La Cronica del niño que cargaba a su hermanito difunto en la Segunda Guerra Mundial

La Cronica del niño que cargaba a su hermanito difunto en la Segunda Guerra Mundial

Los Diez Mandamientos Illuminati: imponer el Nuevo Orden Mundial.
Yasuke: la cronica del primer samurái africano
El agua y sus misterios: agua tiene una memoria demasiado más larga que nuestras vidas transitorias (VÍDEO)

Joe O’Donnell es un fotógrafo oriundo de Estados Unidos; después de la bomba nuclear producida en Nagasaki, éste cogió una imagen que ha conmocionado mundialmente a múltiples personas. Esta se le conoce como la imagen del niño japonés; a continuación, te contamos la cronica.

Sucesos tras la imagen del niño japonés

Nos trasladamos al 9 de agosto del año 1945, cuando unos niños fueron despertados por sus familiares; el más grande de ellos posee nueve años y el más pequeño cinco. Ellos experimentaron situaciones muy complicadas; la metrópoli que viven es bombardeada y ellos, en su inocencia, no conocen qué sucede. La imagen del niño japonés nos revela un hondo amor en estos pequeños.

Anteriormente de esos sucesos, la vida de estos niños solo era juegos y felicidad; pero a partir de la caída de las bombas nucleares todo se tornó muy oscuro. Es muy triste ver que el fuego transforma los cuerpos humanos en cenizas y lo único que puede realizar un chico de nueves años es darse la vuelta y retirarse tal como llegó.

La bomba nuclear ha invadido la metrópoli

Aquel trágico día se tornaron a encender las alarmas por el bombardeo, lo que significaba que otro ataque estaba por llegar. Estos niños se observaron afectados por el temor y lo único que pudieron realizar fue correr a los brazos de su mamá, quien se quedó paralizada. A medida que llegaba el ataque, la metrópoli entera fue invadida por los gritos y la desesperación, todo aquello era un completo horror.

Nube de hongo producto de las bombas atómicas sobre Hiroshima (izquierda) y Nagasaki (derecha). Crédito: Wikimedia Commons

Minutos más tarde, las alarmas de peligro se extinguieron, los gritos cesaron y todo quedó en completo silencio; los individuos dejaron de correr y los más pequeños dejaron de llorar creyendo que todo había pasado y que de nuevo estaban a excepto.

Acto seguido, la tranquilidad fue interceptada por un ardiente flash que realizó que la casa comenzara a arder; el ambiente se llenó de fuego y humo como si el mismo infierno se hubiese desatado en la metrópoli. Bastantes afirmaban que el apocalipsis había comenzado; pero no era más que la bomba atómica que había estallado en Nagasaki.

La imagen del niño japonés cargando a su hermano muerto

La Historia del niño que cargaba a su hermanito fallecido en la Segunda Guerra Mundial
La Historia del niño que cargaba a su hermanito fallecido en la Segunda Guerra Mundial

Imagen original de Joe O’Donnell. (Tapamos el cara del niño más pequeño para no herir susceptibilidades y por respeto a su memoria)

Varios meses más tarde, Joe hizo un viaje a la metrópoli donde se vivieron estas tragedias; él poseía la misión de fotografiar los efectos consecuentes de la bomba nuclear. Al revisar el material que había recopilado, vió una foto que llegó a conmocionar a toda la sociedad.

La imagen retrata a un infante que corrió hasta los brazos de su mamá justo anteriormente de que se produjera la denotación, este pequeño llevaba a su hermano más pequeño a cuestas. Sí, él murió, igual que el resto de sus familiares y residentes de esa comunidad.

Comentarios de Joe O’Donnell

El fotógrafo explicó aquella imagen mencionando que vió cómo ese niño llevó a su hermanito en su espalda; esta era una postura muy vista en Japón, ya que la mayor parte de los niños tendían a jugar así. en cambio, manifestó que ese chiquito de mas o menos diez años poseía un aura distinto.

La Historia del niño que cargaba a su hermanito fallecido en la Segunda Guerra MundialLa Historia del niño que cargaba a su hermanito fallecido en la Segunda Guerra Mundial

El fotógrafo Joe O’Donnell.

Según Joe, el niño estaba frente a dos hombres que traían máscaras blancas, eran encargados de quemar a los individuos que habían perdido la vida. El fotógrafo contó que después de haber tomado la imagen, el niño entregó el cuerpo sin vida de su hermanito para que fuese quemado; en ese instante se desprendió de lo único que le quedaba en la vida.

Aquel niño solo observaba la escena, sin desplazarse, sin llorar, sin realizar ningún gesto, solamente mantuvo la mirada fija viendo como su familia era consumida por las llamas. Cuando los cuerpos quedaron transformado en cenizas, el niño solo giró y se retiró en silencio, tal como llegó. Esta es la triste cronica detrás de la imagen del niño japonés.

Como adulto, ¿qué harías para defender a los inocentes?

Bastantes niños fueron obligados a pasar por estas horrorosas experiencias en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Cuando se nos cuentan estas historias suelen ser adversas a nuestras realidades; en cambio, cuando el drama se hace presente en nuestras propias vidas toda la perspectiva cambia. Quizá una experiencia así nos haga comprender la magnitud del inconveniente que enfrentamos.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS