además impulsan esta panspermia cósmica, en un intento por aclarar la presencia del oro en la Tierra, son los físicos nucleares, que encuentra imposible este metal pueda ser natural del mundo. Basan estas conclusiones, que como el oro se forma a través de la fusión del hierro y uranio, se necesita para su composición un gran numero de energía nuclear, imposible de obtenerse en la Tierra.

El poder del oro, y su adhesión en las villas viejos

¡Ojalá fuese factible erradicar de nuestra vida para continuamente, esta maldita hambre de oro! Como han mencionado los más célebres autores, despreciado con todos los reproches por los mejores hombres, sólo fue desvelado para la ruina de la vida. Plinio El Viejo. Cronica natural.

Uno de los grandes interrogantes sobre del oro, es porque el mismo alcanzó tanta relevancia en las villas viejos. Según establece la tabla periódica, el oro, reseñado en la lista con la sigla AU, es uno de los escasos metales pesados, cualidad que comparte con la plata y el platino.

Es además un material cien por ciento puro, «dúctil y maleable», reconocido, además, como gran conductor del calor y la electricidad. No se corroe ni oxida, y es un metal que suele tolerar mejor el paso del tiempo. A desigualdad de diferentes metales, el oro goza de un dorado reluciente, y es dueño de una belleza cegadora.

Tal perdurabilidad hace empecemos a entender mejor sus vínculos con viejos pueblos, que desde continuamente reconocieron estas propiedades. La élite soberano fue la primera en adoptar al oro, empleado para remarcar status y jerarquía. igualmente fue utilizado como adorno corporal. Y sirvió como forma de valor para sellar acuerdos.

Esto hace se pase por alto su debilidad en el campo de la guerra y agricultura, que lo vuelven inservible en estas actividades. Pero estas deficiencias poco parecieron importar, en su ascensión como elemento de poder.

Uno de las primeras culturas en reverenciarlo fue Egipto, donde el oro era observado como «carne del mismo Ra», considerado por su cosmovisión religiosa, «dios del sol, y soberano de las deidades».

El oro era adorado en Egipto. Cortesía: dmisterio.com

El Oro, y el Incognito de Quetzacoalt

A desigualdad de Europa y Oriente, donde la fiebre de oro se iba extendiendo, las culturas de Mesoamérica honraron al oro como parte de sus divinidades. Los aztecas lo llamaron el excremento de las deidades, al igual que lágrimas divinas.

Los mayas además lo reverenciaron como legado del astro solar. Ambos lo utilizaron en orfebrería, si bien su uso estuvo reservado a las clases dominantes. Normalmente el oro se obtenía, a través del pago de tributo exigido a las villas conquistados, transacciones comerciales, y el trabajo de minería, que por por lo tanto ya hacía uso de técnicas muy avanzadas.

Es interesante ver que mayas y aztecas aluden a los viejos toltecas, como sus instructores en la extracción del oro, aseverando aquel pueblo conocía cómo explotarlo, y los zonas ocultos donde este se ocultaba. Los toltecas además les narraron a estos pueblos, fue el enigmatico maestro naga serpienteQuetzacoatl, quién les transmitiera estos conocimientos misterios sobre del oro. Se estima los toltecas, fueron los constructores de Teotihuacan.

La fiebre del dorado que enloqueciera a los Conquistadores, siendo el motivo de incalculables exploraciones por todo el continente americano. Cortesía: 

La Leyenda del Dorado

“Era como un fantasma que aparentaba huir ante los españoles, y que al mismo tiempo los llamaba incesantemente. En la naturaleza de los hombres errantes, está el imaginarse su felicidad más allá de lo que poseen ante sí y conocen. El Dorado, comparable al jardín dorado de las Hespéridas, fue apartándose del terreno de lo geográfico, y se transformó en el país de las ficciones mitológicas”. Alexander Von Humboldt. Relación Histórica de un viaje a las regiones equinocciales del Reciente Continente, 1814, pág. 697.

La primera referencia sobre del Dorado posee sitio en 1535, cuando un oficial español denominado Luis Dazar, durante su estancia en Quito oyó rumores a través de un informante indígena originario de Nueva Granada, «que fuera enviado por un cacique de Tunja (Colombia) para pedir auxilio para Manco, el inca rebelde de Perú».

Pero hubo un apunte que realizó sonar las alarmas de Dazar y sus hombres, cuando el mensajero colombiano, «comenzó a ensalzar las riquezas de su país como era su tradición», y agregando como cuota fantástica, «la cronica de un soberano que subió a un lago en mitad de las montañas, con el cuerpo cubierto de polvo de oro». Cuando estas noticias se expandieron el interés español se centró en Colombia, y a un lugar en concreto, La Laguna de Guatavitá, donde fueron enviadas varias expediciones para explorar la zona. Localizada a 3.000 metros de altitud en el noroeste de Bogotá, aquel lago redondo era objeto de una notable veneración por parte de sus pobladores.

Hay quiénes afirmaban en el pasado un meteorito, «cayó del firmamento con gran violencia y horadó el suelo en ese sitio». ¿Podría ser este hecho causa de cierta fijación metálica, si consideramos el origen del oro comentado en el inicio de éste artículo?, pero prosigamos.

El segundo punto de importancia posee a la tradición Muisca como su generadora, tribu que habita en las cercanías de Guatavitá. Según ellos mismos explican, hay un rito en su comunidad que vincula con la proclamación de sus gobernantes.

La leyenda del Dorado.

por lo visto en aquellas imborrables ceremonias, el monarca elegido para dirigir sus destinos, era desnudado y frotado con resina. Mas tarde se su cuerpo recibía una capa de polvo de oro, usando cerbatanas. Después se lo colocaba en una balsa de cañas, acompañado por un séquito de cuatro acompañantes, y llevando abundante oro y esmeralda.

Una vez alcanzado el centro de la laguna, y bajo el son de una música hipnótica, el soberano arrojaba el reluciente tributo de piedras preciosas con el fin de apaciguar “el dragón demoníaco que se afirmaba habitaba aquellas profundidades”. Con este acto solemne el soberano lograba legitimar su cargo ante la tribu.

Se iniciaba la leyenda del Dorado.

Oro y Alquimia. En busca de la inmortalidad

Una de las cuestiones que más interrogantes generaba en medio de los conquistadores europeos, era porque el continente americano era una tierra donde el metal dorado aparentaba abundar en exceso.

El Oro de los Dioses y sus Misterios ¿Por qué muchas civilizaciones antiguas adoraban este metal?

El oro se relacionó a la búsqueda de la inmortalidad.

Si bien sociedades como mayasaztecas e incas se desenvolvían en la explotación minera, el tema no conformaba a los colonizadores que seguían preguntándose sobre su real origen. Y es que el oro poseía reputación de ser un metal escaso, y complicado de trabajar.

En los tristes interrogatorios protagonizados por Atahualpa y Moctezuma a manos de Francisco Pizarro y Hernán Cortés, ciertos testimonios paralelos parecían desconcertar a sus captores, al manifestar ambos monarcas, la autentica naturaleza del oro residía en la herencia de sus divinidades celestes.

Y aquí se inserta la ciencia alquímica, puesto el oro parece jugar en América un rol imprevisible, como elemento iniciador. Uno de esos ejemplos lo poseemos a través de un ritual literal y sangriento practicado por los aztecas, si bien se asevera no es más que una alegoría para ocultar ciertos enigmas.

La consagración de éste cruel rito refería al dios Uitzlopochtli, a quién se tributaba, «corazón y cabeza de los sacrificados reducidos a cenizas en el fuego divino», con el fin de perpetuar los triunfos y realzar la abundancia. La ceremonia se llevaba a cabo a la salida del sol. Bajo esta imagen evocadora se erigiría un incognito inmortal, que es la producción de oro potable, o, mejor mencionado, elixir de larga vida.

En su trabajo de 1962 Cien Mil Años de Cronica Desconocida, el estudioso francés Robert Charroux brinda algunas indicios encima del denominado oro inca, presentando escritos desconocidos atribuidos al Inca Garcilaso de la Vega, revelados por un descendiente del historiador y escritor peruano denominado, García Beltrán, asilado por por lo tanto en Francia. En ese manuscrito inédito el Inca Garcilaso de la Vega, parece referirse a un oro ligero, manipulado por sus viejos ancestros.

El Oro de los Dioses y sus Misterios ¿Por qué muchas civilizaciones antiguas adoraban este metal?

Moneda con la imagen de Quetzalcoatl, que los Toltecas consideraron su instructor en el conocimiento del oro, información después transmitida a mayas y aztecas. Cortesía: imageenlarger.com

Cuenta Charroux:

“En el siglo XVI los orfebres de Lima tuvieron en sus manos lingotes de oro inca (de oro puro), semejantes por completo al oro puro corriente, pero con la singularidad de que su densidad era dos veces menor que la normal de 19.3. Estos orfebres fundieron joyas incas a la temperatura de 1.100 grados mas o menos, lo cual es lógico y obtuvieron lingotes densidad   8 a 9. Jamás se aclarado este enigma, si bien al parecer está ligado a un fenómeno de anti- gravedad realizados por medios investigadores”.

En otro pasaje de su interesante ensayo sobre del oro inca, Charroux recoge un mito sobre platos volantes. por lo visto estos discos habrían sido confeccionados por los incas, empleando el oro ligero.

Debido a la naturaleza de su masa y gravedad permanecían en el suelo, pero si eran batidos (golpeados), a través de un diapasón, «volaban con su carga, y se mantenían en el aire mientras duraba la vibración del metal». Tal es la leyenda recogida. Hasta aquí.

Conclusión

Hoy en dia el área médicaindustria informáticatecnológica, y aeroespacial, usan al oro como componente fundamental en el desarrollo de sus productos. sin embargo, estos imponentes avances, el oro sigue constituyendo un rompecabezas que espera su real decodificación, y donde la Alquimia, aquella antigua ciencia sagrada, parece jugar un papel insospechado. Continuará.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS