Los Anunnaki y el Origen de Todo

Los Anunnaki y el Origen de Todo

Es oficial: la NASA está considerando una misión interestelar.
Viajeros interestelares: ¿Son Oumuamua y Borisov, sondas extraterrestres espías?
Los Soberanos Magos y la Estrella de Belén, ¿una señal de los Anunnaki?.

Es habitual que en algunos compendios mitológicos se recoja una narración sobre los orígenes de los seres humanos, de su creación y curiosamente en algunas culturas se expresa que fue creado por los dioses. Tal es el caso de las antiguas creencias mesopotámicas pero… ¿qué se dice sobre el origen de los dioses?

Cuando en lo Alto

Presentamos con anterioridad lo referido sobre la creación del hombre por parte de los dioses Anunnaki en otras entradas pero en esta ocasión nos vamos a centrar en el conocido poema titulado «Enuma Elish» – «Cuando en lo alto», las palabras con las que comienza el escrito hallado en Nínive.

El texto, de origen babilónico se compone de alrededor de mil versos divididos en un total de siete tablillas en las que existen algunas lagunas si bien, el concepto central de la narración puede comprenderse. Se tratan varios temas como la creación del mundo, batallas entre los dioses y se habla sobre la creación del hombre así como se ensalza la figura de una de las deidades más importantes de esta cultura: Marduk.

Nos centraremos en lo referido a los dioses en esta ocasión.

Imagen relacionada a la batalla de Marduk (a la derecha) contra Tiamat, la diosa dragón (izquierda).

El nacimiento de los dioses

El texto comienza situándose en un tiempo anterior a la creación en el que se nos dice que existían dos entidades primordiales Tiamat (de carácter femenino) y Apsu (su contrapuesto masculino) la primera rige sobre las aguas saladas y su compañero así lo hace sobre el agua dulce, ambos se unieron dando lugar a la primera pareja de dioses: Lahmu  y Lahamu. Ambos eran considerados dioses benefactores, asociados al zodiaco y a las constelaciones.

Esta pareja, a su vez, daría lugar a la siguiente generación de dioses compuesta por Anshar y Kishar quienes de nuevo, representarían un principio masculino y uno femenino dando lugar así a las deidades que compondrían el panteón mesopotámico, entre ellos Anu, el dios supremo.

La rebelión de los vástagos

Aparecen desde ese punto, muchas otras figuras en el poema, Igigi y Anunnaki pero uno de los más importantes fue Ea (Enki), hijo de Anu quien engendró a Marduk, una de las deidades más importantes del texto.

Enuma Elish

Sucedió que todos estos nuevos dioses comenzaron a perturbar a la pareja primordial quienes resolvieron destruirlos comenzando con ello a planear cómo habrían de hacerlo sin embargo, estos planes llegaron a oídos de Ea siendo que consiguió doblegar a Apsu.

Esto provocó que Tiamat deseara venganza  buscándose un segundo compañero llamado Quingu y decidiendo engendrar numerosos monstruos que habrían de luchar por ella.

Tras algunas vicisitudes, los Anunnaki se reunieron en consejo para decidir quién habría de enfrentarse a tal situación para conseguir vencer a Tiamat escogiéndose a Marduk para tal empresa con la condición de que fuera reconocido con ello el primero entre los dioses.

La batalla divina

Los Anunnaki y el Origen de Todo

Tablilla cuneiforme con la historia de Atrahasis en el Museo Británico.

Marduk se enfrentó heroicamente a Tiamat en combate singular y consiguió su victoria al atravesarle el vientre con una flecha lanzada desde un arco que el mismo había creado para la ocasión y con su muerte, todos los monstruos que había creado huyeron aterrados.

Este interesante poema hace referencia también a otros asuntos siendo esto un resumen sobre lo que concierne a la información que proporciona sobre los dioses Anunnaki y sus orígenes.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS