Barco Fantasma: La Leyenda del Octavius, la «nave de la tripulación congelada»

Barco Fantasma: La Leyenda del Octavius, la «nave de la tripulación congelada»

Nuevo procedimiento ideado por investigadores del Reino Unido facultaría localizar culturas alienigenas
“La Fuerza Aérea de EE.UU. está construyendo una estación de rastreo OVNI”
Declarantes denuncian un “incidente OVNI” encima del firmamento de Australia (Video)

«¡Barco al frente y al oeste!» gritó el vigía. El Herald, un ballenero groenlandés que surcaba las gélidas aguas del Atlántico Norte, había observado los mástiles de un navío que sobresalían de un iceberg. Corría el mes de octubre de 1775.

Al ir acercándose observaron que se trataba de una goleta de tres mástiles, un navío muy extraño en esas aguas. Utilizando un instrumento óptico para ver de cerca objetos lejanos, el capitán vio que las velas del «barco fantasma» estaban en muy mal estado, el casco estaba muy deteriorado y que no había señales de vida en la cubierta.

El barco brillaba bajo el sol como si fuera de cristal debido a la gruesa capa de hielo que lo cubría. Estando más próximo, llamaron a gritos, pero como no recibieron contestación tuvieron un mal presentimiento.

Desolación en alta mar

El capitán y ocho tripulantes se aproximaron en bote al barco y así pudieron ver cómo se llamaba: Octavius. Al subir a bordo no observaron a nadie en la cubierta, aparentaba abandonado. Así que extrayendo fuerzas, decidieron entrar en el interior.

Al bajar a los camarotes, los hombres encontraron una triste escena: acostados en sus literas y cubiertos por varias mantas, había veintiocho marineros congelados. El frío los había conservado intactos durante mucho tiempo.

Un barco lleno de muerte

Crédito: Pixabay

En la cabina, el capitán, sin vida, estaba sentado en una silla frente a su escritorio. La pluma en la mano daba la impresión de que estaba haciendo sus últimas anotaciones en el cuaderno de bitácora.

Había tres cuerpos más: una chica acostada en una camilla con los ojos totalmente abiertos, un niño pequeño abrazado a un muñeco de trapo, y un hombre con un pedernal y una barra de metal. Abajo, en la bodega, no había ni un gramo de comida.

Los marineros no podían soportarlo más. Le Insistieron al capitán para que abandonaran la nave cuanto anteriormente. Él aceptó pero tomó la decisión de tomar el cuaderno de bitácora del Octavius para ver si sus anotaciones le posibilitaban comprender lo que les había pasado a estos marineros.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lo que declaró el periódico del capitán

Lo que relataba la primera página del diario dejó sorprendido al capitán: el Octavius había salido de Inglaterra con rumbo a China el día 10 de septiembre de 1761, hacía 14 años.

La última página llevaba fecha del 11 de noviembre de 1762 y decía lo siguiente: “Hasta actualmente llevamos atrapados en el hielo 17 días. Nuestra posición aproximada es Longitud 160 O, Latitud 75 N.

“El fuego al final se extinguió ayer y el maestre ha estado intentando de encenderlo otra vez, pero sin mucho éxito. Le ha provocado la roca a uno de los marinos. El hijo del maestre murió esta mañana y su esposa dice que ya no siente el frío”.

Crédito: Pixabay

Factible explicación

El capitán quedó atónito. Longitud 160 O, Latitud 75 N. Eso significaba que el Octavius había estado inmovilizado en hielo en el océano Ártico, en Alaska, a miles de kilómetros de donde lo habían hallado ese día.

Durante siglos, las empresas navieras habían intentado encontrar la ruta más corta que fuera desde el océano Atlántico hasta el océano Pacifico. La llamaron «el paso del Noroeste». Sabían que si encontraban el paso, mejorarían las rutas comerciales entre el viejo continente y Asia.

Pues bien, lo que el Octavius había hecho era cruzar el legendario «paso del Noroeste». A simple vista, el capitán había decidido localizar el paso en vez de volver a casa alrededor de Sudamérica. Desgraciadamente lo que localizó fue la muerte.

El navío Octavius logra cruzar el «Paso del Noroeste»

Crédito: Pixabay

A pesar de ello, el Octavius había logrado su objetivo: todo el tiempo que había permanecido a la deriva se había ido deslizando lentamente hacia el Este, aguantando la furia de los elementos hasta que al final llegó al Atlántico Norte.

No sería sino hasta 1906, 136 años mas tarde, cuando el explorador noruego Roald Amundsen lograría cruzar el mítico «Paso del Noroeste».

ninguna persona ha podido comprobar si la historia del Octavius es cierta o si se trata de un mito más de las múltiples que hay sobre buques fantasmas. Los experimentados marinos suelen contar leyendas como esta para amenizar las interminables noches durante sus travesías.

Fuente

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS