Giordano Bruno: filósofo ejecutado en la hoguera por la Inquisición por creer en la vida en diferentes planetas

Apoyar y enseñar ideas contrarias a las establecidas por la autoridad de la iglesia equivalía al suicidio, hace 600 años. Un claro ejemplo de ello lo podemos encontrar en la historia del filósofo Giordano Bruno, quien fue condenado a ser quemado en la hoguera por creer en la vida en otros mundos. Hagamos un poco de historia y aprendamos sobre este interesante personaje.

Quién fue Giordano Bruno

Retrato de Giordano Bruno. Litografía realizado en el siglo XVI. Crédito: Civica Raccolta delle Stampe Archille Bertarelli, Milán.

Giordano Bruno es el nombre de uno de los astrónomos, filósofos, teólogos y poetas italianos, cuya injusta muerte entró en la historia de los grandes pensadores. Nacido en Nola, Nápoles, el 9 de febrero de 1548, cambió su nombre de Filippo a Giordano a la edad de 15 años. Era hijo de Giovanni Bruno, un experimentado soldado del ejército español.

Después de recibir su educación primaria en su ciudad natal, ingresó en la Orden Dominicana en junio de 1565 en el convento del Mayor Santo Domingo en Nápoles. Fue ordenado sacerdote en 1572 y recibió el título de Doctor en Teología en 1575.

Su forma de pensar y su forma de interpretar la teología de su tiempo fueron objeto de críticas religiosas hasta que abandonó el monasterio donde vivía en marzo de 1576. Por temor a la Inquisición, abandonó Roma y comenzó una vida itinerante.

Giordano Bruno y su interpretación del universo

Los problemas de Bruno con la Iglesia comenzaron en 1575 cuando el filósofo holandés Desiderio de Rotterdam se atrevió a leer los textos prohibidos de Erasmo. Según los historiadores, Bruno nunca fue aceptado por las personas religiosas e hizo declaraciones que contradecían muchas de las enseñanzas de la iglesia.

Giordano Bruno poseía una concepción del universo muy adelantada a su época.

Vivió en París, Londres y Oxford, donde no sólo se ganó una reputación como escritor teológico, sino que también pudo fortalecer y profundizar sus ideas científicas. El profesor Rodolfo Langhi de la Universidad Estatal de São Paulo (Brasil) afirma que Bruno conocía y apoyaba la teoría de que el sol es el centro de nuestro sistema solar. Este punto de vista contradecía lo que enseñaba la Iglesia, razón por la cual Galileo Galilei fue posteriormente condenado. Ahora bien, basándonos en el trabajo de Bruno, podemos entender que su razonamiento cosmológico fue mucho más allá.

 

El universo es infinito

Giordano Bruno enseñó que el universo es infinito y que el sol no es el centro de todo el universo, sino el centro de una pequeña parte del universo. Además, argumentó que existen mundos habitados en universos como el nuestro. Esta visión del universo era contraria a las ideas de la Iglesia Católica Romana.

Mientras tanto, Bruno también afirmó que además de Saturno (el planeta más alejado de la Tierra hasta ese momento), había otros cuerpos celestes o planetas orbitando alrededor del Sol. Décadas más tarde, los descubrimientos astronómicos hicieron realidad su predicción.

¿Religioso o científico?

Giordano Bruno: filósofo condenado a la hoguera por la Inquisición por creer en la vida en otros mundos

Giordano Bruno fue condenado a la hoguera por la Inquisición.

Aunque tiene un profundo conocimiento de la ciencia, la filosofía y la astronomía, es difícil clasificar a Bruno como un verdadero científico. Principalmente mezcló hechos astronómicos con creencias religiosas e hizo afirmaciones poco científicas. En general, su pensamiento era similar al de todos los sabios y científicos de su época.

Giordano Bruno en la hoguera

La peor decisión de la vida de Giordano fue regresar de Italia después de 15 años huyendo. Fue recibido por el noble Giovanni Mocenigo, quien con la escusa de que fuese su maestro lo invitó a su casa, pero en realidad quería entregarlo a la Inquisición veneciana, lo cual así hizo. Giordano Bruno fue condenado a muerte por el Papa Clemente VIII y quemado en la hoguera en el Campo de las Flores. Se dice que cuando Giordano renunció a su fe, el Papa le dio al teólogo la oportunidad de salvarse. Incluso a través de las llamas, tuvo la fuerza para apartar el rostro de la cruz que tenía delante. Hoy en día, una estatua conmemora el lugar donde Giordano fue quemado vivo por las brutales autoridades eclesiásticas de la época.

Redacción por MundoOculto.es