Hipatia de Alejandría: científica adelantada a su era, brutalmente «ejecutada» por fanáticos religiosos

Hipatia de Alejandría: científica adelantada a su era, brutalmente «ejecutada» por fanáticos religiosos

¿Qué contiene el mensaje interestelar enviado por Carl Sagan a los alienigenas?
Centenares de pedazos de meteoritos de abundante antigüedad y muy alto valor caen sobre ciudad de Brasil
El Teléfono de hace 1.000 años asombra al mundo – Perú.

Hipatia de Alejandría fue una científica reluciente y extraordinaria natural de Egipto, hija y discípula del astrónomo Teón (355-370 d.C). Es considerada la primera chica matemática de toda la cronica, una prodigio del conocer antiguo. Se caracterizó por una gran curiosidad que la llevó a rastrear con entusiasmo el conocimiento investigador. Desafortunadamente, sufrió una muerte dramática y totalmente injusta.

Quién fue Hipatia de Alejandría

Representación de Hipatia de Alejandría en una de sus observaciones astronómicas.

Durante la vida de Hipatia, el Imperio Romano era la potencia mundial dominante, y la religió oficial, el cristianismo. Alejandría, una metrópoli de Egipto, fue creada por el emperador Alejandro Magno y llegó a ser, en algún instante, capital del Imperio griego. Los romanos trasladaron la capital de gobierno a Roma, pero Alejandría conservó demasiado de su esplendor y diversidad cultural.

En este ambiente fue donde creció Hipatia, pero su mayor interés no estuvo enfocado ni en la religión ni en la política. Su mente y corazón parecían estar ligados al planeta natural y al ensayo investigador de todo lo que la envolvía. Con toda posibilidad heredó de su padre la curiosidad y el talento que tanto le caracterizaban.

La ciencia, la superstición y la brujería

La estudio científica en tiempos de Hipatia no era vista con buenos ojos por la mayor parte de los individuos. Normalmente, se acusaba de brujería a los investigadores, y a los sabios se les trataba con serias sospechas. De tal forma que dedicarse a la ciencia era un camino con bastantes obstáculos, y que escasas veces poseía un final feliz.

Astrolabio.

Hipatia lo sabía, pero ello no impidió que su inquisitiva mente comenzara a analizar y descifrar misterios investigadores. Sobre todo le encantaba investigar matemáticas, astronomía y filosofía. igualmente edificó diversos instrumentos investigadores, como el astrolabio, computadoras antiguas que utilizaban para averiguar cómo se veía el firmamento en un sitio y instante determinado.

Una vida totalmente consagrada a la ciencia y el conocer

Alejandría era una metrópoli donde convergían las sociedades romanas, egipcias y las enseñanzas judías y cristianas. Todo esto fomentó un ambiente gran cantidad diversificado, en donde facciones políticas y religiosas debatían en cuestión de qué era la verdad. Pero Hipatia permaneció ajena a todo lo que tuviera que ver con religión o política.

En realidad, jamás se casó, permaneció virgen durante toda su vida y quienes intentaron tener un romance con ella, fracasaron. Su autentica devoción consistía en comprender y educar a diferentes el conocimiento investigador al que poseía acceso. Entre sus alumnos se contaban judíos, paganos y cristianos, y todos la amaban y respetaban por su gran conocer y calidad humana.

La destrucción del Serapeum

Hipatia de Alejandría: una científica adelantada a su época, brutalmente asesinada

Vista del Serapeum permanece en Alejandría. Crédito: Daniel Mayer / Wikimedia Commons

El Serapeum era un santuario empleado al dios greco-egipcio Serapis, situado en Alejandría. En su interior se hallaba uno de diversos libros que eran usados por Hipatia en sus investigaciones y examen investigadores y filosóficos. igualmente estaba una enorme estatua del dios Serapis, cubierta de oro y piedras preciosas.

Para el año 391 d.C., el Papa Teófilo de Alejandría ordenó destruir el Serapeum por considerarlo un santuario pagano. Esta idea obedecía a los esfuerzos romanos por implantar el cristianismo hasta el último rincón de su imperio. La destrucción del santuario se cobró múltiples vidas humanas, y alimentó las llamas para la intolerancia religiosa.

El trágico final de Hipatia de Alejandría

Si bien el Papa Teófilo fue el responsable de la destrucción del Serapeum, su relación con Hipatia y diferentes pensadores de Alejandría era pacífica. En realidad, le dejó a Hipatia establecer relaciones cercanas con los prefectos romanos y diferentes líderes políticos prominentes. Gracias al apoyo y la amistad con el Papa Teófilo, Hipatia se transformó en una figura pública de renombre, respetada e influyente en la sociedad.

Representación de el deceso de Hipatia de Alejandría. Crédito: ilustración del texto del siglo XIX «Vidas de investigadores ilustres».

Por desgracia, con el fallecimiento del Papa Teófilo de Alejandría, las circunstancias para Hipatia cambiaron drásticamente. El sobrino del difunto pontífice, Cirilo, fue nombrado Patriarca de Alejandría, y con ello el aire de paz que se respiraba se esfumó.

Su muerte y la intolerancia religiosa

Hipatia recibía la protección de uno de sus amigos más próximos, Orestes, quien era prefecto romano de Alejandría. Cirilo tuvo un altercado con Orestes y denunció a Hipatia de imposibilitar que Orestes se reconciliara con él. Producto de todo esto, Hipatia fue acusada de brujería y asesinada por una turba cristiana en plena calle.

La vida de Hipatia confirma cómo la intolerancia religiosa puede generar graves injusticias en una sociedad ciega por los prejuicios. La ciencia y la religión no son dos saberes opuestos, sino más bien, se complementan entre ellos. Pero en tiempos de Hipatia, esta verdad no era tan indiscutible como hoy.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS