La NASA pronto encenderá el cohete más poderoso jamás construido

CIUDAD EN MARTE
Descubrimiento alienígena del planeta: Astrónomos esperanzados 121 planetas sostienen lunas HABITABLES
La cura depurativa del organismo
Misterios y conspiraciones

El próximo 17 de enero, la NASA planea encender el cohete más poderoso que jamás haya construido.

Será el primer lanzamiento del Space Launch System (SLS), el cohete espacial tan esperado que la agencia estadounidense planea utilizar para vuelos espaciales humanos no comerciales. Es la pieza central del programa Artemis de la NASA, una misión tripulada para llevar —en el lenguaje que la NASA usa con frecuencia— «la primera mujer y el próximo hombre» a la Luna.

Sin embargo, durante este primer encendido, solo se probarán los motores de combustible líquido en el núcleo del cohete, sin los impulsores de combustible sólido que algún día ayudarán a llevar al SLS a la órbita.

Cuando se dispare el núcleo del SLS, se convertirá en el cohete más poderoso jamás encendido en la Tierra.

Con casi 100 metros de altura, el SLS tiene una cabeza más corta que los cohetes Saturno V que llevaron a los astronautas a la Luna en las décadas de 1960 y 1970. Pero este cohete es sustancialmente más poderoso y produce un 15 % más de empuje durante el despegue y el ascenso.

La potencia bruta, desde luego, no se traduce claramente en cuánta masa puede transportar el cohete al espacio.

Cuando esté completo, si todo va bien, el SLS tendrá la capacidad de transportar más de 27 toneladas (24,000 kilogramos) a la Luna —mucho más que las 24 toneladas (22,000 kg) que el Transbordador Espacial arrastró a la órbita terrestre baja, aunque técnicamente menos que el Saturno V llevado a la Luna—. Sin embargo, según reporta Space.com, se desperdiciará menos combustible y capacidad de carga en las diferentes etapas, lo que convierte al nuevo cohete en un mejor motor de carga en general.

La prueba culminará un programa de pruebas de ocho partes que la NASA ha denominado Green Run (‘Carrera Verde’).

Misterios y conspiraciones

La séptima parte, completada con éxito el 20 de diciembre de 2020, mostró que el cohete podría cargarse con 700.000 galones (265.000 litros) de combustible líquido superenfriado y luego extraer ese combustible sin incidentes.

«Durante nuestro ensayo de “vestimenta húmeda” —llamado así porque los componentes propulsores líquidos (como oxígeno líquido, hidrógeno líquido, etc.) se cargan en el cohete durante la prueba—, el escenario central, el controlador de escenario y el software Green Run funcionaron a la perfección, y no hubo fugas cuando los tanques estaban completamente cargados y reabastecidos durante aproximadamente dos horas», dijo Julie Bassler, gerente de etapas del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama. «Los datos de todas las pruebas hasta la fecha nos han dado la confianza para continuar con la siguiente etapa».

El evento tendrá lugar en el Centro Espacial Stennis de la NASA cerca de Bay St. Louis, Mississipp, y es probable que se transmita en el canal de YouTube de la NASA. Desde luego, les informaremos por este medio.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS