Jubokko: la Leyenda del árbol bebedor de sangre

Jubokko: la Leyenda del árbol bebedor de sangre

Una Nueva Era de «Vigilancia Subcutánea» está por llegar, avisa reconocido historiador
Según el Libro de Enoc, los ángeles caidos están encarcelados en la Antártida.
Gilgamesh «El semidiós que buscó la inmortalidad»

Japón es un país enriquecido de leyendas espeluznantes que son protagonizadas por los famosos «Yokai», entes sobrenaturales. en cambio, entre los mitos más reconocidas están la Kushisake-Onna (chica de la boca cortada) y Teke Teke (la niña que camina con los codos), entre diferentes. Pero, hoy te enseñaremos todo sobre la horrorosa leyenda del Jubokko.

La leyenda del Jubokko

Hay creencias que suelen atribuir ciertos poderes a los árboles. En la sociedad japonesa, la leyenda del Jubokko cuenta que estos son criaturas espeluznantes que solo poseen sed de sangre humana y se les asocia a una especie vampírica mitológica en un planeta natural.

Los Jubokko poseen gran analogía con los árboles habituales, son de complicado diferenciación ante el resto de razas que abundan los verdes paisajes. Es imprescindible ser muy detallista para visualizar los rasgos distintivos que los hace terroríficos. por lo visto, un día fueron arboles ordinarios, pero la sangre que absorbieron por medio de sus raíces los transformó en yokai desarrollándoles una adicción.

Según la convicción japonesa cualquier árbol pudiera ser una de estas criaturas. La leyenda del Jubokko cuenta que este era un árbol ordinario y corriente que vino al mundo, creció y se desarrolló según la naturaleza. Después, un atroz acontecimiento ocurrió para convertirlo en una figura sedienta de sangre humana.

Por algún trágico motivo como una masacre, asesinato masivo u otro, la tierra en donde estaba este árbol permanecía empapada de sangre. Por lo tanto, el árbol la bebía por medio de sus raíces causando que se transformara en una criatura espantosa. Así el árbol se transformó en un Jubokko, un toxicómano de la sangre, y a través de ella lograba obtener el sustento necesario.

La leyenda del árbol bebedor de sangre. Cortesía: denzelberg / devianart

Conocer para prevenir

Basándonos en la sociedad japonesa se estima que el Jubokko aparece en zonas que fueron campos de guerra y que han dejado grandes cantidades de fallecidos. sin embargo, cualquier árbol podría convertirse en un Jubokko, por lo tanto hay que ser muy cuidadosos.

La apariencia de estas criaturas es semejante a la de cualquier árbol. Por lo que sería complicado poder identificar a alguno de ellos. en cambio, hay ciertas propiedades que nos permiten identificar a este escalofriante vampiro vegetal. Entre ellas están:

  • Las ramas del árbol son semejantes a los brazos. Pareciesen tener garras que les auxilio a agarrar objetos.
  • En la parte inferior del árbol se notan extravagantes formaciones. Estos son los huesos humanos pertenecientes a los individuos que fueron interceptadas por él.

Así que si pasas por un sitio y alcanzas a ver en el paisaje estas peculiaridades, lo mejor es huir. Ya que se puede tratar de un Jubokko y quizá seas su cercana víctima, dice la leyenda.

Ataque escalofriante a sus víctimas

Jubokko: la Leyenda del árbol bebedor de sangre

Crédito: Pixabay

La leyenda del Jubokko dice que estos con su aspecto ingenuo esperan a que los humanos despistados pasen por debajo de sus terroríficas ramas. Cuando la gente se sobre lo bastante, estos atacarán atrapándolos con sus largos y dentados brazos. El Jubokko suele elevar a sus víctimas hasta la copa en donde les agujera la piel y absorbe toda la sangre de sus cuerpos.

Una vez que el Jubokko ha absorbido toda la sangre lo deja caer al suelo en donde es devorado por aves, insectos y diferentes animales. De esta manera, los huesos se amontonan en la tierra hasta secarse y transformarse en polvo. En el instante en que diferentes personas están cerca para notar las rumas de huesos secos será muy tarde para huir.

Cuenta la leyenda del Jubokko que estas criaturas se mantienen vivas y frondosas gracias al sustento que les provee la sangre humana. Pero, si se consigue cortar uno de estos árboles brotaran gotas de sangre en vez de savia.

El trozo de un “árbol condenado”

Varios hierbateros de Japón manifiestan que un árbol condenado, sea un pino, un abeto o un cerezo, tienen grandes poderes curativos. Muy escasas personas osan a desafiar un Jubokko para obtener un trozo de él ya que es imprescindible aproximarse muy y usar el mayor camuflaje factible para lograrlo. Pero, con abundante cautela y suerte se consigue salir ileso y con una rama mutilada.

Cualquier médico naturista pagaría una fortuna por esta rama. Si bien no es correcto robar los Jubokko, puesto que por más terroríficos que sean se consideran entes sagrados que merecen el respeto de los mortales.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS