Cuál es la leyenda de los cuervos de la Torre de Londres

Cuál es la leyenda de los cuervos de la Torre de Londres

Las leyendas más conocidas de Costa Rica
Serpientes de la mitología amazónica.
¿Que se esconde tras la sombra de Peter Pan?

Hay varias versiones sobre lo que ocurrirá en Inglaterra si les pasa algo a los cuervos

Un beffeater con uno de los cuervos. /EFEleyenda-de-los-cuervos-de-la-torre-de-londres.jpg» class=»i-amphtml-fill-content i-amphtml-replaced-content»>
Un beffeater con uno de los cuervos. 
  

Los cuervos de la Torre de Londres son un grupo de siete cuervos cautivos que viven en la Torre de Londres y de los que se cree que protegen a la Corona británica. Una leyenda arraigada desde hace siglos asegura que ​«si la Torre de Londres pierde sus cuervos o vuelan lejos, la Corona caerá y Gran Bretaña con ella» y el país se vería «sumido en el caos».

De acuerdo con un decreto real, supuestamente emitido por Carlos II en el siglo XVII, debe haber seis de ellos en el lugar en todo momento. Para garantizar que sea así, se les cortan algunas plumas de las alas y se mantienen uno o dos cuervos de reemplazo.

Los responsables de la torre, construida a partir de 1078 y que ahora guarda las joyas de la corona, tras haber sido a lo largo de los siglos desde prisión hasta arsenal, enviaron un mensaje para tranquilizar a los británicos: «Actualmente tenemos siete cuervos en la Torre, uno más de los seis necesarios». Cada cuervo de la torre tiene una anilla en una pata de un color diferente, para hacer más fácil su identificación.​ Los cuervos en cautividad en los terrenos de la Torre suelen vivir más de 40 años.​

Los cuervos de la Torre reciben nombres individuales y están bajo el cuidado de los Beefeater. . Desde que se unió al grupo, Merlina fue «incuestionablemente» la «reina de los cuervos», según esta institución, dependiente de los palacios reales históricos. Aunque a veces emprendía el vuelo, hasta ahora siempre regresado vuelto con sus compañeros Poppy, Erin, Jubilee, Rocky, Harris, Gripp y Georgie.

Aunque la amenaza del colapso del reino es «un mito y una leyenda», el cuidador de las aves, Chris Skaife, se mostró cauteloso en sus declaraciones a la BBC: «Tenemos siete cuervos en la Torre de Londres, seis por decreto real, y por supuesto tengo uno más de sobra, así que por el momento todo está bien».

La dieta de los cuervos se mantiene cuidadosamente, e incluye fruta fresca, queso y carne fresca, así como vitaminas y otros suplementos.

Las versiones de la leyenda

La primera referencia a una versión temprana de la leyenda de que Gran Bretaña caería si los cuervos abandonan la Torre, data de julio de 1944, cuando los cuervos sirvieron como observadores no oficiales para las bombas y los aviones enemigos durante el Blitz.​

Según la leyenda, se cree que los cuervos salvajes habitaron la Torre durante muchos siglos, supuestamente atraídos por el olor de los cadáveres de los enemigos ejecutados por la Corona. Al parecer, en la ejecución de Ana Bolena en 1535, «incluso los cuervos de la torre permanecían silenciosos e inmóviles en las almenas y miraban misteriosamente la extraña escena: ¡una reina a punto de morir!». Al parecer, los cuervos de la Torre se comportaron mucho peor durante la ejecución de Juana Grey en 1554, picoteando los ojos de la cabeza cortada de la reina.​

Una leyenda atribuye el comienzo de la tradición de guardar cuervos con alas recortadas en la Torre de Londres a Carlos II y a su astrónomo real John Flamsteed, aunque hay versiones de la misma con diferentes detalles.​ Según una leyenda, John Flamsteed se quejó a Carlos II de que los cuervos salvajes volaban por delante de su telescopio, lo que dificultaba la observación del cielo desde su observatorio en la Torre Blanca. Flamsteed pidió que se retiraran las aves, pero Carlos II se negó a cumplir esta petición.​

Otra versión de esta leyenda dice que al propio Carlos II le molestaba la presencia de los cuervos, ya que excretaban sobre el telescopio. Dado que el astrónomo seguía insistiendo sobre el problema, cambió el destino de los cuervos y de Greenwich, lugar donde el Observatorio de Greenwich había sido encargado por el rey en 1675. En esta versión de la leyenda el rey se quejó de la siguiente manera:​

-¡Estos cuervos deben irse! dijo él. -Pero, señor, trae mala suerte matar a un cuervo -respondió Flamstead-. Si haces eso, la Torre caerá y perderás tu reino, ¡habiéndolo apenas recuperado! Carlos, pragmático, pensó por un momento y dijo: «El Observatorio debe ir a Greenwich y los cuervos pueden permanecer en la Torre». ​

También existe otra leyenda que atribuye la presencia de los cuervos en la Torre al gran incendio de Londres en 1666. Cuervos salvajes, así como cerdos y milanos, aves carroñeras del Londres medieval, habrían huido del incendio.1 Después del incendio, parece que los supervivientes empezaron a capturar todos los cuervos, pero Flamsteed explicó a Carlos II que matar a todos los cuervos sería de mal agüero y que el reino no sobreviviría al último cuervo. Carlos II ordenó entonces que seis cuervos se quedaran en la torre de Londres.

Atracción turística

Hoy en día los cuervos de la Torre son una de las atracciones para los turistas que visitan la ciudad de Londres.​ Incluso Vladimir Putin, presidente de Rusia, se ha impresionado por las habilidades verbales de las aves. Uno de los cuervos saludó a cada persona en su comitiva con un «¡Buenos días!». Sin embargo, se aconseja a los visitantes no alimentar a las aves, y se suele advertir que un cuervo pica si se siente amenazado.

Los cuervos ahora son tratados casi como la realeza. Como los Reales, los cuervos viven en un palacio y son atendidos por sirvientes. Se mantienen a expensas del público, pero a cambio deben mostrarse al público en escenarios de gran esplendor.

La leyenda y la II Guerra Mundial

Geoff Parnell, el historiador oficial de la Torre de Londres, y miembro de la Royal Armouries, cree que la supuesta historia antigua de los cuervos cautivos en la Torre es solo una leyenda que fue creada durante la época victoriana. Y durante la investigación de Parnell, a pesar de la superstición de que la Corona depende de la presencia continua de los cuervos, «él ha encontrado la declaración contundente en los registros» de que no queda ninguno «y, sin embargo, la monarquía y la torre han sobrevivido más o menos». Esto alude al período justo antes de la reapertura de la Torre después de la Segunda Guerra Mundial, cuando los únicos cuervos sobrevivientes, la pareja Mabel y Grip, desaparecieron de la Torre y quizás se escaparon a un bosque cercano.

Durante la Segunda Guerra Mundial, solo un cuervo fue capaz de sobrevivir a las dificultades del bombardeo, por lo que el primer ministro, Winston Churchill, ordenó que se trajeran más cuervos para aumentar la población de la zona. Los cuervos de la Torre fueron alistados en calidad de soldados del Reino, y se emitieron tarjetas de certificación como las de los soldados. E igual que los militares, los cuervos podían ser despedidos por conducta insatisfactoria o incorrecta.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS