Vacunas COVID son parte de un experimento de transgénesis para modificar a la especie humana a mediano/largo plazo

Detienen en EE.UU a un activista de 90 años por repartir comida a personas sin hogar
OVNI deja la Tierra y la NASA corta la transmisión
Viceprimer ministro ruso: “Pondremos fin a la producción de OGM”

La Dra. María José Martínez Albarracín es licenciada en medicina y cirugía por la Universidad de Murcia, catedrática de procesos diagnósticos clínicos, y forma parte de la asociación de Médicos por la Verdad en España.

En una entrevista reciente con Canal 5 Radio de España, además de advertir las consecuencias a corto y mediano plazo de las vacunas Covid-19 —como reacciones alérgicas o anafilácticas incluso tan graves que causen la muerte, infartos de miocardio, accidentes cerebro-vasculares, problemas de infertilidad, aborto y problemas neurológicos—, la doctora Albarracín también explicó la sospechosa similitud del cóctel génico que se quiere introducir a través de las vacunas Covid, con los retrovirus endógenos prehistóricos que científicos como Keizo Tomonaga (Revista Nature, 2010, et.al.) han encontrado “fosilizados” en el ADN humano.

A partir del minuto 18 del vídeo, la doctora Albarracín dice:

“Se sospecha que [los retrovirus endógenos] pudieron ser antiguos virus de ARN que se insertaron en el genoma y quedaron ahí como genes. Fueran o no fueran virus, tienen una secuencia muy parecida a los virus. Y qué casualidad que nuestro amigo SARS-Cov-2 es muy parecido a algunos de estos. Concretamente, lo que quieren meternos con esta terapia génica —por que yo no lo llamo vacuna porque no es ninguna vacuna ni va a prevenir nada (y si queréis ahora analizamos brevemente los estudios que ha publicado Pfizer para que veamos la fiabilidad, la ‘prevención’ que va a haber— pero bueno, estas secuencias [de la vacuna] son realmente la proteína espiga que es lo que quieren que nuestro cuerpo haga una vez que nos metan el ARN de la vacuna, [es decir que] es un virus, es uno de estos virus endógenos. [Lo sabemos porque] analizamos las secuencias, precisamente con comparación de secuencias genómicas, con programas como Blast, y pues ya lo han dicho muchos científicos. Comenzamos a decirlo nosotros, precisamente con las investigaciones de Almudena y Máximo… Y también ya lo están diciendo genetistas importantes.” [Los corchetes y el énfasis son nuestros]

¿Por qué es esto tan importante? No sólo porque con las vacunas transgénicas contra el Covid-19 se va a intervenir el ADN humano, sino porque esta no es la primera vez en la historia que esto sucede… Y, de hecho, la evidencia de una “infección prehistórica” está “fosilizada” en nuestro ADN.

¿Infección o panspermia dirigida?

En 2013, el matemático Vladimir Scherbak (Universidad de Al-Farabi) y el astrobiólogo Maksim Makukov (Instituto Astrofísico de Fesenkov, Kazajistán), estudiaron un misterioso código numérico incrustado en el ADN humano (encontrado un año antes por científicos de Boston), y descubrieron que no era otra cosa que un algoritmo informático, como el de una computadora, un patrón que no obedecía a nada natural y que necesariamente había sido creado de forma artificial. En su opinión, esta señal inteligente, que han denominado el “SETI biológico”, es un sistema algebraico computacional tan complejo que no pudo ser hecho por humanos.

¿Qué hace un algoritmo en el ADN humano? Cambiar resultados aleatoriamente, o a placer de quien lo programó. Y eso es lo que investigadores como el catedrático Carlos Delfino, han llamado “La Primera Gran Intervención de la Raza Humana.” Pues lo que se hizo con la incrustación del código genético, afirma Delfino, fue básicamente realzar la parte material sobre la parte espiritual, o el “cuerpo” sobre el “alma” en términos del dualismo cuerpo-alma que ha sido una cuestión eternamente pendiente en la antropología filosófica.

La investigación de Vladimir I. shCherbak y Maxim A.Makukov fue publicada en la Revista ICARUS (The “Wow! signal” of the terrestrial genetic code, 2013). Y el catedrático Carlos Delfino desarrolló su hipótesis sobre la Primera Gran Intervención de la Raza Humana en dos capítulos titulados “La caída del ser humano” y “El extranjero-extraño” de su libro “Pensar con el Corazón (2020)”. Carlos Delfino afirma que el proceso de transhumanización que atravesamos actualmente y que está siendo impuesto por élites históricas regresivas que prevalecen a través de agendas como la del Covid, y que efectivamente están llevando a cabo la Segunda Gran Intervención de la Raza Humana.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS